Utilizamos cookies para realizar un análisis de uso y mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, entendemos que usted acepta la política de cookies
Política de cookies +
        |  Suscribirse  |   Acceder   |   Contactar

Prueba Triumph Street Cup, café racer A2 para disfrutar a diario

11 de Septiembre de 2018

Prueba Triumph Street Cup, café racer A2 para disfrutar a diario

El modelo más irreverente de a gama Street de Triumph se llama Street Cup, una imponente café racer creada a partir del estilo minimalista de la Street Twin que cuenta con el motor Bonneville de 900cc, un propulsor repleto de par y perfectamente capaz de moverte con soltura por ciudad o de conseguir que te diviertas por las sugerentes carreteras de Canarias, incluso en su versión limitada para el A2, como ocurre con la protagonista de este reportaje.

 

Con el estilo, las líneas despejadas y el carenado minimalista de las classic racer contemporáneas, la Street Cup de Triumph Canarias (Gubra) rebosa personalidad deportiva y urbana. La Street Cup, inspirada en el mundillo de las carreras en la calle y con un elevado nivel de detalles personales y acabados premium, aporta la actitud y el estilo de una café racer para carretera. Es algo así como una Thruxton low cost, más asequible y con un comportamiento menos exigente y más abierto al gran público.

 

Está disponible en dos preciosas combinaciones de colores; gris-amarillo y gris-negro. Entre los detalles de alto nivel que contribuyen al personal estilo de la Street Cup destacan la franja pintada a mano en el depósito y las franjas decorativas en las llantas de aleación, los gráficos exclusivos, los emblemas del depósito y con multitud de detalles deportivos y urbanos, como el asiento tipo bala y la tapa de colín desmontable.

 

Precio Triumph Street Cup.- 10.500 euros *No incluye ITMV ni gastos de matriculación (200€)

 

 

La nueva Street Cup se une a la familia con su auténtico estilo y actitud street racer. Es la Bonneville más contemporánea, accesible y divertida y ofrece un claro enfoque deportivo y urbano. De estilo minimalista, silueta legendaria y líneas limpias, la Street Cup destaca por su experiencia de conducción adictiva, provocador estilo deportivo, presencia, agilidad y una banda sonora que acompaña tu ruta gracias a sus cortos, ligeros y rectos silenciosos acabados en acero inoxidable.

 

El aclamado motor Bonneville de 900 cc es el corazón mecánico que comparten los dos modelos, y cuenta con un calado a 270° que ofrece una entrega de potencia suave y lineal a través de su caja de cambios de 5 velocidades con embrague asistido. Un bicilíndrico en paralelo con más par, más empuje en medios, mayor entrega de potencia, menos consumo y un sonido embriagador y personal para cada moto. En cada una de ellas, la respuesta inmediata del puño de gas se logra gracias al sistema de inyección de combustible y acelerador electrónico de Triumph en combinación con el avanzado sistema de refrigeración líquida.

 

La Street Cup se ha concebido de manera que ofrezca una ergonomía más dinámica y orientada a su carácter deportivo, sin renunciar a la comodidad en el día a día. En comparación con la Street Twin, el piloto está sentado un poco más alto, debido a sus nuevos amortiguadores traseros de mayor longitud (aunque se mantiene el recorrido de 120 mm de la Street Twin), y más retrasado. Además, la posición de su exclusivo manillar de estilo Ace es más baja y ligeramente más adelantada, lo que en definitiva permite una posición de conducción más decidida y facilita los giros con el cuerpo. La altura del asiento de 780 mm permite poner los dos pies en el suelo para facilitar las maniobras en parado y la convierte así en una moto verdaderamente accesible y divertida para pilotos de todas las tallas y estilos.

 

 

En esta búsqueda de motos que puedan encontrar nuevos horizontes, Triumph ha confiado en una plataforma probada y consolidada como es la nueva familia Street Tween. Como en todos los productos Triumph, la estética neo clásica no significa que vayamos a renunciar a la más avanzada tecnología. A muchas motos de aspecto retro les gustaría llegar al nivel de equipamiento de esta Street Cup. Acelerador electrónico, control de tracción desconectable y embrague anti-rebote y asistido, nos trae de vuelta al Siglo XXI.

 

La gestión de la electrónica de su motor ha permitido a los técnicos de Triumph hacer que cada una de las motos de la saga Street tenga un carácter diferente. Además de pasar la normativa Euro 4, la Triumph Street Cup es una moto limitable para el A2 cumpliendo las nuevas imposiciones europeas en este aspecto, y sis descafeinar demasiado su carácter. Un carácter, por cierto, y facilidad de conducción que se nos antoja una de las candidatas perfectas para conducir con este carnet limitado y dar el paso dos años más tarde al carnet A si tener que cambiar de moto.

 

La motorización, derivada de la que propulsa la Street Tween, se fundamenta en un motor bicilíndrico en paralelo calado a 270º y que cubica 900 centímetros cúbicos. Un motor suave, con mucho par a bajas vueltas, que entrega 55 CV y adaptado a las exigencias de la normativa Euro4. Las ligeras modificaciones respecto a sus hermanas consiguen ganar par en esa banda que nos sacará “las castañas del fuego” en superficies complicadas, algo a lo que además contribuye el inconfundible escape doble, de acero inoxidable cepillado con silenciosos de estilo megáfono acabados en negro y acero. Los datos, 28% de ganancia de par motor entre 2.750 y 4.750 vueltas, y los 55 CV de potencia máxima llegan a tan solo 6.000 rpm.

 

 

El chasis tubular es la parte esencial de un bastidor de acero de estructura tubular con esquema tradicional de horquilla convencional KYB de 41mm, y doble amortiguador trasero KYB con ajuste de precarga. 120 mm de recorrido de rueda. Las llantas de aleación, con un diseño de palos, ofrecen medidas de 18 pulgadas delante y 17" detrás, en las que se alojan neumáticos 100/90-18 y 150/70-17, respectivamente. La frenada está confiada a un disco flotante de 310 mm con pinza flotante Nissin de 2 pistones Nissin y ABS, en la parte delantera, y un disco de 255 mm con pinza flotante Nissin de 2 pistones y ABS, en la trasera. El peso en seco declarado es de 200 kg y la altura del asiento está a 780 mm del suelo.

 

El cuadro de instrumentos se condensa en una única esfera que incorpora, en un reloj principal analógico y con ora sección digital, cuentavueltas, dos parciales, nivel de combustible, autonomía restante, marcha engranada, nivel de combustible, consumo medio e instantáneo, reloj, ajustes del control de tracción, y que permite acceder y navegar por los distintos parámetros mediante un botón situado en el puño izquierdo. Un detalle muy práctico que es habitual en todas las  Triumph

 

Para los más viajeros, además de un amplio catálogo con más de 150 accesorios originales, hay detalles tan prácticos como la toma de corriente USB bajo el asiento de la Street Cup. Los más fanáticos quedarán entusiasmados con detalles como el asiento trasero, que es desmontable, e intercambiable fácilmente, con una parrilla de aluminio..., y sin sobreprecio.

 

 

Subirnos a la Street Cup no supone ningún problema. 78 cms no es mucho, incluso para los que no superamos la media nacional. El manillar, tipo Ape, tampoco es tan incómodo como parece, de hecho, tras más de 250 kilómetros de ruta, no pasa factura para quienes tenemos el síndrome del azulejo (consultar a Leo Harlem). Es todo un juguete. Su condición de “Street” no circunscribe su uso sólo al entorno ciudadano. Te puedes divertir mucho con ella dentro y fuera del casco urbano gracias a una buena combinación de elementos que equilibran mucho el conjunto.

 

Comenzando con la postura de conducción, notarás que a pesar de adoptar una postura deportiva, no es exagerada. El manillar es estrecho lo obligan a actuar con todo tu cuerpo para hacer girar la moto, algo que termina siendo adictivo. Las estriberas están algo retrasadas pero no tanto como para tener que ir excesivamente aplanado sobre el depósito, logrando un conjunto deportivo pero sin comprometernos mucho en nuestro día a día. Los retrovisores colocados en los extremos del manillar son algo pequeños, tendrás que mover algo la cabeza para ver claramente lo que sucede a nuestras espaldas.

 

La combinación de 47,5 CV (55CV en la versión sin limitar) con más de 200 Kilos pudiera considerarse un hándicap a la hora de acelerar, pero hay que decir que los caballos de esta Street Cup son auténticos pura sangre y cunden más de lo que parece. Destaca por su gran progresividad y por la suave entrega de potencia, sin estridencias y sin ser demasiado agresivo. Si buscas una deportiva pura, esta no es tu moto, pero sí será la moto de la mayoría de usuarios y usuarias que buscan una moto con estilo para su carnet A2. Su funcionamiento es muy fino, apenas llegan vibraciones al manillar de nuestra Street Cup, las justas para ver que el motor está vivo y que ha llegado el momento de cambiar de marcha utilizando sus cinco relaciones para extraer todo el jugo al bicilíndrico en paralelo.

 

 

La Street Cup invita a disfrutar de esa ansiada libertad que en muchos otros modelos se ve encorsetada por factores que jamás deberían condicionar tu conducción. Su estrecho manillar ofrece control suficiente para jugar con el peso de tu cuerpo en las curvas, al estilo de las café racer auténticas.  En carreteras sinuosas ofrece buenas sensaciones. Es una moto neutra, sin reacciones extrañas y siempre fiel a tus decisiones. Tan noble que permite una conducción tan fácil como divertida y a la altura de cualquier nivel de motociclista, incluso para quienes estrenan su carnet A2 (recordemos que la unidad de pruebas está limitada, sin perder ni un ápice de su dinamismo, de hecho, sólo “pierde” 7,5 CV en la zona alta del cuentarrevoluciones, la que menos vas a utilizar).

 

El tacto general de la moto es bueno, pero el funcionamiento del conjunto embrague / caja de cambios es realmente delicioso. Un accionamiento de la maneta muy liviano, un recorrido del pedal corto y preciso, y una ausencia total de tirones, suponen una mezcla perfecta para hilvanar una conducción en la que el disfrute es el auténtico protagonista. Y todo ello aderezado por la banda sonora que emite su doble escape de acero, tipo megáfono. Una sintonía que ha ganado muchos enteros sobre la Street Cup y que, sin llegar a ser molesto, ofrece un excitante bramido que sorprende para tratarse de un modelo Euro4. A pesar de ser un modelo de iniciación, las suspensiones son rígidas y se comportan bien en carretera. No tienen grandes sofisticaciones, son convencionales tanto en horquilla como en su juego de doble amortiguador, pero son equilibradas.

 

 

El calado a 270º de su motor bicilíndrico ha sido un gran acierto, y no solo por las prestaciones y por el empuje de las zonas baja y media, también lo agradecen nuestros oídos con esa peculiar melodía. El empuje óptimo de bicilíndrico comienza incluso antes de las 3.000 vueltas y llevarlo más allá de las 6.500 no tiene mucho sentido. Tanto es así que puedes ahorrar muchos cambios de marchas, sobre todo en curvas enlazadas, y no echarás en falta que sólo dispongas de cinco relaciones de cambio. Como ejemplo diremos que puedes hacer en tercera, sin despeinarte, la recientemente asfaltada subida de Tejeda al Parador de La Cruz de Tejeda, por la carretera antigua.

 

El motor encaja a la perfección en un conjunto muy logrado que supone un importante paso adelante en el aspecto dinámico y funcional. Y si a todo esto le unimos que es un modelo cargado de tecnología de vanguardia y que sigue plenamente la moda actual, a buen seguro que encaja con gran parte de los usuarios que buscan una moto con la que se identifiquen plenamente. Porque son muchos los clientes que cada día más buscan “imagen” además de “prestaciones” y en ese aspecto, hace años que Triumph ha dado en el clavo, convirtiéndose en la marca experta y referencia en el segmento, plasmando como nadie la esencia del motociclismo en sus modelos de la gama “modern classic” del que forma parte esta exquisita Street Cup, todo un compendio de diseño y exclusividad al alcance de los usuarios del carnet A2.

 

Unidad de prueba cedida por Triumph Canarias (Gubra) distribuidor autorizado Triumph para toda Canarias

 

Prueba realizada por el equipo de Canariasenmoto

 

 

Por 600 euros más (11.100 €), Triumph Canarias te ofrece una exclusiva Street Cup Tracker totalmente transformada (Ver detalles): Empezando por un escape Vance&Hines dos en uno que sale por arriba. Luego unos neumáticos Pirelli MT60RS, que pese a su nutrido y corto taco mantienen un agarre más que suficiente para la moto. Barnizamos la pintura original en acabado mate, cambiando el logo cromado de Triumph del depósito por el mismo logo en color negro brillante. Y lo aderezamos todo con diferentes chuches: puños gris claro, intermitentes de led, protector del faro, cubre cárter de aluminio, y unos retoquitos para las suspensiones que igual no necesitas, pero que no me puedes negar que le quedan de maravilla. Hablamos de los espectaculares amortiguadores Fox totalmente regulables con depósito separado, más una pequeña sutileza estética en la horquilla…le hemos colocado a las barras los fuelles protectores de una Street Twin. Resultado, pues una moto de aire gamberro/apocalíptico que no te cansas de mirar por todos los lados y no dejarás a nadie indiferente.

Empresas Relacionadas
 

MOTO OCASIÓN Kawasaki zx 10 R - 7000 €

Canariasenmoto.com - El portal de la moto en Canarias - Aviso Legal - info@canariasenmoto.com - Mapa Web - Mapa Web Completo - Accesorios - RSS