|  Suscribirse  |   Acceder   |   Contactar

Prueba KTM 1290 Superduke GT, la bestia turística

29 de Julio de 2016

Prueba KTM 1290 Superduke GT, la bestia turística

Hace unas semanas tuvimos la oportunidad de probar una de las creaciones estrella de este año de KTM, la 1290 Super Duke GT, una moto que partiendo de la base de una de las naked más radicales del mercado, la 1290 Superduke R, los ingenieros de KTM han sabido adaptar para conseguir una Sport-Turismo con unas prestaciones excepcionales y dotada de lo último en tecnología.

 

De esta forma KTM entra en el segmento Sport-Turismo por la puerta grande y sin complejos, con una línea agresiva, un motor imponente y todas las innvaciones tecnológicas que se puedan imaginar.

 

La estética de este Superduke GT, como no podía ser de otra manera, mantiene la línea agresiva y contundente propias de la marca. Aunque parece muy voluminosa su peso es bastante contenido declarando 205 Kg en seco.

 

Con el objetivo de conseguir una moto más cómoda de conducir que su "hermana Naked" se han realizado algunas modificaciones y se han incluido diversos aspectos propios de motos ruteras.

 

La parte frontal de la Superduke GT es más alta y se encuentra más lejos del manillar que en la versión R incorporando una cúpula superior regulable manualmente en altura con una sola mano.

 

Aunque la moto es un poco alta, con una altura de 835mm, su asiento estrecho en la parte delantera ayuda a llegar cómodamente al suelo y permite integrar perfectamente las piernas en el nuevo depósito, cuya capacidad ha aumentado hasta los 23 litros, lo cual nos permite recorrer distancias de 400km sin preocuparnos de repostar, algo muy apreciado por los grandes amantes de rutas de largo recorrido. 

 

 

Las aletas laterales del depósito protegen las piernas del piloto del viento y el clima aportando un plus de comodidad en la conducción. El basculante monobrazo que monta ha sido diseñado de forma específica para este modelo y es el más ligero de su categoría. 

 

Como no podía ser menos en una rutera, las maletas, disponibles como accesorio opcional, pueden adaptarse fácilmente al sistema de soporte integrado en la motocicleta.

 

Una vez nos subimos en ella, podemos observar que la postura es relajada con el manillar relativamente cerca y lo suficientemente ancho para conducir con un mayor confort. Con el objetivo de mejorar esta comodidad,  el manillar puede ajustarse en 22 mm y cuatro posiciones. También son regulables en tres posiciones los pedales de freno y cambio así como tamibién las manetas.

 

Las estriberas están un poco más bajas que en la versión Superduke R pero siguen quedando un poco elevadas, sobre todo para personas de gran envergadura. Sin embargo, las piernas quedan perfectamente integradas con el depósito. El mullido del asiento es muy cómodo y agradable.

 

El motor de la Superduke 1290 GT es un bicilíndrico en V de 1301 c.c. que rinde una potencia máxima de 173 CV y que la coloca entre las Sport-Turismo más potentes del mercado. Los ingenieros de KTM han diseñado unas nuevas culatas y cigüeñal así como un nuevo conjunto de escape con lo que han conseguido disminuir las vibraciones del motor a bajas vueltas mejorando la comodidad de conducción pero con una contundencia a cualquier régimen excitante. Además, han conseguido que la entrega del par máximo se consiga a menos revoluciones con lo que permite obtener ese empuje que puedes necesitar en un momento determinado de forma más rápida.

 

 

Pero, como comentábamos al principio de esta prueba, las innovaciones tecnológicas incorporadas en la Superduke GT son interminables. 

 

En primer lugar, encontramos las suspensiones electrónicas semi activas firmadas por WP con tres modos disponibles (Comfort, Street y Sport) que permiten adaptar la conducción a las condiciones de las carreteras y el estilo de conducción. Un conjunto de sensores y acelerómtros proporcionan información a la centralita del sistema de amortiguación que es capaz de adaptar en tiempo real la amortiguación en función de la superficie de rodadura y forma de conducción del piloto. Las suspensiones son capaces de detectar la carga y adpatar las suspensiones a los diferentes pesos.

 

Continuamos con el sistema de control de tracción MTC sensible a las inclinaciones cuyo nivel de actuación varían en función del modo de conducción seleccionado y que dispone de tres opciones "Touring", "Sport" y "Rain". Es posible desactivar el control de tracción en caso de que el piloto así lo desee.

 

La Supeduke GT también incorpora el sistema de control de estabilidad MSC de Bosch que combina la frenada combinada con el primer sistema de frenos ABS sensible a la inclinación con lo que se consigue una frenada más progresiva y con mayor seguridad. 

 

Otras innovaciones tecnológicas que incorpora son el Cambio Rápido que permite subir marchas sin necesidad de utilizar el embrague, el Control de Crucero, el desconectador automático de intermitentes (ATIR), que desctiva los intermitentes pasados 10 segundos o 150 metros y el sistema de control de presión de los neumáticos (TPMS) que se puede consultar a través del display del cuadro de mandos, 

 

Por último, la Superduke GT incorpora las primeras luces cuneteras LED del segmento integradas en su depósito de gasolina que dependiendo del grado de inclinación detectado por sensores es capaz de iluminar hacia la dirección que nos dirigimos. 

 

Todos los parámetros son configurables a través de los mandos situados en la piña izquierda y visualizados a través del display LCD situado a la izquierda del tablero donde visualizan los menús de configuración. En la zona central cuenta con cuentarrevevoluciones analógico y un display LCD donde se visualizan los datos principales e incorpora velocímetro digital, indicador de marcha engranada, temperatura del motor, nivel de gasolina y modo de conducción seleccionado.

 

 

Subidos a la KTM 1290 Superduke GT

Durante nuestra prueba recorrimos unos 250 km sobre esta KTM y hemos de reconocer que la comodidad en la conducción nos ha sorprendido. Hemos finalizado nuestro recorrido sin prácticamente notar los kilómetros recorridos. 

 

Está muy bien conseguido el conjunto que engloba la posición de los brazos y la integración de las piernas en el depósito. 

 

En recorridos en los que rodamos a bajas vueltas la vibración del motor es muy contenida lo cual se agradece sobre todo en tramos en los que queremos disfrutar de su "cara Touring" y rodar de forma tranquila y relajada, pero, por supuesto, esta "Bestia de KTM" nos pide justo lo contrario y es que le demos "alegría" a su potente motor.

 

En tramos de autopista, la protección aerodinámica es bastante buena para pilotos de mediana estatura como la mía, pero posiblemente para pilotos más corpulentos quizás la cúpula quede un poco baja.

 

Cuando rodamos por alguno de nuestros tramos preferidos de curvas en la isla, por momentos te olvidas que estás conduciendo una Sport-Turismo ya que el empuje de su motor en cualquier régimen y su agilidad son sorprendentes. Se mueve de forma muy fácil enlazando curvas y aunque parece voluminosa se siente ligera en los cambios de dirección. Cae de forma natural hacia el interior de la curva y se mantiene inmutable en la trayectoria marcada.

 

El aplomo de las suspensiones ayudan a afrontar las curvas con seguridad y atacar la salida acelerando sin dudar gracias al buen funcionamiento del sistema de control de tracción y al excelente chasis que es capaz de matenerse "impasible" ante la contundencia de las aceleraciones.

 

 

La contundencia de su motor y el perfecto funcionamiento del acelerador electrónico te incita a rodar con ritmo vivo, sobre todo en el modo Sport, y su embrague antirrebote se agradece cuando necesitas reducir marchas. En las apuradas de frenada su conjunto de frenos firmado por Brembo con pinzas y bomba radial unido al sistema de control de estabilidad son una delicia ya te permite frenar con seguridad ante cualquier imprevisto y la frenada combinada ayuda en la estabilización de la moto.

 

Como conclusión nos encontramos ante una moto con dos vertientes, una más turística que permite a los usuarios rodar de forma tranquila y con un extra de comodidad aportado por las adaptaciones realizadas y sus innovaciones tecnológicas que hace que todo sea secilla encima de la moto y, por otro lado, cuando la incitamos a sacar la "bestia que lleva dentro" lo hace con una contundencia que te acelera el corazón y te permite rodar sin complejos como si estuvieses conduciendo una moto deportiva. 

 

Aunque su precio es algo elevado, 18.586 €, su comportamiento dinámico, su imponente motor, sus componentes de alta calidad y todas las soluciones tecnológicas que incorpora justifican su precio.

 

Evidentemente no es una moto para todos los públicos por su precio, pero ¿a quién no le gustaría disponer en su garaje de una "Bestia" de estas características?. 

 

Moto cedida para la prueba por Valsebike.

Empresas Relacionadas
 
Te recomendamos
 

PUBLICIDAD
MOTO OCASIÓN Ducati 1098 S TRICOLORE - 7990 €
PUBLICIDAD

Canariasenmoto.com - El portal de la moto en Canarias - Aviso Legal - info@canariasenmoto.com - Mapa Web - Mapa Web Completo - Accesorios - RSS