|  Suscribirse  |   Acceder   |   Contactar

Prueba Suzuki V-Strom 1050 XT, tu trail de confianza

29 de Octubre de 2022

Prueba Suzuki V-Strom 1050 XT, tu trail de confianza
Suzuki V-Strom 1050 XT
Highlights: Cilindrada 1037 cc | Peso 247 kg | Potencia 106 CV | Asiento 850 mm | Carnet A2 | Precio 14.695 €

La gama V-Strom 1050 de Suzuki es la apuesta de la marca japonesa por el segmento que más demanda genera en lo que a motos de media y alta cilindrada se refiere. No hay más que salir un fin de semana para comprobar que, cuando de viajar y disfrutar de rutas por bacheadas carreteras de curvas se trata, las grandes trail las que más se dejan ver en Canarias.

 

Con la renovación de la V-Strom, Suzuki ha sabido fidelizar, e incluso atraer a nuevos clientes, a un segmento en crecimiento y con un target de clientes experimentados y con medio/alto poder adquisitivo. Una moto que aunque se presenta con una clara orientación asfáltica para brillar en carretera y permitir ciertas licencias en campo.

 

Precio V-Strom 1050 XT.- 14.695 euros (Precio Promoción)

  • Puedes financiarla desde 135 €/mes 
  • Entrada 4.043€ - Primera cuota 129,28€ - TAE 6,34%
  • 34 cuotas de 135 € - Cuota final 7.127,7€

 

 

XT, la versión más equipada de la familia V-Strom 1050

 

Distinguir el modelo V-Strom 1050 con el modelo superior la V-Strom 1050 XT es muy fácil, si nos fijamos en las llantas de radios en la V-Strom 1050 XT; de aluminio fundido en la V-Strom 1050. Pero hay más diferencias, las cromáticas: en amarillo, naranja/blanco o negro en el caso de la gama superior. Además existe una versión limitada a 35 kW para aquellos que disponen del carnet A2 aun limitado.

 

 

Estética y colores inspirados en la DR-Z Big

 

El pasado año Suzuki decidió renovar por completo su “flagship” en la gama aventurera aportando grandes mejoras en términos de dinamismo, confort y sensaciones de conducción más placenteras. Un modelo con vocación viajera y una orientación más abierta a una utilización no sólo en carretera, sino también fuera de ella, aunque sus cerca de 250 kilos tampoco aconsejan demasiados excesos en este terreno.

 

 

La veteranía es un grado

 

La V-Strom es uno de los modelos más preciados del fabricante japonés en Canarias. Un modelo veterano en el segmento y un pilar fundamental en las ventas de la marca japonesa, y por ello, la renovación y puesta al día de esta maxitrial ha tenido una excelente acogida en las islas. En su estética se nota esta profunda puesta al día, con un diseño que en cierto modo nos retrotrae a uno de sus más emblemáticos modelos, la mítica DR-Big.

 

 

Equilibrada estética

 

Lejos de las estridencias de algunos modelos trail actuales, la V-Strom 1050 XT destila cierto aroma clásico que esconde, sin embargo, una trail moderna en todos los sentidos, con unas proporciones compactas y nada exageradas en comparación con los modelos de mayor cilindrada del segmento. Es una moto contundente, aunque sin ser exagerada, y su asiento, situado a 850mm, se puede rebajar 20mm, con una herramienta incluida en la moto.

 

 

Más accesible de lo esperado

 

Las maniobras en parado y a baja velocidad se realizan con cierta soltura. El depósito (20 litros de capacidad), más estrecho de lo habitual en este tipo de motos, y el diseño estrecho de la parte central, con chasis de doble viga de aluminio, permite que las piernas no se tengan que abrir demasiado ni al conducir ni al apoyar los pies en el suelo. El asiento es amplio y de mullido firme al principio, pero en largas jornadas descubres que ofrece un confort elevado.

 

 

Tan confortable como esperas

 

A los mandos, sentados sobre su confortable sillón y con un manillar que cae justo en la posición que esperas en una trail viajera, la posición relajada invita a devorar kilómetros. Sin vibración alguna en un motor que empuja desde muy abajo, el viaje se convierte en placer. Además, la pantalla es regulable en hasta 50 milímetros entre su posición más baja y la más alta. Eso sí, hay que hacerlo en parado, con una palanca situada en la parte delantera de la cúpula.

 

 

Instrumentación puesta al día

 

La nueva instrumentación de pantalla LCD es muy completa, pero poder digerir toda la información en un simple vistazo requiere horas de compenetración con la trail de Hamamatsu. El faro es de tecnología LED con iluminación de cortas y largas al unísono, en dos elementos independientes. Incluye una toma USB en el lado izquierdo de la pantalla y podemos interactuar desde la piña de conmutadores del lado izquierdo para cambiar niveles del control de tracción… más o menos intrusivo, que incluso podemos eliminar para rodar en off-road.

 

 

Mayor arsenal electrónico

 

Aunque la denominación 1050 hiciera pensar lo contrario, el motos sigue siendo el bicilíndrico en V longitudinal de 1.037cc aunque con una nueva gestión electrónica que aumenta la potencia hasta los 106 CV y que ofrece una mejor respuesta a medio y alto régimen. Incorpora  por primera vez un acelerador electrónico que permite regular la entrega de potencia en los tres modos de conducción disponibles. Además, cuenta con un control de tracción con tres niveles más uno desconectable y ABS con dos niveles.

 

 

Trail asfáltica preparada para el equipaje

 

La arquitectura asfáltica de su apartado ciclo, su hábitat es la carretera, queda reflejada e la medida de neumáticos y llantas: 110/80-19 y 150/70-17, que la convierten en una moto muy agradable de conducir en el día a día incluso en ciudad. Dispone de anclajes para extras como el baúl y las maletas laterales, será para muchos de sus usuarios el de viajar, y se ha pensado en estas condiciones de uso en el dideños de sus frenos. Delante monta pinzas de freno de anclaje radial con cuatro pistones y la pareja de discos son de 310 mm.

 

 

Chasis de doble viga de aluminio

 

El equilibrio de ambos ejes, pero también a la amortiguación y a los neumáticos, subrayan la excelente dinámica de una moto que lo pone todo fácil. El buen agarre de los Bridgestone y el comportamiento de la horquilla invertida multirregulable, aportan un alto nivel de confort sin por ello perder efectividad y seguridad ni durante la frenada ni en carreteras rotas o en mal estado. Los Battlax Adventure, a pesar de su nombre con un dibujo que se antoja muy asfáltico, se comportan bien en cualquier superficie.

 

 

Al galope con desahogo

 

En marcha, la V-Strom 1050 XT de FEMOTOR, se siente suave y agradable tanto del embrague como del cambio, aunque el motor a muy bajo régimen no lo es tanto y prefiere ganar algo de vida para mostrar su mejor cara. Se desenvuelve bien en ciudad, puedes usarla a diario y disfrutar de ella, pero es en carretera abierta donde esa suavidad se vuelve adictiva gracias al empuje a medio régimen y sólo cuando se apuran las marchas y llevamos la aguja cerca de su zona roja se perciben ciertas vibraciones, que no hacen más que acompasar el galope de tu corazón.

 

 

Aplomo y confianza

 

Si de algo puede presumir la V-Strom 1050 de Suzuki es del excelente equilibrio d el conjunto chasis y suspensiones, manteniendo el buen aplomo de siempre tanto en autopista como en carreteras de curvas rápidas. Resulta muy fácil en la entrada en curva con un tren delantero que ofrece mucha confianza incluso a circulando a gran velocidad. Frena con firmeza y la horquilla hunde algo más de lo deseado, pero en general transmite muy buenas sensaciones y mucha confianza para disfrutar de una conducción muy dinámica.

 

Unidad de prueba cedida por FEMOTOR, concesionario oficial en S/C de Tenerife

 

Prueba realizada por el equipo de Canariasenmoto

Empresas Relacionadas
 
Te recomendamos
 

PUBLICIDAD
MOTO OCASIÓN Suzuki V-Strom 1000 Traveler - 8490 €

Canariasenmoto.com - El portal de la moto en Canarias - Aviso Legal - info@canariasenmoto.com - Mapa Web - Mapa Web Completo - Accesorios - RSS