Utilizamos cookies para realizar un análisis de uso y mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, entendemos que usted acepta la política de cookies
Política de cookies +
        |  Suscribirse  |   Acceder   |   Contactar

Prueba Triumph Scrambler 1200 XE, aventurera real con estilo retro

25 de Marzo de 2019

Prueba Triumph Scrambler 1200 XE, aventurera real con estilo retro
Triumph Bonneville Scrambler 1200 XE
Highlights técnicos: Cilindrdada 1200 cc | Peso 207 kg | Potencia 90 CV | Asiento 870 mm | Precio 16.100 €

Las nuevas Scrambler 1200 XC & XE llegan al mercado con una clara intención; ser la referencia del segmento todoterreno de estilo custom clásico gracias a sus prestaciones únicas, llevando el estilo Scrambler a un nuevo ámbito de prestaciones para la aventura real. Unas motos diseñadas para ofrecer una experiencia de conducción sublime sobre todo tipo de terrenos y equipadas al más alto nivel de prestaciones, componentes y tecnología punta.

 

Con estas referencias no era extraño que estuviéramos encantados de aceptar la invitación de Triumph Canarias Gubra cuando nos propuso probar la nueva Scrambler 1200 XE, una moto que además, habían inscrito para participar en la próxima Gran Canaria Mototrans, una prueba no competitiva dirigida a personas aficionadas a la moto de campo y en la que, aparte de las endureras y las trail al uso, pocas moto más se atreven a abordar. Nuestro primer objetivo sería buscar argumentos que nos permitieran aclarar si los “intrépidos” pilotos de Triumph Canarias habían acertado o no, con la idea de inscribir esta moto para una prueba, a todas luces, exigente para una moto de este peso y dimensiones generales.

 

 

Las Triumph Scrambler 1200 XC & XE son las primeras de una nueva categoría de motocicletas de doble uso “Modern Classic” y “Adventure”, que llegan para hacernos revivir la esencia de las dos ruedas ya sea en asfalto o fuera de él. Con estos nuevos modelos, Triumph ha conseguido fusionar las capacidades de una auténtica moto de aventuras con el ADN de la leyenda que la firma británica comenzó a forjar en las carreras del desierto de los años 60. Aquellas primeras preparaciones de scrambler, tomando como base las motos más destacadas del momento en cuanto a prestaciones, las Triumph, se convirtieron en las auténticas y originales máquinas para derrapar por el desierto.

 

Triumph precisamente ha desarrollado estos modelos sin perder de vista la pasión por la personalización, con más de 80 accesorios que permiten obtener un look más agresivo y campero, un estilo más personal o una mayor practicidad para el día a día. Para demostrar el doble carácter de estas motos, Triumph ha creado dos atractivos kits de inspiración que son el perfecto punto de partida para aquellos motoristas que quieran diseñar su propia Scrambler 1200 poco a poco o instalar todo el set de accesorios a la vez en el concesionario: el kit Escape, reforzando el estilo de los viajes de aventuras, y el kit Extreme, para remarcar aún más el estilo puramente off-road.

 

 

Un motor a la medida de tus sueños

La última generación del motor Bonneville “High Power” de 1.200cc es el corazón de las nuevas Scrambler con una puesta a punto específica para ofrecer 90 CV a 7.400 rpm y un alto par motor desde la parte baja del tacómetro y a través de toda la parte media, con un pico máximo de 110Nm a tan sólo 3.950 rpm y que gracias a su carismático calado a 270º asegura una deliciosa y lineal entrega de potencia a través de su dulce caja de cambios de seis velocidades.

 

Al igual que el resto de la nueva generación de Bonneville, el motor de la Scrambler 1200 ofrece una respuesta inmediata e intuitiva fruto de la incorporación del acelerador electrónico, así como un sistema de refrigeración líquida sutilmente integrado para unas mejores prestaciones y una conducción más ecológica y eficiente. Las Scrambler 1200 ofrecen unos amplios intervalos de mantenimiento de 16.000 kms, casi nada. La banda sonora de la Scrambler surge de un bello sistema de escape con la salida lateral alta con los colectores de acero inoxidable y los silenciadores esculpidos de acero inoxidable cepillado que emanan un profundo y sublime sonido.

 

 

Una parte ciclo que supera las expectativas de cualquier scrambler

La configuración a medida de la parte ciclo de las nuevas Scrambler 1200 marcan un nuevo listón en la categoría. La exclusiva colaboración con Öhlins por un lado y la configuración con un claro enfoque hacia las capacidades off-road y la ergonomía y confort del motorista, con un basculante de aluminio específico, más largo en la versión XE, entre otras mejoras, marcó el desarrollo de las nuevas Scrambler 1200. Los dos modelos incorporan una nueva y exclusiva suspensión trasera Öhlins de largo recorrido con doble amortiguador totalmente ajustable, para una sorprendente capacidad de conducción en off-road y distancia libre al suelo. La más enfocada al off-road extremo, la Scrambler 1200 XE, ofrece un recorrido de rueda de 250mm; mientras que la crossover XC, permite 200mm.

 

La guinda a los componentes de altas prestaciones e ingeniería innovadora de la parte ciclo de las nuevas Scrambler son las pinzas de freno radiales Brembo monobloque M50, las estriberas plegables, que son ajustables en el modelo XE; y los neumáticos tubeless montados en  llantas de radios con anclaje latera, con la rueda delantera de 21” (la primera moto de su categoría que la incorpora).

 

 

Tecnología aplicable al mundo real

Algunos de los aspectos más destacables de estos dos modelos son: el panel de instrumentos TFT de segunda generación, personalizable al gusto de cada motorista y hasta 6 modos de conducción (Road, Rain, Off-Road, Sport, Rider e incluso el Off-Road Pro en la versión XE) que permiten adaptar el mapa de inyección, la configuración del ABS y el control de tracción a las preferencias del motorista y las condiciones externas. En la Scrambler 1200 XE destacan los sistemas de ABS y control de tracción optimizados para curvas a través de su IMU (Unidad de Medición Inercial) desarrollada en colaboración con Continental, mientras que en la XC se pueden seleccionar distintos modos de intervención de ABS y control de tracción según las necesidades desde el modo de conducción Rider.

 

También cuentan con otros elementos como la iluminación completa de LED con faro delantero DRL, los mandos retro-iluminados, el embrague asistido, el sistema Keyless (arranque sin llave), el control de velocidad, la toma de alimentación USB y los puños calefactables (de serie en la XE), la Scrambler 1200 incorpora avances tecnológicos nunca vistos en el mundo de la conectividad sobre dos ruedas. Es la primera moto con sistema de control de GoPro integrado, así como la primera en incorporar un sistema de navegación por símbolos con tecnología Google (su primera colaboración con un fabricante de motocicletas), además de ofrecer conectividad por Bluetooth de teléfono y música (todo habilitado a través del módulo de conectividad Bluetooth disponible como accesorio).

 

 

Si al mal estado del asfalto de la mayoría de las carreteras que encontramos en las salidas de cada fin de semana, le sumamos la comodidad de una postura alta y un manillar ancho que nos ofrecen los modelos adventure, determinaremos casi con toda seguridad que las motos más apetecibles del mercado son las trail, pero a muchas de ellas les faltaba encanto. No dejan de ser motos funcionales, con grandes posibilidades como viajeras pero con un aspecto anodino y falto de personalidad. Para dar respuesta a los clientes que buscaban algo más, Triumph saca al mercado las nuevas Scrambler 1200 XC y XE, modelos en los que la estética está a la altura de la mecánica.

 

Triumph cuida como nadie los aspectos estéticos de sus “modern Classic”, pero es que además, no hemos de olvidar que la firma inglesa inventó la categoría de las Scrambler legales para uso en carretera -TR5 Trophy- a mediados del siglo pasado, es decir, que experiencia en la materia no les falta. Tampoco son mancos a la hora de crear un espacio de confort para que el piloto disfrute de la experiencia de la conducción. La Scrambler 1200 XE es alta, no lo negaremos, pero con el asiento bajo -que equipa nuestra unidad de pruebas- queda a una altura racional. Con 1,70 estarás preparado para ella. La calidad de los componentes y la acertada distribución de todos los mandos te van preparando para lo que está por venir.

 

 

Aunque el motor viene derivado de la familia Bonneville y Thruxton, el tacto no tiene nada que ver. Parece un motor más ligero y más alegre a la hora de subir de régimen. Los 90CV son realmente dulces, lo ideal para una campera real, sin vibraciones apreciables y con un aumento progresivo de la potencia. La potencia está donde debe estar, en la zona utilizable en un mundo real. Con un descomunal par máximo de 110 Nm a menos de 4.000 rpm, prácticamente a la mitad del régimen de corte de encendido. Basta acariciar el gas en cualquier situación para sentir la poderosa y progresiva patada. Incluso sobre tierra, el tacto es delicioso y las prestaciones, a pesar de no llevar montados tacos, espectaculares. En la versión XE incluso puedes desconectar del todo el ABS, fabricado por Continental y un control de tracción de cinco niveles. Otro punto a su favor para la Mototrans.

 

Los modos de conducción, incluido el Off road, permiten tener una mejor adaptación a la superficie por la que te muevas. Además, Triumph ha desarrollado un práctico sistema que deja un margen mayor de freno motor que te hace la vida más fácil a la hora de las bajadas por cuestas empinadas. El embrague, asistido, es dulce y de accionamiento corto, lo que te permite hacer los cambios de marcha de forma intuitiva, incluso de pié. Más puntos positivos. Puedes abrir gas a fondo, incluso en primera, con un control absoluto, algo poco frecuente en motos de esta potencia y par motor. El control total es una de sus mejores cualidades. Los cambios, tirando a cortos, te permiten aprovechar la zona buena que -es casi toda- mientras te desenvuelves con soltura por caminos y pistas de tierra.

 

 

Si el motor es una delicia, las suspensiones no lo son menos. Delante, la horquilla invertida Showa con barras de 47 mm y 26,9º de lanzamiento más 129 mm de avance que ofrece un recorrido de 250 mm muy válido para uso fuera de la carretera, con gran estabilidad en conducción off road. Detrás monta un par de Öhlins de imagen retro, con 250mm de recorrido en el caso de la versión XE, 5 cms más que la XC, un recorrido poco habitual en motos con doble amortiguador trasero. El agarre de los Pirelli Scorpion Rally es más que digno para una moto de esta envergadura y la combinación de llantas de radios Akront de 21” y 17” resulta acertada. La delantera aporta aplomo y direccionalidad fuera del asfalto. Los frenos -320 mm + pinzas radiales Brembo M50 monobloque- están a la altura de las mejores deportivas del mercado, y si en asfalto es una cualidad, por lo marrón requiere tacto para no pasarse, sobre todo con el mapa Offroad, donde no contamos con la asistencia del ABS.

 

Tras nuestras inmersiones sobre caminos y pistas de tierra, decidimos volver al mundo habitado sin salir de lo negro para disfrutar de las cualidades viajeras de una moto que hace levantar la vista a todo motero con el que nos cruzamos. La postura es muy cómoda, a pesar de tener las manetas giradas en un clara concesión a la conducción de pié, sobre las estriberas. Basta aflojar los tornillos y girarlas. El depósito de 16 litros, que cunde mucho gracias al contenido consumo de la Scrambler 1200, cuenta con unas hendiduras que te permiten, sobre todo si no eres talla XXL, mantener las piernas a resguardo de las inclemencias del tiempo. El asiento es muy ancho, y más plano de lo esperado, pero hemos de reconocer que al principio parecía que iba a ser más incómodo de lo que en realidad resultó. Los kilómetros pasan sin el menor síntoma de cansancio y, gracias a la posibilidad de anclajes para llevar la carga, sólo habría que ponerle una pequeña cúpula para hacer de esta Scrambler una viajera incansable.

 

 

Con cualidades más que certificadas para hacer un buen papel en la GranCanaria Mototrnas y con sus prestaciones como viajera, esta nueva gama scrambler de Triumph Canarias entra de lleno en competencia con el suculento mercado de las grandes trail, con el plus añadido de su estética retro que, aunque tendrá sus detractores, entusiasma a la mayoría de los amantes de las motos. Y es que Triumph ha sabido dar en el clavo con su gama de motos “Modern Classic”, inspiradas en modelos de décadas pasadas pero que pueden pilotarse como lo harías con cualquier moto actual; tecnológica, fiable y segura. Una aventurera fácil para el mundo real.

 

Casco del piloto: SHARK VANCORE 2 (Ver más detalles)

 

Prueba realizada por el equipo de Canariasenmoto

Empresas Relacionadas
 
Te recomendamos
 

MOTO OCASIÓN Suzuki Gladius - 3990 €
PUBLICIDAD

Canariasenmoto.com - El portal de la moto en Canarias - Aviso Legal - info@canariasenmoto.com - Mapa Web - Mapa Web Completo - Accesorios - RSS