Utilizamos cookies para realizar un análisis de uso y mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, entendemos que usted acepta la política de cookies
Política de cookies +
        |  Suscribirse  |   Acceder   |   Contactar

Prueba Triumph Speed Triple RS, ¡Destapa tu lado más gamberro!

14 de Noviembre de 2018

Prueba Triumph Speed Triple RS, ¡Destapa tu lado más gamberro!

Triumph Canarias Gubra ha puesto un caramelo en nuestras manos, la Speed Triple RS, nueva versión tope de gama entre las streetfighter británicas, que llega repleta de detalles que la hacen aún más exclusiva, como las suspensiones Öhlins, el modo de conducción extra, la decoración y otros elementos del equipamiento de serie.

 

El icónico modelo que vio la luz en 1994 marcó un antes y un después en el universo de las dos ruedas y regresa ahora marcando el más alto nivel en la evolución de la saga. La nueva Speed Triple RS mantiene intacto el ADN de la que fue la primera streetfighter de serie del mercado y definen un nuevo hito a nivel de potencia, manejabilidad y avances tecnológicos, enfatizando su perfecto equilibrio entre rendimiento, agilidad y potencia.

 

La denominación “RS”, inédita a hasta ahora en este modelo, destapa cualidades superiores al resto de la gama de supernaked británicas. Empezando por su motor, un poderoso tricilíndrico de 1050 cc que, con los más de 100 nuevos componentes respecto a la versión anterior, ofrece una potencia de 150CV y un par motor de 117 Nm. Los frenos delanteros con doble disco y pinza monobloque Brembo de 4 pistones, son otra inequívoca muestra de las pocas concesiones que Triumph ha dejado a la improvisación.

 

Precio Triumph Speed Triple RS.- 16.450 euros

 

 

La Speed Triple siempre ha sido la niña mimada de la fábrica de Hinckley y eso se nota en las constantes actualizaciones que han impulsado el carácter agresivo de la moto así como su agilidad y equilibrio. Desde el basculante monobrazo, rúbrica inequívoca de los modelos Speed Triple, al chasis doble viga tubular de aluminio. Detalles de calidad a los que ahora se incorpora la más avanzada tecnología como el acelerador electrónico y los modos de conducción. Pero esta nueva RS 2018 incluye aún más detalles que la convierten en la más potente, manejable y tecnológicamente avanzada de la historia de Triumph.

 

El propulsor tricilíndrico de 1.050 cc de Triumph está dotado ahora de más potencia, que crece un 7% respecto a la generación anterior, con 150 CV (10.500rpm); mientras que el par motor se amplía un 4%, hasta los 117 Nm (8.050rpm). Este propulsor recién actualizado cuenta con 105 nuevos componentes entre los que se incluyen: un nuevo cigüeñal aligerado, camisas de los cilindros de aluminio con revestimiento de Nikasil, un motor de arranque más pequeño y una batería y alternador más ligeros. Los pistones de nuevo diseño y la nueva culata con los colectores de escape optimizados para mejorar el flujo de gases permiten una mayor relación de compresión y entrega de potencia. 

 

El resultado de estas mejoras se traduce en un propulsor más lleno que gira más deprisa y sube de vueltas con más ganas y durante más tiempo, ya que la zona roja comienza 1.000 rpm más arriba que en la generación anterior. Eso refuerza el carácter del motor Triumph tricilíndrico, la rápida respuesta al acelerador y el inconfundible rugido que le acompaña.

 

 

Un nuevo doble escape más abierto -en fibra de carbono y firmado por Arrow en esta versión RS-, un catalizador más grande y un sistema de colectores más ligero mejoran en conjunto el flujo de gases, a la vez que mejoran notablemente el rugido del motor tricilíndrico y convierten a esta generación en las Speed Triple con la mejor banda sonora jamás fabricada. Además, la caja de cambios y el embrague anti-rebote asistido aportan mayor comodidad al motorista y ayudan a conseguir la experiencia de conducción perfecta.

 

La legendaria maniobrabilidad y precisión de la firma británica se ve incrementada en la nueva Speed Triple RS 2018, junto a una conducción más ágil y concentrada, beneficiándose además de un ahorro de peso de 3 kilos de peso. Además del característico basculante monobrazo y el chasis de aluminio de doble viga tubular, se han optimizado y ahora son más rígidos para lograr la combinación perfecta de tacto y manejabilidad dinámica, ganando en agilidad y equilibrio la RS.

 

No podemos olvidarnos de uno de los elementos diferenciadores más importantes de la Triumph Speed Triple RS, como son sus suspensiones Öhlins regulables, la horquilla invertida NIX30  y monoamortiguador TTX36, ambos ajustables.  Y si a esto le sumamos neumáticos Pirelli Diablo Supercorsa (120/70-17 y 190/55-17) y el doble disco de freno de 320mm con pinzas radiales Brembo monobloque M4.34 de cuatro pistones, tenemos una bomba de moto.

 

 

La tecnología que incorpora la Speed Triple RS está a la vanguardia del mercado actual. Un acelerador electrónico maneja la moto según los diferentes modos de conducción, que en la Triumph Speed Triple RS 2018 son cinco (Road, Rain, Sport, Rider programable y el adicional Track), gestionando la entrega de potencia del motor, el control de tracción y el ABS, estos dos últimos desconectables. Además, en la RS se ha incorporado una unidad inercial IMU desarrollada en colaboración con Continental que hace lecturas de inclinación lateral y longitudinal, ratio de giro y aceleración, para así gestionar de la mejor manera el ABS -sensible a la inclinación con una función optimizada para curva - y el control de tracción. Para mejorar la comodidad, la Triumph Speed Triple RS añade a su equipamiento un sistema de arranque sin llave y un botón en el centro del manillar para el bloqueo de la dirección.

 

Uno de los puntos más llamativos de esta Triumph Speed Triple RS es la pantalla TFT de 5 pulgadas a color desde donde controlar todos los parámetros del ordenador a bordo. Es inclinable y cuenta con tres estilos, según el modo de conducción seleccionado. Además, en la RS dispones de otros tres estilos adicionales y cronómetro de vueltas con tiempos registrados. Por los menús te puedes mover con el nuevo joystick de cinco posiciones y el resto de mandos, todos retroiluminados. Igual que su hermana S, cuenta con un nuevo control de velocidad y la luz diurna.

 

 

Los ojos del reportero se quedan embobados con tantos detalles de calidad. La mires por donde la mires, te sorprende. A primera vista se parece a aquella versión “R” que probamos en 2016 (Ver Prueba) pero si analizamos los detalles vemos lo mucho que ha cambiado, para mejor, esta “RS” de 2018. Además de todo lo exigible en una moto de más de 16.000 euros, detalles como la regulación de la presión hidráulica de la bomba de freno, botones retroiluminados, la luminosidad de la pantalla TFT regulable en inclinación o la excelente integración de las suspensiones Öhlins que parecen firmadas por la misma fábrica británica.

 

El fabricante anuncia 1.000 vueltas más, pero lo primero que percibes del tacto del tricilíndrico es mayor musculación en todo el régimen de revoluciones que, junto a las suspensiones de altísima calidad, mejoran notablemente la manejabilidad. Los 189 kilos, que con el depósito de 15l lleno y todos los líquidos deben rondar los 210 kilos, se mueven con extraordinaria soltura por las carreteras secundarias del sur grancanario. Los 150CV, disponibles en todos los modos, excepto en “Rain”, se trasmiten al asfalto con total precisión, siempre bajo control, a pesar de forzar algunas trazadas. Se mueve de forma intuitiva y la conexión entre tu cerebro y la moto es directa.

 

Tardamos algunos kilómetros en hacernos con sus posibilidades. Te adaptas a un paso por curva más rápido de que crees que es el adecuado, frenas más tarde y aceleras de forma más contundente, hasta la siguiente curva. Es una moto muy enérgica, pero a la vez muy dócil. El motor es inagotable. No te cansas de retorcer el acelerador y siempre hay más. El tren delantero parece ir sobre raíles, sin alocarse al acelerar y digiriendo como si nada las grandes inercias de las apuradas sobre firmes bacheados. El aplomo es sorprendente. Las suspensiones y frenos rubrican un comportamiento de 10. Es una moto lista para entrar en circuito pero que puedes utilizar sin problemas para el día a día.

 

 

En esta prueba nos acompañó el responsable de ventas de Triumph Canarias en Las Palmas, Pablo Fernández, quien además de detallarnos los pormenores de la Speed Triple RS y hacer de modelo en las fotos, nos ofreció sus opiniones personales sobre la exclusiva streetfighter británica. “Su carácter deportivo no empaña su faceta de moto para el día a día. Es muy fácil de conducir, pero sobre todo es excitante al pilotarla”, nos decía con su pícara sonrisa. "No es una moto en la que alguien pueda sentirse extraño. Sus medidas son idóneas para casi cualquier talla y la posición de conducción no es exigente. Aunque hay 150CV a tu disposición, la entrega es muy suave y progresiva. La elasticidad del tricilíndrico y el paso por curva son dos de sus mejores cualidades, sobre todo por lo excepcional de sus suspensiones Öhlins; de lo mejor del mercado”, recalcaba.

 

“Equilibrio es una palabra que podría definir su principal cualidad”, continuaba. “Es una moto para usuarios de distintos niveles. Habrá quienes le saquen todo el rendimiento pero habrá quien goce de la comodidad que le otorgan sus componentes de primera calidad. Se adapta a tu forma de conducir o estado de ánimo gracias a los distintos mapas de motor, que funciona en combinación con distintos parámetros. Es una moto que permite improvisar en medio de una curva, apoyándose en las asistencias a la conducción que la hacen realmente segura en carretera. Ni pretende ser una “R” ni lo necesita, pero puestos a ir rápido, le mojaría la oreja a muchos modelos que presumen de cualidades”, rubricaba, invitando a los que quieran probarla a pasarse por Triumph Canarias - Gubra.

 

 

La anterior Speed Triple nos gustó pero Triumph ha sabido darle un plus en todos los sentidos. Es aún más equilibrada, pero sobre todo más completa. Su funcionamiento y facilidad de conducción han mejorado ostensiblemente, al igual que su imagen, más musculosa y sugerente y con una melodía que te cautiva a cada golpe de gas.

 

La Speed Triple RS será una moto que no encontrarás habitualmente en el mercado de segunda mano. Es una de esas motos de las que no te aburres. Su motor nunca te decepcionará y el equipamiento en frenos, suspensiones y ruedas está al nivel que merece una moto de su caché. Una moto con la que disfrutará tanto el amante de los paseos a ritmo de recrearse en el paisaje como para el que ama las motos con carácter, pero sobre todo, una moto que hará las delicias de los amantes de las delicatesen del mundo de las dos ruedas.

 

Prueba realizada por el equipo de Canariasenmoto

Empresas Relacionadas
 
Te recomendamos
 

MOTO OCASIÓN Honda Monkey 125 abs - 3200 €

Canariasenmoto.com - El portal de la moto en Canarias - Aviso Legal - info@canariasenmoto.com - Mapa Web - Mapa Web Completo - Accesorios - RSS