|  Suscribirse  |   Acceder   |   Contactar

Noticia

  HOG TERERIFE CHAPTER
Isla Tenerife
Teléfono 650 24 20 90
Persona de Contacto Gilberto Martín
email direcciontenerifechapter@gubra.com
Página Web hdcanarias.gubra.com/harley-owners-group

Isidro Javier Castro y su viaje de 6.200KM en Harley por Europa

01 de Junio de 2021

Isidro Javier Castro y su viaje de 6.200KM en Harley por Europa

Hacer recorridos por Europa en moto parece siempre atractivo cuando te gusta la aventura, montar en moto y decides unir las dos cosas. En mi caso decidí recorrer casi seis mil doscientos kilómetros a lomos de mi Harley-Davidson Road Glide Special Patriot, que no me parece demasiado cuando el recorrido que eliges lo compensa.

 

Cuando vives en Canarias, debes trasladarte al continente por barco para llevar tú moto al sur de la península ibérica donde poder comenzar la auténtica ruta, el viaje inicial en barco al igual que el de regreso a veces para algunos canarios puede ser disuasorio cuando quieres planificar una ruta de muchos kilómetros en moto en el continente europeo, en ese trayecto puedes emplear dos días, o más en mi caso al vivir en una isla periférica. Así que mí pareja y yo, necesitaríamos más días de los necesarios para emplearlos en el viaje en barco.

 

Pero nada es obstáculo si te gusta de verdad, nosotros decidimos desembarcar en Cádiz y hacer el regreso por Huelva. Nuestra ruta partía de Cádiz continuando por el centro de la península, concretamente por Castilla-La Mancha donde recorrimos la bonita zona de Molinos de Consuegra en los cuales se dice que Miguel de Cervantes se inspiró para describir los molinos de su famosa novela Don Quijote de La Mancha.

 

 

Luego seguiríamos a Toledo, dónde haríamos parada para hacer noche, elegimos la zona centro del casco antiguo y  aprovechando el trazado de carretera exterior del río Tajo que ofrece unas imágenes panorámicas de Toledo disfrutamos de un paseo increíble con nuestra Harley.

 

Al día siguiente nuestro propósito era llegar a Zaragoza por la autovía A-2, más conocida como autovía del noreste, el trayecto fue bastante plácido, con una velocidad media de 100 km/h durante esa jornada, recorrimos unos 400 kms. para llegar a la Plaza del Pilar en pleno centro de Zaragoza, dónde nos hospedariamos. Al ser un lugar céntrico pudimos visitar la basílica del Pilar en su interior, también caminar por las zonas  aledañas, sin duda son zonas perfectas para hacer turismo. Al día siguiente, abandonamos Zaragoza con una bonita estampa del río Ebro que pasa al lado de la ciudad.

 

Continuaríamos hacia Francia cruzando por la Jonquera, nuestro destino sería Montpellier, al cual llegaríamos por la costa sur de Francia con una temperatura templada, con bonitas vistas de la costa. Montpellier, contiene un gran patrimonio arquitectónico cómo su propio arco del triunfo o el acueducto de San Clemente y está todo muy a mano para recorrerlo a pie.

 

 

Al día siguiente, después de descansar como un leño, nuestro destino era Italia, la ciudad de Génova, para ello iríamos por la autovía que cruza la Provenza, la zona de los Alpes de la costa azul, por Niza, San Remo, etc. es una autovía con mucho túnel, puentes, bonitos barrancos que ofrecen unas vistas de la costa espectaculares, muchos kilómetros pero muy bonitos, y así de esa manera llegamos a Génova. Una ciudad que tiene mucha belleza, me encantó la zona antigua del puerto, allí está el Galeone Neptuno y está la noria, que recomiendo subirse porque tiene buenas vistas de la ciudad. 

 

Nuestro siguiente objetivo era Florencia, un trayecto por la región de La Toscana, quizás fuese el trayecto más corto de todas las etapas de nuestro itinerario para este viaje, pero sin duda uno de los más bonitos. Florencia es una ciudad complicada para aparcar, incluso para una moto, un pequeño parking habilitado en los bajos de un antiguo inmueble fue nuestro aparcamiento para la Harley. Florencia es una ciudad perfecta para recorrer a pie, aunque estabamos cansados, mereció la pena pasear y soltar nuestras piernas porque es una belleza en todo los aspectos esta ciudad, la plaza de La Señoría, el porzolino y el Ponte Vecchio son atractivos turísticos que están muy cerca para recorrer a pie.

 

 

Al día siguiente, nuestro propósito era llegar a Ginebra en Suiza, para esta etapa nos dirigimos al Mont Blanc por la parte italiana, bonitos y largos valles con pequeños pueblos, los alpes a ambos lados, con nieve en sus cimas, una ruta sin duda recomendable para la moto, no te dejará indiferente. Una vez llegado al paso fronterizo, atravesariamos un tunel de 11,7 kms. justo por debajo del Mont Blanc que une Italia y Francia, que a nosotros nos pareció larguísimo... recuerdo en los 10 minutos de espera antes de entrar observamos a nuestra izquierda a lo lejos el espectacular Glaciar de Boosons que da la sensación de estar ahí al lado, y aunque no lo pareciera, no había un frío intenso, era un frío fácil de cubrir con la chaqueta de la moto y unos guantes, nada del otro mundo. Tardamos unos 30 minutos en atravesar el túnel que estaba en mantenimiento y la velocidad estaba restringida. 

 

Una vez en el lado de Francia continuamos la marcha hacia el lago de Ginebra en Suiza, dejando en nuestro retrovisor una imagen espectacular de los Alpes. Ginebra tiene varios atractivos, pero pasear para ver el Jet de Agua en el lago de Ginebra es un atractivo gratuito muy popular que yo recomiendo. 

 

Al día siguiente iríamos de Ginebra a París, un trayecto muy llano que nos permitió devorar kilómetros con facilidad encima de esta Harley-Davidson, en París pudimos circular en moto por los campos Elíseos, visitar el arco de Triunfo y también la Torre Eiffel. 

 

 

Después de un  merecido descanso al día siguiente nuestra meta estaba en Burdeos, durante el trayecto pudimos observar llanos cultivados de lavanda, viña y también unos cultivos muy extensos de flores amarillas que parecían una alfombra, que gracias a internet lo identificamos como flor de la colza, Francia es una potencia mundial en el cultivo de la colza y aquella alfombra de flores amarillas nos alegraba nuestra ruta a la par que despertaba nuestra curiosidad. 

 

Por fin, Burdeos, ya estábamos allí, agotados, con ganas de comer y dormir una buena siesta. Esa noche descansamos todo ese acumulado de kilómetros y vivencias, con la tranquilidad de que al día siguiente ya llegaríamos a España. Todos aquellos paisajes muy bonitos, también alguna gastronomía deliciosa como la italiana, estaban en nuestra mente, pero...  ya echabamos de menos otro tipo de comida y otros precios más económicos de la gasolina... que en algunas zonas de Italia o Francia llegaron a casi 2 euros el litro... más algún que otro peaje ya te puedes imaginar los gastos.

 

En Burdeos cabe destacar el mayor espejo de agua del mundo, pero para nuestra pena, estaba desactivado para evitar aglomeraciones por restricciones sanitarias. El día en Burdeos estaba oscuro, para nuestra partida, cruzariamos a España por Irún con dirección a Pamplona, una alegría poder entrar en la península, nuestro hospedaje estaba justo en la plaza del ayuntamiento de Pamplona, allí disfrutariamos de un menú delicioso, de buena comida, que ya nos lo merecíamos.

 

Al día siguiente, después de callejear un poco la zona pudimos imaginarnos cómo sería un encierro de San Fermín, pero la estancia en Pamplona acababa y nuestro destino para ese día era Ciudad Real, por el camino sufrimos el frío, la lluvia y hasta un poco de granizo, todo lo que no habiamos tenido durante nuestro viaje, pero era de esperar que en algún lugar de este viaje pudiera pasar. Por suerte, estábamos preparados con la indumentaria apropiada, este tipo de tiempo es pasajero en esta época, durante los siguientes kilómetros exceptuando algún chubasco todo estaba despejado hasta llegar a Ciudad Real, el agotamiento acumulado de tantos kilómetros hacian mella en nosotros, pero la Harley-Davidson continuaba comportandose de manera ejemplar, sin contratiempos, dando una sensación de confort y solidez aplastante.

 

 

En Ciudad Real hicimos noche, donde descansamos nuestro agotado cuerpo, ya al amanecer después de un completo desayuno nos percatamos de que la lluvia hacía acto de presencia aún sin haber empezado la ruta, es decir, hoy tocaba mojarse. 

 

Salimos de Ciudad Real por la zona de la Puerta de Toledo, continuamos dirección Puerto Llano, luego tomariamos la nacional N420, en dónde comenzaría a remitir paulatinamente la lluvia hasta desaparecer, cultivos de viñedos, preciosos campos de olivares nos acmopañaron en esta jornada, nuestro objetivo de hoy era Málaga. Comimos en una venta, que aunque se llaman así son restaurantes, en la carretera hacia Málaga, que nos sirvieron estupendamente. 

 

Málaga sería nuestra última noche en la península, al día siguiente nos dirigimos a Huelva disfrutando nuestro último día en la península conduciendo la Harley, pero con ganas también de regresar, el barco a Canarias partiría desde Huelva poniendo fin a esta apasionante aventura en moto.

 

Si tienes interés en hacer esta ruta u otra parecida y quieres que te resuelva alguna duda, puedes contactar conmigo y te responderé de manera desinteresada. Te atiendo por WhatApp 659873887. Un saludo.

 

Un relato de Isidro Javier Castro  (Tenerife Chapter)

Empresas Relacionadas
Grupos Moteros Relacionados

Galería de fotos17 fotos

 
Te recomendamos
 
Canariasenmoto.com - El portal de la moto en Canarias - Aviso Legal - info@canariasenmoto.com - Mapa Web - Mapa Web Completo - Accesorios - RSS