|  Suscribirse  |   Acceder   |   Contactar

Cómo circular en moto por ciudad y no sucumbir en el intento

18 de Diciembre de 2021

Cómo circular en moto por ciudad y no sucumbir en el intento

La seguridad del motorista: consejos para circular en la ciudad

 

Nadie duda que las motos son los vehículos más prácticos para circular por la ciudad. Pero no son los únicos en un entorno de calles, señales y peatones, donde por su mayor vulnerabilidad, la seguridad de ir en moto cobra especial importancia. Te damos las claves para conducir en la ciudad de la forma más segura.

 

El sentido práctico que tiene la moto le convierte en el medio de transporte urbano más lógico. La moto no solo resulta beneficiosa para el motorista, también para el resto de los conductores y de la propia ciudad. Es un medio de transporte ágil y fácil de aparcar, que acorta el tiempo de desplazamiento, agiliza el tráfico y minimiza los atascos. Esto implica directamente un bajo coste de uso y un menor impacto medioambiental que beneficia también a todos. 

 

Pero la ciudad no es solo de las motos y deben compartir espacio con coches, camiones o guaguas. Cuanto más congestionado es el tráfico en una ciudad, más resolutivas son las motos, pero también es cuando más atención debe aplicar el motorista en la conducción. 

 

La ciudad es un entorno complicado por muchas variables y el motorista debe practicar una conducción anticipativa para minimizar los riesgos. Por todo ello, el primer consejo que te da MAPFRE Cuidamos tuMOTO además de otros que puedes visualizar en este vídeo, para circular en la ciudad, es que nunca bajes la guardia. En las zonas urbanas se registran más siniestros que en zonas interurbanas, aunque resulten menos mortales.

 

 

Tu seguridad empieza por tu propia actitud. Adapta la velocidad a la legalidad (hay zonas urbanas con restricciones más severas de velocidad, de 30 km/h en vías de un único carril por sentido y de 20 km/h en zonas con plataforma única, es decir la acera al mismo nivel que la calzada) y al resto del tráfico, respeta las señales y cumple con las normas de circulación. Además, presta la máxima atención en estos puntos:

 

 

1. CIRCULAR RODEADO DE COCHES

 

No te fíes nunca de los coches que ruedan a tu alrededor, cuando además en ciudad se circula rodeado y muy cerca de los otros vehículos y se tiene menos margen de maniobra y de seguridad. Hazte ver, evitando los puntos ciegos de los otros conductores y complementando tu visibilidad con prendas reflectantes. Y hazte oír, indicando si es necesario tu posición con el claxon. No olvides nunca señalar tus cambios de dirección con los intermitentes. Extrema el dominio de la moto si aprovechas los pasillos entre coches para avanzar en el atasco o para alcanzar la primera línea de semáforo, para no tocar con tu manillar o con el silencioso del escape, los retrovisores o parachoques de los coches o furgonetas.

 

No pierdas de atención nunca a un coche, aunque esté aparcado. Podría empezar a circular de forma imprevista o bien abrir sus puertas. Un motor en marcha, luces encendidas o movimiento en su interior te pueden alertar. También pon mucha atención a los coches aparcados en batería. Sus conductores disponen de peor visibilidad y normalmente inician la maniobra de marcha atrás “a ciegas”. 

 

 

2. CUIDADO CON EL TRANSPORTE PÚBLICO

 

Las guaguas y los taxis tienen que señalizar con antelación cuando vayan a parar para recoger o dejar que sus pasajeros abandonen el vehículo, pero debes prever maniobras imprevistas de estos vehículos, sobre todo de los taxis, cuando son llamados repentinamente por un cliente. A pesar de que los pasajeros deben bajar desde la puerta más próxima a la acera, es habitual ver que se abran las dos puertas traseras a la vez, invadiendo uno de los carriles de la vía. Por cierto, si circulas por el carril bus y taxi de las ciudades (en algunas también están reservados para moto), prevé que su asfalto puede ser más resbaladizo de lo habitual por la presencia de aceite y grasa de los autobuses que circulan por ahí.

 

 

3. PEATONES Y NIÑOS

 

Los peatones también pueden ser imprevisibles y comprometer la seguridad del motorista. Cuidado cuando avanzas entre coches en un atasco o hacia la línea de semáforo, con los peatones que deciden cruzar la calle entre los vehículos detenidos. Cuando circules por colegios debes tener especial cuidado, hay niños y las posibilidades de comportamientos imprevistos se multiplican. Recuerda que detrás de una pelota, siempre hay un niño. Ten el mismo cuidado en zonas comerciales o donde haya aglomeraciones de gente, donde es habitual que los pasajeros de los coches se bajen a la calzada sin tener en cuenta que hay motos circulando mientras que el resto de los vehículos están parados.

 

 

4. JUNGLA URBANA

 

Normalmente, las calles de las ciudades presentan peores condiciones para la circulación que las carreteras. Se amontonan los baches, las tapas de alcantarillas, los charcos, los pasos de peatones o las indicaciones pintadas sobre el asfalto y hay una mayor suciedad general que comprometen la estabilidad de la moto. Frena, acelera e inclina con más cuidado si cabe. Además, la circulación está expuesta a glorietas, cruces, salidas de garaje, semáforos y a una actitud más irresponsable de los conductores en general y también del motorista, que muchas veces descuida su equipamiento... porque “para ir aquí al lado no hace falta”. 

 

Según el estudio de Fundación MAPFRE “Hoja de ruta para la mejora de la seguridad vial de usuarios de motocicletas y ciclomotores”, aproximadamente tres de cada diez fallecidos no hacían uso de ningún equipamiento de seguridad, exceptuando el casco. Existen grandes diferencias entre el uso de equipamiento de seguridad en vías urbanas e interurbanas, siendo mucho más habitual su uso en carretera. El porcentaje de motociclistas fallecidos que no utilizaban más elementos de protección que el casco aumenta del 21,7% en carretera al 53,8 % en ciudad.

 

 

5. MEJORA TU CONDUCCIÓN

 

Para aumentar la seguridad ante cualquier imprevisto, tienes que estar preparado y rápido de reflejos. Estos se van perdiendo por la rutina del día a día, donde tus movimientos se vuelven mecánicos, o por el paso de los años. Para refrescar todos tus conocimientos, es imprescindible mejorar tu formación mediante cursos de conducción segura, “con el objetivo principal de concienciar sobre los riesgos derivados de la conducción, fomentar las buenas prácticas y mejorar las técnicas de conducción para anticipar y prevenir situaciones de riesgo".

 

Y recuerda que, formándote adecuadamente, mejorarás tus hábitos de conducción y rodarás con tu moto de forma más segura.

 
Te recomendamos
 

MOTO OCASIÓN BMW R 1250 GS Adventure HP - 20500 €

Canariasenmoto.com - El portal de la moto en Canarias - Aviso Legal - info@canariasenmoto.com - Mapa Web - Mapa Web Completo - Accesorios - RSS