|  Suscribirse  |   Acceder   |   Contactar

Repasamos las averías eléctricas más frecuentes en motos

03 de Octubre de 2020

Repasamos las averías eléctricas más frecuentes en motos

Desde el Box Repsol nos hablan de la causa de muchos de los dolores de cabeza de quienes nos movemos en moto; aparatos sometidos a la intemperie y el desgaste por su uso habitual, pueden sufrir diferentes tipos de averías. En un mundo cada vez más dominado por la electrónica, aquí tienes cuáles podrían ser las averías eléctricas más comunes que te pueden dejar en la cuneta.

 

Tipos de averías eléctricas en moto:

En el caso de las averías eléctricas se pueden dar dos casos diferentes. Una, la ausencia de alimentación eléctrica, ya sea por un problema en el circuito que alimenta el sistema que falla o un elemento de este y, la otra, la avería del propio componente eléctrico.

 

Las motos poseen un sistema eléctrico relativamente simple comparado con otros vehículos y habitualmente, con un simple polímetro, es fácil comprobar los problemas que aquejan a nuestra montura. Ahora bien, con la electrónica cada vez más presente en nuestra moto así como la incorporación de un mayor nivel de equipamiento, hacen que los sistemas sean cada vez más complejos y eso nos obliga, en algunos casos, a tener que llevar nuestra moto a un taller especializado. Además, ante la posibilidad de desconocer cómo actuar, podrías manipular el sistema y provocar una avería eléctrica más grave e incluso un incendio. Por lo tanto, en caso de duda, es recomendable ir a tu taller de confianza.

 

Elementos más propensos a provocar una avería eléctrica en moto:

 

Relés:

Muchos de los elementos de nuestras motos funcionan mediante relés. Estos elementos con el tiempo sufren un desgaste en sus contactos, lo que puede derivar en un mal funcionamiento del circuito al que alimentan.

 

Habitualmente el relé que más puede fallar es el encargado del motor de arranque de la moto. En este caso, aun teniendo una batería en condiciones, podremos notar que en ocasiones el motor no gira o que lo hace con mayor dificultad. Es posible que también puedan fallar los relés de sistemas como el alumbrado o bomba de carburante.

 

En la mayoría de casos, la comprobación y sustitución de estos suele ser fácil, y no tienes más que consultar el manual de usuario de tu moto, puesto que suelen incorporar un esquema de la ubicación de cada uno de ellos.

 

 

Fusibles:

Los fusibles se encargan de proteger los componentes eléctricos de nuestras motos. Si un fusible se rompe, dicho sistema, y es posible que otros también, dejarán de funcionar. La comprobación de un fusible es muy sencilla, solo te hace falta un polímetro para comprobar la continuidad eléctrica entre sus patillas. Si es correcta, el fusible estará en buen estado.

 

Hay que tener en consideración que normalmente los fusibles no se rompen sin un motivo. Si falla un sistema eléctrico debe comprobarse el fusible de dicho sistema y, en caso de avería, sustituirlo. Al igual que la información sobre los relés, el manual de usuario también incorpora la posición y amperaje de todos los fusibles. Si el fusible se vuelve a fundir, será la muestra inequívoca de que hay una avería mayor, ya sea una derivación eléctrica, un cortocircuito u otra avería del elemento. En este caso, la labor de investigación puede llegar a ser larga y tediosa, por lo que es aconsejable que se encargue un profesional.

 

 

Cableado y conexiones:

Es la pesadilla de cualquier mecánico. En una moto podemos encontrar decenas de metros de cable y de conexiones y cada uno de ellos alimentando sus propios sistemas; algunos expuestos a la intemperie y otros a zonas que poseen piezas en movimiento o vibraciones; otros en zonas o lugares que alcanzan altas temperaturas; y algunos en zonas sensibles, en lugares donde los roedores u otros animales pueden estropearlos o, incluso, haber sido manipulados como consecuencia de actos vandálicos.

 

Todo esto puede ocasionar que un cable se parta o se pele, haciendo contacto con zonas metálicas y ocasionando una avería eléctrica general en nuestra moto. Es importante, por ello, hacer un buen mantenimiento y observar también que todas las conexiones, ya sean en los conectores, o las tomas de tierra, estén bien limpias para realizar un buen contacto.

 

Este tipo de incidencias suelen ser complicadas en algunas ocasiones y la reparación algo tediosa, ya que muchas veces la longitud de los cables es mínima y se hace necesario realizar empalmes para su arreglo.

 

 

Componentes más propensos a sufrir una avería eléctrica en moto:

Si nuestro circuito eléctrico está en buen estado, lo más lógico es que la avería se encuentre en el componente que no está funcionando. Estos son los más comunes:

 

Batería:

La avería eléctrica más común que puede verse en casi cualquier vehículo que no arranca. Una batería vieja, habernos dejado algún elemento de consumo conectado, o una avería en algún componente que provoque un consumo eléctrico no controlado, pueden hacer que nuestra moto no arranque.

 

Habitualmente, en el caso de que la batería sea la culpable de que la moto no arranque se observará que el motor gira muy lento o no llega a girar. Así mismo, veremos que las luces bajan mucho de intensidad a la hora de arrancar.

 

La solución es sencilla y habitualmente la puedes realizar tú mismo. Con un polímetro mide el voltaje de la batería (debería estar por encima de 12v), y si no es el correcto, es donde estará el origen de la avería. Si es así, carga la batería y si después de haberlo hecho no se mantiene en más de 12,8v, cámbiala por una nueva.

 

Recordar que al manipular las baterías es necesario siempre manejarlas con cuidado, puesto que contiene ácido en su interior en la mayoría de los casos. Quitar siempre primero el borne negativo “–“ y después el positivo “+”. Realizar el montaje en el orden inverso. Para su recarga, utiliza a ser posible un cargador inteligente y realiza la carga en un lugar ventilado.

 

 

Motor de arranque:

Como ya hemos apuntado, uno de los motivos por el que este elemento puede no funcionar, es al mal estado de la batería, el fallo del relé o del fusible. También es posible que falle el pulsador del manillar, para lo cual comprobaremos la continuidad de sus terminales con un polímetro, o el interruptor de la pata de cabra si la moto cuenta con ella. En ocasiones puede existir también la necesidad de presionar la maneta de embrague o freno, debiendo comprobar también sus contactos.

 

Si la batería, el fusible, el interruptor de pata y el pulsador de arranque están en perfecto estado, es necesario comprobar, si el motor está accesible, si le llega alimentación al borne positivo de este al dar al arranque. Si no tenemos corriente, el fallo seguramente esté en el relé, por lo que lo puentearemos con cuidado con un cable de buena sección y, si el motor sigue sin girar, habremos localizado la avería. En ocasiones, unos pequeños golpes a este mientras se le da al arranque pueden hacer que funcione, ya que la carbonilla se va acumulando en el interior y causa un mal contacto. Si no es así, será necesaria la reparación o sustitución del mismo.

 

 

Luces:

La causa más frecuente de un fallo de las luces es la rotura del filamento interior de las mismas, algo que habitualmente se puede ver a simple vista. Si es así, si la bombilla está fundida, bastará con su sustitución, siempre con cuidado de no tocar el cristal con los dedos, ya que dejaremos una mancha que provocará el deterioro de la lámpara.

 

Si la bombilla está en buen estado, comprobaremos el fusible y el relé, siempre y cuando el sistema disponga de él. Si todo está correcto, el problema puede localizarse en el cableado o en algún conector o pulsador. Comprueba estos dos últimos en busca de malos contactos, óxido o humedad.

 

Quienes disfrutéis de motos más modernas, y dado que casi todas ellas ya vienen con iluminación con LED, como la mayoría de nuevas Honda, es raro que el componente sufra un fallo, pero si lo hace, será necesario sustituir el módulo completo.

 

 

Chispa en el motor

Para que un motor de gasolina funcione requiere de carburante, aire y chispa en la bujía. Si el motor no arranca o funciona mal, uno de los motivos puede ser un encendido en mal estado.

 

Para comprobar si tenemos chispa en la bujía sin un útil adecuado, es necesario sacarla y tocar una buena masa con el cuerpo metálico a la vez que damos al arranque. Si la bujía está en buen estado debiéramos ver saltar chispa entre los electrodos.

 

Tras realizar esta comprobación, miraremos el estado de la bujía, que tenga la holgura adecuada entre los electrodos y que el aislamiento de cerámica esté en buen estado. Si es así deberemos comprobar el estado de los cables de las bujías, de la bobina o bobinas y distribuidor o módulo de encendido electrónico.

 

 

Alternador o generador

Si hemos tenido problemas de batería, pero esta se recarga correctamente con un cargador externo, es posible que tengamos un problema en el sistema de carga de la propia moto. En los coches suele existir un testigo que indica cuando falla este sistema, pero en las motos suele ser necesario comprobarlo manualmente.

 

Con el polímetro mediremos el voltaje que da la batería con la moto arrancada. Si el alternador o generador está en condiciones deberíamos ver un voltaje de aproximadamente 13,5V, si no es así, la carga de la batería y la alimentación de los dispositivos podría verse afectada seriamente y sería necesaria la reparación o sustitución del alternador.

 

 

Mandos y contactos:

Todos los mandos del manillar, así como el interruptor de la pata de cabra y del pedal de freno, pueden ocasionar malos contactos, ya sea por un golpe, por humedad o por un simple desgaste.

 

Su comprobación en general suele ser sencilla, salvo en casos en los que estén ocultos tras tapas del carenado. Bastará con comprobar si dan continuidad entre sus contactos con un polímetro al ser accionados. Si ha hecho mucho frío o lluvia, es posible que simplemente tengan humedad. Un spray específico para contactos puede solucionar el tema en estos casos.

 

 

Sensores:

Las motos vienen equipadas cada vez con más sensores. Se encargan de medir cosas como las revoluciones por minuto del motor, temperaturas, presiones, velocidades o posiciones de algunos componentes y, pese a que no suelen estropear habitualmente, su defecto puede ocasionar problemas o fallos totales de los sistemas que requieren de sus señales para su correcto funcionamiento. En los casos más complejos, será necesaria una máquina de diagnosis para su comprobación.

 

 

Bocina:

La bocina en las motos suele ser un elemento bastante expuesto a la intemperie, sobre todo en modelos poco carenados. Con el tiempo es posible que esta comience a fallar, sonando menos o directamente no funcionando.

 

Si dando al pulsador no tenemos alimentación en sus terminales, el problema vendrá del propio pulsador o del cableado. En caso de tener alimentación, la reparación será tan sencilla como sustituir la bocina por otra.

 

 

Masas eléctricas en una moto

Existen más componentes eléctricos en una moto y el sistema eléctrico de cada modelo es diferente, pero todas ellas se basan en los mismos fundamentos. En la mayoría de los casos, un correcto mantenimiento y una revisión periódica de los conectores y componentes te evitarán problemas mayores, sobre todo, si mantenemos un correcto estado de las masas.

 

Y con cualquier duda o si no te ves capacitado para realizar ninguna tarea de mantenimiento o reparación siempre es aconsejable acudir o consultar en tu taller de confianza.

 
Te recomendamos
 

PUBLICIDAD
MOTO OCASIÓN BMW K 1200 LT - 10990 €

Canariasenmoto.com - El portal de la moto en Canarias - Aviso Legal - info@canariasenmoto.com - Mapa Web - Mapa Web Completo - Accesorios - RSS