|  Suscribirse  |   Acceder   |   Contactar

Comparativa Honda Forza 750 vs Yamaha TMAX 560, el engaño del siglo

19 de Abril de 2021

Comparativa Honda Forza 750 vs Yamaha TMAX 560, el engaño del siglo
Honda Forza 750 2021
Highlights: Cilindrada 745 cc | Peso 235 kg | Potencia 57,8 CV | Asiento 790 mm | Carnet A2 | Precio 10.495 €
Yamaha TMAX 560 Tech MAX 2021
Highlights: Cilindrada 562 cc | Peso 218 kg | Potencia 47,5 CV | Asiento 800 mm | Carnet A2 | Precio 14.399 €

Independientemente de los más que dignos intentos de otras marcas, la recién llegada a Canarias “Honda Forza 750” ha sido, hasta ahora, el único modelo capaz de poner en aprietos a la Yamaha TMAX 560, referente del mercado entre los poderosos maxiscooter japoneses. Pero no se dejen engañar, en contra de todo lo que les digan por ahí, estamos ante dos “motos” totalmente diferentes. La Forza 750 es una moto “de cambios” disfrazada de scooter mientras que “el rey del variador”, la TMAX 560, es un scooter con prestaciones de moto... Como cantó Alejandro Sanz: "No es lo mismo"

 

Eso sí; el uso que los usuarios le van a dar a estos dos modelos es muy similar y por eso quisimos reunir a la Forza 750 de Honda Canarias y a la TMAX560 Tech MAX de Yamaha Flick Moto para analizar y comparar las prestaciones y funcionalidades de uno y otro y que ustedes puedan determinar cuál de las dos “motos” se adapta mejor a sus necesidades o preferencias.

 

Pueden leer la prueba completa de la Honda Forza 750 en este ENLACE

Pueden leer la prueba completa de la Yamaha TMAX 560 en este ENLACE

 

 

Tan parecidos como diferentes 

 

La intención de este artículo es resaltar las diferencias de cada una de las contrincantes en esta comparativa para que el usuario se decante finalmente por la que más le seduzca dentro de un segmento que no para de crecer en los últimos tiempos. Y es que gracias a su enorme polivalencia y a unas mecánicas eficientes, ofrecen una alternativa más cómoda al transporte en moto, conservando las ventajas de moverse sobre dos ruedas, con una fuerza y dinamismo nunca vistas. Pero, no vuelvan a caer en el engaño, las protagonistas de esta comparativa no son simples “scooter funcionales”; son auténticos portentos con prestaciones que las convierten en unos vehículos viajeros, divertidos y satisfactorios como cualquier otra “moto”.

 

 

La veteranía es un grado

 

La Yamaha TMAX ha sido el referente del concepto de “deportiva con variador” a lo largo de las dos últimas décadas; de hecho lleva más de 20 años en el mercado con enorme éxito de ventas, a pesar de su elevado precio. La Forza 750 de Honda ha llegado al mercado canario este mismo año y se basa o toma como referencia a su hermano “X-ADV”, aunque en esta ocasión con un perfil mucho más deportivo y totalmente asfáltico. Al igual que sucede en el mundo de la competición, llevar muchos más años en el mercado no significa haberse quedado desfasado. No hay más que sondear un poco en las RRSS para comprobar que por muy veterano que sea Rossi (Yamaha), muchos siguen considerándolo mejor piloto que el reaparecido Márquez (Honda), pero...

 

 

Más moto que scooter (Forza); más scooter que moto (TMAX)

 

Posiblemente la diferencia más determinante entre ambos modelos sea el sistema de cambio. La Honda Forza 750 cuenta a su favor con un cambio DCT, un elemento que hace que esté más cerca de una moto convencional precisamente por el cambio con doble embrague. La TMAX dispone de un variador que va cambiando la relación de manera continuada dependiendo del número de revoluciones y de las exigencias del acelerador. Un sistema continuo, tradicional y pulido al máximo por la firma de Iwata, frente al cambio de seis marchas de Honda que puede utilizarse en modo automático o manual. En modo automático cambia a diferentes revoluciones, según el “mapa” de motor seleccionado y el modo manual, que accionas el cambio con la mano izquierda, es más eficaz y divertido que el continuo de la Yamaha en carreteras de curvas.

 

 

Yamaha TMAX: Más enérgico, ágil, ligero y divertido.

 

Otro detalle que determina la divergencia dinámica de ambos modelos es el tamaño de sus ruedas. Un acertado mestizaje de 17 delante y 15 detrás para la Forza 750, por las dos llantas de 15 pulgadas en la Yamaha TMAX 560. En ambos modelos están, obviamente, garantizadas las necesidades prácticas de uso diario con los neumáticos que montan tanto la Honda como la Yamaha. Sin embargo, la agilidad de las llantas de 15 pulgadas con neumáticos de perfil bajo, ofrecen a los amantes de las grandes sensaciones una dinámica más deportiva, a la par que una mayor facilidad de maniobrar y respuesta ágil en la ciudad. Respecto a la TMAX, la Forza nos obsequia con una ligera diferencia en la conducción; las trazadas de las curvas son más abiertas, sin duda por la rueda delantera de 17”; a cambio nos regala una mayor sensación de seguridad en las frenadas fuertes y en las curvas sobre terreno irregular.

 

 

Acero frente a Aluminio

 

Las suspensiones, con un tarado tirando a deportivo en ambos modelos, pueden presumir de sobresalientes. Horquilla invertida de 41mm y monoamortiguador con sistema de bieletas para enfatizar la progresividad de un tren trasero liberado del peso del motor, como sucede en los scooters convencionales. Delante, doble disco de freno con pinzas de 4 pistones y anclaje radial (310mm en la Honda por 282mm en la Yamaha),  y monodisco detrás, además de ABS de serie en ambos modelos. Las diferencias comienzan si analizamos la estructura vertebral del chasis; doble viga de aluminio con basculante del mismo material para la Yamaha, por el multitubular de acero en la Honda, con basculante de aluminio. Las sensaciones en marcha no son muy diferentes, sin embargo la Honda ofrece un tacto más parecido al de una “rutera convencional”  mientras que la Yamaha se siente como una “sport”. La Forza seducirá más a los amantes de las “rutas” y la TMAX a los que se decantan por los “tramos”.

 

 

Honda Forza: Más nuevo, tecnológico y polivalente

 

Aunque la diferencia de cilindrada (183cc) podría llevarnos a un nuevo engaño, el resultado final no es tan distinto como a priori pudieran indicarnos los valores. Los 57,8CV a 6.750rpm, con un par máximo de 69Nm a tan solo 4.750rpm de la Forza 750, podrán parecer determinantes, y en algunas situaciones los son, frente a los 47,5CV, con par de 55,7 Nm a 5.250 rpm, de la TMAX 560, pero en el uso diario habitual no es así. El bicilíndrico de la Honda, de 745cc con SOHC, 8 válvulas y refrigeración líquida, asegura un gran rendimiento y empuje de bajo a medio régimen. Su arquitectura de carrera relativamente larga  proporciona mucho empuje en la zona baja y media y que aprovecha un DCT más afinado que nunca y  más “sensible” a tus ganas de pilotar. En su día, hace ya más de dos décadas, el motor central de la TMAX revolucionó el mundo de los scooters otorgándole ese carácter deportivo que ha sabido mantener, actualizándose constantemente con un sensible aumento de cilindrada que aumenta la capacidad en desplazamientos rápidos y la aceleración en ciclo urbano, manteniendo, en lo posible el peso.

 

 

Bramido de admisión frente a melodía de escape

 

Aunque seguro que no será la principal preocupación de los futuros clientes de estas dos motos, Honda declara un consumo de combustible de 3,7 l/100km, aunque en nuestra prueba a fondo, a ritmo alegre, obtuvimos un resultado de 4,8 l/100km, una cifra más parecida a los 5,5 l/100km que consumió la Yamaha en un recorrido similar, en ritmo y kilómetros. Unos 70 euros al año de diferencia en gastos de gasolina, si recorremos unos 10.000 KM. Pero hay un detalle que, seguramente, será más determinante para el auténtico apasionado por las motos, y no es otro que la banda sonora que te acompaña en tus rutas. En la Honda sobresale el sonido de su respiración, el bramido que se genera en su admisión, mientras que en la Yamaha la melodía viene firmada por Akrapovic y emana de un escape que siempre ha sido uno de los mejores atractivos y parte del reconocible ADN de este modelo.

 

 

¿Forza bruta frente a TMAXimo refinamiento?

 

No todo es lo que parece. El cambio DCT de Honda marca la principal diferencia entre estas dos rivales, tanto a favor como en contra. ¿En contra? Sí, en contra. A pesar del ejemplar funcionamiento del genial DCT de Honda, hay situaciones en las que el refinado variador continuo de la TMAX sobresale por su eléctrica dulzura. El DCT de Honda nos obsequia con ese “clonc” que nos anuncia el cambio de cada marcha y que nos recuerda a cada momento que bajo el disfraz de scooter, estamos ante una auténtica moto.  La Honda nos ofrece hasta 4 modos de conducción y una pantalla TFT a todo color. La Yamaha se “conforma” con un D-MODE con 2 niveles de entrega de potencia y una pantalla, de clara inspiración automovilística, con dos esferas y un LCD central a modo de ordenador de a bordo. La TMAX 560 es suave para la ciudad y deportiva en carretera. La Forza 750 presume en cualquier situación del bienestar que transmite con su comodidad, ergonomía y practicidad. 

 

 

Cuestión de peso y altura

 

Si subimos a la báscula a nuestras rivales, la Forza de Honda pesa 17 kilos más que la TMAX de Yamaha, pero como reconocíamos cuando hablábamos de la diferencia de cilindrada, no son determinantes. La posición de los cilindros, tumbados hacia delante en el twin paralelo de Honda, compensa su exceso de peso frente a los casi verticales cilindros en paralelo de la Yamaha; eso sí, mucho más compacta por arquitectura y tamaño de su rueda delantera. Pero ojo que si profundizamos en cuanto a tamaño y medidas, la “desmedida” obsesión de Yamaha por dotar a su maletero de mayor volumen, ha llevado a la TMAX a tener un asiento a 800mm y con mucha anchura justo en el arco de las piernas. La Honda, más estrecha en esta zona, cuenta con un asiento a 790mm del suelo, un centímetro más bajo que la Yamaha.

 

 

Festival tecnológico

 

Ambas marcas japonesas han echado el resto para dotar a sus máximos exponentes de la categoría de todo el arsenal tecnológico disponible. Muestra de ello son sus gadgets tecnológicos como los aceleradores sin cable, los mapas de potencia, los controles de tracción o la iluminación full-LED.  La Smart Key de Honda permite acceder al contacto, a la apertura del asiento y del depósito de combustible… Todo mediante pulsadores e incluso pudiendo abrir también sin llave el Top Box opcional (de 38 o de 50 litros) que nos aporta más espacio de carga. La TFT de 5” a color de Honda es configurable en con 4 modos de visualización. También ofrece la comodidad en no tener que apagar los intermitentes con su sistema de auto cancelamiento o el plus de seguridad con las luces de frenada de emergencia que actúan en frenadas bruscas. La Yamaha incluye elementos de seguridad como el sistema de bloqueo del caballete central para tu gran tranquilidad y protección contra el robo, que impide que se el caballete se pliegue si no es con la proximidad de la llave Smart key, sin olvidarnos la aplicación My TMAX Connect diseñada para disponer de un sistema de seguimiento GPS que aporta seguridad y tranquilidad. 

 

 

De la fantasía a la realidad

 

Las mires por donde las mires, las protagonistas del reportaje son un ejemplo de diseño y prestaciones, con unos acabados y equipamiento a nivel premium. La Yamaha TMAX 560 es un producto consolidado, actualizado y refinado, pero la Honda Forza 750 llega pegando fuerte y, a pesar de ser un modelo totalmente nuevo sus funcionalidades se encuentran a una gran altura. Tenemos que aclarar que la versión de la Yamaha TMAX 560 utilizada en este reportaje, es la versión especial Tech Max, que se diferencia del TMAX 560 estándar en una serie de extras y detalles estéticos como el color, los anagramas Tech Max, control de crucero, soporte de smartphone, los puños y asientos calefactables, y la pantalla/parabrisas ajustable electrónicamente. La Forza 750 del reportaje contaba con los soportes de maletas/baúl y diversos aditamentos aerodinámicos que enfatizan su condición de sport/touring.

 

 

Cuestión de capacidad

 

Bajo el asiento de la TMAX 560 encontramos un amplio compartimento iluminado en el que cabe un casco integral o dos cascos tipo jet, además de poder llevar un maletín, bolsa de ordenador, una bolsa de deporte o la compra. En la Honda, debajo del asiento tenemos un espacio de 22 litros con capacidad para un casco integral, iluminado y con una toma USB Type-C para poder recargar los dispositivos electrónicos cómodamente con carga rápida de 3000 mAh. Los asientos de ambos modelos garantizan el confort en marcha, con buen mullido tanto para piloto como para acompañante. Tras el escudo frontal, disponemos de  espacio para las piernas y los pies del conductor, especialmente en la posición más relajada (hacia adelante). Las cúpulas, regulable eléctricamente la de la Yamaha, garantizan en ambos casos una sensacional protección contra el viento.

 

 

¿Le vas a poner precio a tus emociones?

 

Baratas no son ninguna de las protagonistas pero hemos de reconocer que el coste de fabricación de este tipo de motos es más alto que el de una moto convencional. Comparada con la Forza 750, que cuesta en Honda Canarias 10.495 euros, la Yamaha TMAX 560 cuesta 2.004 euros más. Nos referimos a la versión básica, a la que vale 12.499 euros, porque la versión Tech MAX, la que hemos utilizado en esta prueba, cuesta en Yamaha Flick Moto y Yamaha DMotos Tenerife 14.399 euros, un precio más elevado motivado por el equipamiento adicional y por el excitante escape Akrapovic.

 

 

Las dos consiguen que tu día a día a día sea más feliz

 

Lo importante de cada una de ellas es cómo te hacen sentirte, lo demás es todo secundario… Si son “galgos o son podencos” es un detalle que nos aparta de lo extraordinario que el avance tecnológico de los dos fabricantes japoneses han conseguido plasmar en sus dos propuestas. Dos modelos cuyo éxito va a depender más de los gustos personales de cada usuario porque los dos están a la altura de sus exigencias. Nuestros colaboradores en esta prueba, Jenni Moegerle y Jorge Vega, coincidieron en su preferencia por una de las dos propuestas, sin embargo destacaron las cualidades de su rival y reconocieron que se trataba, más bien, de gustos personales.

 

Nosotros hemos analizado cada uno de los aspectos en los que coinciden ambos modelos y repasado los detalles que las diferencian, pero nuestro consejo es que antes de tomar la decisión se pasen por las exposiciones de Honda Canarias o de Yamaha Flick Moto y Yamaha DMotos Tenerife y soliciten una prueba de estas motos para comprobar por experiencia propia con cuál de las dos de sienten más a gusto… ¡No se dejen engañar, sólo una de las dos va a ser su próxima moto!

 

Unidades de prueba cedidas por Honda Canarias y Yamaha Flick Moto

 

Prueba realizada por el equipo de Canariasenmoto

Empresas Relacionadas

Galería de fotos36 fotos

 
Te recomendamos
 

PUBLICIDAD
MOTO OCASIÓN BMW R 1250 GS Adventure HP - 21500 €

Canariasenmoto.com - El portal de la moto en Canarias - Aviso Legal - info@canariasenmoto.com - Mapa Web - Mapa Web Completo - Accesorios - RSS