|  Suscribirse  |   Acceder   |   Contactar

Estos son los diez errores más comunes que cometemos los motoristas

22 de Julio de 2016

Estos son los diez errores más comunes que cometemos los motoristas

La situación del mercado de la moto se está recuperando y cada vez hay más motoristas en las calles y carreteras. Un incremento de usuarios de la moto que se está nutriendo de motoristas que no siempre tienen la experiencia y habilidad requerida para disfrutar con seguridad de “lo más divertido que puede hacerse con la ropa puesta”, dijo el gran Kevin Schwantz. Aplicar una conducción preventiva y anticiparse a los movimientos de los demás vehículos, requiere experiencia y formación.

 

Lejos de desanimar a ninguno de los ciudadanos que optan por desplazarse, en ciudad o carretera, sobre dos ruedas, queremos exponer algunos de los errores más comunes que suelen cometer los principiantes, así podrás evitarlos y conducir de manera más segura.

 

COMPRAR Y/O CONDUCIR UNA MOTO INADECUADA.- Comprar una moto demasiado grande o con prestaciones que superan el nivel de conducción, es un error demasiado frecuente. Lo ideal es comenzar poco a poco, con una moto de dimensiones más reducidas y menos potencia, para que vayas ganando confianza. Considera que en las motos, el peso y la altura del asiento son factores fundamentales por lo que, al menos hasta que no tengas un poco de experiencia, será mejor que apuestes por un modelo que puedas manejar relativa facilidad.

 

NO COMPRAR EQUIPAMIENTO ESPECÍFICO O COMPRAR UNO INADECUADO.- El casco es el elemento más importante de la equipación de un motorista. Para ello, hay que elegir solo entre los cascos homologados. Piensa también en la seguridad antes que en el diseño. Elegir la talla correcta es fundamental, recuerda que aunque debe apretar no tiene que molestar. Cuando las personas compran su primera moto suelen pensar que como la usarán solo para moverse por la ciudad, no necesitan gastar demasiado en el equipamiento de seguridad. Sin embargo, debes tener en cuenta que muchos de los accidentes en moto se producen precisamente en las calles urbanas. Cuando vas en moto, la carrocería es tu cuerpo así que debes usar ropa homologada y apostar por un buen casco. Chaqueta con protecciones, guantes y botas de motorista nunca deben olvidarse cuando se va a montar en moto.

 

CONDUCIR CON UNA VELOCIDAD INADECUADA.- Y no nos referimos sólo a superar los límites establecidos, no. Una velocidad inadecuada viene determinada, entre otros factores, por el estado de la vía. Y el motorista ha de saber adecuar esa velocidad a las condiciones cambiantes. A mayor velocidad, mayor posibilidad de tener un accidente porque se acorta exponencialmente el tiempo de reacción del piloto. Los límites de velocidad no son un objetivo. Tú mismo has de marcarte tu límite.

 

INTENTAR SEGUIR A LOS COMPAÑEROS DE RUTA.- Cuando sales con tu moto de ruta, sobre todo si te acabas de incorporar al mundo de las dos ruedas, no tienes que empeñarte en seguir el ritmo de tus compañeros de salida. Si éstos son responsables, estarán esperándote en el siguiente cruce. Te vendrá muy bien ver cómo frenan y colocan la moto para trazar las curvas con seguridad. Habla con ellos para que te marquen las trazadas, pero siempre a tu ritmo. Es una pena que por la decepción de no poder seguir el ritmo te aburras de ir en moto, o en el peor de los casos, llegues a sufrir un accidente.

 

FALTA DE ADAPTACIÓN A LA MOTO QUE CONDUCIMOS.- Pilotar una moto es conducirla con confianza, y por lo tanto, con seguridad. Para ello debe existir una simbiosis absoluta entre piloto y moto. Y para eso hace falta un tiempo. Un periodo de adaptación que varía de unos modelos a otros. No es lo mismo llevar una trail que una deportiva, como tampoco es lo mismo conducir una Gold Wing que una Vespa. Siempre que cambiamos de moto, a pesar de tener una gran experiencia, deberemos de hacer un periodo de adaptación, sobre todo si nuestra conducción pretende ser tan eficaz como la que hacíamos con nuestra anterior moto.

 

FALTA DE PERCEPCIÓN DE LOS MOVIMIENTOS DEL TRÁFICO.- Como decíamos al principio, es fundamental aplicar una conducción preventiva y anticiparse a los movimientos de los demás vehículos. No prever el movimiento del tráfico. Hasta que no tengas un poco de experiencia, será mejor que evites las grandes avenidas y las rotondas muy congestionadas porque muchos de los accidentes en moto se producen debido a que el conductor no estaba atento a las maniobras de los coches. Dejar siempre una distancia de seguridad (delantera, trasera y por los lados) es imprescindible para salir airoso de las trampas de la jungla urbana. Al menor movimiento a nuestro alrededor, piensa siempre en la maniobra más peligrosa. Falta sensibilización entre los usuarios de la vía que nunca han ido en moto, y eso hay que tenerlo siempre presente, anticipándose a sus posibles reacciones.

 

DESCUIDAR EL MANTENIMIENTO DE LA MOTO.- La falta de mantenimiento en una moto es un asunto crucial. Cualquier descuido puede llevarnos a un accidente fatal. Neumáticos, frenos, suspensiones e iluminación son aspectos fundamentales en una moto. Y no debería circular ninguna moto que haya pasado, al menos una vez al año, por las manos del experto de tu taller de confianza. No te juegas quedarte parado por una avería, te juegas tu vida. Una fuga de aceite en una horquilla que deja fuera de juego a los frenos, o un neumático que estalla por una fisura que no viste, o un cojinete de dirección que te impide entrar bien en una curva… Son muchos imponderables que, sobre dos ruedas, siempre hay que tenerlo bajo control. Y para ello no hay más remedio que pasar por las manos de un mecánico de confianza. Ah, y recuerda que el hecho de haber pasado la ITV, no te garantiza que tu moto esté en óptimas condiciones para circular con seguridad, aunque así debería ser.

 

HACER UNA CONDUCCIÓN IRRESPONSABLE.- Aunque las motos son vehículos muy ágiles y fáciles para desplazarse por la ciudad, utilizar la moto no significa un permiso para meterse por cualquier lado. Hay que evitar los zigzagueos entre los coches y sólo adelantarlos por la izquierda, y cuando estén detenidos si te vas a incorporar a una zona ZAM. El carretera vale el mismo principio; siempre que se supere a otro vehículo, hacerlo por la izquierda, y avisar por si no te han visto (algo bastante más habitual de lo que crees). Según las estadísticas, en todos los accidentes en los que, aparte de la moto, hay implicado otro vehículo, en el 70% de los casos la culpa es de éste último, pero eso no nos debe distraer de que siempre hay que anticiparse a las maniobras de riesgo para los motoristas. Los primeros que debemos dar ejemplo somos nosotros, los más vulnerables en cualquier accidente. En todo momento deberemos ser conscientes de nuestra fragilidad y evitar ponernos en riesgo de manera innecesaria por nuestra propia conducta o por no anticiparnos a los movimientos del resto de los conductores.

 

FALTA DE PERICIA A LA HORA DE FRENAR O TRAZAR CURVAS.- Muchos de los motoristas que hoy en día en las calles y carreteras vienen del mundo del coche y, en algunos casos, adolecen de esa falta de percepción ante detalles evidentes para el motero como las manchas de fluidos en la trazada o la presencia de áridos como gravilla en el punto exacto de inicio de la frenada. En un coche, cuanto más evidente es el peligro, más potencia se aplica al freno, pero en una moto si haces eso, te vas al suelo. Hay que evitar las frenadas bruscas y saber cómo dosificar y compensar ambos frenos. Hay que olvidarse de la técnica on/off  del mundo de las cuatro ruedas. En la moto todo es más sutil. En las curvas, las motos tienen un comportamiento diferente al de un coche. Es necesario abrirse, respetando el carril, y cerrarse a la salida, ante cualquier imprevisto. Son muchos los usuarios que no tienen en cuenta que en las curvas a izquierda, cuando inclinas puedes meter parte de tu cuerpo y de la moto en el carril contrario. Trazar bien las curvas sobre una moto requiere mucha práctica y una enorme dosis de sentido común.

 

FALTA DE CONFIANZA Y/O SENTIDO COMÚN.- Ya sabemos que el sentido común es, en muchos casos, el menos común de los sentidos. Cualquier persona que no tenga confianza en sus propias habilidades, debería seguir formándose antes de echarse con desahogo a la carretera. Aprender a conducir una moto es un proceso de aprendizaje que requiere mucho tiempo y, en algunos casos, toda la vida. Y aún así, hay personas que siendo conscientes de ello, siguen saliendo a la carretera con un exceso de confianza que les pone en peligro a ellos y al resto de los usuarios de la vía. Muchos creemos que porque llevamos años sobre dos ruedas, sin el menor problema, estamos a salvo, y eso en un gran error. No hay que dejar de formarse, de perfeccionar la conducción y de no bajar nunca la guardia. Un exceso de confianza puede ser una muestra de falta de sentido común, que no hace más que evidenciar nuestra vulnerabilidad.

 

Disfruta de tu moto con responsabilidad.

 
Te recomendamos
 

MOTO OCASIÓN BMW R 1250 RT - 22000 €
PUBLICIDAD

Canariasenmoto.com - El portal de la moto en Canarias - Aviso Legal - info@canariasenmoto.com - Mapa Web - Mapa Web Completo - Accesorios - RSS