|  Suscribirse  |   Acceder   |   Contactar

Prueba Yamaha Tracer 700 2020, espectacular trail para el A2

24 de Agosto de 2020

Prueba Yamaha Tracer 700 2020, espectacular trail para el A2
Yamaha Tracer 700 2020
Highlights: Cilindrada 698 cc | Peso 196 kg | Potencia 72,4 CV | Asiento 840 mm | Carnet A2 | Precio 8.599 €

La carta de presentación de la nueva Tracer 700 de Yamaha DMotos Tenerife, distribuidor autorizado de la marca en la provincia occidental de Canarias, no puede ser más atractiva. Yamaha presenta la segunda generación de la Tracer 700 con una estética renovada, mucho más agresiva y que sigue las líneas de los modelos más deportivos de la marca de los tres diapasones.

 

Pero las novedades no se restringen a su aspecto estético; la parte ciclo también ha recibido sustanciosas mejoras para fortalecer la consistencia dinámica y dotarla de un mayor confort de marcha. El motor CP2, el popular bicilíndrico en paralelo refrigerado por agua y de 689 centímetros cúbicos, con cigueñal “crossplane”, ha sido retocado, sobre todo en lo referente a inyección de combustible y encendido, para ofrecer unas interesantes cifras de rendimiento: 75 caballos a 8750 revoluciones y un par motor de 78 Nm. Además incorpora un nuevo embrague antirrebote que dulcifica su accionamiento.

 

Precio Yamaha Tracer 700 2020.- 8.599 euros

 

 

La Yamaha Tracer 700 se presenta en 2020 rediseñada por completo y con mejoras en todo el conjunto

Muchos usuarios del carné A2 tienen en su punto de mira, como primera moto grande, alguna de las polivalentes trail del mercado. Ante la decisión de qué modelo comprar, se enfrentan al dilema de optar por una maxitrail limitable, con una parte ciclo y peso adecuado para casi 100 CV, o una trail de cilindrada y potencia justa para las limitaciones del A2; es decir, 47,5 CV. Yamaha ofrece la tercera vía; una moto de peso contenido y una parte ciclo adecuada para 75 CV que no penalizará su dinámica en caso de optar por la limitación para el A2, con la posibilidad de deslimitarla transcurridos los 2 años obligatorios de “purgatorio”.

 

Los clientes que apuestan por este tipo de motos “adventouring” buscan modelos para usar tanto en el día a día como en rutas y excursiones, y que también son capaces de darnos grandes dosis de diversión los fines de semana, una cualidad que Yamaha ha sabido cultivar desde sus orígenes y que la han convertido en una moto muy interesante gracias a un equipamiento práctico, sin florituras ni gadgets estériles que hagan aumentar el peso y el precio de la moto.

 

 

Yamaha Tracer 700 2020, un diseño de vanguardia a un precio sumamente atractivo

En 2020, la Tracer 700 de Yamaha actualiza por completo su imagen e introduce mejoras que pulen los puntos más criticados por los clientes del anterior modelo en la parte dinámica. Como puede verse en las fotos, el nuevo diseño de su carrocería es mucho más actual y agresivo, combinando rasgos futuristas con líneas redondeadas que le otorgan un aspecto más limpio y atrevido. La óptica delantera full-led, más fina y agresiva, supone en mayor rasgo de la personalidad de esta nueva Tracer 2020.

 

El afilado frontal incorpora una nueva pantalla de regulación manual, que podemos subir o bajar fácilmente en marcha, variando su altura en 6 cm desde la posición más alta a la más baja. Los prácticos paramanos incorporan unos intermitentes con tecnología led. El manillar, 35mm más ancho, también es de nueva factura, al igual que el asiento, con resaltadas costuras y una sola pieza para piloto y acompañante, bajo el que encontramos un subchasis rediseñado que alberga un colín más estilizado y con aires de la familia de los diapasones.

 

 

La categoría de las “trail medias” es una de la que más adeptos tienen en Canarias, quizá porque el estado de las carreteras permite que las suspensiones de largo recorrido digieran mejor el tránsito por ellas. Pero también lo es por su confortable posición de conducción, erguida y con el manillar en una postura natural. Las 22 unidades vendidas en 2019 -de un modelo veterano en el mercado- son el punto de partida para lo que los concesionarios oficiales de Yamaha en Canarias esperan de la renovada Tracer 700. Con el mismo motor “CP2” en Canarias se vendieron en 2019, 202 unidades de “emetes, equiseseerre, tenerés y demás familia”.

 

Para este suculento segmento Yamaha apuesta por una moto versátil con un buen rendimiento y que refresca su imagen con una carrocería nueva y un frontal más agresivo que incluye iluminación full-led. Las prestaciones están garantizadas gracias a la primera versión Euro5 del aclamado motor CP2 de 689 cc y 2 cilindros, que entrega 72CV y que, con sus 196 kilos en orden de marcha, garantiza una de las mejores relaciones peso/potencia de su categoría.

 

 

Respecto al motor, Yamaha confía en el conocido CP2 bicilíndrico de 692 cc que montan también la MT-07, la XSR700 o la Tenere 700, que en la nueva Tracer 2020 recibe mejoras en inyección, encendido y admisión de aire. También se ha renovado por completo el sistema de escape, con lo que se consigue que cumpla la normativa Euro 5, entregando finalmente 72,4 CV a 8750 rpm y 68 Nm de par motor a 6.500 rpm.

 

Yamaha no ha querido andarse con medias tintas y ha catalogado a la nueva Tracer 700 como una integrante de su familia “Sport Touring”, es decir una trail 100x100 asfáltica. Una muestra de su orientación son los neumáticos franceses Michelin Pilot Road 4 que equipa de serie. También en Francia se hace el montaje de la Tracer 700, con el motor y la mayoría de los componentes llegados desde Japón.

 

 

En cuanto a la parte ciclo, destaca la nueva suspensión delantera regulable, con nuevos muelles y unos reglajes más firmes que, junto al monoamortiguador trasero ofrece un equilibrio y consistencia que están varios pasos por delante de su predecesora. El esquema de frenos y neumáticos es idéntico, con las mismas medidas y configuración (doble disco delantero de 298mm, trasero de 245mm y neumáticos de 120/70-17 delante y 180/55-17, detrás), mientras que las medidas son muy parecidas; sólo 10mm más larga entre ejes y 5mm más alta. El asiento, a 840mm del suelo, es lo suficientemente estrecho para que los menos altos lleguen bien al suelo. Su peso, de 196 kilos en orden de marcha, la coloca entre las más ligeras de la categoría.

 

En la nueva posición de conducción destaca la nueva pantalla LCD con iluminación en negativo, que incluye toda la información necesaria y que te permite cambiar los parámetros como parciales, totales, temperatura ambiente, temperatura del líquido, consumos medios o instantáneos, desde el pulsador del puño izquierdo. Al igual que otras marcas, dispone de su propia aplicación para el móvil “MyRide” con la que quedan grabados datos como recorridos, ángulos de inclinación, consumo y una interminable muestra de prestaciones de tu Yamaha Tracer 700.

 

 

La nueva Tracer 700 se siente ligera y juguetona, incluso para los usuarios de carnet A2

Nada más subirte en la moto la sientes ligera (196 kg), con un asiento situado a 840 mm del suelo, lo que no está nada mal para una montura de este tipo. La postura de conducción es cómoda, como la de una trail gracias a su manillar elevado y a una acertada triangulación. El cuadro de instrumentos es claro y los mandos quedan en una posición correcta, incluida la palanca del freno delantero, regulable.

 

Al ponerla en marcha, el sonido que emite su escape nos recuerda que es una Euro5, aunque para ponerle remedio está “San Akrapovic”. La primera impresión en marcha es muy agradable, con un embrague que es una delicia, al igual que el cambio, con un accionamiento muy suave. Subir y bajar de marcha es una gozada, todo se realiza con gran suavidad, sin forzar nada.

 

 

La Tracer 700 puede presumir de ser ágil, ligera, fácil de conducir, hasta para los que tengan poca experiencia. Su motor “crossplane” empuja con fuerza desde abajo y te permite “equivocarte” de cambio en las curvas sin consecuencias para tu conducción. Los cambios de dirección son realmente intuitivos, pudiendo mover las caderas con gran facilidad. El motor es realmente divertido; como decimos, empuja desde muy abajo, pero estira hasta arriba, sin tirones y sin vibraciones, elevando la dosis de adrenalina.

 

La potencia y la forma de entregarla es algo que esperábamos, sin embargo, lo que más nos ha sorprendido ha sido el equilibrio de las nuevas suspensiones.  Firmes y consistentes, aunque sin llegar a ser incómodas. Meter la rueda delantera en cada curva resulta una tarea tan sencilla como ir enlazando curva tras curva. Independientemente del ritmo que te marques, va a ser un juego de niños. En el olvido queda aquella sensación de flotabilidad del anterior tren delantero en los agresivos cambios de dirección. La nueva horquilla regulable permite la dualidad de un uso diario en ciudad con cierto desfogue deportivo durante el fin de semana.

 

 

Uno de los aspectos que más nos gusta de este infatigable CP2 son sus excepcionales medios, te permiten estirar marchas sin necesidad de cambiar. La franja de utilización del bicilíndrico es excepcional; siempre enérgico y con capacidad de estirar, aunque no sea necesario. Si necesitamos exprimirlo, podemos hacerlo fácilmente y llevarlo hasta la zona alta, donde aguanta el sobrerrégimen perfectamente, respondiendo sobradamente mientras ofrece altas dosis de diversión.

 

Si a esa furia del motor le sumamos una parte ciclo impecable y capaz de rodar muy rápido sin inmutarse, tenemos un conjunto realmente eficiente a la hora de rodar por cualquier trazado. Ya sea para un paseo a ritmo tranquilo o cuando apretamos el ritmo para buscarle las cosquillas, la respuesta es siempre perfecta, entrando en curvas con una facilidad asombrosa y trazando con gran aplomo gracias a un acertado reparto de pesos y a un buen compromiso de las nuevas suspensiones.

 

 

Los neumáticos, sin ser los más pegajosos del fabricante galo, están acordes a las prestaciones de la Tracer 700. Con el asfalto abrasador que nos ofrece la isla de Tenerife en un recorrido plagado de curvas alrededor del Teide, nos gustó tanto su nobleza como el agarre cuando el ángulo de inclinación exige al máximo al flanco de la goma. Una sensación de tenerlo todo siempre bajo control que refuerza el resto de la parte ciclo.

 

El ABS deja su impronta en las frenadas bruscas sobre asfalto sucio, pero siempre de forma discreta y segura. Los frenos destacan por su la progresividad y consistencia, con un mordiente muy lineal. Podemos asegurar que contamos con un equipo de frenos a la altura de las prestaciones de la moto. Los protectores de puños y la pantalla protectora, con su genial método de accionamiento, ofrecen una protección relativa; suficiente para condiciones normales.

 

 

Estamos ante una moto que encaja con lo que la mayoría de los usuarios buscan cuando hablan de “una moto polivalente”. Y es que son muchas las motos a las que se les cuelga el cartel de versátiles, pero no todas cumplen a la perfección con lo prometido como lo hace esta nueva Tracer 700, la Yamaha versátil por excelencia. Su confortable posición de conducción y la garra de su motor prometen kilómetros y kilómetros llenos de emociones, gracias a que los 17 litros de su depósito llevan su autonomía hasta casi los 400km.

 

Podemos confirmar que el salto evolutivo de la nueva Tracer 700 depura su dinámica con algunos retoques y cuenta con unas suspensiones de funcionamiento intachable. Desde luego, junto a la estética, el aspecto más destacable. Una moto que demuestra que el punto medio suele encontrarse el mejor equilibrio, con un óptimo balance entre prestaciones, precio y facilidad de manejo.

 

La Yamaha Tracer 700 2020 está disponible en colores: Gris con llantas en azul, gris/rojo con llantas en negro y negro, con llantas del mismo color.

 

Unidad de prueba cedida por Yamaha DMotos Tenerife, distribuidor autorizado

 

Prueba realizada por el equipo de Canariasemoto.com

Empresas Relacionadas

Galería de fotos24 fotos

 
Te recomendamos
 
Canariasenmoto.com - El portal de la moto en Canarias - Aviso Legal - info@canariasenmoto.com - Mapa Web - Mapa Web Completo - Accesorios - RSS