|  Suscribirse  |   Acceder   |   Contactar

Prueba Suzuki SV 650 2016, dale gas a tu rutina

28 de Junio de 2016

Prueba Suzuki SV 650 2016, dale gas a tu rutina

La firma de Hamamatsu abordaba la temporada con sólo dos novedades en su catálogo de 2016, la versión de 200cc de la simpática Van-Van y la nueva SV650, la protagonista de nuestra prueba. Una naked de carretera moderna y renovadísima, que cumple con la normativa Euro4, adaptable para los usuarios del carnet A2 y con muchas novedades en su mecánica.

 

Precio Suzuki SV650.- 6.699 € (Tarifa junio 2016 en Pole Position)

 

El sentido común se ha instaurado en la mayoría de fabricantes japoneses, que apuestan por motos lógicas que permiten satisfacer los deseos de los usuarios, pero sin esquilmar sus escasos recursos. Para ello, Suzuki ha traído a las tiendas un producto que nos recuerda a la Gladius, de la que no en vano comparte bastantes componentes de la parte ciclo, pero con un motor con una entrega de potencia más vigorosa, según pudimos comprobar gracias a la unidad de pruebas que nos cedió Pole Position, concesionario oficial Suzuki en la provincia de Las Palmas.

 

La SV650 fue una moto que tuvo en Canarias una sensacional acogida. De hecho fueron muchos los actuales usuarios de “motos grandes” que se iniciaron en esto de las motos, sobre una de ellas. Una moto con motor bicilíndrico en “V”, sinónimo de suavidad y par, que sirvió de base para las motorizaciones de motos tan populares como la V-Strom o la Gladius.

 

 

Suzuki se ha tomado en serio el objetivo de no perder cuota de mercado en un de los segmentos con más éxito en nuestro país; el de las naked de media cilindrada. Y para ello necesitaba un producto que realmente fuera capaz de rivalizar con la dura competencia. La nueva SV es su apuesta: una moto polivalente, versátil y lógica, de las que encajan en cualquier perfil de usuario y “buena para todo”.

 

Sí, es verdad que esta nueva SV650 comparte la misma base de la Galdius, pero poco tiene que ver un modelo con el otro. Y aunque comparten funcionalidad y facilidad de conducción, esta nueva SV650 está un peldaño, o varios, por encima en cuanto a prestaciones y comportamiento en carretera.

 

Comenzando por los cambios en el motor, que conserva la suave entrega de potencia, el gran par motor y la capacidad para subir de vueltas con gran facilidad de los motores V2 de Suzuki, se ha retocado para aumentar la potencia hasta los 76,5 CV a 8.500 rpm y el par hasta los 64 Nm a 8.100 rpm, y al mismo tiempo cumplir ya con la Euro4. Emplea culatas con doble encendido, el ya conocido tratamiento SCEM de los cilindros (recubrimiento anti fricción) y el sistema SDTV de inyección de Suzuki. La refrigeración ha sido mejorada gracias a un radiador de mayor ca­pacidad 20 mm más grueso que el de la Gladius. El sistema de escape también es nuevo, más eficaz y con 3,5 kg menos de peso.

 

 

La SV650 sigue siendo una moto compacta y estrecha, en parte gracias a las reducidas dimensiones de su motor V2. Ha adelgazado respecto a la Gladius, concretamente 8 hasta marcar en la báscula sólo 197 kilos, y eso que la nueva naked viene con ABS de serie. El aspecto general es minimalista, aunque con componentes de más calidad, como el cuadro de instrumentos, muy ligero y totalmente digital, en el que puede ajustarse el brillo y que incluye información de consumos y autonomía, así como marcha engranada.

 

El asiento está a sólo 785mm del suelo. Además, el conjunto asiento depósito es algo más estrecho lo que la convierte en una moto muy estrecha, ágil y con una trasera estilizada. El aire sport lo completa un manillar más bien estrecho y de puntas cerradas, y unas estriberas, colocadas en una posición que sin llegar a ser exigentes, colocan al piloto en una postura natural, ligeramente adelantada, que no carga las muñecas y flexiona en exceso las rodillas. Para las suspensiones, Suzuki ha confiado a una horquilla estándar de 41mm de diámetro y a un sistema de mono amortiguador trasero, con bieletas. Se ha buscado, como es lógico, según la filosofía de la moto, un tarado más deportivo y firme. 

 

Suzuki ha introducido cambios innovadores en su nueva SV650 como el ingenioso "asistente de bajas revoluciones" que asiste al piloto a salir y circular a baja vueltas, activando un circuito secundario en la inyección que hace que el motor suba ligeramente de vueltas, para una conducción más suave. Y como en las  últimas Suzuki GSXR, equipa el sistema "Suzuki Easy Start" que permite la puesta en marcha del motor con una sola pulsación sobre el botón de arranque, sin necesidad de sujetarlo. Un sistema heredado del mundo de los coches que protege el arranque.

 

 

La postura de conducción es muy confortable. La altura del asiento permite a usuarios de 170cm llegar perfectamente al suelo, aunque para usuarios más bajitos, o bajitas, no les será difícil manejarse en parado gracias al asiento estrecho y al bajo peso de la moto. El cuadro de instrumentos queda justo enfrente y ofrece una información clara, legible y ordenada, algo que no ocurre en la mayoría de los cuadros exclusivamente digitales. Los mandos tienen un funcionamiento correcto y la maneta de freno puede ajustarse a las necesidades del piloto. El manillar, que es más estrecho y echado hacia atrás de lo habitual, coloca al piloto en una posición ideal para buscar la diversión. Botón de arranque y nos ponemos en marcha…

 

La postura nos recuerda a la de la Gladius, pero con importante y acertados cambios. La posición es más agresiva y el sonido del escape, desde que se pone en marcha el V2, más grave. El asiento parece menos esponjoso, pero con el paso de los kilómetros descubres que no te llega a incomodar. Las estriberas, de aluminio, te permiten posicionar las piernas en un ángulo que resulta cómodo y natural. Las suspensiones son más firmes y permiten pisar con mayor precisión sobre el asfalto. Las gomas, que vienen con unos compuestos bastante blandos (Dunlop Qualifier), permiten sacarle todo el jugo a una parte ciclo que lo pone todo fácil, para que cualquier tipo de usuario pueda sacarle todo el partido.

 

La SV650 deslumbra por su sorprendente versatilidad y por su polivalencia. En ciudad, suave, ligera, fácil y ágil entre los coches. Se puede aparcar en cualquier hueco y su bajo peso te permite jugar con su posición, independientemente de la inclinación de la vía. En carretera permite disfrutar con su comportamiento fluido. Se controla muy bien. Permite modificar trazadas gracias a un rígido chasis multitubular y a las bondades de sus suspensiones; posiblemente en salto hacia adelante más constatable, respecto a su predecesora.

 

 

Ahora que la mayoría d las marcas japonesas han optado por motores de dos cilindros en línea para propulsar a las principales rivales de nuestra protagonista -léase, Kawasaki Er6n o Yamaha MT07- nos encanta que Suzuki se haya decantado por un motor en “V”, a pesar de ser más caro de fabricar, pero con una progresividad, un sonido y respuesta en bajos, difícilmente igualable por los “paralelos”. Nos ha sorprendido lo bien que recupera, aún en marchas largas.

 

Según anuncia Suzuki, en el motor se han cambiado más de 60 piezas en total, para conseguir mejores prestaciones, sin que se vea afectada su de sobras conocida fiabilidad y con unos consumos que no llegan a los 4 litros/100km, a ritmo alegre. Las modificaciones se plasman en una aceleración fulgurante que, gracias a la impecable caja de cambios -algo habitual en la marca de Hamamatsu-, permiten una asombrosa aceleración en las tres primeras marchas. La relación del cambio es cortita, ideal para Canarias, donde abundan los tramos revirados. Te sorprenderás a ti mismo utilizando una marcha más larga que en tu actual moto, en cualquier recorrido.

 

Ahora, las suspensiones permiten extraer todo el empuje que los 76CV ofrecen. Aquella sensación de falta de consistencia ha desaparecido de un plumazo. ¿Y pensar que sólo había que ajustar los componentes? No nos cansamos de decir que el cambio más notable, apreciable y agradecido que puede hacerse en una moto es un buen ajuste de las suspensiones, o cambiarlas por otras de más calidad. En el caso de Suzuki, con el ajuste ha sido suficiente para incrementar la estabilidad en plena curva y la consistencia en las frenadas bruscas. El tren trasero es ahora más eficaz y no se retuerce cuando le buscamos las cosquillas. Respecto a la frenada, sin cambios sustanciales respecto a la Gladius, tampoco se podían esperar resultados mucho mejores. Potencia y tacto adecuados al uso habitual de la moto, pero ahora con el plus de seguridad de su ABS de serie.

 

 

Crear un producto que encaje con los gustos de los clientes no siempre es fácil. Pero además hacerlo con un producto que innove y que tenga un coste reducido, es mucho más complicado. Pero Suzuki lo ha logrado con una moto práctica y divertida que encajará en la mayoría de los perfiles de usuario. Tanto visualmente como en lo relativo a prestaciones, la SV650 es una moto con todo lo necesario para seducir a todos. Para los que buscan una moto con personalidad con la que evadirse de la rutina como para los que quieren una moto divertida y capaz de sacar lo mejor de su pilotaje, sin que por ello tengan que hipotecarse durante años. Y es que el esfuerzo de Suzuki por ofrecer un precio competitivo ha sido muy eficiente. ¡Menos de 6.700 euros!

 

Una nueva naked de Suzuki, esbelta, ligera y con la sensación de ser capaz de plantarle cara a sus rivales con argumentos propios y originales. Muestra de ello son las acertadas decoraciones que combinan rayas con el color de fondo y con llantas en diferentes colores. ¿Cuál te gusta más?

 

Pásate por Pole Position Suzuki y solicita una prueba… ¡Te sorprenderá!

 

Prueba realizada por el equipo de Canariasenmoto

Empresas Relacionadas
 
Te recomendamos
 

PUBLICIDAD
MOTO OCASIÓN Ducati Multistrada - 8500 €
PUBLICIDAD

Canariasenmoto.com - El portal de la moto en Canarias - Aviso Legal - info@canariasenmoto.com - Mapa Web - Mapa Web Completo - Accesorios - RSS