|  Suscribirse  |   Acceder   |   Contactar

Prueba Voge 500 R, prometedora naked que vale lo que cuesta

03 de Agosto de 2020

Prueba Voge 500 R, prometedora naked que vale lo que cuesta
Voge 500 R 2020
Highlights técnicos: Cilindrdada 471 cc | Peso 198 kg | Potencia 43,5 CV | Asiento 785 mm | Precio 4.995 €

Danara Motor parece haber puesto la directa en su división de motos y eso se nota en su catálogo. Unas de las novedades de su amplio portfolio de modelos, la nueva Voge 500 R, pasó por las manos de nuestro equipo de pruebas. Una naked fácil, económica y con muchos puntos fuertes para los que se sacan el carné A2 y quieren ir paso a paso.

 

Antes de nada, les presentamos esta moto poco conocida en el mercado… de momento. Voge llegó oficialmente a nuestro mercado en octubre de 2019. Una firma asiática que apuesta fuerte por la calidad y que quiere escaparse de los estereotipos habituales de los fabricantes “Made in China”, para lo que no ha dudado en basar su expansión en tres puntos muy claros: Tecnología, buen diseño europeo y calidad premium.

 

Precio Voge 500 R.- 4.995 € (Con Matriculación gratuita + Seguro + Renew del primer año)

 

 

Al igual que otras marcas asiáticas que inundan el mercado español, Voge pertenece al potente grupo industrial de Loncin, una poderosísima firma afincada en la provincia de Chongqing (China), altamente especializada en la fabricación de motocicletas y scooters de baja-media cilindrada de estilo económico. Cada año fabrica unos dos millones de motos y hasta tres millones de motores, que incluso suministra a diversos fabricantes europeos.

 

Nuestra protagonista, la 500 R, es una sencilla naked bicilíndrica que está llamada a ser uno de los modelos estrella de la marca ya que ha sido diseñada para cubrir todas las necesidades de aquellos usuarios que se acaban de sacar el carnet A2. Voge sabe que la percepción que tienen los usuarios europeos de este tipo de motos no va mucho más allá de unos vehículos con una buena relación calidad-precio y para revertir esa imagen han apostado por la calidad y el diseño.

 

 

La 500 R es una moto que entra por los ojos. Su atractivo es innegable. Los ingenieros han buscado un aspecto fresco y deportivo empleando líneas angulosas que le confieren ese aspecto musculoso. El conjunto está muy bien conseguido. Se percibe como una moto deportiva, compacta y muy bien acabada. Desde la óptica delantera Full-led al estilizado colín trasero, la calidad rezuma por todas partes.

 

Por otro lado, Voge apuesta por primeras marcas para los componentes, de ahí que se empleen sistemas de inyección electrónica y de ABS de la firma alemana Bosch, neumáticos Pirelli Angel, frenos Nissin o suspensiones Kayaba, todo ello, eso sí, sin disparar su precio final. Pocas marcas pueden exhibir en su primer modelo el poderío del que hace gala esta Voge.

 

 

La 500 R comparte con el resto de la gama de medio litro de Voge el motor KE500 que cubica exactamente 471 cc (diámetro por carrera de 67 x 66,8 mm). Un propulsor bicilíndrico en paralelo que está refrigerado por líquido y dispone de un doble árbol de levas en culata, con cuatro válvulas por cilindro. Las cifras en cuanto a potencia y entrega de par motor son de 43,5 CV a 8.500 rpm y 4,0 kgm a 7.000 rpm. Un propulsor que funciona y suena de maravilla y con un refinamiento similar al de cualquier fabricante japonés.

 

 

En la parte ciclo destaca el tren delantero, con una horquilla invertida con barras de 41 mm firmada por el renombrado especialista KYB. Detrás, un monoamortiguador trasero con sistema de bieletas progresivas completa el conjunto. Si nos fijamos un poquito más, veremos el doble disco delantero mordido por un sistema de otro “fabricante de primer nivel” como es Nissin (con ABS de doble canal de Bosch). Componentes que, junto a un chasis rígido y ágil, hacen de esta Voge 500 R una máquina para disfrutar, accesible y competente.

 

 

A los mandos, la Voge 500 R se siente una moto bien ejecutada. El asiento es amplio y bastante confortable, con buen mullido, y su altura al suelo de 785 mm con una zona media estrecha nos permite llegar con bastante soltura al suelo sin la necesidad de hacer malabares. El puesto de conducción es típico de una naked, con una postura que mantiene la espalda algo inclinada y un manillar en disposición cómoda para las manos.

 

Ante nosotros tenemos un cuadro de mandos completamente digital, repleto de información y cuya animación inicial tiene una clarísima inspiración germana. El panel tiene toda la información necesaria, incluyendo tacómetro, velocímetro, temperatura del refrigerante, consumo, parciales, reloj horario, marcha engranada e indicador de batería.

 

 

Ya en los primeros kilómetros con la 500 R, descubrimos el aplomo que transmite una moto que deja claro que no es un “producto típicamente chino”. El equilibrado tarado de las suspensiones tiene el punto de dureza necesario para no flanear en curvas rápidas mientras que absorbe las imperfecciones de forma intachable. La postura de conducción es muy cómoda gracias a una altura y la posición del manillar y a una acertada triangulación con las estriberas.

 

A no ser que seas un tipo o una tipa rara, te encontrarás cómodo desde el principio. Es una moto de esas en la que encajas, desde el principio. En tramos revirados es donde más te diviertes con ella, gracias a un desarrollo corto, buenos medios y un peso total inferior a los 200 kilos.

 

 

Subirla por encima de 6.000 rpm es adictivo a la hora de buscarle las cosquillas y realizar una conducción alegre, que está al alcance de cualquiera, aunque donde se muestra más agradable al tacto es en torno a las 5.000 rpm, disfrutando de una conducción tranquila y eficiente. Las sensaciones son tan buenas que te preguntas si con la misma base se podría contar con una mayor motorización.

 

La horquilla delantera KYB ha sido un acierto para el equilibrio de una moto con un chasis que le otorga a la Voge una enorme precisión y estabilidad en curva. La frenada también es potente, progresiva y que dispone de un ABS de doble canal de Bosch funciona a las mil maravillas. Además, ambas manetas son regulables. En definitiva, estamos ante una motocicleta fácil y poco intimidante que no destaca especialmente en nada, pero que tampoco tiene puntos flacos. Una moto que vale lo que cuesta.

 

 

Las motos para el carnet A2 son un caladero al que las marcas cada vez están prestando más atención. Voge es una marca nueva en nuestro territorio y se ha fijado en este segmento para lanzar una nueva gama de motos frescas y certeras, desde la primera incursión.

 

La Voge 500 R es una naked fácil de conducir, polivalente, con gran equipamiento, divertida y de precio ajustado. Entra en el segmento naked media pisando fuerte, respaldada por el saber hacer de una firma como Loncin y con todo lo que busca un usuario con su recién estrenado A2 bajo el brazo.

 

 

Con un precio muy ajustado y repleta de buenos argumentos, la Voge 500 R es una moto que ofrece todo los se busca en una naked media; un completo equipamiento compuesto por iluminación full LED, una pantalla LCD con toda la información posible, un conector USB e, incluso, manetas de embrague y freno regulables. Esta montura no renuncia a ninguna comodidad tecnológica e iguala o supera a la mayoría de sus competidoras.

 

Por probarla no pierdes nada. Entra en la web de DanaraMotor.com y solicita una prueba

 

Te podemos asegurar que si superas los apriorismos con una marca de origen asiático, puedes acertar a la primera.

 

Prueba realizada por el equipo de Canariasenmoto

Empresas Relacionadas

Galería de fotos19 fotos

 
Te recomendamos
 

PUBLICIDAD
MOTO OCASIÓN Ducati Hypermotard 939 - 7999 €

Canariasenmoto.com - El portal de la moto en Canarias - Aviso Legal - info@canariasenmoto.com - Mapa Web - Mapa Web Completo - Accesorios - RSS