|  Suscribirse  |   Acceder   |   Contactar

Rincones de Gran Canaria: En San Felipe, Charco de San Lorenzo

15 de Agosto de 2021

Rincones de Gran Canaria: En San Felipe, Charco de San Lorenzo

La costa norte de Gran Canaria es un paisaje blanco de espuma y aromas marineros es un pasaje hacia el noroeste con pequeños brotes románticos de la esencia clásica de lo que fue un vergel de plataneras y fincas, hoy olvidadas, desterradas, abandonadas, con la trágica mano de la evolución y el desamparo de siete municipios que linda con sus costas y que miran para otro lado al mostrar la mejor estampa de sus lindes marineras.

 

Multitud de núcleos que se van enlazando a lo largo de la orografía norteña y que arranca desde la capital y continúa por Arucas, Firgas, Moya, Guía, Gáldar y Agaete, hasta morir a los pies del gran Faneque. Los barrancos más frondosos y escarpados arrancan desde las cumbres de Pinos de Gáldar y conforman un paisaje lleno de pintorescos lugares con encanto agreste y rural, con el alisio como testigo fraternal de la gran despensa del norte.

 

Volviendo a la costa para resaltar el patrón de San Felipe y su asentamiento al borde del mar norteño, de lo que hasta el otro día era una estampa increíble de cercados verdes de plataneras amurallados de sillares de toba, donde el trabajo duro de un pasado fructífero dio color y escape a los jornaleros del campo.

 

Allá de donde cuelga el gran Cenobio de Valerón y cae sobre la obra de Ingeniería civil del Puente de Silva, desemboca los barranquillos del Hormiguero y el Calabozo. En su desembocadura arranca el núcleo habitado que va conformando la estampa costera y corre un pasillo de marismas y playas hasta el charco de San Lorenzo y el magnífico enclave del Roque. En el charco artificial, el encuentro veraniego de los paisanos de Moya y Bañaderos, lugar concurrido de gran oferta gastronómica y de acampada con coches casas que sustituyen a los campos de plataneras.

 

 

Llegar hasta sus recónditos espacios, en moto es muy asequible, basta con tomar el desvío costero de acceso a Moya por el Roque y continuar costeando algo más de 2 km. Hacia la cuesta de los acantilados, hasta donde te deja los callejones bajo las columnas del puente de Silva, obviamente de aquel pasado esplendoroso, queda una costa castigada y deteriorada que sobrevive como escape vacacional de turismo del pueblo un lugar con encanto añejo olvidado, que bien merece una escapada para el recuerdo.

 

Conoce, respeta y cuida tus islas 

 

Un relato de Feli Santana con fotos de  Marcelino Ortega

 
Te recomendamos
 

PUBLICIDAD
MOTO OCASIÓN Ducati Monster 1200 S Limited edittion - 11500 €
PUBLICIDAD

Canariasenmoto.com - El portal de la moto en Canarias - Aviso Legal - info@canariasenmoto.com - Mapa Web - Mapa Web Completo - Accesorios - RSS