Utilizamos cookies para realizar un análisis de uso y mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, entendemos que usted acepta la política de cookies
Política de cookies +
        |  Suscribirse  |   Acceder   |   Contactar

Prueba Zontes R-310, desafío oriental a la categoría A2

15 de Marzo de 2019

Prueba Zontes R-310, desafío oriental a la categoría A2
Zontes R-310
Highlights técnicos: Cilindrdada 312 cc | Peso 159 kg | Potencia 34,8 CV | Asiento 795 mm | Precio 3.995 €

La Zontes R-310 es una de las naked A2 más interesantes del mercado por su gran relación calidad-precio.

 

Zontes es una marca que ha irrumpido con fuerza en el mercado europeo con modelos económicos, reconocibles por sus estéticas agresivas y su moderna tecnología. Modelos descaradamente enfocados a usuarios con el carnet A2. El fabricante chino, que llega a la provincia de Las Palmas de la mano de Valsebike, perteneciente al gigante Tayo Motorcycle Technology Co. Ltd, uno de los principales fabricantes del sector, con más de un millón de motores fabricados anualmente.

 

Tayo Motorcycle es una empresa que destaca, sobre todo, por su dedicación a la investigación; nuevos materiales de construcción, procesos de fabricación robotizados, mecanizado de precisión y alto control de calidad e innovación tecnológica. El 80% de los componentes están diseñados y desarrollados en su centro de I+D, donde cuentan con más de 600 ingenieros altamente cualificados. Además, tienen alianzas con los principales proveedores de componentes como Bosch, Delphi, y un largo etcétera.

 

 

Con esta carta de presentación no es extraño que el sector mire con recelo el desafío que representa una moto tan  competitiva y de excelente factura como esta R-310. Basta verla en parado para darnos cuenta que, de entrada, no hay detalle que podamos criticar, sobre todo si echamos un vistazo al excelente equipamiento que incorpora de serie una moto que no llega a 4.000 euros y que ofrece un motor de 35CV.

 

Respecto al motor, les vamos a dar unos datos que seguramente les sonarán (a buen entendedor…): Monociclíndrico de 312cc DOHC de 4 válvulas, refrigerado por agua, y con inyección electrónica Delphi. Tampoco faltan detalles tecnológicos y funcionales como la iluminación a base de ópticas full-LED -con doble haz de luz diurna-, mando de proximidad, batería de litio de cómodo acceso bajo el asiento y ABS firmado por Bosch (desconectable desde la piña izquierda y advertido en el tablero por un cantoso chivato naranja).

 

 

Más detalles que sorprenden en una moto de esta categoría son la llave presencial, que puedes llevar en el bolsillo de tu chaqueta o pantalón, y que no necesitarás ni siquiera para abrir la tapa del depósito de gasolina o abrir la cerradura del sillón, ambos de accionamiento eléctrico. Las botoneras de las piñas están retrolinuminadas en un tono ámbar, ambas manetas son regulables en distancia, la instrumentación es totalmente digital y cuentas con una toma de corriente hábilmente escamoteada en el interior de la tapa izquierda del radiador. Dispones incluso de un anclaje para el antirrobo de disco de freno entre la estribera izquierda y el basculante.

 

La parte ciclo también puede catalogarse como “de campanillas” para lo que se ve habitualmente en la categoría. Cuenta con un chasis tubular de acero al que se ancha una horquilla invertida y un basculante de aluminio, con monoamortiguador, bellamente esculpido, que nos recuerda irremediablemente a la KTM 390 Duke, al que se atornilla directamente el soporte de la matrícula para dejar mayor libertad a la hora de esculpir el afilado colín de esta moto asiática. Los discos de frenos en ambos ejes y unas preciosas llantas mecanizadas de aluminio que acogen una pareja de neumáticos radiales firmados por CST, con una anchura de 110 para el delantero y 160 mm para el trasero, rematan el conjunto.

 

 

Zontes nace bajo la premisa de proporcionar unos acabados premium a un precio reducido

Excepto la trasera, única en el mercado, la Zontes R-310 nos recuerda no a una, sino a a muchas motos; desde el frontal, parecido a la familia Z del fabricante verde, al puesto de mando, que pretende emular alguna conocida moto italiana. Formas acertadas que, desde luego, no desmerecen ni desentonan en un conjunto que sorprende con un primer impacto visual. Su musculoso y agresivo look la hace atractiva con tan solo mirarla, pero que termina de magnetizarte cuando enciendes su completa iluminación led y el sorprendente piloto trasero que ocupa todo el bajo del colín, reforzando la agresividad de la doble salida del escape.

 

Tras recibir una pequeña teórica de los amigos de Valsebike, empresa que distribuye Zontes en Canarias, guardamos la llave en el bolsillo y nos pusimos en marcha con esta innovadora moto que llega al mercado con sólidos argumentos. Delante de nosotros encontramos un manillar de aluminio de sección variable y un par de piñas que cuentan con más botones de los que encontramos habitualmente en motos de este segmento. Desde un práctico botón cortacorriente para “despertar” a la batería cuando hay un periodo de inactividad prolongado, a botones para abrir el depósito de 14 litros o el asiento. El display, con indicador de marcha engranada, cuenta con varias intensidades de brillo accesibles desde el botón derecho del mismo (pulsaciones cortas para regular el brillo, pulsación larga para dejar el cuentakilómetros parcial a cero).

 

 

Uno de los puntos fuertes de la Zontes R310 es su agilidad

Vayas donde vayas, siempre encontrarás a alguien que te pregunte por “esa biciclíndrica” tan rara. Lo dicen por el doble escape, y por el colín iluminado por dos tiras de led, pero también pos su impactante aspecto. Desapercibido no pasarás, desde luego. Un “bip” te anuncia que la moto está preparada para arrancar cuando te subes a ella y pulsar el botón rojo de la piña derecha, a la vez que desbloquea la dirección, que queda bloqueada de forma automática cuando te alejas de ella y dejas girado el manillar.

 

La postura de conducción es cómoda, con un asiento a la altura de todas las tallas. El manillar ofrece un gran control sobre la dirección y te permite disfrutar de su agilidad, una de sus mejores cualidades. La potencia llega con suavidad y sin molestas vibraciones, a pesar de contar con unas estriberas más deportivas que turísticas. Puedes regular ambas manetas para poner a tu gusto el embrague y el freno delantero. Según van pasando los kilómetros te haces  a ella y descubres los fácil que es sacarle partido a sus 35 CV gracias a las acertadas seis relaciones de una caja de cambios cortita.

 

 

Dos buenas gomas y una bomba

Comparada con otras motos similares en cilindrada, la Zontes no desentona. Acelera con energía y se mueve razonablemente bien en zonas de curvas. Las suspensiones tienen un tarado que apuesta más por la comodidad que por unos hidráulicos excesivamente firmes, a pesar de lo cual, aguanta bien las exigencias de esta moto. Los neumáticos van bien, hasta cierto ángulo de inclinación. Ofrecen un buen agarre en conducción normal, aunque si les exigimos al máximo, en las inclinaciones más severas muestran cierta tendencia a deslizar.

 

A la hora de adelantar en carretera sale a relucir la buena cifra de par en medios, aunque no por ello renuncias al placer de bajar un par de hierros y estrujar el monociclíndrico de cuatro válvulas que siempre está dispuesto a dar lo mejor de sí mismo. La aceleración es limpia y puedes ir subiendo marchas para buscar siempre la zona más adecuada a tu forma de conducir. Para tratarse de un monociclíndrico sube de vueltas con mucha alegría, algo que te permite disfrutar aún más de la conducción. El único límite lo ponen el freno delantero, y no por falta de potencia, que la tiene, de sobra para el peso del conjunto; le hace falta algo más de mordiente inicial para no tener que utilizar los cuatro dedos, algo que seguramente tiene fácil solución.

 

Habría que ver qué rivales están a la altura de la Zontes en carreteras ratoneras con un par de neumáticos pegajosos y una bomba de freno de mayor caudal, porque agilidad, suspensiones y empuje no le faltan. Si pretendes sacarle todo el partido al motor, descubrirás que vas más rápido de lo que parece y que eres capaz de hacer fácil lo que otras veces se te hace más complicado. Esa es una de las mejores virtudes de la Zontes, su enorme facilidad de conducción.

 

 

La Zontes R-310 cumple con nota las exigencias tanto de los motoristas que quieren hacer de ella su medio de transporte de uso diario, como de aquellos que buscan emociones en sus escapadas los fines de semana, independientemente de si se acaba de sacar el carnet A2 o es un motorista experimentado, todos podrán sacarle jugo a un conjunto impactante y rompedor.

 

Somos conscientes de que hay usuarios que han tenido malas experiencias con motos “chinas” pero hoy en día el producto que ofrece Valsebike poco o nada tiene que ver con aquellas motos. Hoy en día son muchos los fabricantes europeos y japoneses que confían la fabricación de sus componentes, motores y hasta motos completas, a fabricantes como Tayo Motorcycle Technology y presumen de fiabilidad y garantía de producto. El único parecido entre esta Zontes y otras motos asiáticas es que su precio posibilita que una moto con la calidad de la  R-310  esté al alcance de casi todos los usuarios que quieren pasar de una “cientoventicicnco” a una moto con mayor potencial para disfrutar también fuera de la ciudad, a ritmo de fin de semana.

 

Si te ha gustado el reportaje, pásate por Valesbike a informarte de las fórmulas de financiación y presume de naked A2.

 

Prueba realizada por el equipo de Canariasenmoto

Empresas Relacionadas
 
Te recomendamos
 

MOTO OCASIÓN KTM Duke 690 R - 7990 €

Canariasenmoto.com - El portal de la moto en Canarias - Aviso Legal - info@canariasenmoto.com - Mapa Web - Mapa Web Completo - Accesorios - RSS