|  Suscribirse  |   Acceder   |   Contactar

Prueba Triumph Rocket 3 R 2020, demolition motorcycle

18 de Febrero de 2020

Prueba Triumph Rocket 3 R 2020, demolition motorcycle
Triumph Rocket 3 R 2020
Highlights: Cilindrada 2.458 cc | Peso 291 kg | Potencia 167 CV | Asiento 773 mm | Carnet A | Precio 23.000 €

A lo largo de la historia de la moto ha habido modelos que, gracias a su magnetismo, han cautivado a los aficionados de las dos ruedas. Modelos míticos que han marcado una época y que han representado la exclusividad de una moto “aspiracional”; de esas que cada noche nos acompañan en nuestros sueños.

 

Referente mundial en el segmento de las “modern classic”, Triumph no podía haber elegido una mejor forma de culminar su gama con esta nueva “demolition motorcycle”. Una moto que nace de la pasión y la experiencia arraigadas en la fábrica de Hinckley durante décadas, y de los modelos resultantes que llegan con el fin de materializar el culmen absoluto en diseño custom británico, con un exquisito nivel de altas prestaciones, tecnología, ingeniería, especificaciones técnicas y selectos acabados.

 

Precio Triumph Rocket 3 R   2020.- 23.250 euros (Disponible en Korosi Red o en Phantom Black)

Precio Triumph Rocket 3 GT 2020.- 24.050 euros (Disponible en Silver Ice/Storm Grey y Phantom Black)

 

 

No hay nada más que verla para darnos cuenta de que estamos ante algo impresionante. Y ante un poderío tan exultante en forma de moto nos surgen varias preguntas, a las que en este artículo vamos a dar respuesta, en primer lugar de forma muy resumida:

¿Seré capaz de domesticar una moto de casi 300 kg en vacío y 167 CV? Sí, y lo harás casi sin darte cuenta. Es más, a las pocas horas la manejarás casi como una ligera naked media.

¿Necesitaré un brazo bionico para mover ese embrague? Para nada. El embrague hidráulico hace su funcionamiento delicioso, como en el resto de la gama “modern classic” de Triumph.

¿Cómo tiene que ser ese pedazo de caja de cambios? Exquisita, precisa y más silenciosa de lo que pudieras imaginar, para una cifra de par motor de 221 Nm a 4.000 rpm.

¿Con semejante anchura de gomas, podré moverla por las retorcidas carreteras canarias? Seguramente creerás que hay algún truco encerrado, pero entre curvas moverás las caderas con el ritmo de un buen rock and roll.

¿Cómo será el funcionamiento de un tricilíndrico con pucheros de 820 cc? Redondo. Salvo en las primeras 1.500 rpm que notas que entre las piernas no llevas algo normal, el funcionamiento es tan suave como poderoso. No encontrarás en el mercado algo tan demoledor en cuanto la aguja digital ronda las 3.500 rpm.

¿El chasis que abraza este “master of torque” podrá digerir tanto poderío? Está a la altura de las exigencias de su todopoderoso motor. Suspensiones y frenos rayan la perfección para una moto con la que disfrutas, sobre todo si no eres muy tímido.

¿Podré moverla yo solo en el garaje? Yo mido 167cm y llego con las dos plantas de los pies apoyadas completamente al suelo. No te digo más.

¿Tiene sentido una moto de 2.500 cc? ¡Pues claro que tiene sentido! ¿Criticarías a quien se compra un Cayenne o un X6? Pues es lo mismo. Es el culmen en la evolución de muchos adictos a la moto que pueden presumir de tener lo máximo. Así de sencillo.

 

 

Imponente y musculosa presencia, con un estilo inigualable

 

Como verán, en ninguno de esos planteamientos hablamos de dinero porque el arrojo y la audacia de Triumph al lanzar al mercado este modelo es algo que no tiene precio, y desde luego hay muchos modelos en el mercado que tienen un precio mucho menos justificado que esta exuberante Triumph Rocket 3. Pero para que veas todo el arsenal mecánico y tecnológico que exhibe este prodigio británico vamos a acompañarte en un viaje por las entrañas de la “bestia”.

 

“Todas las unidades que nos han llegado hasta ahora están ya vendidas”, nos contaba Pablo Fernández, jefe de ventas de Triumph Canarias Las Palmas. Un claro ejemplo de que la nueva Rocket 3 cuenta con diseño, tecnología al servicio del motorista, motor y prestaciones tan impactantes que es imposible resistirse a la moto definitiva para cualquier amante de las dos ruedas, en sus dos versiones; la Rocket 3 R (protagonista de nuestra prueba), que ofrece un insuperable par motor y un increíble control, confort y capacidades, mientras que la Rocket 3 GT -que pesa 3 kilos más y dispone de un asiento 23 mm más bajo- está diseñada para llegar más lejos con más comodidad y con mayores capacidades ruteras.

 

 

Todo gira alrededor de su impresionante motor tricilíndrico de 2.500cc

 

Con 2.500cc, su motor se erige en el de mayor cilindrada del mundo en motos de producción en serie y es clave de las prestaciones imbatibles de la Rocket 3. Entrega más de 221Nm de par, la cifra más alta del mundo, y que supera en un asombroso 70% a sus competidoras más cercanas. Además, este nuevo propulsor ofrece 167CV de potencia máxima, más de un 11% más que la generación anterior, lo que la convierte en la Triumph más potente hasta la fecha. Incorpora diversas innovaciones para optimizar su peso, como un nuevo cigüeñal, un nuevo sistema de lubricación con cárter seco y nuevos ejes de equilibrado, que lo aligeran en 18 kg respecto a la anterior generación.

 

Entre otras mejoras, en un motor que cuenta con componentes de vanguardia, encontramos válvulas de titanio, que permiten subir de revoluciones aún más que en la anterior generación de Rocket, así como en apabullante sistema de escape “hidroformado” de tres colectores ofrece un flujo de escape de gases perfecto, emitiendo un profundo y gutural rugido. Para no descuidar el confort, el nuevo embrague hidráulico permite un accionamiento suave y la nueva caja de cambios de altas prestaciones y seis velocidades está especialmente diseñada para transmitir el enorme par motor de esta cilindrada.

 

 

Sublimes sensaciones y confort para una conducción de otra dimensión

 

Para no desmerecer de su impresionante motor tricilíndrico, la nueva generación Rocket 3 cuenta con una parte ciclo envidiable y las más altas prestaciones. Con una reducción de peso de más de 40 kg., tanto la R como la GT, que son un 13% más ligeras que la anterior generación. Este ahorro procede de un novedoso chasis de aluminio con un innovador diseño orientado a optimizar su masa, del nuevo basculante monobrazo y del trabajo llevado a cabo en el refinamiento de los componentes motor y que consiguen una espectacular relación peso-par motor un 25% superior a su competidora más cercana.

 

Las suspensiones regulables las firma Showa. La horquilla invertida de 47 mm dispone de ajuste en compresión y extensión y el monoamortiguador con depósito independiente piggy-back, es totalmente ajustable en precarga, compresión y extensión. Las pinzas de freno monobloque son Brembo, concretamente el modelo tope de gama Stylema, con pinza de freno radial Brembo y manetas de freno y embrague ajustables Brembo MCS. De esta manera la Rocket 3 ofrece una experiencia de conducción y un confort sin igual en trayectos diarios y unas excelentes aptitudes ruteras.

 

 

Presencia súper musculosa y un magnífico estilo

 

Con un increíble atractivo y una actitud cautivadora plagada de detalles como el faro de LED rematado con el emblema triangular de Triumph que, seguramente sea el rasgo que identifica de manera inigualable a la Rocket 3. Pero también son ilustrativos, el escultural sistema de escape esculpido con tres colectores, el basculante monobrazo, el amortiguador lateral y el acabado del porta matrículas suspendido que resalta las líneas despejadas de la zaga.

 

El manillar con cableado interno minimiza el impacto visual mientras que las ligeras llantas multi-radio de aluminio fundido -con acabado en negro en la R-  magnifican su estilo moderno y musculoso. Los detalles de aluminio, de gran calidad, rematan una preciosa línea que fluye a lo largo de toda la moto. Piloto y pasajero gozan de asientos anatómicos y configurables y disponen de unas ingeniosas estriberas escamoteables que se pueden ajustar en varias posiciones verticales.

 

 

Tecnología líder en su categoría

 

Los elementos de equipamiento tecnológico tienen el objetivo de mejorar la vida a bordo; desde su panel TFT a color, hasta su ABS y control de tracción optimizados para curvas. También, para mejorar la visibilidad, el doble faro delantero dispone de tecnología LED con luces de conducción diurna DRL. Además, incorpora cuatro modos de conducción (Road, Rain, Sport y Rider) que ajustan los mapas de inyección, el control de tracción y el "Corner ABS" para adaptarse a las preferencias del motorista. El asistente al arranque en pendiente, el control de velocidad, el sistema “keyless“ de arranque y bloqueo de la dirección sin llave o la toma de alimentación USB son algunos de los detalles tecnológicos de la nueva generación.

 

Asimismo, cuando se habilita el módulo de conectividad Bluetooth, disponible como accesorio, se puede disfrutar todavía de mayores ventajas durante la conducción, tales como el control de la GoPro, el uso del sistema de navegación por símbolos con tecnología Google y el acceso a las funcionalidades de música y llamadas del teléfono móvil.

 

 

Un mastodonte muy marchoso

 

Reconozco que tenía mis dudas. Mido 167 cm pero me siento más cómodo y seguro sobre la Rocket 3 que sobre muchas naked medias actuales. La postura es comodísima, aunque habrá quienes prefieran un manillar un poco más cercano o abierto, es cuestión de gustos. El asiento es como un sofá para tus posaderas, al menos el del conductor; el del pasajero, es otra historia. 

 

Tras la liturgia del arranque, que cada vez es una operación más tecnológica, el gigantesco tricilíndrico cobra vida con un leve vaivén lateral. Apretamos con fuerza el delicioso embrague y metemos primera, más prevenidos de lo habitual, por las cifras de par y potencia. El trabajo en este sentido es prodigioso, el embrague es suave y la caja de cambios exquisita. No te esperas un funcionamiento tan fino y suave. Algo que se confirma en cuanto empiezas a recorrer los primeros kilómetros.

 

 

La contundencia de su pisada es impresionante, al igual que la sensación de “tragárselo todo” de sus suspensiones. Parece que vas encima de un tractor; todo poderío. Pero lo mejor -o lo peor, depende de cada persona- llega cuando te paras ante un semáforo; eres la diana de todas las miradas. Todos te hacen hueco para que pase “su majestad británica”. Y más vale que te vayas preparando porque te lloverán las preguntas de los aficionados que te rodearán en cuanto te quites el casco.

 

Teniendo en cuenta su peso -291 kg en vacío- y las medidas de sus neumáticos -150/80 R17 V (delante) y 240/50 R16 V (detrás)- sorprende lo bien que gira incluso en curvas de bajo radio, como a la hora de callejear o al afrontar las cerradas curvas de nuestra peculiar red de carreteras. A esta buena dinámica contribuyen un bajo centro de gravedad y un manillar que ofrece un gran brazo de palanca. Así, de esta forma, y a pesar de sus más 300 kilos en orden de marcha, se mueve el “coloso” como si fuera una moto de peso medio.

 

 

Nunca habías soñado con tener tanto poder en tu puño derecho

 

Dispones de tres modos de conducción estándar y uno personalizable. Para ciudad, utilizar el modo “Rain” no es una idea descabellada ya que el empuje llega de forma más filtrada, y aún así el motor se siente poderoso. Cuando cambias a modo “Road” sientes un empuje lineal, imparable y sin pulsaciones aunque sin llegar a desbordarte. Y si por fin, te atreves con el “Sport” ya puedes agarrarte con fuerza el manillar. No hay nada tan demoledor en el mercado. Es como si llevaras entre las piernas una locomotora eléctrica, y a poco que la carretera te lo permita, comprobarás que el erizado velo de tu piel atraviesa hasta la más recia chaqueta de cuero.

 

Si hay motos que se conducen con los hombros y otras que las hacemos virar meneando las caderas, en la Rocket 3 en truco está en el cambio de peso en el apoyo sobre las estriberas. Basta cambiar el peso aprovechando a la vez en gran brazo de palanca del manillar para que la Rocket se muestre sumisa y obedezca nuestras órdenes. Su prodigioso par motor te ayuda a centrarte en la trazada y olvidarte del régimen del motor, que marque las revoluciones que marque, siempre se muestra más que suficiente para salir con alegría de la curva.

 

 

¿Cuán liviano puede ser el comportamiento de un mastodonte?

 

Si tenías la idea de que la conducción de esta “Muscle Bike” de Triumph se conduciría como una custom, vete apartándola de tu mente. La Rocket 3 acalera, frena y entra en curva como una roadster y te permite negociar las curvas con muy poca anticipación. El funcionamiento del control de tracción hace su trabajo de manera ejemplar, y es que con esta cifra de par motor -221 Nm- necesitas tener un “filtro” para no llevarte un susto cada vez que abres gas sobre un asfalto que no siempre está en las mejores condiciones o cuando pisas las líneas blancas de la carretera.

 

Cada uno de nosotros tiene un tramo preferido de carretera. Ese en el que te sientes a gusto. Ese que conoces a la perfección y en el que cada árbol, señal o talud son un punto de referencia. Y claro, con una moto como la Rocket 3 lo que más me apetecía era llevármela a mi terreno para intentar buscarle las cosquillas a esta locomotora. Y así, con el margen necesario y la prudencia exigida, nos dedicamos a contorsionarnos entre curvas descubriendo que semejante tonelaje puede moverse de forma liviana y su pisada sigue la trayectoria como un tiralíneas. ¡Una moto impecable en todos los sentidos!

 

 

La Rocket 3 no es una moto para tímidos. Tampoco es la moto más adecuada para un mensajero. Ni para el que busca ahorro de combustible. No. Desde luego que no lo es, pero sí puede ser la moto de todos los demás. Y entre todos esos “demás” estamos lo apasionados de la mecánica, de la escultura y de la tecnología. También será la moto ideal para aquellos que “la sienten” como una prolongación de su propia personalidad. Y de aquellos que se sienten a gusto sabiendo que con sólo retorcer el puño derecho tendrán a su disposición un poder absoluto de una “demolition motorcycle”.

 

Unidad de prueba cedida por Triumph Canarias – Gubra, distribuidor para toda Canarias

 

Equipamiento utilizado en la prueba: Casco Shark Spartan Carbon y Airbag Dainese Jacket

 

Prueba realizada por el equipo de Canariasenmoto

Empresas Relacionadas

Galería de fotos27 fotos

 
Te recomendamos
 

PUBLICIDAD
MOTO OCASIÓN Suzuki V-Strom 1000 XT Sport Tourer - 8999 €

Canariasenmoto.com - El portal de la moto en Canarias - Aviso Legal - info@canariasenmoto.com - Mapa Web - Mapa Web Completo - Accesorios - RSS