|  Suscribirse  |   Acceder   |   Contactar

AV Motorrutas recuperó el placer de los grandes viajes en moto

30 de Junio de 2021

AV Motorrutas recuperó el placer de los grandes viajes en moto

Y volvió a ocurrir. 

 

Tal y como acabásemos el relato de la primera Iberorruta en septiembre de 2017, tocaba volver a soñar… 

 

En esta ocasión, y contra todo pronóstico, un grupo de propietarios de Triumph Tiger 1200 nacional, unidos por un grupo de WhatsAppy generado en pleno confinamiento en 2020,junto a algunos miembros de AV Motorrutas, han llevado a cabo esta nueva aventura, laIberorruta 2021.

 

He de aclarar que muchos de los 12 miembros de este grupo no daban un duro porque se pudiera llevar a cabo debido a las restricciones por Covid-19, pero al final se han “alineado los planetas” y sí que se ha podido realizar.

 

Es increíble si nos remontamos al inicio de esto, ya que nos hemos conocido por WhatsApp, hemos charlado por videoconferencia y hablado por teléfono en innumerables ocasiones, pero no nos conocíamos en persona y eso había que arreglarlo.

 

La idea surgió sobre el mes de abril del pasado año, y como broma se planteó una ruta en una zona en concreto de la península. Pero como si alguien hubiese dicho aquello de ¿que no podemos? “Sujétame el cubata“ y sin pestañear dos veces, nos vimos poniendo fechas y rutas posibles.

 

Tras meses de planes y dudas llegó el gran día. El 3 de junio y con 10 días por delante, partíamos un grupo de miembros de AV Motorrutas en ferry con destino a Huelva para, 36 horas después, encontramos con dos moteros más del grupo Triumph Tiger 1200 Rider que nos esperarían en Fuenteheridos.

 

 

Al día siguiente partimos dirección a Cáceres para encontrarnos con el resto de riders que nos esperaban. 

 

El encuentro, tanto con Ramón Burgos (Burgos en lo sucesivo) como con José Antonio los cuales venían de Almería y Sevilla respectivamente, fue peculiar. Cómo, sin haber estado nunca unos frente a los otros, se respiraba un fuerte clima de complicidad y compañerismo que tan solo he visto en grupos muy consolidados por los años, como es AV Motorrutas que lleva ya 15 años organizando rutas por esta isla de Gran Canaria, el resto de las islas y la península.

 

Con el resto del equipo sería de igual modo, lo que vaticinaba una experiencia de lo más gratificante.

 

Kerman desde Barakaldo, Ray desde León, Jorge desde Segovia, Diego y su hermano Juanje desde Cáceres, José Antonio desde Sevilla, Burgos desde Almería y Gerardo, JoséMaríay su hermano Roberto, Salva y yo mismo desde Gran Canaria éramos los participantes de esta genial idea.

 

A pesar de que todos los chicos de península pusieron su granito de arena para idear el maravilloso rutómetro que nos esperaba, he de decir que el grueso de los preparativos corrió a cargo de Diego y Juanje que hicieron gala de su perfecto conocimiento de rutas moteras por Extremadura y Portugal, así como las reservas para el hospedaje que, a pesar de haberse realizado de un día para otro y en algunos casos hasta horas antes de la llegada a destino, salieron perfectas.

 

En Cáceres, haríamos noche para partir al día siguiente hacia Portugal.

 

He de aclarar que a esta aventura no se apuntó ninguna pareja de los 12 componentes que por una razón u otra no nos acompañaron. Esto hizo que tanto el ritmo de ruta como la duración de los tramos se hiciese de un modo más intenso.

 

La ruta transcurriría en los días posteriores,y partiendo de Manteigas en Portugal, por La Alberca, Ávila, Guadalupe, Mérida, Zafra y Palos de La Frontera, al menos para nuestro grupo de canarios, pero entre destinos dejamos atrás parajes y pequeñas poblaciones de un valor rutero destacables a todos los niveles.

 

He de reconocer que el nivel de rodada resultó superior al de la Iberorruta que hicimos los canarios en 2017, pero entiendo que ir con unos guías extremeños y por las rutas más moteras que tiene esta comunidad autónoma nos elevó a otro nivel, y en esta ocasión jugamos en otra liga.

 

 

Portugal tiene, al menos los tramos que recorrimos por ella, un asfalto muy mordiente.

 

Su aspecto da la sensación de estar cubierto de polvo o tierra seca, pero nada más lejos, es un compuesto que tiene una capacidad antideslizante extraordinaria y que, por tanto, a la par que mejora la adherencia en los trazados, genera un desgaste inesperado en los neumáticos, tal y como le sucediese a mi Explorer, teniendo que sustituirlos por unos nuevos en Mérida.

 

Ningún relato, ninguna expresión y ninguna imagen harán justicia a lo vivido durante cada kilómetroya que, si no era por la belleza del entorno, que siempre nos mantenía ensimismados, era por el trazado, el ritmo y la visión de tus compañeros en hilera tanto delante como en tu retrovisor en cada tramo.

 

Por lo que a la climatología se refiere, dimos en el clavo en elegir la primera quincena de junio, riesgo nulo de lluvias,pero con altas temperaturas que llegaron a alcanzar, como en el caso de Mérida, los 42grados. Sobraron por tanto en los tops cases las prendas impermeables, por suerte.

 

Cada parada se convertía en un encuentro gozoso, lleno de adrenalina y ansia por comentar al resto tus sensaciones, y a la segunda frase ya percibías que a todos los pasaba igual.

 

 

¡Es increíble, que experiencia!

 

Ya en La Alberca disfrutamos de paseo y cena entre sus antiquísimas calles llenas de historia, sus viejas edificaciones y calles que desprenden un aura medieval que nos enamoró a todos.

 

Todos los enclaves y destinos para pernoctar que se incluyeron en esta ruta dejaron, uno tras otro, el listón cada vez mas alto al anterior, por lo que decidir cual fue el mejor o el de más excelencia sería imposible.

 

No haré grandes reseñas sobre las comidas y los hospedajes ya que por todos es sabido que con la información de la que disponemos en la red es muy difícil errar en la elección y como no, estandosiempre de las manos de los guías nativos de la zona no cupo ni la más mínima queja. Pero que menos que hacer mención de los caracoles de Fuenteheridos, las carnes a la piedra de Cáceres, el cabrito y las migas con judiones de Manteigas, el arroz con bogavante de Pinofranqueado, los ibéricos de La Alberca, el chuletón de Bohoyo en Ávila, el pollo asado de Guadalupe en las Villuercas, el buen jamón en Mérida, los boquerones de Zafra y las frituras de Palos de La Frontera, todos ellos dignos manjares de las bocas moteras más exquisitas.

 

 

Dejando atrás La Alberca, tocaban los destinos de Ávila, Guadalupe y Mérida

 

Para el grupo al completo, salvo Jorge que tomaría retorno a casa desde Ávila por no disponer de más días libres, y Diego y Juanje harían lo propio tras pernoctar.

 

Méridasería el último enclave junto a los chicos de península. En este punto nos separamos para dar fin a la travesía conjunta y los canarios nos dirigimos a Zafra para realizar las pruebas de antígenos que se nos exigía parar el retorno, Kerman y Ray tomaron dirección norte para separarse mas tarde y tomar dirección,uno a León y otro a Barakaldo. Burgos y José Antonio harían lo mismo, pero dirección sur, para regresar a Sevilla uno y a Almería el otro.

 

Ya en Zafra, tras obtener los resultados negativos de los PCR teníamos que celebrarlo, o al menos una primera vez ya que el tema lo merecía y nos dimos un homenaje sonoro a mediodía que nos dejó pletóricos para continuar por la tarde hacia Palos de la Frontera ya que era el último día de ruta y nuestro ferry zarpaba a las 24:00. Pero como ya dije, había que celebrarlo y ahora por segunda y última vez en tierra andaluza. Nos dirigimos a un restaurante recomendado por José Antonio en el que pudimos disfrutar de unas exquisiteces típicas de la zona, además de altas dosis de líquido elemento(no agua), puesto que se acababa la travesía en moto.

 

Llegada la hora del embarque estábamos deseando soltar las motos en el barco

 

Ducharnos y quedarnos en ropa cómoda para la travesía de día y medio que nos esperaba. Durante el regreso fue curioso comprobar como a cada frase, a cada anécdota o comentario que nos dirigíamos referente a la ruta vivida, el resto de nosotros que, con cara de crio, observaba al que hablaba, asentíamos con la cabeza reconociendoel privilegio, lo inolvidable, lo mítica y grandiosa que había sido esta gesta de la que todos éramos protagonistas.

 

Y así, nos cogió la noche y ya, rendidos de cansancio, nos metimos en los camarotes a dormir, y por supuesto a soñar, porque así es como comienza todo siempre, las mayores aventuras de nuestra vida, soñando…

 

Mi mención especial para Rik, Alex y Tino de AV Motorrutas que tuvieron el detallazo de acudir a la llegada del ferry al puerto en Las Palmas, cosa que nos alegró de forma muy especial y que, en mi caso, consiguió sacarme hasta las lágrimas por la alegría de verlos, de ver a mis amigos, esperándonos. Un regalo difícil de superar.

 

 

Quiero agradecer a todos y cada uno de los componentes de Triumph Tiger Rider 1200

 

El haber querido dedicar a esta aventura ese tesoro que tenemos a día de hoy que es nuestro tiempo libre. Que alguien decida invertir este tesoro contigo es digno de una gratitud eterna.

 

También quiero agradecer a los chicos canarios que me siguieron en este periplo, que se aventuraron a acompañarme siendo su primera vez de rutas en moto por la península, y en algún caso su primera vez en cruzar el charco, seguros de hacerlo con la persona adecuada, ya que esa confianza firme me motivó más aún.

 

He de destacar que nos equipamos bajo el mejor consejo profesional en:

  • Touring Rider
  • Motoboutique Baken
  • Gubra
  • Motard Class

 

Agradecer el apoyo a Canariasenmoto.com por publicar esta y otras aventuras vividas por nosotros, ya que de este modo se refuerza la motivación colectiva por alcanzar aquellas metas que nos pudiésemos plantear dentro de este maravilloso mundo, de esta forma de vivir que es LA MOTO.

 

Tan solo un motero más

 
Te recomendamos
 

PUBLICIDAD
MOTO OCASIÓN Ducati 959 Panigale - 12990 €

Canariasenmoto.com - El portal de la moto en Canarias - Aviso Legal - info@canariasenmoto.com - Mapa Web - Mapa Web Completo - Accesorios - RSS