Utilizamos cookies para realizar un análisis de uso y mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, entendemos que usted acepta la política de cookies
Política de cookies +
        |  Suscribirse  |   Acceder   |   Contactar

Prueba Triumph Tiger 800 XRt 2018, ¡Eureka! ¿Nadie lo pensó antes?

29 de Junio de 2018

Prueba Triumph Tiger 800 XRt 2018, ¡Eureka! ¿Nadie lo pensó antes?

Durante el pasado Salón de la Moto EICMA tuvimos la posibilidad de ver en vivo las nuevas Tiger 800 de Triumph Motorcycles, y la sensación tras la presentación en sociedad la vivimos con cierta frustración, más que nada porque esperábamos más del fabricante británico que, sin embargo, se guardaba muchas de las sorpresas escondidas en esta tercera generación de Tiger 800. Secretos que descubrimos en esta prueba y que cambiaron totalmente nuestra opinión sobre una trail que “por fin” ofrece el comportamiento que se espera en una moto de este tipo.

 

La Tiger 800 2018 se presentaba bajo el lema del “espíritu Tiger más vivo que nunca” con diferentes actualizaciones, tan numerosas como sutiles, en la mayoría de los casos, en lo referente a motor, confort y tecnología, y aumentando sus posibilidades a niveles completamente desconocidos en una Tiger 800. El objetivo estaba claro, enfatizar las mejores cualidades de la gama Tiger, pero dotándolas de un nuevo impulso para ofrecer sensaciones mejoradas a cualquier tipo de usuario; desde el recién llegado al mundo de A2 -existe kit de limitación para todas las versiones- como para aquel que no cuenta con una gran talla, potencial cliente amedrentado ante las inalcanzables trail que, gracias a la versión XRX Low, con una altura de asiento de tan sólo 760mm, tiene a su alcance una gran aventurera y viajera.

 

La nueva gama Tiger 800 está compuesta por seis modelos diferentes:

  • Triumph Tiger 800 XR: 10.900€ (suplemento 125€ colores metalizados)
  • Triumph Tiger 800 XRx: 12.550€ (suplemento 125€ colores metalizados)
  • Triumph Tiger 800 XRx Low: 12.550€ (suplemento 125€ colores metalizados)
  • Triumph Tiger 800 XRt: 14.250€
  • Triumph Tiger 800 XCx: 13.350€ (suplemento 125€ colores metalizados)
  • Triumph Tiger 800 XCa: 14.750€

 

 

Tal y como han leído en la tabla de precios, Triumph Canarias ofrece seis diferentes configuraciones de la nueva versión 2018. Desde la Tiger XR, el modelo de acceso a la familia, que al igual que las demás XR está más orientada hacia la carretera, hasta el modelo de alta gama XRt (la protagonista de nuestra prueba), pasando por el modelo intermedio XRx. Las versiones XCx y XCa son las más camperas de la familia, cargadas de prestaciones con un enfoque más aventurero como el nuevo modo de conducción “Off-Road Pro” y unas suspensiones WP de primer nivel, sin olvidarnos de la más bajita de la gama, la XRx Low. Con una familia tan grande queda claro que disponemos de una Tiger 800 para cada tipo de motorista o para la orientación y uso que se le vaya a dar.

 

Por fuera será fácil de diferenciar a las nuevas Tiger 2018 ya que cuentan con nuevos faros con tecnología LED y luz diurna, además de una carrocería rediseñada, pantalla regulable en altura y nuevos deflectores. Pero además de las más de 200 mejoras aplicadas sobre el chasis y el motor y de las importantes actualizaciones diseñadas para maximizar el estilo accesible y ágil de la Tiger, así como su imponente y distinguida presencia, la calidad de acabados en piezas, pinturas y terminaciones, dejan claro que nos encontramos ante una moto diseñada y trabajada para que tenga ese toque de distinción que el fabricante británico impregna a todos sus modelos.

 

 

El tricilíndrico de 95CV -cifra apta para la limitación A2- ha sido totalmente renovado con el objetivo de mejorar su respuesta y tener un comportamiento más contundente e inmediato. Para ello incorpora, entre otras novedades, un nuevo acelerador electrónico y una línea de escape menos restrictiva y más ligera. La caja de cambios recibe además una primera relación más corta que permite mejor aceleración desde parado. La masiva llegada de gestión electrónica al motor permite asimismo  un importante ahorro de combustible en relación con la versión precedente, y la llegada de los modos de conducción que permiten adecuar la entrega de potencia al estado de la carretera o a las sensaciones del conductor. El arsenal tecnológico se complementa con un control de tracción regulable y un sistema ABS con función de frenada en curva.

 

La parte ciclo también se ha revisado a fondo. La frenada cuenta ahora con componentes de primera calidad firmados por Brembo, mientras que Showa o WP, dependiendo de la versión, son las marcas que fabrican las nuevas suspensiones de la Tiger 800 2018 y que mejoran notablemente su comportamiento dinámico. Otro detalle importante de los nuevos modelos de Hinckley es el cambio de ergonomía, con un manillar retrasado, situado más cerca del conductor, y una posición de conducción más acorde con el gusto de los amantes del concepto trail.

 

 

La XRt, el modelo cedido por Triumph Canarias para esta prueba, es el tope de gama XR, es decir, en la orientación más asfáltica. Monta llantas de aleación, a diferencia de las camperas XC, y medidas de ruedas más convencionales, con 19 pulgadas delante y 17 detrás. El asiento es regulable en dos alturas, puedes elegir entre los 830mm en su posición estándar, o bajarlo hasta los 800mm como en nuestro caso, una buena opción para alguien que no llega al 1.70 de estatura. La posición sobre la moto es algo diferente a la anterior. Pequeños detalles que se traducen en una mejora de la sensación sobre la moto. Te sientes más cómodo y con menos necesidad de adaptación.

 

Tal y como ya pudimos comprobar en la Street Triple RS, de quien lo hereda, el cuadro de instrumentos TFT en color de esta tercera generación de Tiger 800 es una pasada. Completamente digital y con un tamaño de 5 pulgadas que te permiten ver de forma intuitiva cualquier parámetro de la moto que, con los nuevos modos de conducción y demás aportes tecnológicos, no son pocos. La decisión de abandonar la antigua esfera analógica nos parece acertada, al igual que los nuevos mandos del manillar retroiluminados y, según las versiones, con un joystick de cinco posiciones, ergonómico e intuitivo que nos permite navegar cómodamente por las diferentes opciones. El control crucero en la Tiger 2018 se maneja de forma sencilla, con un único botón en la piña izquierda del manillar. Disponemos además de toma de corriente tipo USB y una adicional de 12V tipo mechero. La pantalla es regulable, sin herramientas, en hasta cinco diferentes posiciones con lo que la protección aerodinámica queda garantizada.

 

 

A la tercera va la vencida

La sensación sobre esta nueva Tiger 800 es engañosa; mientras que su aspecto, a excepción de la mirada led (con más de 100 puntos de luz), nos recuerda a las Tiger 800 anteriores, las sensaciones dinámicas son totalmente diferentes. Te sientes más cómodo, con todo más a mano y, por fin, con la sensación de ir sobre una trail y no sobre una naked con suspensiones de largo recorrido. ¿A nadie en Triumph se le había ocurrido antes? Como decíamos, los cambios son sutiles, pero el exhaustivo trabajo hecho en la parte ciclo y el control más directo del puño del gas sobre el motor, trasforman totalmente a la trail media de Hinckley.

 

El motor de tres cilindros dispone de una mayor capacidad de respuesta. La relación de la primera marcha es más corta y mejora la tracción, tanto dentro como fuera del asfalto, algo que pudimos comprobar en algunas pistas del centro de Gran Canaria, con estupendas sensaciones a pesar de no contar con neumáticos más adecuados. El motor se siente más libre, como si le hubieran recetado unos caramelos de menta que le aliviaran del atasco en las vías respiratorias. Y se nota incluso en el sonido del escape, de nueva factura y con un sonido más bronco y trailero. Los modos de conducción, hasta seis diferentes en esta versión XRt, permiten jugar con varios parámetros y ajustar la forma en la que llega la potencia a la rueda trasera a tus gustos personales cada uno de ellos.

 

 

Pero si hay un aspecto que destacar de la nueva Tiger 800 es la excelente respuesta de la parte ciclo, tanto en maniobrabilidad a baja velocidad como en la firmeza y solidez que muestra ante las grandes exigencias a ritmo ligero. El trabajo de los hermanos López Córdoba, los españoles encargados del desarrollo técnico de Triumph, ha sido excelente. Han sabido sacar todo el partido al chasis tubular de acero y conseguir un exquisito comportamiento de las suspensiones, acertadamente compensadas y dotando a la trail media de Triumph de una postura de conducción más relajada, algo que demandaban los amantes de las trail que veían en la anterior Tiger 800 como una moto “ajena al concepto”.

 

La frenada es otros de los aspectos que habíamos señalado en anteriores pruebas como mejorable y que con la llegada de los componentes Brembo ha quedado resulto de manera brillante. Potencia y contundencia ante grandes exigencias y capacidad de dosificación en situaciones delicadas permiten sacarle más partido a una parte ciclo que está a la altura de lo que se exige en una moto del empaque de la Tiger 800. Confianza es otra de las cualidades que refleja del sistema ABS, con sensor de inclinación, que Triumph ha implementado en esta tercera generación. Tuvimos ocasión de ponerla a prueba por tramos tan diferentes como Temisas o Carrizal de Tejeda y las conclusiones siempre fueron similares; es otra moto. ¡Ahora es una trail!

 

 

“Eureka” es una expresión de satisfacción; incluso de júbilo, podríamos decir. Y lo que Triumph ha conseguido con esta versión 2018 de la Tiger 800 sólo nos deja una pregunta: ¿A nadie se le había ocurrido antes? Los ingenieros de Hinckley han encontrado el camino correcto para que los amantes de las motos aventureras y viajeras se sientan cómodos en una moto a la que cualidades no le faltan para multiplicar razonablemente sus ventas.

 

Posiblemente las motos trail sean las que mejor encajen en la orografía de las Islas Canarias. Motos fáciles de conducir, con motores bondadosos, capacidad para viajar cómodamente, solos o en compañía, y un recorrido de suspensiones que se traga con mayor facilidad los "imprevistos" de la carretera. Un segmento que cuenta ahora con una renovada Tiger 800, aún más sugerente, y que se convierte en una de las mejores opciones para los que buscan una trail que se puede limitar para el carnet A2 y apta para todas las tallas.

 

Triumph Canarias te invita a probarla… ¿Te atreves?

 

Equipamiento del piloto: Casco Shark Explore-R

 

Prueba realizada por el equipo de Canariasenmoto

Empresas Relacionadas
 

MOTO OCASIÓN Honda Pan-Eropean - 11500 €

Canariasenmoto.com - El portal de la moto en Canarias - Aviso Legal - info@canariasenmoto.com - Mapa Web - Mapa Web Completo - Accesorios - RSS