Utilizamos cookies para realizar un análisis de uso y mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, entendemos que usted acepta la política de cookies
Política de cookies +
        |  Suscribirse  |   Acceder   |   Contactar

Suzuki Gladius 650: me hace sentir joven y alegre.

10 de Mayo de 2009

Suzuki Gladius 650: me hace sentir joven y alegre.

En esta prueba de la Suzuki Gladius 650 cedida por Poleposition (Importador Oficial de la marca Suzuki para Las Palmas) no vamos a entrar en la gran cantidad de detalles técnicos a los que ya nos hemos referido en todos los artículos que en esta web le hemos dedicado a esta atrevida moto de media cilindrada, nos vamos a centrar en las sensaciones que nos transmite y la experiencia que supone el pilotar esta bicilíndrica de alegre motor y diseño moderno y sin complejos.

 

Está claro que la marca de Hamamatsu está dispuesta a emplear todas sus armas para, en estos tiempos de recesión, luchar por ser líder de ventas en un segmento reñido con motos como la nueva Yamaha XJ 600, la Honda CBF 600, la Ducati Monster 696 o la Kawa ER-6n. La batalla, en la que la que la Gladius lleva mucho ganado, será dura y los vencedores seremos los usuarios con motos lógicas, a buen precio y asequibles.

 

La primera impresión de la moto es que es muy atrevida y ligera, muy ligera tanto de formas como de peso. Tiene todo lo necesario y no está recargada con accesorios superfluos. La conocida mecánica de la V-Storm y de la familia SV es garantía de funcionamiento y eficacia. No busques en ella lo último en suspensiones, frenos y chasis pero todos los elementos que esta moto equipa son realmente eficaces. Son componentes bastante sencillos pero contrastados y de mucha calidad.

 

En marcha

Después de que la moto se calentase y que el mecánico de Poleposition me leyera la cartilla (parecía que me estaba dejando llevar al baile a su hija - lo que demuestra su implicación con la empresa y la marca) me subo en la moto y lo primero que noto es que es ligera, estrecha y con todo a mano; perfecto.

 

Arranco y meto primera rumbo a Agüimes para las fotos. En unos cuantos kilómetros siento la moto como si fuese mía de toda la vida y me sorprende el motor por su finura y falta de vibraciones. No hace mucho probé la V-Storm de un amigo y creo recordar que vibraba algo más, pero este es fino y con unas ganas locas de que le subas de vueltas, lo que no me atreví a hacer porque la unidad de prueba no estaba rodada lo suficiente. La caja de cambios Made in Suzuki es como siempre ocurre con la marca una delicia y da gusto lo fáciles que resultan los cambios, ni una vez sólo en los dos días de pruebas he fallado un cambio, basta con insinuarle a la palanca para que la marcha entre sola.

 

Rumbo al sur, la falta de carenado me invita a dejar la autopista por la zona de Cuatro Puertas dirección a Ingenio y Agüimes y ¡sorpresa, comienza la diversión! Es increíble lo bien que va la moto, es ágil, rápida y alegre, los 72 caballos cunden una barbaridad. Solo se echa en falta algo más de tacto inicial en las frenadas pero seguramente será debido a la falta de acoplamiento entre las pastillas y los discos. La frenada combinada es todo un acierto porque hace que la moto se asiente de ambos trenes a la hora de frenar. Otro aspecto muy destacable, sobre todo para los que vivimos en un continente en miniatura plagado de retorcidas carreteras, es que los desarrollos de la caja de cambios son cortos lo que hace junto a la facilidad a la hora de cambiar que entre curva y curva no pares de subir y bajar marchas. Otro aspecto destacable y muy apreciable en los barrancos es la melodía que produce este sencillo pero conseguido escape.

 

A la hora de sacar las fotos buscas el ángulo adecuado y al final lo descartas porque todos son buenos. Esta moto no pasa inadvertida y mientras tomo un café, fuera en la calle, veo como unos cuantos jóvenes la rodean y observan con detenimiento.

 

Hacia las nubes.

Tras la parada, subida hacia la cumbre por La Pasadilla donde las extremas curvas no dan mayor problema por la ligereza, agilidad y corto cambio de la Gladius. Cabe destacar que en curvas donde con otras motos se te queda larga hasta la primera, la Gladius se la “traga” en segunda con total tranquilidad.

 

Llego a Cazadores con los colores de la primavera y no puedo evitar sacar más fotos que no son capaces de reflejar la belleza del paisaje que rodea a la Gladius. Llego a la cumbre, reserva de la biosfera, y paro en el mirador de Los Pechos donde una en excursión de “guiris”, que para allí mismo, algunos me preguntan en alemán, supongo, por la moto y en lenguaje internacional, pulgar hacia arriba,  les explico que “verigud”.

 

Bajada y ciudad.

En la bajada hacia Las Palmas, desnivel de cerca de 2.000 metros, los frenos se acoplan perfectamente y el esponjoso tacto inicial desaparece. Los neumáticos que ya están, tras el rodaje, en perfecto estado invitan dejar correr la moto en las curvas demostrando que el chasis de esta Gladius en un auténtico “gladiador” que lo aguanta todo. Ya en la ciudad y en zonas de gran densidad de tráfico la Gladius se desenvuelve de forma magistral. Ayuda que sea una moto bien resuelta ergonómicamente gracias a un manillar estrecho y bien situado, un asiento bajo y confortable para tramos cortos, y un depósito compacto, todo enfocado para el día a día, si bien es cierto que las suspensiones, ideales por su firmeza, para los tramos abiertos son algo secas para las trincheras que adornan nuestra ciudad. El único hándicap en ciudad es su capacidad de carga, tan limitada que deberás instalar un baúl o similar si necesitas transportar bultos constantemente pero el amplio catálogo de accesorios de este modelo te resuelve el problema.

 

Mejor imposible.

En resumen que esta Gladius dará que hablar. La nueva y original apuesta de la marca de Hamamatsu, pensada para gente moderna que busque mostrar a los demás su estilo y personalidad sin complejos me ha hecho rejuvenecer unos cuantos años y recordar mi primera moto de grande de 4 tiempos, mi Suzuki GS500 de 1986 que fue una moto muy querida por tener un comportamiento y unas prestaciones muy en la línea de lo que yo buscaba en aquella lejana época, y el cariño hacia ella permanece aún con el paso de los años. La Gladius ha llegado para quedarse y colmar de satisfacciones a sus afortunados propietarios. Los colores disponibles; negro perla nebulosa sólo o combinado con un verde luminoso metalizado, el rojo rubí con blanco nacarado y el azul tritón metalizado con blanco cristal jaspeado le dan un cierto glamour a este modelo del que mi hija de siete años, nada más verla en el garaje dijo: es una moto “muy chuli” para chicas.

 

Por estética, por prestaciones, por precio (6.299 euros), por fiabilidad, por calidad y por todo lo demás que rodea a esta nueva arma de Suzuki para esta dura época de recesión es un modelo muy a tener en cuenta por todas las personas que quieren tener una moto fácil y práctica para el día a día y que les permita darse las escapaditas de fin de semana. Lástima que la prueba finalice y tenga que devolver esta preciosidad a su padre, perdón a su propietario.

 

Prueba dinámica gentileza de Poleposition Canarias

Concesionario Oficial Suzuki para Las Palmas

Empresas Relacionadas
Ficha Técnica Suzuki Gladius 650
Tipo
Naked
Cilindrada
650
Motor
4 tiempos, 2 cilindros, refrigeración líquida, DOHC, 90º V-Twin Inyección electrónica
Potencia
72 C.V.
Transmisión
Cadena
Cambios
6
Chasis
Multitubular en acero
 
 
Fuentes de la noticia

www.polepositioncanarias.com

www.suzuki.es

 
Te recomendamos
 

MOTO OCASIÓN Kawasaki Vulcan VN 900 - 3990 €

Canariasenmoto.com - El portal de la moto en Canarias - Aviso Legal - info@canariasenmoto.com - Mapa Web - Mapa Web Completo - Accesorios - RSS