|  Suscribirse  |   Acceder   |   Contactar

Prueba Honda CB1000R Black Edition, la tentación viste de negro

15 de Junio de 2021

Prueba Honda CB1000R Black Edition, la tentación viste de negro
Honda CB1000R Black Edition 2021
Highlights: Cilindrada 998 cc | Peso 214 kg | Potencia 143 CV | Asiento 830 mm | Carnet A | Precio 13.995 €

Honda ha actualizado en 2021 el buque insignia de la familia Neo Sport Café, y lo ha hecho sumando esta versión “Black Edition” equipada con una pequeña cúpula, una tapa del asiento del pasajero y un cambio rápido. Precisamente esta versión de CB1000R es la que nos ha cedido Honda Canarias para este reportaje; una moto que se lanzó al mercado en 2018 y que ahora se presenta con una imagen más impactante, cambios en el interior de su motor para hacer frente a la Euro5 y suavizar su respuesta, y ajustes en la electrónica.

 

El prestigio ganado por este exquisito modelo de Honda tiene que ver con su acertada combinación de líneas clásicas de imponente presencia, con un tacto moderno y unas prestaciones estimulantes. La sustitución de los adornos plateados por unas tijas totalmente negras se complementa con por un nuevo cerco de faro en Negro Ballistic Mate Metalizado. Los cambios de color para el muelle trasero y los discos de freno delanteros definen la nueva imagen de esta elegante Neo Sport Café.

 

Precio Honda CB1000R Black Edition.- 13.995 € (El precio de la CB1000R estándar es de  12.995 €)

 

 

La CB1000R es el tope de gama de la familia formada por la CB125R, CB300R y CB650R

 

Por las manos de nuestro equipo de pruebas han pasado todos los componentes de la familia Neo Sport Café de Honda Canarias; desde la accesible CB125R  (Ver Prueba), a la divertida CB300R (Ver Prueba), que está haciendo las delicias de los usuarios del A2, al igual que la superventas de Canarias, la CB650R (Ver Prueba). Incluso la anterior versión de la CB1000R (Ver Prueba)  compartió varias jornadas “en la oficina” con nuestro equipo, dejándonos todas ellas un buen sabor de boca, aunque sin llegar al nivel de la “délicatesse noire”.

 

 

La Black Edition es la versión más radical de la CB1000R

 

Estéticamente, la renovada familia CB1000R destaca por su agresivo look, con un estilo más elegante desde el frontal al colín y nuevas llantas de fundición de aluminio. Mantiene el motor de cuatro cilindros derivado de la CBR1000RR, adaptado a la Euro5, y dispone de acelerador electrónico Throttle By Wire. También cuenta con tres modos de conducción pre programados, más una opción USER personalizable. La selección de los modos se realiza mediante la botonera situada en el manillar izquierdo. Su nueva pantalla de instrumentos TFT a color permite conectar al conductor su smartphone mediante el sistema Honda Smartphone Voice Control, y también dispone de una nueva toma de carga USB bajo el asiento. 

 

 

Cuenta con el sistema Smartphone Voice Control (comandos de voz por Bluetooth)

 

La CB1000R es una moto que no pasa desapercibida; aúna criterios en lo relativo a su acertada estética. Detalles como la horquilla invertida adonizada en negro, el exquisito basculante monobrazo, el subchasis de aluminio que queda a la vista, los protectores del radiador o las tapas del airbox son elementos que realzan su belleza. El faro delantero full-LED, ligeramente inclinado, resalta su personalidad. Los intermitentes LED disponen de función de Señal de Frenada de Emergencia para avisar en caso de frenada brusca, y son autocancelables. Por detrás, el conjunto estrá primorosamente rematado con el basculante monobrazo de aluminio y el portamatrícula flotante.

 

 

La CB1000R está dotada de embrague antirrebote y acelerador electrónico

 

Aunque estéticamente el “cuatro cilindros en línea” de la CB1000R Black Edition sea una joya, el verdadero tesoro se esconde tras la terminación en negro que realza el aspecto deportivo. Cubica 998 cc y alcanza la nada desdeñable cifra de 143 CV de potencia a 10.500 rpm, con un par motor de 104 Nm a 8.250 rpm. No ha sufrido modificaciones en 2021 salvo una serie de ajustes en la inyección para suavizar la entrega, manteniendo su poderosa aceleración y ese empuje contundente a medio régimen que siempre ha caracterizado al “tetra-mil” de Honda.

 

 

Una moto que te conquista a través de la mirada… y de los oídos

 

La potencia llega al asfalto tamizada por un embrague asistido antirrebote y un pack de asistencias electrónicas que operan gracias al acelerador eléctrónico Throttle By Wire (TBW). El conductor dispone de cuatro modos de conducción (Rain, Standard, Sport y User –personalizable-) que adecúan diferentes parámetros como son el control de tracción (tres niveles, desconectable), el control de freno motor (tres niveles) y el ABS de doble canal. Todo ello modificable fácilmente desde la botonera izquierda del manillar y representado en la pantalla TFT. Como complemento tecnológico, la Black Edition trae de serie el quickshifter regulable en tres modos (Suave, medio y duro).

 

 

El eléctrico empuje del motor y su exquisito tacto general, son sus principales virtudes

 

Aunque las placas de aluminio que sujetan el basculante monobrazo de aluminio y las estriberas quieran esconderlo, el chasis de esta Honda CB1000R es de acero. A esta estructura mixta se ancla una horquilla Showa SFF-BP de función separada, mientras que detrás se ha incorporado un amortiguador BRFC, también Showa, regulable en precarga. Los frenos son Nissin, con un doble disco delantero flotante de 310 mm, mordidos por pinzas radiales Tokico, y otro trasero de 256 mm. Las exclusivas llantas de fundición de aluminio montan neumáticos Michelin Power, en medidas generosas (120/70-17 y 190/55-17).

 

 

Con los 16,2 litros del depósito conseguimos hacer unos 240 km a ritmo divertido

 

Subirte en la CB1000R es como regresar a casa. En cuanto te pones a los mandos sabes que lo vas a pasar bien y, sobre todo, que no vas a necesitar periodo de adaptación. Es una moto que va igual de bien entre el congestionado tráfico urbano que disfrutando de las curvas dibujadas sobre el asfalto que te lleva hasta la cumbre de la isla. La parte ciclo sigue ofreciendo ese tacto sólido que hace que te olvides de ella. El motor Euro5 no ha perdido carácter pero sí ha ganado en suavidad, sobre todo a la hora de enlazar esas curvas que gestionas con el gas.

 

 

La sólida parte ciclo lleva el confiable sello de Showa

 

La gestión electrónica te permite sacarle mayor partido al empuje del motor, pero lo que hace sublime la experiencia es el infalible funcionamiento de un cambio semiautomático quickshift que te permite olvidarte del embrague, desde que te pones en marcha hasta que decides volver a detenerte; eso sí, para una moto de este precio, una maneta de embrague regulable estaría más acorde con el resto de equipamiento. Los modos de conducción disponen de unos reglajes específicos, prefijados por Honda, que actúan de distinta manera sobre la entrega de potencia del motor, la intervención del control de tracción y la asistencia de freno motor aplicada, haciéndolos más o menos intrusivos. Nos gustó mucho el modo Sport, aunque es algo más crítico a la hora de reaccionar al mando del gas si no vas concentrado al 100x100.

 

 

Si 214 kilos te parecen muchos, prueba a llevártela a tu tramo de curvas preferido

 

A pesar de no ser tan ligera como su hermana de 650cc, la CB1000R sorprende por lo bien que se mueve y lo poco que deja vislumbrar en peso a la hora de trazar las curvas. Es ágil y divertida y, sin ser una moto nada radical, es tremendamente eficaz en carreteras de curvas y tramos sinuosos. Su ergonomía deportiva, sin llegar a ser tajante, te permite disfrutar de una conducción relajada gracias al triángulo que dibujan el asiento, manillar y estriberas. A las curvas llegas con la confianza que ofrecen los Power de Michelin y el gran aplomo de la invertida de Showa, incluso manteniendo el contacto con el suelo en cualquier tipo de asfalto.

 

 

La “escasa” diferencia de precio respecto a la estándar (1.000€) hará que la mayoría se decanten por la Black Edition

 

La CB1000R Black Edition no aspira ser la superventas de Honda pero sí a conquistar los corazones de las amantes de las “delikatesen” de dos ruedas, ese reducido grupo de modelos capaces de seducir el paladar de los más exigentes. Todo en ella está concebido para satisfacer a los motoristas más rigurosos. Su estética enamora, su refinamiento te seduce, pero es su dinamismo en que te arranca una sonrisa cada vez que te bajas de ella.

 

Unidad de prueba cedida por Honda Canarias

 

Prueba realizada por el equipo de Canariasenmoto

Empresas Relacionadas

Galería de fotos32 fotos

 
Te recomendamos
 

PUBLICIDAD
MOTO OCASIÓN Triumph Thruxton 1200 - 8500 €

Canariasenmoto.com - El portal de la moto en Canarias - Aviso Legal - info@canariasenmoto.com - Mapa Web - Mapa Web Completo - Accesorios - RSS