Utilizamos cookies para realizar un análisis de uso y mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, entendemos que usted acepta la política de cookies
Política de cookies +
        |  Suscribirse  |   Acceder   |   Contactar

Queens Cavalcade (Austria), un plan perfecto para conocer Los Alpes

08 de Agosto de 2019

Queens Cavalcade (Austria), un plan perfecto para conocer Los Alpes

Sentado en la terraza frente al muro de piedra basáltica del Barranco de Las Tirajanas (Gran Canaria), trato de concentrarme en lo que sucede a mi alrededor, pero mi mente regresa inexorablemente a los días de ruta que hemos vivido en Austria, sin poder disimular una sonrisa en mi rostro. Esa es una de las consecuencias de haber participado en la tercera edición de la Queens Cavalcade, un referente en lo que experiencias moteras de calidad se refiere y que año tras año invita a descubrir escenarios idílicos para disfrutar de la pasión por las dos ruedas.

 

Daniele Papi, alma máter de la Queens Cavalcade, nos había convocado en Seefeld, una coqueta localidad de alta montaña en el corazón del Tirol austriaco, muy cerca de Innsbruck. El motivo de acudir a la cita con la Queens Family no es otro que tener una excusa para pasarlo en grande con amigos que comparten nuestra pasión. Una cita abierta a participantes de cualquier nacionalidad, con motos de todas las épocas y con el único objetivo de querer pasarlo bien, tener ganas de hace muchos kilómetros y de conocer nuevos lugares de la geografía y también nuevos compañeros de ruta.

 

 

Para los canarios, el primer reto era llegar hasta Seefeld. La ruta más lógica era llegar en avión hasta Múnich y desde la capital de Baviera, en tren hasta Seefeld, si consigues adaptarte a los horarios y peculiaridades de una red ferroviaria con pocas ayudas para quienes no están familiarizados a la rutina diaria. La otra opción era llegar en avión hasta la “mainhattan” europea; Frankfurt, y desde uno de los mayores aeropuertos del viejo continente, volar en vuelo regional, en un turbohélice como los de Binter, sobrevolando buena parte de Los Alpes para aterrizar una hora después en el recóndito aeropuerto de Innsbruck. Un vuelo que ofrece una visión sobre Los Alpes que justifica por sí mismo las horas de espera y los movimientos al surcar los valles de esta espectacular zona de alta montaña.

 

Lo ideal de estos viajes es programarlos con suficiente antelación y disfrutar de cada una de las etapas como si fueran parte del programa del evento. Y el caso es que tras muchas horas de espera, por fin te aguarda la alegría de ver caras conocidas y muestras de afecto mutuo que reconfortan tras el tiempo de peregrinación por media Europa.

 

 

En el Ferienhotel Raltichmid de Seefeld, centro de operaciones de la Queens Cavalcade 2019 nos esperaba la familia de la Queens, tanto el equipo organizativo como los participantes que, desde distintos puntos del mundo, iban llegando a cuentagotas luciendo su mejor sonrisa. Fue emocionante reencontrarse con caras habituales que, a pesar del cansancio del viaje, se mostraban ávidas de recordar anécdotas paradas y planes de futuro. Beppe Belotti fue el encargado de hacer las verificaciones técnicas de las motos, Benelli Leoncino 500 en nuestro caso, y durante la cena, Daniele Papi hizo un resumen de la trayectoria de la Queens Cavalcade, de lo que nos esperaba en esta edición y del futuro de un evento que tiene afán de continuidad, eso sí, con el disfrute cobrando mayor protagonismo frente a la competición pura. 

 

Tras la presentación de todos los participantes, sobre todo de los rookies de esta edición y del equipo organizativo compuesto por Giulia Papi, Mónica Molfrino, Beppe Belotti, Alessandro Belotti y capitaneado por Daniele Papi, llegaba el momento de irse a la habitación para preparar la estrategia de cara al primer tramos de regularidad y a  descansar para estar a punto para la primera jornada. ¡Al día siguiente empezaba la Queens Cavalcade, en Los Alpes!

 

Descubrir los Alpes en moto, una de las cadenas montañosas más impresionantes del centro de Europa, con pasos de gran belleza y diversión motera, es una experiencia inolvidable. Con los puertos de montaña más famosos del mundo, tanto para los motoristas como para los amantes del ciclismo que son legión en esta época, serpenteando las carreteras por las laderas de las montañas dibujando un paisaje inigualable. Recorrerlo en moto se convierte en una experiencia inolvidable.

 

 

Primera etapa: Passo del Rombo

El día ‘D’ llegó. Minutos antes de la hora de salida, ya estaban congregados un buen número de participantes en el punto de salida para dar comienzo a la ruta mototurística con un frescor matutino propio de Los Alpes. Consigo llevaban el track del primer tramo únicamente. Había que llegar a cada uno de los siguientes puntos para iniciar el recorrido del siguiente tramo, lo que convirtió cada parada en una tertulia entre los viajeros para pensar en la ruta y en cómo afrontar los kilómetros que tenían por delante. Poco a poco el sol hizo acto de presencia y calentó el ambiente para regalarnos una jornada espectacular para ir en moto. Carreteras de todo tipo, paisajes alucinantes, pueblos escondidos ‘de cuento’ o monumentos históricos salpicaban una ruta minuciosamente preparada por la organización, la cual también preparó la parada para comer a mitad del camino, el momento ideal para descansar e intercambiar impresiones con los amigos y otros moteros.

 

Cada uno de los recorridos marcados por la organización tenían un ingrediente común; la posibilidad de disfrutar de escenarios idílicos para la práctica del motociclismo. Paraísos para los que sabemos que si cuatro ruedas mueven el cuerpo, dos ruedas mueven el alma, y precisamente, al alma llegaban las sensaciones de poder rodar por estos privilegiados “passos” de los Alpes que separan Austria de Italia. Una jornada inicial que empezó con una preciosa ruta que discurrió por los verdes valles que circundan Seefeld y que fue ganando puntos con los puertos de montaña que hicieron las delicias de todos. Fue interesante ver las caras de los que, como nosotros, nunca habían rodado por esta privilegiada zona de de moteros de toda Europa.

 

 

El punto fuerte de la jornada fue el Passo del Rombo, aunque para llegar hasta allí, tuvimos que pasar por Sölden, una carretera panorámica jalonada por caudalosos ríos de montaña y los glaciares de Rettenbach y Tiefenbach. Vernos inmersos en estos recónditos escenarios nos hizo recordar la hazaña de Hannibal cruzando la cordillera con sus majestuosos elefantes, aunque nuestra Leoncino 500 se mostrara igual de valiente que los plantígrados que llegaban de Hispania para conquistar Roma. Arriba, en el Passo del Rombo, Timmelsjoch (en alemán) cumplimos con la obligación de todo motero de visitarlo, al menos una vez en la vida, y disfrutar del museo de motos más alto de toda Europa, tras una ascensión de 29KM para coronar a 2.491 metros sobre el nivel del mar.

 

El día amaneció nublado pero no se esperaba lluvia hasta la tarde. Las previsiones se cumplieron y tras la comida con los compañeros de fatiga, “bendita fatiga”, en cuestión de pocos kilómetros nos cayó una buena tromba de agua mezclada con granizo y piedra que nos acompañó hasta la puerta del hotel.

 

 

Segunda etapa: Castillo de Neuschwanstein

 

El segundo día tocaba poner rumbo a Baviera (Alemania), para visitar el Castillo de Neuschwanstein. Una jornada que comenzaba con un ambiente muy húmedo, aunque nos regaló horas soleadas en el centro del día. Pertrechados con el traje de agua desde el inicio de la ruta, tras superar el reto diario con la prueba de regularidad, disfrutamos de un ondulante recorrido por unos valles que parecen pintados para el deleite del viajero. Si nos hubiéramos dejado llevar por nuestra ambición por fotografiar todas las postales que teníamos ante nuestros ojos, no hubiéramos avanzado más que un par de decenas de kilómetros, pero decidimos que fuera nuestra retina la que retuviera los irrepetibles momentos en nuestro camino hacia Alemania, con valles cada vez más amplios.

 

Poder disfrutar del evento acompañado por Alexis Rivero, componente del equipo de Canariasenmoto, fue un privilegio. La complicidad y la ayuda mutua con alguien que además de amigo es un experimentado motero curtido a base de kilómetros y años encima de la moto, supuso poder disfrutar aún más del privilegio de rodar por escenarios que hasta ese momento solo habían formado parte de nuestros sueños.

 

 

“Venimos a rodar”, nos decíamos mutuamente a través del intercomunicador. Se terminaron los adjetivos y elogios para describir el paisaje que nos aguardaba detrás de cada recodo el camino. Si la organización había puesto el listón muy alto con el trazado de la etapa anterior, el recorrido por esta zona que separa Austria de la Baviera alemana. Un itinerario que nos ofrecía muchas posibilidades. Descubrimos el mimo con el que tratan el patrimonio, la pulcritud con la que cuidan hasta el último kilómetro de tira de asfalto que corta las verdes praderas y los rebaños de vacas pastando tranquilamente en pastizales que serían causa de infarto para las cabras de Fuerteventura.

 

Ensimismados con unos paisajes absolutamente increíbles, ante nuestros ojos apareció, como colgado de una montaña, el Castillo de Neuschwanstein, algo así como “Nuevo Cisne de Piedra”, en español. Una fortaleza que sirvió de inspiración a los creadores de Disney para sus castillo de princesas y cuentos de hadas y que fue mandada construir por el rey Luis II de Baviera en 1869. Es el edificio más fotografiado de Alemania y uno de los destinos turísticos más populares en ese país, con 1,4 millones de visitantes anuales. Su ascensión, a pié, tras dar reposo a las valientes Benelli, supone un paseo de media hora por una especie de Torre de Babel en la que se mezclan idiomas y culturas de todo el mundo. Y si el Castillo en sí es espectacular, nuestro compañero australiano Mark nos demostró sus dotes de visionario al demostrar que desde la montaña de enfrente, la visión es mucho más excitante.

 

Dejando atrás los paisajes de los Alpes Bávaros, incluyendo cascadas y zonas recreativas que eran una tentación para el reposo tras la comida, pusimos rumbo a nuestra base de operaciones, tratando de esquivar un manto de nubes negras que hacían presagiar esas cortinas de agua tn poco agradables para los que nos enfrentamos cuerpo a cuerpo, frente a los elementos. ¡Conseguimos llegar secos y con ganas de más madera!

 

 

Tercera etapa: Lago Achensee y los cristales de Swarovski

 

La tercera etapa comenzaba, y terminaba, bajo un cielo completamente azul. Un trayecto en el que el agua de ríos y lagos acompañó a los jinetes de los caballos de acero durante buena parte del recorrido. Desde caudalosos ríos de montaña que invitaban a un baño hasta el inmenso Lago Achensee, el mayor lago natural del Tirol se extiende como una alfombra de color verde esmeralda sobre el Achental. Desde lejos, entre Karwendel y Rofan se vislumbran las brillantes aguas de color verde esmeralda del mayor lago de montaña del Tirol, surcado por veleros y barcos de recreo. Tiene una superficie de 6,8 km2, tiene apariencia de fiordo y la temperatura media del agua del lago es de 19 grados. El acceso es libre y está plagado de bellos balnearios.

 

La ruta nos lleva desde los más altos puertos de montaña hasta hermosos pueblos de montaña, pasando por innumerables valles y desfiladeros, que hacen las delicias de todos los que disfrutamos de pilotar una motocicleta. Porque aquí se viene a rodar. Aquí no hay excusas y todos buscan el placer de disfrutar encima de las motos. Curvas, subidas, bajadas, más curvas y miles de motos que verás pasar de un lado a otro en un ambiente de compañerismo viajero como posiblemente no encontrarás en ningún otro sitio. Entre picos rocosos, lagos, cumbres aún nevadas y paisajes verdes no sabrás dónde detenerte a hacer la siguiente foto, porque desde luego será una imagen que te querrás llevar para el recuerdo.

 

 

Tras los ríos y lagos que marcaron la primera parte de esta última etapa en tierras austriacas, descendimos por una vertiginosa y estrecha carretera de montaña hasta el valle donde se encuentra Innsbruck, la capital de la región de Tirol. Una visita obligada para estirar las piernas, hacer dos fotos y visitar las exposiciones y tiendas en las que se muestran los cristales de Swarovski, cuya principal fábrica se encuentra en Wattens, a pocos kilómetros.

 

 

Innsbruck es una pequeña ciudad situada en el oeste de Austria, capital del estado de Tirol y que se encentra encajonada en el valle del Eno, en medio de altas montañas. Sus monumentos de fama mundial son testigos de una gran historia y conviven con su excelente arquitectura posmodernista internacional. Es un centro internacional para la práctica de deportes invernales.

 

Dejar atrás Innsbruck y el caudaloso rio que atraviesa la ciudad, nos empuja a uno de los tramos más divertidos del día, con curvas y rampas de hasta 16% de pendiente, camino a Seefeld. Un último recorrido en el que nos divertimos como enanos curveando, sobre todo pensando en que nos esperaba el final de nuestra aventura.

 

 

Giampiero Finnando es el nuevo “Máster” de la Queens Cavalcade

En el aspecto puramente deportivo y tras tres pruebas de regularidad, Giampiero Finnando toma el testigo de Stefano Sala y será el vigilante depositario del trofeo Queens Cavalcade hasta que se celebre la próxima edición, con la obligación de defenderlo de nuevo frente a los, cada día más, competitivos rivales.

 

Al final de la Queens Cavalcade, la cena de despedida siempre tiene un sabor agridulce, ya que cada uno de nuestros amigos ponen rumbo a su lugar de origen, con la promesa de volver a reencontrarnos pronto… Un año más, la QC ha superado las expectativas de los que sentimos pasión por el motociclismo de la vieja escuela y que encontramos aquí en el evento organizado por Daniele Papi y su equipo, nuestro particular santuario.

 

Una de las camisetas que más se venden en Austria luce la imagen de un canguro y una frase que reza: “No kangaroos in Austria”, aunque es posible que en el siguiente escenario de la Queens Cavalcade si los haya…

 

Agradecer a todo el equipo, las facilidades que nos han dado para disfrutar de una experiencia irrepetible y que quedará grabada para siempre en nuestro corazón. A Mónica por su don de la ubicuidad y a Giulia por sus traducciones y simpatía. A Eleonora Dal Prà por sus excelentes fotos. A Beppe por su predisposición para hacernos la vida más fácil y a Alessandro por su ayuda en nuestros despistes. Y, cómo no, a Daniele por ser el catalizador de esta mágica pócima intercultural que cada vez gana más adeptos. 

 

 

La Queens Cavalcade sobre una Benelli Leoncino 500

Realmente tenía interés por probar una moto que nunca había caído en mis manos. Una moto realmente polivalente que se adapta a miles de usuarios como moto para todo, pero también para salidas de fin de semana, viajes de vacaciones, incluso para ir al trabajo diario. En estos días ha destacada su cualidad como moto rutera, económica en consumo y mantenimiento, y con capacidad para rodar en marchas largas, sin la menor queja, por puertos de montaña. Su peso, realmente contenido, y su facilidad de uso, me han sorprendido gratamente.

El único pero que le pondría sería el escaso radio de giro, concesiones de las horquillas invertidas, y la falta de espacio para llevar equipaje en viajes largos; un detalle fácilmente solucionable con un baúl y un par de maletas, en caso necesario. Hubo quien se quejó, pero a mí el asiento me pareció bastante cómodo, aunque reconozco que los que más me ha gustado ha sido el excelente tarado de las suspensiones. Independientemente del estado del asfalto, o del tamaño del reductor de velocidad que encontramos en los pueblos, estas lo filtran perfectamente.

 

 

Sin vibraciones, sin que incida sobre nuestro cuerpo el calor que procede del motor, la Leoncino 500 es una moto agradable. Con una caja de cambios suave y de fácil accionamiento, eso sí, con un embrague más duro de los habitual. Recortaditas y bien escalonadas las seis relaciones del cambio permiten llevar el motor a un régimen desahogado en la mayoría de los tramos. Te sorprendes a ti mismo curveando entre montañas con la quinta relación engranada. En definitiva una moto acertada para cualquier uso que le vayas a dar; desde el día a día, a los largos viajes. Y es que en la Queens Cavalcade se ha graduado como “gran viajera”.

Galería de fotos94 fotos

 
Te recomendamos
 

MOTO OCASIÓN BMW F 800 R - 7400 €

Canariasenmoto.com - El portal de la moto en Canarias - Aviso Legal - info@canariasenmoto.com - Mapa Web - Mapa Web Completo - Accesorios - RSS