|  Suscribirse  |   Acceder   |   Contactar

Prueba Zontes U1-125, moderna y práctica 125 con alma campera

22 de Febrero de 2021

Prueba Zontes U1-125, moderna y práctica 125 con alma campera
Zontes U1-125
Highlights: Cilindrada 125 cc | Peso 152 kg | Potencia 14,6 CV | Asiento 790 mm | Carnet B | Precio 3.295 €

La Zontes U1-125 es una moto que combina de manera muy positiva el comportamiento dinámico con el plano estético, reivindicándose como una buena opción para todos aquellos que quieran una moto de 125 para moverse en el día a día. Además, para aquellos a los que estas dos cosas no sean suficientes, hay un factor determinante que terminará convenciéndoles: Su PVP es de 3.295 euros.

 

El catálogo de Zontes en la categoría de motos cientoveinticinco de cambios sigue creciendo. Si la naked deportiva “U-125”  y la scrambler neo retro “G1-125” acertaron con su enfoque, la marca asiática vuelve al ataque con un tercer modelo en la especialidad del Trail Aventura, con un agresivo diseño y muy futurista, repleto de muy buenos detalles de calidad e impulsada por el potente motor propio de alta tecnología y 14,6CV.

 

Precio de lanzamiento de 3.295 €, con seguro con terceros gratuito (Para mayores de 25 años)

 

 

Para abrir el mundo de la exploración urbana a una nueva generación de jóvenes. 

 

La nueva U1-125 es una moto con alma campera que, por tanto, permite un uso mixto asfalto-campo gracias a sus sofisticadas suspensiones de largo recorrido, guardabarros delantero elevado, barras protectoras que protegen la moto en caídas, ancho manillar de tubo de conicidad variable y cubiertas de tacos grandes montadas sobre llantas de radios que, por vez primera en la categoría consiguen, gracias a los anclajes especiales de los radios sobre la llanta, una perfecta hermeticidad para poder emplear neumáticos “tubeless” sin cámara.

 

 

Un vehículo ágil, ligero y económico para moverse a diario por la ciudad

 

Cada día es más normal ver en lo concesionarios motos 125 de cambios con estéticas realmente atractivas a precio asequible; el secreto es la producción en China, pero eso no debe ser un problema, a pesar de que hubo marcas que dañaron mucho la imagen de los productos asiáticos. “El cliente busca precio y estética, aunque también se interesa por el coste del mantenimiento”, nos comentaba Manuel Marrero, propietario de Pole Position.  Cada día son más las marcas que producen o incluso fabrican en su totalidad, sus motos en China ya que la calidad de estos productos ha mejorado enormemente en los últimos años.

 

 

Una estética impactante y un equipamiento al que no le falta detalle

 

Zontes es una marca, aún desconocida para muchos usuarios de motos en Canarias, pero que se caracteriza por contar con plantas en las que se diseña, se desarrolla y fabrican sus propios productos. Todos los componentes de las Zontes son de fabricación propia, aunque cuentan con aliados tecnológicos como Bosch. Desde las suspensiones, al chasis, pasando por el motor o grupos ópticos, todo se fabrica bajo un mismo lugar con lo que los costes de producción se reducen considerablemente. Además permite un mejor control de calidad con un resultado realmente positivo: “No hay más que ver las poquísimas garantías que tenemos que tramitar”, confirma Manuel Marrero.

 

 

El nuevo grupo mecánico está homologado para cumplir con la normativa Euro 5

 

La protagonista de la prueba, cedida para la ocasión por Pole Position, el concesionario oficial de la marca en la provincia de Las Palmas, ubicado en el número 70 de la Avenida de Escaleritas en la capital grancanaria, está impulsada por el nuevo motor de desarrollo y fabricado por Zontes. Un moderno monocilíndrico refrigerado por agua que entrega una potencia máxima de 14,6 CV rozando los 11 KW del límite permitido para la clase de convalidación. Un motor Euro5 que puede presumir de ser uno de los más avanzado tecnológicamente del mercado. Cuenta con una culata de 4 válvulas accionadas por doble árbol de levas (DOHC), con caja de cambios de seis velocidades, inyección electrónica desarrollada también por la firma Bosch y un embrague anti-rebote que permite reducciones bruscas de marchas.

 

 

Cuenta con un ABS de dos canales de última generación firmado por Bosch.

 

La Zontes U1-125 emplea un robusto bastidor simple cuna que se completa con un llamativo basculante asimétrico en fundición de aluminio con nervaduras de refuerzo a la vista y de forma curvada tipo “banana” para dar salida al escape por el lado derecho. El monoamortiguador trasero incluye las bieletas que proporcionan un funcionamiento progresivo. Delante, se recurre a una horquilla invertida dotada con protecciones para evitar que las piedras en conducción off-road dañen las barras. En cuanto a los frenos, equipa disco de gran diámetro (300mm delante y 230mm detrás) con pinzas de doble y simple pistón respectivamente. Además del obligado ABS de dos canales de última generación proporcionado por la prestigiosa firma alemana Bosch.

 

 

Apta para usuarios noveles o incluso para ellas, que normalmente son más pequeñas de talla.

 

Nuestra compañera de prueba destaca por un original diseño, tan atrevido como acertado, que no pasará desapercibido por sus angulosas y afiladas formas futuristas que culminan en la iluminación Full Led en todos los elementos ópticos. Además cuenta con un alto nivel de acabados y de calidad en los materiales. Dispone entre otras “virguerías” de llave presencial, que no necesitas meter en cerradura alguna y que, aparte de conectar la moto, permite abrir el asiento y la tapa que da acceso al tapón del depósito de gasolina. El manillar incorpora en sus extremos unos protectores de manos que no sólo las protegen de golpes sino también del frío. La Zontes U1-125 viene de serie con una coraza en forma de protecciones laterales con unos topes de caída más efectivos que acertados estéticamente

 

 

Los mandos destacan por su suavidad de accionamiento.

 

Para ampliar el número de usuarios, y sobre todo pensando en las “usuarias”, las manetas de freno y embrague son regulables. Ante nosotros encontramos un cuadro de instrumentos que reúne una gran cantidad de información dispuesta de forma que se pueda consultar con un simple vistazo en su pantalla panorámica LCD, destacando además del cuentavueltas con zona roja a partir de las 9.000 revoluciones, el velocímetro con grandes dígitos, reloj horario, indicador de marcha engranada, nivel gráfico de combustible, voltímetro, temperatura del refrigerante, cuentakilómetros total y parcial, y dos modos de conducción: deportivo (acon”S”ejable) o económico (“E”vitar).

 

 

Tan válida para sortear el tráfico de la ciudad como para salir de ella para explorar.

 

La Zontes U1-125 supone una buena oportunidad de aprender y moverse con seguridad, gracias a un comportamiento ágil y una ergonomía que inspira confianza. Y es que la primera sensación al montarse a la moto es que su tamaño es muy contenido, haciéndose muy fácil llegar al suelo y a los mandos de manera cómoda. Precisamente esa posición de conducción no es tan cargante como en otras motos de este estilo, lo que más de uno agradecerá si se tiene que pasar un buen rato conduciéndola. El ancho manillar  permite una posición muy cómoda. Como el asiento es estrecho se hace pie muy fácilmente, además del tema peso que es muy contenido.

 

 

Un motor lineal que ofrece su mejor respuesta por encima de las 6.000 rpm

 

El tacto del motor es muy agradable, salvo su sonido “un detalle muy personal y que seguro que alguna firma de escapes pronto le pone remedio”. Es suave y enérgico, pero destaca sobre todo por una curva de potencia muy plana y lineal. Empuja en todo el rango de revoluciones, contando con unos buenos bajos y medios, aunque también agradece que de vez en cuando lo estires en la parte alta del tacómetro, por encima de las 6.000 rpm hasta llegar al corte a 10.000 rpm. No es un motor que, pese a estar casi al límite de potencia legal de la categoría, se note que trabaje forzado. En llano se aguanta en 5ª ó 6ª a unos 110 km/h sin problema; velocidad que se reduce a 90 en subidas y que aumenta hasta 130 en condiciones favorables.

 

 

En ciudad es una moto de esas que te hacen el día agradable

 

Movernos por ciudad con ella resulta de lo más gratificante. Gira lo suficiente para circular para cualquier sitio. No es una moto grande y a pesar de equipar una horquilla invertida, su radio de giro no se ve limitado. Los frenos actúan bien, con buen tacto y es capaz de deslizar de atrás hasta cierto punto antes de bloquear. Los espejos cumplen bien con su misión de ofrecer una buena visibilidad hacia atrás. Eso sí, hay que tener cuidado con los paramanos y las defensas laterales a la hora de meterte entre las filas de coches, ya que sobresalen y hay que habituarse a sus medidas.

 

 

Los frenos, con buen tacto y potencia, van sobrados para las prestaciones de la moto.

 

El embrague tiene buen tacto, al igual que el selector del cambio. Dispones de seis marchas bastante bien escalonadas y en ninguna cuesta se queda sin fuerza, pudiendo, en carretera, estirar la sexta casi hasta arriba, llaneando. Las suspensiones tienen un tarado blando, priorizando la comodidad, pero suficientes para sujetar la moto estable a velocidades normales. De muelles, la horquilla delantera va bien, pero le falta un poco de retención del hidráulico. De todas formas, la U1-125 no es una de esas motos que vayan “pidiendo guerra” y se siente muy cómoda en cualquier régimen de revoluciones. 

 

 

Los 12,5 litros del depósito permiten recorrer casi 400 km sin tener que repostar.

 

Sorprende, asimismo lo bien que se desenvuelve en carretera abierta, incluso en vías rápidas. Los 14,6 CV de su motor se dejan notar para mantener un ritmo de seguridad en las vías de circunvalación y autovías, un ambiente en el que nuestra protagonista  anda muy bien. Pero es en las carreteras de curvas donde esta juguetona 125 se quita la careta y deja ver el que es su punto fuerte en marcha: el comportamiento de su parte ciclo, superior al de muchas de sus rivales. Es sorprendente lo fácil que es de manejar tanto en curvas cerradas y en cambios de dirección. La Zontes no pierde nada de estabilidad aunque la fuerces. A ello contribuyen dos factores principalmente, la equilibrada parte ciclo y unos neumáticos de tacos que transmiten bastante confianza.

 

 

La Zontes U1-125 no le hace ascos a las salidas esporádicas al campo

 

Aunque no sea su medio natural, las ruedas de tacos te invitan, tarde o temprano, a adentrarte en “el paisaje” abandonando el confort del asfalto. Sus ligeros 152 kg permiten recorrer pistas de tierra o andar por el campo a ritmo tranquilo sin el más mínimo problema, ya que la parte ciclo cumple aceptablemente en este ambiente. El tacto del motor y las gomas de tacos te permiten ciertas licencias sobre tierra con un control aceptable gracias a un manillar ancho, aunque demasiado bajo para invitarte a ponerte de pié sobre las estriberas. Lástima que no se pueda desconectar el ABS, aunque fuera únicamente en la rueda trasera.

 

 

Conclusiones…

 

La Zontes U1-125 es una moto acertada estéticamente que ofrece además un comportamiento dinámico sobresaliente. Es una moto cómoda y fácil de conducir. El motor trabaja bastante bien a cualquier régimen, el chasis ofrece confianza y no encontrarás puntos flacos en una moto bien rematada y con un precio realmente competitivo para moverse a diario por la ciudad y que también permite sus momentos de ocio en rutas de fin de semana.

 

Otra de sus virtudes es que puede ser conducida desde los 16 años con el carnet A1 o por los usuarios con tres años de antigüedad del carnet de coche sin ningún trámite ni coste adicional.

 

Unidad de prueba cedida por Pole Position, concesionario oficial Zontes

 

Prueba realizada por el equipo de Canariasenmoto

Empresas Relacionadas

Galería de fotos42 fotos

 
Te recomendamos
 

PUBLICIDAD
MOTO OCASIÓN BMW K 1200 LT - 8500 €

Canariasenmoto.com - El portal de la moto en Canarias - Aviso Legal - info@canariasenmoto.com - Mapa Web - Mapa Web Completo - Accesorios - RSS