Utilizamos cookies para realizar un análisis de uso y mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, entendemos que usted acepta la política de cookies
Política de cookies +
        |  Suscribirse  |   Acceder   |   Contactar

Prueba ZERO DS 2013; enchufada con la diversión

23 de Septiembre de 2013

Prueba ZERO DS 2013; enchufada con la diversión

¿Suponen las motos americanas ZERO, el siguiente paso en la evolución de las motocicletas?

Con la intención de resolver esa duda comenzábamos la prueba de la ZERO DS 2013 puesta a nuestra disposición por MOTOPEK, el especialista en motos eléctricas de Canarias y distribuidor autorizado para las islas de la prestigiosa marca californiana...

 

Los nuevos modelos ZERO vienen equipados con el nuevo pack de motor y batería Z-Force lo que permite ampliar su autonomía hasta más de 200 kms y ofrecer un 125% más de potencia que los modelos anteriores. En nuestro caso, la DS, o trail, dispone de hasta 54CV de potencia máxima gracias a la más avanzada tecnología actual en motocicletas eléctricas, pero ¿será capaz de estar a la altura de las expectativas?

 

La DS de ZERO es una moto compacta, ligera, de hecho se queda en menos de 170 kilos, y sencilla. Estéticamente rezuma dinamismo por todas partes y como en todos los nuevos objetos tecnológicos, prima la facilidad de uso. Basta girar la llave y ya la tenemos lista para ponernos en marcha. Los plásticos de la carrocería son todos nuevos. Su estética es más tradicional que los modelos anteriores, y más al gusto europeo. Si no fuera por la falta de escape y por el enorme bloque de baterías en vez de motor, podría dar el pego como una actual moto japonesa, de las que inundan nuestras calles.

 

En el modelo probado, el asiento queda a 873mm del suelo, pero al ser tan estrecha, y sobre todo ligera, se controla perfectamente en cualquier situación aunque seas bajito. La posición de conducción es muy natural con un manillar ancho y plano. Los espejos son del tipo “antes muerta que sencilla”, es decir, que predomina el diseño sobre la eficacia, y aunque podrían mejorarse, no serán un problema para realizar una conducción segura.

 

La instrumentación es clara y concisa, otro detalle “easy” que te permite tener toda la información necesaria con un solo vistazo. Lo principal, la carga de la batería, se muestra claramente con once líneas horizontales. En el centro, la esfera del cuenta revoluciones predomina y envuelve en parte a la pantalla donde se muestran el resto de los parámetros, incluido un optimista velocímetro.

 

Se echa de menos la palanca del embrague, pero en 5 minutos te habrás olvidado “de este anticuado trasto”. Junto al cuadro de mandos encuentras un interruptor donde puedes seleccionar los dos modos disponibles: Sport (full power) y ECO, que optimiza más el consumo de la batería. En nuestro caso, aunque comenzamos con el modo “ecológico”, nos sedujo rápidamente el magnetismo de la palabra “sport”, que realmente se traduce en un verdadero chute de potencia.

 

 

He de reconocer que sólo había probado una vez, y durante un breve momento, una versión anterior de  Zero, pero nunca antes había sentido el empuje de esta nueva versión de 2013. Ezequiel, el gerente de Motopek me puso sobre aviso hablándome muy bien de las mejoras, pero nunca pensé que fueran a ir tan bien. No en vano este nuevo modelo dispone de el doble de potencia, pasando de 28 a 54 CV, siendo el par de nada menos que 92 Nm.

 

En Sport, la aceleración es asombrosa, el tacto del puño derecho es extremadamente sensible y preciso. Los responsables de la marca aseguran que acelera de 0 a 100 km/h en menos de 5 segundos, y seguro que no andan desencaminados. La velocidad máxima está limitada a 153 km/h. No hay maneta izquierda, solo acelerar y frenar. En el modo ECO puedes jugar tanto con el freno motor como con el freno regenerativo para que el motor retenga y no se embale, por ejemplo cuesta abajo. Con el freno regenerativo -al decelerar- al máximo contribuiremos a que la batería mantenga más tiempo la carga.

 

El chasis es pequeño y muy ligero. En la DS las llantas de radios, con la delantera de 19 pulgadas, están pensadas para un posible uso por tierra. ¡Cómo que posible, que disfruté como un enano! Hacía tiempo que no salía del asfalto, pero esta moto te lo pone tan fácil que no puedes negarte a que tu lado gamberro tome el mando en cuanto ves una pista de tierra con un pequeño resalte… Y es que la DS se levanta con facilidad, porque aunque el bloque de baterías pesa, está colocado de tal forma que no resulta extraño en marcha, la distribución de pesos está perfectamente estudiada, y además siempre es la misma ya que la batería pesa lo mismo con carga que sin ella y no se mueve en el depósito.

 

En carretera es muy divertida. La mueves con facilidad y entra con decisión en las curvas además de mostrarse extraordinariamente ágil al enlazar varias con rapidez. La horquilla delantera es regulable y el amortiguador trasero cumple sobradamente su cometido. Los frenos, firmados por Nissin, se muestran más que suficientes para detener la moto en cualquier situación. Lo que no nos gustó tanto fueron los neumáticos de serie, unos mixtos Kenda que en tierra van bien pero en asfalto se ven claramente superados por “las capacidades” de la ZERO.

 

 

Lo que realmente asombra de esta moto es la tecnología del nuevo “power pack” de 102 voltios (antes 66). Las prestaciones, sobre todo en aceleración, son realmente impresionantes. Además, con un sobrecoste de unos 2.000€ podemos optar por la versión de 11,4 KWH (la de serie, la nuestra, es la de 8,5 KWH) con lo que aumentaremos la capacidad de las baterías, no la potencia. En el modo ECO, y sin hacer demasiado “el loco” podemos llegar a conseguir hacer 220 kms. La moto tiene un sistema que va progresivamente mermando las prestaciones cuando nota que queda poca batería, lo que ayudará a no quedarte tirado.

 

Una vez descargada la batería, basta con enchufarla a la red de 220V (utiliza un cable estándar como el de cualquier torre de ordenador o TV) y en unas seis horas se carga completamente. Si comparamos el coste de las recargas con el de ua moto de gasolina, nuestra ZERO estaría por 0,5 litros/100 kilómetros y nos evitaríamos la mayor parte del gasto en talleres y revisiones, ya que no requieren mantenimiento alguno, excepto pastillas de freno y neumáticos.

 

A nosotros nos ha parecido una moto sensacional, con nada que envidiar a una trail de unos 400cc (en algunos aspectos como en aceleración, claramente mejor) y que, a la larga, podrás amortizar con el ahorro de combustible y mantenimiento. Una moto con la que disfrutar y divertirte sobre cualquier tipo de superficie, pero algunas cosas son mejor experimentarlas que contarlas… Puedo deciros que no me importaría tener una.

 

Y para el final dejamos la parte más negativa, el precio. La ZERO DS cuesta 13.995 euros (15.995 € la de 11,4 kWh) y puesto que de momento el Gobierno ha retirado las ayudas del Plan Movele, no podrás ahorarte parte del coste de la compra.

 

Moto de prueba cedida por MOTOPEK, distribuidor autorizado ZERO para toda Canarias.

 

Equipo de Canariasenmoto.com

Empresas Relacionadas
 
Te recomendamos
 

PUBLICIDAD
MOTO OCASIÓN BMW F 700 GS - 6990 €

Canariasenmoto.com - El portal de la moto en Canarias - Aviso Legal - info@canariasenmoto.com - Mapa Web - Mapa Web Completo - Accesorios - RSS