|  Suscribirse  |   Acceder   |   Contactar

RTL250S, el póker de tesoros de HRC Honda escondido en Canarias

25 de Octubre de 2022

RTL250S, el póker de tesoros de HRC Honda escondido en Canarias

HRC fabricó solamente 52 unidades para todo el mundo

 

Coincidiendo con la presentación del Moto Club Gran Canaria, y haciendo de maestro de ceremonias Juan Alberto Lemes, presidente del nuevo Club Deportivo, tuvimos la oportunidad de hablar de una de las historias más curiosas del trial en Canarias con uno de sus protagonistas, Pepe Quintana, principal impulsor del envío a las Islas Canarias de 5 unidades de la RTL250S de trail fabricadas exclusivamente por HRC.

 

“Corría el año 1985 cuando me enteré, hojeando una revista italiana de la especialidad, que HRC las iba a poner en producción”, explicaba Pepe Quintana, piloto de trial de la época y a la postre, Campeón de Canarias en las categorías junior, sénior y veteranos. “Esta moto era muy especial, no la fabricaba Honda, salía del departamento de competición más exclusivo del mundo HRC”, aclaraba. “Empeñado en hacerme con una, hablé con Diego Suárez, responsable de Alcorde Honda, que por entonces importador de Honda Japón para Canarias. Se comprometió a traer 5 unidades, advirtiéndome que no iban a traer repuesto ni ofrecer servicio postventa, pero eso era lo de menos”, confesaba Quintana, que ya tenía pactado en envío de repuestos a Canarias a través de HRC Bélgica.

 

En la foto histórica, póster del Campeonato Camel Trial, con la Honda RTL250S de Pepe Quintana en los cortes de Bañaderos. Junto al cartel, aparecen de izquierda a derecha, Jorge Hidalgo, Emilio Ferrer, Javier Varona y Pepe Quintana, los primeros cuatro propietarios de las Honda RTL250S, que junto a Pallarés (DeP) fueron los afortunados dueños iníciales de este repóker de ases de HRC que llegaron a Canarias a mediados de los 80 del siglo pasado.

 

“No fue una moto barata”, reconocía Pepe. Una Fantic de la época costaba unas 275.000 pesetas (1.650 euros) la Honda costaba 750.000 pesetas (4.500 euros), un precio significativamente caro para una época en la que el salario medio anual en Canarias no llegaba a 1.405.000 pesetas (8.450 euros/año).

 

 

La fiabilidad es una de sus cualidades más valoradas

 

En la época en la que reinaban las motos de 2 tiempos en las trialeras, llegó esta Honda de HRC que apostaba por una mecánica de 4 tiempos con un motor de 249cc que ofrecía 14 hp at 6.000 rpm y un par motor de 2,05 Nm a 4.000 rpm. Empleaba un encendido CDI y contaba con una caja de cambios de 6 relaciones. El chasis tipo diamante de acero contaba con una horquilla telescópica -25º de lanzamiento-, suspensión trasera Pro-Link con monoamortiguador y frenos de tambor. El peso sobre la báscula pasaba por poco de los 80 kilos (82 Kg).

 

“Yo estuve corriendo durante 1 año con esa moto y no tuve que cambiar ni la bujía, solo limpiar filtro de aire -lavable-, secar y volver a montar, con uso intensivo de entrenos triales y muchas excursiones por el monte, que por aquella época había menos restricciones”, admitía Pepe Quintana.

 

 

10.000 motos de trial de San Mateo para abajo

 

De las 52 unidades que se fabricaron para todo el mundo, solamente 5 llegaron a España; concretamente estas 5 unidades de Canarias. “La afición al trial ha sido siempre grandísima en la isla. Cuando ha venido gente de fuera para cursillos, yo aseguraba que desde San Mateo para abajo, sin llegar a la capital, había más de 10.000 motos de trial”, afirmaba Quintana mientras nos mostraba otro curiosa montura; un modelo de Yamaha de trial que vino directamente de Japón “para Artigas”. Modelos exclusivos que a la península solo han llegado, décadas después, como motos históricas.

 

Pepe Quintana, Olga Arencibia, Santiago Santana, Luis y su chiquillo.

 

“Cuando Jordi Tarrés ganó en Suecia su primer Campeonato del Mundo de Trial, yo estuve allí presente”, relataba Pepe echando la vista atrás en el tiempo. “Había un piloto japonés Ichiro Kuroyama, creo que se llamaba, que era además reportero estrella de los medios nipones, y él llevaba hasta los eslabones de la cadena de su Honda RTL250S del mismo color rosa de la carrocería”, recordaba entre sonrisas. “A pesar de las chanzas, yo tenía un pantalón de este mismo color rosa. Una tonalidad que fue atrevimiento e innovación de la época”.

 

“El gran Gabino Renales, un buen amigo mío que puso el broche de oro a su carretea deportiva como piloto de trial en la ceremonia de los Juegos Paralímpicos de Barcelona 92, me decía siempre con cierta envidia que yo tenía un tesoro, pero se equivocaba; no tenía uno, tenía dos. La de Santi, que no la usaba y se la compramos, y la mía”, admitía con sorna.

 

 

Moto y piloto admirados en la época

 

A la charla se sumó Jorge Gómez, piloto de trial en activo desde 1976, que recordaba el característico sonido de aquel motor de cuatro tiempos entre una enjambre de “motores de agujeros”. Jorge reconocía haber disfrutado mucho viendo a Pepe Quintana sobre la RTL250S de HRC; “tanto que terminé comparando una de las cinco unidades”, certifica montado sobre una de las protagonistas de la foto. La que no tiene faro, por cierto, “porque estorba para hacer las zonas”.

 

“Son motos que te permitían hacer zonas en segunda y tercera gracias a sus increíbles bajos y a una salida que te catapultaba sobre cualquier obstáculo. Son motos eternas. Basta con cambiarle la bujía cada 5 ó 6 años y los neumáticos cuando llega su hora”, sentenciaba Pepe Quintana.

 

Empresas Relacionadas
 
Te recomendamos
 

PUBLICIDAD
MOTO OCASIÓN BMW R 1200 GS - 15500 €

Canariasenmoto.com - El portal de la moto en Canarias - Aviso Legal - info@canariasenmoto.com - Mapa Web - Mapa Web Completo - Accesorios - RSS