|  Suscribirse  |   Acceder   |   Contactar

Prueba Triumph Trident 660, lo extraordinario de los placeres sencillos

21 de Marzo de 2021

Prueba Triumph Trident 660, lo extraordinario de los placeres sencillos
Triumph Trident 660
Highlights: Cilindrada 660 cc | Peso 189 kg | Potencia 81 CV | Asiento 805 mm | Carnet A2 | Precio 8.495 €

La felicidad es saber apreciar las cosas sencillas de la vida. Pero parece que solo en momentos como el que estamos atravesando, con una pandemia que ha trastocado nuestras vidas, apreciamos de golpe lo que de verdad importa y lo sencillo que es disfrutar del placer de montar en moto, sin que para ello tengas que contar con demasiadas sofisticaciones. Basta un motor, dos ruedas y el viento acariciando tu rostro…

 

Con la Trident 6600, la firma británica ha buscado algo tan complicado como ofrecer un producto sencillo, que a la vez sea atractivo y con buenas sensaciones dinámicas. Una moto excitante, apta para cualquier nivel de conducción –incluidos los usuarios del A2-, y con un precio realmente interesante… Esta nueva Triumph llega con un atractivo precio de 8.495€ y 2 + 2 años de garantía oficial Triumph.

 

 

Diversión, tecnología, manejabilidad y economía

 

Los ingenieros de Hinckley han presentado una moto con un carácter y estilo inconfundible, de líneas de diseño puras y minimalistas, llamada a convertirse en el referente naked de media cilindrada. La Trident 660 se erige como el modelo de acceso al universo de Triumph. Para conectar con las nuevas generaciones cuenta con sólidos argumentos como  el rendimiento de su motor o su manejabilidad, pasando por la última tecnología de serie y componentes de altas prestaciones. En lo tocante al bolsillo, los gastos en mantenimiento se verán reducidos gracias a contar con amplios intervalos de mantenimiento –cada 16.000 km- y con tiempos de mano de obra en el taller que son los más reducidos de su categoría.

 

 

La Trident presume en su diseño británico de una presencia pura y minimalista

 

Triumph no ha necesitado recurrir a elementos superfluos que adornen un concepto que te conquista precisamente por su sencillez.  Una imagen tan potente como sencilla, a base de líneas simples y minimalistas marcan la personalidad de una moto que no pasa precisamente desapercibida. Marcan su estilo elementos como el entallado depósito decorado con protectores con el emblema Trident, rematado con un tapón de llenado con bisagra de impecable acabado, o el asiento de una solo pieza que se integra perfectamente con la tapa inferior del colín. Tanto el soporte de la matrícula como los delgados intermitentes han sido desplazados a un soporte sobre el basculante que también integra un corto guardabarros. Un exquisito manillar de aluminio cónico, el recortado guardabarros delantero y el redondo faro delantero de leds con la insignia de la marca, rematan un impecable conjunto.

 

 

Triumph vuelve a seducir con las ventajas de los motores tricilíndricos

 

El corazón de la nueva integrante de la gama “naked” de Triumph Canarias ofrece un envidiable equilibrio. Los ingenieros de Triumph han dotado a la Trident 660 de un motor con todo el carácter, las ventajas y el rendimiento de un propulsor de tres cilindros. El mestizaje ideal entre el empuje a bajas revoluciones de un bicilíndrico y el rendimiento en la parte alta del cuentarrevoluciones de un motor de cuatro cilindros. De hecho, con una potencia máxima de 81 CV a 10.250 rpm es capaz de entregar más del 90% del par motor máximo en la mayor parte del rango de revoluciones, alcanzando un máximo de 64 Nm a 6.250 rpm.

 

 

El sonido de motor profundo y nítido de los tricilíndricos de Triumph, es inconfundible en la Trident 660

 

El tricilíndrico de la Trident, que cuenta con 67 componentes nuevos y una caja de cambios de 6 velocidades, con una relación y desarrollo optimizados para realzar sus capacidades dinámicas y su fiabilidad, que han sido desarrollados específicamente para optimizar el rendimiento teniendo en cuenta su cilindrada, las restricciones de la Euro5 y la facilidad de uso. Además cuenta con embrague asistido anti-rebote que reduce la fatiga del motorista y que resulta ideal para la conducción urbana. El escape, que apenas sobresale de la petaca por un costado inferior, remata un conjunto compacto y visualmente agradable.

 

 

La Trident 660 establece un nuevo punto de referencia en cuanto a manejabilidad

 

¡Que el usuario se sienta a gusto desde el primer momento! Bajo esa premisa han sido desarrolladas las especificaciones de la parte ciclo de la nueva Trident 660. Una moto fácil, intuitiva y divertida que inspira confianza desde el primer instante. Su asiento es estrecho y bajo (805mm) y en orden de marcha pesa tan solo 189 kg. Su contenido peso se logra gracias a chasis perimetral de acero, que abraza al motor y se prolonga en un subchasis, y a la profusión del uso de aluminio en llantas, manillar y otros componentes. La Trident incorpora horquilla invertida Showa y amortiguador trasero ajustable en precarga Showa. En el apartado de frenos la nueva “peso medio” británica confía en Nissin, con doble disco delantero de 310 mm y simple disco trasero. Las llantas de 17 pulgadas montan los nuevos neumáticos Michelin Road 5 (120/70-17 y 180/55-17) que ofrecen un agarre excepcional y brindan gran confianza.

 

 

La sencillez de su concepto contrasta con una tecnología de serie inédita en el segmento

 

Que la Trident 660 sea una moto “sencilla” no implica que carezca de un incomparable nivel de tecnología orientada al motorista, propio de modelos “premium”.  Sus 2 modos de conducción, Road y Rain, que ajustan electrónicamente el mapa de inyección y la configuración del control de tracción; el acelerador sin cable “ride-by-wire” que proporciona una respuesta nítida y precisa del acelerador electrónico; y el control de tracción desconectable, son sin duda tres funcionalidades tecnológicas líderes en su categoría. Además puede presumir de su Iluminación “full-LED” y de un panel de instrumentos multi-función TFT apto para el sistema de conectividad “My Triumph”.

 

 

Bajo una imagen que destila inocencia, la Trident ofrece insospechados momentos de satisfacción

 

La complicidad con la Trident comienza nada más subirte a ella. Como si lo hicieras en tu moto de toda la vida. Manillar ancho, un asiento cómodo y estrecho que te permite llegar al suelo con solvencia y un depósito esculpido para encajar las rodillas; fantástico. La posición de conducción presagia grandes momentos de placer y el sonido del tricilíndrico, característico desde que pulsamos el botón de arranque, nos aclara, por si teníamos alguna duda, que estamos subidos a una auténtica Triumph británica. La mecánica empuja con suavidad desde muy abajo y el tacto general de de la moto es estupendo.

 

 

Desde el primer golpe de gassssss… ¡Joder, qué gustazo! con perdón

 

Descubrir lo adictivo que resulta conducir una moto teóricamente tan sencilla como la Trident te hace replantearte muchas ideas preconcebidas sobre el rumbo que está tomando la industria de las dos ruedas. La confianza que transmite y la agilidad con la que se desenvuelve a ritmo alegre en nuestros tramos de curvas favoritos nos invitan a preguntarnos “si realmente necesitamos más”. Los 81 CV se muestran suficientes para sacarte una sonrisa bajo el casco en cada golpe de gas y las suspensiones, más la horquilla invertida que el seco amortiguador trasero, tienen un comportamiento acorde a las prestaciones. No es una moto con una respuesta agria del motor. Si abres gas con decisión, encuentras empuje, control y aplomo; nada de sustos.

 

 

Es intuitiva en los cambios de apoyo y adictiva cuando afrontas las curvas con decisión

 

La Trident ofrece dos modos de conducción; Rain y Road, que intervienen sobre el tacto del acelerador y el control de tracción (desconectable), con una diferencia notable de funcionamiento entre ambos. El modo “Rain” solo lo utilizarás en escenarios de asfalto complicado, ya sea por lluvia o por elementos resbaladizos en la calzada, para todo lo demás, el “Road”. El embrague funciona de manera suave y dispone de sistema asistido que trabaja de manera correcta en reducciones. La adictiva dinámica de la Trident te permite desenvolverte con notable desparpajo en cualquier situación. Es intuitiva en los cambios de apoyo y adictiva cuando afrontas las curvas con decisión. La elección de los Michelin Road 5 se demostró muy acertada ya que funcionan de maravilla en este modelo.

 

 

La agilidad de la Trident 660 es una de sus mejore virtudes

 

Las complicadas, en muchas ocasiones, correcciones de trayectoria ante algo inesperado sobre el asfalto, no tienen secretos para la Trident. Incluso a ritmo alegre, mantiene perfectamente la trayectoria y muestra incluso su capacidad para ir realmente rápido sin acusar el decepcionante estado general de las carreteras de la isla. El reglaje de las suspensiones, tirando a deportivo, aporta en condiciones exigentes un extra de eficacia al comportamiento dinámico de la Triumph. Los frenos tampoco merecen críticas ya que cumplen bien su cometido, aunque en algunas frenadas a saco los más exigentes pudieran echar en falta más de mordiente.

 

 

Cuenta con un motor extremadamente elástico

 

Si tuviéramos que quedarnos con un régimen del motor en el que la Trident ofrece un mejor comportamiento sería, desde luego, esa zona media que tantas posibilidades ofrece. Aunque mantiene el tipo a cualquier régimen, su verdadero potencial está en las recuperaciones en medios. No llega al nivel de una Street Triple, pero el motor mantiene ese distintivo carácter y chispa de los tricilíndricos de mayor cilindrada que permite una conducción relajada, siempre con la respuesta adecuada. Los típicos adelantamientos en carreteras secundarias se gestionan con solvencia a golpe de gas. Es, sobre todo un motor fácil de usar, predecible y con una zona media ideal para hacer curvas sin provocarnos ningún estrés. Y es que si bien puede recordarnos a la Street Triple, la diferencia con ésta es sutil pero apreciable; algo menos deportiva pero con capacidad para conquistar a un mayor número de clientes.

 

 

Una moto con sólidos argumentos para plantar cara a las superventas del segmento

 

Triumph necesitaba un modelo que fuera el “banderín de enganche” para unirse a las filas de la marca británica y precisamente la llegada de la nueva Trident 660 está suponiendo un revulsivo en las ventas de la marca de Hinckley en Canarias. Son muchos los clientes que han visto en la Trident esa moto con el equilibrio ideal para los que buscan su primera moto grande. Un modelo atractivo, sin demasiadas complicaciones, que ofrece un emocionante rendimiento y que viene acompañado de una agilidad de conducción adictiva, asistencias tecnológicas de última generación y componentes de primer nivel en el apartado ciclo.

 

Unidad de prueba cedida por Triumph Canarias

 

Prueba realizada por el equipo de Canariasenmoto, con la colaboración de Vanesa Santana

Empresas Relacionadas

Galería de fotos50 fotos

 
Te recomendamos
 

PUBLICIDAD
MOTO OCASIÓN KTM Super Adventure 1290 R - 12995 €

Canariasenmoto.com - El portal de la moto en Canarias - Aviso Legal - info@canariasenmoto.com - Mapa Web - Mapa Web Completo - Accesorios - RSS