|  Suscribirse  |   Acceder   |   Contactar

Prueba Macbor EightMile 500 STR y SCR, acertada osadía

22 de Diciembre de 2021

Prueba Macbor EightMile 500 STR y SCR, acertada osadía
Macbor EightMile 500 Street 2021
Highlights: Cilindrada 471 cc | Peso 194 kg | Potencia 47 CV | Asiento 790 mm | Carnet A2 | Precio 6.299 €
Macbor EightMile 500 Scrambler 2021
Highlights: Cilindrada 471 cc | Peso 195 kg | Potencia 47 CV | Asiento 820 mm | Carnet A2 | Precio 6.599 €

Macbor sigue fiel a su filosofía de hacer motos originales, desenfadadas y hasta cierto punto gamberras, y lo demuestra con los nuevos modelos EightMile 500 STR y EightMile 500 SCR que ya han llegado a los concesionarios oficiales de la marca y que han sido presentados a la prensa la pasada semana en la isla de Gran Canaria.

 

Macbor rompe el molde habitual del segmento con una imagen fresca y vanguardista

 

La firma de Motos Bordoy presenta una propuesta muy original con EightMile 500 Scrambler (SCR) y EightMile Street (STR). Dos modelos que comparten plataforma y filosofía, pero que ofrecen personalidades diferentes al usuario que llega con el carnet A2 bajo el brazo. Por un lado la EightMile 500 SCR, pura esencia scrambler para quienes buscan la máxima polivalencia tanto para la ciudad como por la carretera o el campo, y por otro la EightMile 500 STR, que busca conectar con los amantes de la conducción en asfalto y de una imagen más “urbanita”.

  • Precio EightMile 500 Street (STR).- 6.299 euros
  • Precio EightMile 500 Scrambler (SCR).- 6.599 euros

 

 

La EightMile demuestra que no todo estaba inventado en el universo A2

 

La familia EightMile de Macbor destaca por un estilo a medio camino entre el estilo scrambler y el neo-retro. Combina componentes de alta calidad, prestaciones y precio con el inconfundible espíritu Macbor: Motos con alma pensadas por y para entusiastas de las motos. Su bicilíndrico en paralelo despliega 47 CV para que los usuarios del A2 también puedan acceder a ella.

 

 

Siguiendo la exitosa senda marcada por la Montana XR5

 

Macbor es la marca propia del Grupo Motos Bordoy. Actualmente, cuenta con la más amplia gama de motos ligeras de marchas con once modelos que cubren cuatro distintos segmentos (Street, Classic, AdventureTouring, Custom) y se ha convertido en todo un referente de su categoría. Tras el lanzamiento de la exitosa Montana XR5, la primera trail de media cilindrada, Macbor presenta la Eight Mile 500, que viene a ampliar la gama de media cilindrada con esta nueva atractiva naked, en sus dos versiones.

 

 

La gama media de otras marcas es para Macbor, su "segmento premium"

 

La importancia y el cuidado de los detalles es una seña de identidad de las EightMile 500. Para Macbor son, junto a la Montana XR5, los modelos estrella de su gama y suponen, en nuestra opinión, un salto de calidad en cuanto a componentes y comportamiento con respecto al resto de la gama, compuesta de motos más sencillas y de menor cilindrada. Macbor busca consolidar su presencia dentro del mercado de media cilindrada accediendo ahora a uno de los segmentos más competidos, el de las naked.

 

 

Componentes de alta calidad y exquisito cuidado de los detalles

 

Las protagonistas de este reportaje son motos absolutamente modernas en cuanto a sus componentes y comportamiento general, pero que destila ese aire entre “neo retro” y “scrambler” que está tan de moda hoy día. Sin embargo, en Macbor han sabido dar una vuelta de tuerca más para destacar algo que se aprecia al instante al contemplarlas en vivo, con ese aroma que desprenden los productos elaborados con mayor esmero y que le confieren alma. Las EightMile 500 se presentan como las compañeras ideales para disfrutar de todo tipo de aventuras.

 

 

Las nuevas EightMile 500 reflejan al cien por cien el espíritu de la marca

 

Las nuevas EightMile 500 SCR y STR no dejan a nadie indiferente. Estéticamente atrapan tu atención por una originalidad plagada de detalles estéticos como su doble tubo de escape en el lateral inferior derecho, el basculante monobrazo, los frenos de disco lobulados y hasta el minimalista portamatrículas de estilo flotante sobre la rueda trasera. Y por supuesto, los grupos ópticos son full LED, incluidos los intermitentes.

 

 

La Street monta delante una llanta de 18" por las 19” de la Scrambler

 

También equipa unos vistosos protectores de horquilla, para que no se dañen cuando rodamos con ellas en pistas de tierra, un generoso depósito esculpido de 18 litros y un asiento de una pieza y dos alturas poco marcadas y un tacto blandito que facilita la diversión a la vez que procura el mayor confort en cualquier circunstancia. Al igual que el manillar, las llantas, el cubre cárter y el basculante monobrazo, el conjunto de estriberas y palancas de freno y cambio son de aluminio y van montados sobre rodamientos de agujas que garantizan la suavidad en sus movimientos.

 

 

Instrumentación muy legible y con abundante información

 

Para tener todo bajo control, el "dashboard" confía en la instrumentación digital, con una pantalla a color LED que incluye velocímetro, cuentakilómetros, cuentarrevoluciones, indicador de marcha engranada, nivel de combustible, temperatura de motor y modo del ABS, así como diferentes testigos de aviso. Además incorpora una práctica toma USB para la carga de los dispositivos móviles o la conexión de un sistema de navegación.

 

 

Motor con inyección electrónica BOSCH y Dual Oxygen Sensor

 

En cuanto al propulsor; potencia, fiabilidad y una progresividad adecuada para todo el que se inicia en esto de "la moto grande". Roza la barrera legal para el A2: 47 CV a 8.500 rpm y un generoso par motor de 43 Nm a 6.500 rpm. Estamos hablando de un bicilíndrico de 471 cc multiválvulas con inyección electrónica. El mismo propulsor de la Montana XR5 que ya ha dado muestras de su excelente rendimiento, bajos consumos y gran fiabilidad. La caja de cambios es de seis velocidades y el escape debe su armoniosa melodía a la doble salida lateral.

 

 

En la EightMile Scrambler las suspensiones son totalmente regulables

 

Atendiendo a los componentes de la parte ciclo, conviene resaltar el bastidor en sección rectangular con acero Q345para rebajar el peso. También se han ahuecado todos los ejes, tanto en las ruedas como en el basculante, reduciendo con ello su peso prácticamente a la mitad. Las suspensiones, firmadas por KYB, presentan una horquilla invertida con barras de 41 mm de diámetro para el tren delantero y monoamortiguador trasero, asistido por un eficaz sistema de bieletas para gobernar el exclusivo basculante monobrazo de aluminio.

 

 

ABS firmado por Continental y desconectable por fases

 

En cuanto a los frenos, doble disco delantero lobulado de 298 mm con pinzas flotantes Nissin de doble pistón y disco trasero de 240 mm con pinza Nissin. La maneta del freno delantero es regulable y el ABS cuenta con tres modos seleccionables (ABS ON, ABS OFF y desconectado sólo para la rueda trasera), para mayor seguridad sobre cualquier tipo de terreno.

 

 

STR y SCR: Una misma base, aunque con notables diferencias

 

El carácter de cada versión de la EightMile  tiene su propia personalidad y eso se debe a los “rasgos” que las diferencian y que permiten que cada una tenga su estilo y que estén enfocadas a dos personalidades bien definidas. La SCR (Scrambler) monta llantas tubeless de radios cruzados -con la delantera de 19”-, neumáticos mixtos Pirelli Scorpion Rally y monta un envolvente cubre cárter de aluminio. Dispone asimismo de suspensiones totalmente regulables y un mayor recorrido, que colocan la altura del asiento a 820 mm del suelo. La STR (Street), con rueda delantera de 18", llantas de palos de aluminio, neumáticos Pirelli MT60 y suspensiones más básicas, ofrece un asiento a 790mm del suelo y 300 euros menos en el precio.

 

 

Macbor ha logrado crear un catálogo cada vez más atractivo y competitivo

 

Las EightMile 500 son motos a las que rápidamente te adaptas, y que se perciben tan prácticas como exclusivas. Ponerte al manillar no supone ningún reto, incluso si estás en la zona baja de los "unosesenta". Tanto los 790mm de la STR como los 820mm de la SCR de sus asientos, no imponen en absoluto y llegas bien con los dos pies al suelo. El manillar, ancho y elevado, tiene un amplísimo radio de giro, lo que facilita muchísimo las maniobras en parado y a baja velocidad. Los 195 kg en orden de marcha, se diluyen en cuanto bajamos la visera del casco y metemos primera.

 

 

La prueba incluía zonas sinuosas, rápidas y hasta pista de tierra

 

Al principio, la posición de conducción te sorprende. No es la habitual de una naked, se asemeja más a la de una trail; cómoda y relajada. Los estribos, con gomas desmontables, quedan a la altura habitual y encima del confortable asiento te sientes relajado. Otra de las virtudes de estas nuevas Macbor es que se controlan muy bien porque se percibe muy compacta y ágil, un plus que nos vendrá de lujo en ambientes urbanos y en carreteras viradas como las que eligió el equipo de Motos Bordoy para poner a prueba sus nuevas monturas.

 

 

1 de cada 2 clientes de las EightMile 500 serán nuevos motoristas

 

Ya nos pasó con la Montana XR5, pero el bicilíndrico de Macbor nos ha vuelto a sorprender por su empuje desde abajo y la contundencia que despliega a medio y alto régimen de giro. Una respuesta que imprime carácter a estas nuevas candidatas a la pelea por el liderato de ventas de la categoría más disputada del mercado (9.000 motos/año). El embrague es una delicia y la caja de cambios funciona correctamente, sin falsos puntos muertos y con sus seis velocidades muy bien escalonadas. Respecto al escape, la melodía es deliciosa pero le faltan decibelios.

 

 

En la Street los estribos rozan con relativa facilidad

 

Aunque las suspensiones tienen un tarado confortable, incluso blando si decidimos ir "a saco", el comportamiento general es muy bueno. La consistencia de la parte ciclo es notable. Su acertado equilibrio impide que la EightMile se descomponga incluso rodando a ritmo fuerte, y ofrece una elevada sensación de seguridad al abordar las infinitas curvas de la red de carreteras de las islas. El único pero en este sentido, y más referido a la Street (más bajita), es la facilidad con la que roza en las curvas que exigen tumbar para no perder el ritmo.

 

 

Una moto sin complejos que no renuncia a nada

 

Las ruedas mixtas, las llantas de radios en la Scrambler, y las gomas desmontables de las estriberas -para poder utilizar si se quisiera botas de off road- son un claro guiño de la marca de Motos Bordoy a las eventuales salidas y aventuras por lo marrón. No es que estén diseñadas con este objetivo pero como pudimos comprobar en la cumbre de Gran Canaria, sobre todo la Scrambler por neumáticos y mayor recorrido de suspensiones, las características de parte ciclo te permiten incursiones por pistas no demasiado complicadas y disfrutar de unos kilómetros fuera del encorsetado firme negro.

 

 

Hacer una moto rompedora y a la vez efectiva no es tarea fácil

 

Para concluir en lo relativo a la parte ciclo, debemos decir que el tacto y mordiente de la frenada es correcta y difícilmente desfallece. Ni siquiera la bajada a saco por Cazadores, La Lasadilla o Fataga dan síntomas de fatiga, digiriendo bien los 195 kilos en orden de marcha y permitiendo dosificar a la entreda de cada curva. En off road, la frenada va más que sobrada obviamente, y la posibilidad de desconectar por fase el ABS de Continental, te permite cumplir con tus aspiraciones en este sentido.

 

 

Polivalencia transgresora y aventurera

 

Fuera del asfalto, el buen tacto del motor a bajas revoluciones permite ciertas licencias con el gas que nos invitan a animarnos para tratar de sacar de su zona de confort a los neumáticos de Pirelli (MT60 en la STR y Scorpion Rally en la SCR). El tarado "tirando a blandito" de las suspensiones que, hasta cierto punto, criticamos sobre asfalto nos viene de lujo cuando abandonamos este medio y nos permite disfrutar con solvencia y confianza de esas más que posibles incursiones en la red de pistas autorizadas al tránsito de vehículos.

 

 

El futuro les pertenece a los osados

 

Macbor ha presentado sus armas para combatir en el segmento más complicado del mercado; el de las naked de media cilindrada que son el "target" de los usuarios del A2, pero también para los que están de vuelta de todo y buscan una moto fiable, capaz y económica para no dejar del todo "el vicio". Su precio, desde 6.299 euros, es un argumento más que sólido, pero las EightMile 500 ofrecen mucho más que un buen precio...

Estamos ante una moto que supone un salto importante hacia delante en Macbor, con detalles exclusivos, un equipamiento completo y un acabado realmente cuidado. Su comportamiento general es más que notable y su motor, con la potencia justa para el carnet A2 y acorde a sus contenidos 195 kg de peso, la convierten en una opción seria como primera "moto grande", siendo capaz de rivalizar de tú a tú con cualquiera dentro de su segmento.

 

Los colores en los que está disponible son el Rojo y Gris, para la EightMile 500 SCR y el Amarillo, Rojo Metalizado y Negro para la EightMile 500 Street.

 

Si aún no te hemos convencido, solicita una prueba en Danara Motor (Gran Canaria) o Fierro Motor (Tenerife) y terminarás dándonos la razón.

Empresas Relacionadas

Galería de fotos27 fotos

 
Te recomendamos
 

MOTO OCASIÓN BMW R 1200 GS LC (TFT) - 16900 €

Canariasenmoto.com - El portal de la moto en Canarias - Aviso Legal - info@canariasenmoto.com - Mapa Web - Mapa Web Completo - Accesorios - RSS