Utilizamos cookies para realizar un análisis de uso y mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, entendemos que usted acepta la política de cookies
Política de cookies +
        |  Suscribirse  |   Acceder   |   Contactar

Prueba Triumph Speed Twin, exquisito equilibrio

30 de Mayo de 2019

Prueba Triumph Speed Twin, exquisito equilibrio
Triumph Speed Twin 2019
Highlights técnicos: Cilindrdada 1200 cc | Peso 196 kg | Potencia 97 CV | Asiento 807 mm | Precio 13.300 €

Llegó a lo grande. Con ese halo de glamur que rodea a las leyendas. El nuevo icono irrumpió en el panorama motociclista adueñándose de un segmento en el que Triumph ha dejado patente su saber hacer con modelos que reinventan la esencia británica a base de cuidados diseños y avanzada tecnología.

 

La nueva creación de la fábrica de Hinckley supone la perfecta combinación del ADN atemporal de Triumph con los avances más modernos. La Speed Twin de 1200cc, que recupera un nombre legendario en la historia de la marca, anuncia prestaciones y emociones gracias al motor de la saga Bonneville que equipa la Thruxton R, lo que es sinónimo de prestaciones.

 

En la presentación, Triumph hablaba de una máquina ágil, dinámica y rebosante de sensaciones, y lo cierto es que la nueva Speed Twin combina con acierto estilo, polivalencia y dinamismo. Su diseño es genuinamente Triumph, rebosante de personalidad y con una belleza atemporal que enamora cada día a más motoristas. Especialmente a los de cierta edad, aquéllos que en su momento suspiraban por las atractivas motos inglesas que, a diferencia de la península, llegaban a Canarias en barcos que regresaban la las islas, aún con olor a plátanos en su bodegas.

 

 

Cualquiera que soñara cómo debería ser una custom moderna tendría en mente una moto como esta nueva Speed Twin que plasma la perfecta combinación del estilo británico con los avances más modernos. La Speed Twin  representa la esencia del auténtico diseño Bonneville con una imponente y musculosa presencia roadster que incorpora un sinfín de características de alta calidad e insuperables acabados y detalles. Entre ellos podemos mencionar su depósito de 14,5 litros, los guardabarros, tapa de balancines, acabado de las tapas laterales, taloneras y colectores, todo de aluminio cepillado; asiento de estilo acanalado; llantas de aluminio de 7 brazos; tapón del depósito de estilo Monza; escapes deportivos dobles ligeramente elevados o retrovisores montados al final del manillar.

 

La Speed Twin no es una moto masiva, sus dimensiones son bastante compactas, con un asiento a 807mm del suelo que lo hace accesible para usuarios incluso de talla media y un peso en seco de 196 kilos, que son una decena menos que la deportiva Thruxton. Con el mismo estilo custom de la Bonneville, la nueva Speed Twin aumenta los detalles premium y agrega diversos toques de estilo. Con toda la potencia y par motor de la Thruxton R, junto con el mismo nivel de tecnología, añade al conjunto una ergonomía más moderna y accesible.

 

 

Triumph se ha centrado en buscar una conducción tan precisa, ágil y dinámica como la de una roadster moderna. La clave de estas cualidades reside en el nuevo chasis, desarrollado a partir de la Thruxton R, mejorando la ergonomía y que, al combinarse con la horquilla de altas prestaciones y el doble amortiguador trasero con ajuste de precarga, ofrece una experiencia de conducción mejorada, con 10 kilos menos que la mencionada Thruxton R.

 

La dieta se aprecia en la manejabilidad de la Speed Twin, tanto en maniobras en parado como en cambios de dirección en carretera, que realiza con inmediatez y sin mayor esfuerzo por parte del motorista. Su manillar es más estrecho, con una nueva tija y nuevas torretas, así como el asiento rebajado que la hace accesible a cualquier talla.

 

Tanto la configuración de su chasis como la del motor buscan equilibrio. De hecho la posición de conducción, amplia y cómoda, se muestra acertada para el día a día, sin que por ello suponga realizar grandes renuncias en términos de dinamismo en una utilización algo más deportiva. Retomando la referencia de su hermana Thruxton R, obviamente no es tan rápida y efectiva en un pilotaje al límite por su posición de conducción, pero la mayoría de los usuarios agradecerán esa postura más cómoda, lógica y racional para el 95% de los recorridos habituales.

 

 

El motor de la Speed Twin, recordamos de nuevo que viene derivado del de la Thruxton R, ofrece altas dosis de emoción. Se trata del bicilíndrico en paralelo de 1200cc "High Power" de 8 válvulas, con calado a 270° para garantizar una entrega de potencia suave y lineal a través de la caja de cambios de 6 velocidades. El propulsor ha sido debidamente actualizado para lograr un gran rendimiento en cualquier gama de revoluciones. Ofrece una potencia máxima de 97 CV a 6.750 rpm y un par máximo de 112 Nm a 4.950 rpm.

 

Uno de las características más reconocibles de este motor es radiador integrado, que pasa casi desapercibido, y el par de silenciadores tipo megáfono, en acero inoxidable satinado que aportan la inconfundible banda sonora de un bicilíndrico británico. El consumo ronda los 5 litros/100km y los intervalos de mantenimiento se extienden cada 16.000 kilómetros, algo que reduce considerablemente los costes finales de mantenimiento. Además, Triumph ofrece 4 años de garantía en todos sus modelos.

 

Al igual que el resto de la gama Modern Classics el motor de la Speed Twin equipa acelerador electrónico, lo que permite disponer de tres modos de conducción (Sport, Road y Rain). Además, la reencarnación del icono británico cuenta con ABS y sistema de control de tracción desconectable de serie. El embrague asistido anti-rebote, que ayuda a aliviar la fatiga del piloto al minimizar el esfuerzo sobre la palanca, mejora el confort de conducción.

 

 

La Speed Twin está derivada de la Thruxton, pero no es una copia a la que se hayan hecho unos cuantos cambios. El chasis de doble cuna de acero parte de la misma base pero se utiliza un nuevo basculante de aluminio, también se incorporan nuevas llantas de aluminio forjado, nueva batería, nuevos soportes de aluminio para el motor y un motor que ha visto rebajado su peso (tapas del motor, tapas de levas de magnesio, embrague) en 2,5 kg para rebajar esos 10 kg de los que ya hablamos. También se han reposicionado las estriberas, algo más bajas y adelantadas, para ofrecer una postura más lógica ara el día a día.

 

En el tren delantero, la Speed Twin equipa una horquilla convencional de 41mm al frente y un doble amortiguador en el eje posterior. Brembo firma la dotación de frenos delantera, con un doble disco de 305 mm y pinzas de 4 pistones. Nissin hace lo propio en el freno del eje posterior, con un disco de 220 mm y una pinza de doble pistón. En ambos casos asistidos por un sistema ABS de última generación. La llantas de aluminio de 17 pulgadas equipan neumáticos Pirelli Diablo Rosso III, en medidas 120/70-17 delante y 160/60-17 detrás.

 

 

Como la estética retro no está reñida con la tecnología, el cuadro de instrumentos de la Speed Twin, de doble esfera, ofrece toda la información necesaria: en la izquierda el velocímetro, con información sobre la marcha engranada, hora y diversos testigos; el de la izquierda, cuentarrevoluciones, consumo y modos de conducción, entre otros detalles. La llave dispone de inmovilizador, ofreciendo así un extra en seguridad. Además, se puede consultar el sistema de monitorización de la presión de los neumáticos (TPMS) disponible como accesorio.

 

Y es que el concepto clásico no pasa de moda, pero ahora llega adaptado a las necesidades del motorista actual. Así la lista de elementos destacables es larga, yendo desde el control de tracción desconectable hasta la disponibilidad de tres modos de conducción, pasando por un embrague con función anti-rebote, un inmovilizador electrónico contra los robos, la toma de corriente USB bajo el asiento, faro halógeno delantero y piloto trasero e intermitentes de LED.

 

 

Si hay una cualidad que destaca por encima del resto esa es su agradable tacto. Desde el sonido de su motor, que responde con un rugido que te atrapa a cualquier golpe de gas, hasta el fino tacto de todos los componentes de una moto que sigue fielmente la tradición de las marcas premium de automoción británicas. A esas sensaciones gratificantes contribuye igualmente un propulsor bicilíndrico en paralelo que ofrece rendimiento suficiente para disfrutar con solvencia de cualquier recorrido, sin exigencias o radicalismos. 97 CV que cunden mucho gracias a una entrega constante de su potencia, a una curva de par muy plana y progresiva, y al buen escalonamiento del cambio de seis velocidades, que por cierto, ofrece un tacto delicioso.

 

Las suspensiones priorizan el confort en marcha, sin embargo, son suficientemente consistentes para las exigencias del 90% de los usuarios. Sólo a alta velocidad, en autovía, notamos cierto aligeramiento de la dirección cuando pasamos por baches o juntas de asfalto, siempre que seas capaz de soportar la nula protección aerodinámica de un faro delantero desnudo. La frenada, con dos discos delanteros flotantes y uno trasero, ofrece un tacto excelente, en sintonía con el resto del conjunto.

 

 

El motor empuja con rotundidad desde medios, así que es perfecto dejarlo correr en marchas largas aprovechando su buen par motor desde abajo. Su patada al abrir el acelerador es progresiva, pero suficientemente contundente para disfrutar de un dinamismo que te sorprenderá. El escalonamiento de los cambios es perfecto para una moto de sus características que, evidentemente, no es una deportiva, pero tampoco es lenta. Frena bien y, al ritmo que rodarás con ella, los Pirelli garantizan suficiente agarre, precisión en curva, y estabilidad a ritmo en asfalto.

 

De los modos de conducción nos quedamos con el “Sport”, con una conexión más directa entre el puño y la goma trasera. Su encanto está en que, sin ser una moto estridente en ningún apartado, es efectiva y cumple con nota ante cualquier exigencia de su propietario: Desde su practicidad como moto urbana a una moto divertidísima en las escapadas por las carreteras que tanto abundan en Canarias, con curvas y más curvas. Incluso en compañía, la Speed Twin ofrece unas cualidades sobresalientes.

 

 

La Speed Twin es fiel a la saga Modern Classic de Triumph. Sus acabados son más que correctos, y muy por encima de motos que aspiran copar el mercado premium. Es tan bonita en vivo como en fotos. Su línea atemporal, con esa pátina de buen gusto británico, seduce a jóvenes y no tan jóvenes. Pero sobre todo cautivará a todos aquellos que se atrevan a ir a Triumph Canarias Gubra y solicitar una prueba dinámica. 

 

Va realmente bien, tanto en ciudad como fuera de ella. Es una moto dócil y fácil de conducir, gracias a su bajo centro de gravedad, y el exquisito tacto de todos sus mandos, favorece su suavidad en arrancadas y detenciones. Transmite sensaciones que intensifican en placer de conducción en cada kilómetro del camino y, desde luego, su estética es incuestionable… ¿Necesitan más argumentos a su favor?

 

Prueba realizada por el equipo de Canariasenmoto

Empresas Relacionadas
 
Te recomendamos
 
Canariasenmoto.com - El portal de la moto en Canarias - Aviso Legal - info@canariasenmoto.com - Mapa Web - Mapa Web Completo - Accesorios - RSS