Utilizamos cookies para realizar un análisis de uso y mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, entendemos que usted acepta la política de cookies
Política de cookies +
        |  Suscribirse  |   Acceder   |   Contactar

Prueba Zero S para carnet de coche, la verdadera electroestimulación

23 de Mayo de 2019

Prueba Zero S para carnet de coche,  la verdadera electroestimulación
Zero S ZF 14.4 11Kw
Highlights técnicos: Cilindrdada KW cc | Peso 187 kg | Potencia 59 CV | Asiento 807 mm | Precio 16260 €

Quién dijo que las motos eléctricas tenían que ser aburridas no conocía la Zero S de Motopek. Un vehículo 100x100 eléctrico y que ofrece inagotables dosis de emoción sin dejar más residuo que el placer de su silenciosa conducción.  Y es que al igual que la electroestimulación provoca un efecto similar al que obtendríamos a base de esfuerzo físico, en la Zero S disfrutamos de una asombrosa aceleración y unas cualidades dinámicas sobresalientes, sin necesidad de quemar ni un sola gota de combustibles fósiles.

 

Para los más ortodoxos, hablar de una moto eléctrica parece una herejía, como para el gran Kenny Roberts eran las motos de cuatro tiempos en el mundo de la competición, y sin embargo hoy los motores de válvulas llenas las parrillas y muy pronto lo harán las eléctricas, unas motos que serán el futuro de la competición pero que son ya el presente en la movilidad urbana sostenible.

 

He de reconocer que yo soy uno de esos “intransigentes” con las motos que ni suenan, ni vibran, ni huelen y que ni siquiera manchan. Pero también reconozco que la Zero S es una moto que te hace plantearte tus propios fundamentos, sobre todo cuando compruebas que la aceleración de una moto que está homologada como “ciento veinticinco” acelera más que cualquier “seiscientos o setecientos cincuenta” del mercado, gracias a su desorbitado par motor.

 

Precio en promoción de la Zero S ZF14.4 hasta el 30 de junio: 14.690 euros (Otros modelos, consultar)

 

 

La pasada semana recogíamos en la tienda del número 10 de la calle María Auxiliadora de Telde, la Zero S que nos estregaba Ezequiel González, gerente de Motopek, empresa que distribuye las motos de la firma californiana en Canarias. Ante mi pregunta: “Para cuántos kilómetros tengo”, al ver el 80% de carga en el cuadro de instrumentos, la respuesta de Ezequiel fue tajante: “Para ir al Puerto de Mogán y volver, sin problemas”. Estamos hablando de más de 100 kilómetros, con un 80% de carga…

 

Con la tranquilidad que nos daba el margen, emprendimos ruta por la comarca del sureste de Gran Canaria para probar de nuevo una de las motos de Zero Motorcycles, la marca americana que lleva fabricando motos eléctricas desde 2006 y que es referente en este mercado, a nivel mundial. Nuestra unidad, la Zero S está homologada como “125” y por lo tanto puede ser conducida con carnet A1 o carnet B de coche. Dispone de una batería de 14,4kWh y motor limitado a 11kW de potencia continua, lo requerido para estos permisos de conducción.

 

 

Cifras y letras

Los datos, los datos… Esa es una de las cuestiones que más interesan a quienes vienen del mundo de las motos de combustión. La Zero S pesa 187 kilos, lo que la coloca entre motos de 400 o 500 cc. La velocidad máxima – autolimitada- es de 139 km/h, casi 20 por encima del margen legal genérico en autopista y autovía. El par motor es descomunal; 110 Nm, un dato similar al de cualquier “mil” deportiva, mientas que la potencia es de 59 CV (neta, no continua), más potente que cualquier 125cc. 

 

Su motor, colocado en la parte baja y central del chasis, dispone de refrigeración por aire pasiva, alta eficiencia, flujo radial, imán interior permanente, sin escobillas. La batería de iones de litio ZF 14.4 de segunda generación, que se carga en unas nueve horas en una toma convencional de 220V (dos horas y media con un cargador especial de 835 €), ofrece una capacidad máxima de 14,2 Kw/h. El coste de cada carga es de 1,40 euros. Y en cuanto a la autonomía, la máxima es de 288 km, aunque en recorridos combinados, ronda los 170 km reales efectivos… ¿Cuántos de nosotros hacemos más de 100 km al día, sobre todo, aquí, en Canarias?

 

 

Además de prestar mayor atención al cuadro de instrumentos, para ver la carga de la batería, algo que por falta de costumbre revisas demasiado a menudo, no sin cierta desconfianza, al subirte en la Zero S echas de menos dos palancas, la maneta izquierda (no hay embrague) y la palanca de cambios (tampoco hay de eso). En el tablero de instrumentos podemos ver dos gráficas, una de potencia y otra de par, el eje positivo se irá llenando cuando estamos utilizando esa potencia o par mientras que el gráfico lo veremos en el eje negativo si estamos regenerando energía. También indica el modo de conducción elegido, que puedes cambiar sencillamente desde el botón del puño derecho. Con solo poner el contacto tenemos el motor conectado a la rueda trasera y por lo tanto es muy fácil ponernos en marcha, al principio con tacto, y después disfrutando de la silenciosa patada de su poderoso motor. Y es que cuando le coges el tacto al acelerador, el empuje de la Zero te deja boquiabierto.

 

La postura de conducción es cómoda y natural, al estilo de las naked deportivas. Su tamaño es realmente compacto, aunque no minimalista, y el sillón, por encima de los 800 mm, no supone hándicap alguno para los que no superan el metro setenta. Los menos de 190 kilos en la báscula lo hacen todo más sencillo. Su liviano peso contribuye a la buena frenada de la Zero S, que monta un disco delantero de 320mm y otro trasero, de 240mm, ambos controlados por un ABS Bosch de 9ª generación. También colabora en la retención, el mecanismo de regeneración del motor que, en las deceleraciones, retiene al enviar carga a la batería.

 

 

En las zonas de curvas que recorrimos buscando emplazamientos para las fotos el comportamiento de la Zero S no desmerece al de una naked media, desde luego mucho más de lo que puedes esperar de una moto que por carnet A1 o B  te correspondería. La estabilidad, que es muy buena, está confiada a un chasis rígido como una roca y a unas suspensiones firmadas por Showa, con horquilla invertida de 41mm delante y un monoamortiguador con depósito separado y regulable en precarga. 

 

Los californianos han confiado en Pirelli para calzar de serie sus motos. Delante monta un Diablo Rosso II en medida 110/70-17 y detrás su pareja natural, en medida 140/70-17, gracias a lo cual se consigue una pisada sólida a pesar de contar con unas geometrías que buscan, sobre todo, agilidad. Es una moto muy ratonera y el límite lo marcas tú, o tu falta de confianza en una moto que no necesita muchos trámites para hacerte sentir la conducción silenciosa, intensificando con ello la sensación del viento en el rostro y la percepción de lo que ocurre fuera del casco.

 

 

La Zero S cuenta con tres mapas de motor, aunque más bien son tres modos de entrega de par y potencia. Dos de ellos están preestablecidos, el ECO, enfocado al ahorro de energía, donde las prestaciones se ven bastante mermadas, y el modo SPORT, en el que contamos con toda la caballería a nuestra disposición y libera la función regenerativa del motor para dejar correr la moto en una especie de “punto muerto” hasta que utilizamos el freno. 

 

Este último detalle no ha acabado de convencerme. Y es que si vienes del mundo de la moto de cambios necesitas contar con cierta retención a la hora de entrar en las curvas, pero para eso contamos con un modo de conducción CUSTOM que permite personalizar a tu gusto y tener a tu disposición todo el empuje con la inversión del motor –retención- que mejor se ajuste a tus gustos. Hacerlo es más sencillo de lo que parece. Basta con conectarse vía bluetooth a la App Zero Motorcycles (disponible tanto en Android como en iOS) y ajustar los parámetros a tu gusto desde el menú principal, en el que además podemos ver todos los detalles del nivel de carga de la batería. Permite ajustar el límite de velocidad, el de la potencia máxima y regular la regeneración cuando cortamos el gas, perdón, el potenciómetro.

 

Para los que miran más allá de la compra de la moto, tenemos buenas noticias. Aparte del ahorro en combustible (unos 600 euros al año para un usuario medio), el mantenimiento es mínimo. La marca aconseja pasar cada 7.000km por el taller para chequear la batería. Ni bujías, ni filtros ni cambios de aceite; sólo gomas y pastillas de freno.

 

 

Al principio te sientes un poco perdido con el tema de las baterías, las cargas, el motor y la autonomía, pero todo es mucho más simple de los que imaginas y más eficiente de lo que esperas. Se notan los años de experiencia de la marca con sede en California. Es una moto realmente divertida, sobre todo por una aceleración que no esperas en una moto tan sencilla, a simple vista, y tan silenciosa a la hora de salir catapultada hacia delante.

 

La Zero S garantiza la movilidad más limpia del mercado, pero además de ser un vehículo compatible con la cada vez más ansiada sostenibilidad de nuestras ciudades, es ideal para divertirse disfrutando de su conducción en carretera, a un coste realmente bajo; aproximadamente 0,90 euros cada 100 kilómetros

 

Vete pensando en poner un enchufe en tu garaje porque… ¡No encontrarás en el mercado ninguna moto con motor de combustión que se adapte a tu carnet B y que iguale en prestaciones a esta Zero S de Motopek!

 

Prueba realizada por el equipo de Canariasenmoto

Empresas Relacionadas
 
Te recomendamos
 
Canariasenmoto.com - El portal de la moto en Canarias - Aviso Legal - info@canariasenmoto.com - Mapa Web - Mapa Web Completo - Accesorios - RSS