Utilizamos cookies para realizar un análisis de uso y mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, entendemos que usted acepta la política de cookies
Política de cookies +
        |  Suscribirse  |   Acceder   |   Contactar

Prueba SYM Cruisym 125, primera clase con 5 años de garantía

16 de Octubre de 2019

Prueba SYM Cruisym 125, primera clase con 5 años de garantía
SYM Cruisym 125
Highlights técnicos: Cilindrdada 125 cc | Peso 192 kg | Potencia 14,3 CV | Asiento 750 mm | Precio 4.299 €

Si hay una categoría disputada en el mercado canario de la moto, esa es la de los scooters de 125cc. Su practicidad, confort, capacidad de carga, simplicidad de uso y atractivo precio hacen de estos vehículos los preferidos, sobre todo, de todos aquellos que quieren aprovechar las ventajas de moverse en moto por la ciudad, o incluso fuera de ella, y deciden ponerle dos ruedas a su carnet de coche.

 

En Canarias son 10 marcas las que mayoritariamente copan un mercado que en 2018 vendió 2.446 unidades, es decir, que 1 de cada 3 motos que se vendieron el año pasado en Canarias, era una scooter 125cc. No es extraño por tanto que todas las marcas pugnen por hacerse con su parte del pastel. SYM vendió en 2018 en Canarias 110 scooters 125cc, una cifra que pretende mejorarse en 2019 gracias a modelos como esta Cruisym 125 que aporta innegables mejoras en calidad y diseño y que vienen a sumarse a su reconocida fiabilidad, un valor importantísimo en este tipo de vehículos, y que permite ofrecer a SYM cinco años de garantía.

 

Precio: 4.299 € (Matriculada y con seguro del primer año incluido).

 

 

El objetivo que la marca taiwanesa SYM se ha marcado con la Cruisym 125 es el de rivalizar, de tú a tú, con los scooter GT más prestigiosos del mercado. Para ello cuenta con importantes argumentos como una estética deportiva más actual, un comportamiento sobresaliente y una amplitud adaptada a la talla europea. Si a esto le sumamos los exclusivos 5 años de garantía en el segmento, cosechar un éxito de ventas, también en Canarias, no debería ser ninguna quimera.

 

El nuevo Cruisym 125 sustituye al prestigioso Joymax 125, un modelo que ha sido durante años referente en comportamiento dinámico y fiabilidad. Las líneas agresivas de la nueva Cruisym 125 son realmente atractivas, una auténtica revolución frente a su predecesor. Es una de esas scooter 125 que entran por los ojos. Ergonomía, acabados y detalles de calidad como los revestimientos de la zona del reposapiés se han fabricado con textura de fibra de carbono o el refuerzo lumbar del asiento, le otorgan un toque de exclusividad.

 

 

La Cruisym de SYM es una 125 grande. Es amplia, cómoda y con gran capacidad de carga bajo el asiento. Una auténtica GT en prestaciones y comodidad que, sin embargo, hace un guiño a la deportividad con el diseño de sus trazos afilados y angulosos. La altura del asiento (750mm) es la ideal para sentirte integrado en la moto y en una posición natural que te permite sacarle partido a todo su potencial dinámico.

 

La pantalla deriva brisas ofrece una buena protección, sobre todo al piloto, que va en una posición más baja que el pasajero, sobre un asiento a dos niveles que esconde un importante hueco en el que caben dos cascos integrales. El ancho del hueco es el justo para poder meter los cascos, si pretendes meter bultos más anchos que un casco, tendrás problemas. El asiento cuenta con una barra amortiguador que guía y facilita la apertura y cierre, y una práctica luz interior, que arroja luz en situaciones de baja iluminación como los garajes.

 

 

El tablero de instrumentos, de clara inspiración automovilística, está dividido en dos pantallas con la clásica aguja, velocímetro a la izquierda y cuentarrevoluciones a la derecha, y un panel digital en el centro que nos ofrece información sobre hora, gasolina, temperatura y parciales.  Los faros delanteros, de proyección elipsoidal para cruce y carretera con bombillas halógenas, se completan con iluminación led para posición (luz de día), intermitentes y piloto trasero.

 

 

Tras el escudo, práctica guantera con una toma USB y otra tipo mechero (12V) para poder cargar cualquier tipo de dispositivo. Desde la cerradura podemos abrir el asiento y a la trampilla que da acceso a la tapa de gasolina. Las plataformas para los pies, debido al túnel central, no son extensas pero sí alargadas como para poder estirar las piernas ligeramente. La postura que su actualizada ergonomía permite adoptar, es cómoda y espaciosa, gracias también a un mullido asiento que incluye un pequeño respaldo lumbar para el conductor, y un manillar a la distancia adecuada. El pasajero dispone de estriberas plegables.

 

 

SYM ha optado para su Cruisym por una motorización de casi 15CV, concretamente 14,3CV. Un moderno monocilíndrico con refrigeración líquida, simple árbol de levas, multiválvula y con inyección electrónica. El motor, como es habitual en este tipo de scooter, forma parte del basculantes y transmite su potencia a la rueda trasera mediante el habitual variador mecánico con embrague centrífugo trasero.

 

El chasis, confeccionado a base de una estructura multitubular de acero, he sido calculado para albergar una carrocería espaciosa y confortable como la del nuevo Cruisym 125 -el mismo que el de su hermana mayor de 300cc-. Buscando estabilidad y un buen comportamiento dinámico, la marca representada en España por el Grupo Bordoy, ha optado por montar una rueda delantera de 14 pulgadas (medida 127/70) y detrás una de 13 pulgadas (neumático 140/60), para permitir ofrecer agarre y espacio bajo el asiento para ubicar un par de cascos integrales. De la frenada se encargan dos discos, el delantero de 260mm, y el trasero de 240mm. No monta frenada combinada pero sí que equipa un ABS firmado por Bosch de última generación.

 

 

Nada más ponernos en marcha, acompañados de un discreto sonido, comprobamos que los rodillos del embrague han sido tarados para que la respuesta al acelerador tenga un acertado compromiso entre deportividad en las aceleraciones y velocidad punta, que pudimos ver pasar con holgura de los tres dígitos en circunstancias favorables. Las aceleraciones son buenas y aunque puede que no sea el más rápido en las salidas del semáforo, está a la altura de lo que se espera de sus casi 15CV.

 

En ciudad, el Cruisym 125 ofrece un comportamiento delicioso. Cómodo y bien protegido tras el escudo y el parabrisas, regulable en dos posiciones, con la ayuda de herramientas. La agilidad es uno de sus fuertes y los espejos panorámicos quedan justo por encima de los espejos de los coches, un detalle muy importante para los que se pasan el día en la jungla de asfalto. La elección de neumáticos de 14/13 pulgadas le otorgan un comportamiento más ratonero que sus rivales de 15/14 pulgadas, sin sacrificar apreciablemente la estabilidad.

 

 

El asiento bajo, situado a 750mm es otra buena baza para el que está todo el día trajinando por las calles de la ciudad, con paradas constantes sobre suelos que a veces juegan malas pasadas sin no apoyamos bien el pié. La capacidad de carga, comprobada metiendo holgadamente dos cascos integrales bajo el asiento. La luz de cortesía bajo el asientoy las dos tomas de corriente (USB y mechero de toda la vida) de la guantera, son algunos de los gadgets que nos hacen la vida a bordo más fácil. La trampilla de acceso al tapón de la gasolina -sin cerradura-se abre eléctricamente desde un botón situado en el manillar, al igual que el asiento.

 

Cuando salimos de la ciudad, por las autovías que la rodean, si las condiciones son óptimas podemos ver como la aguja del velocímetro puede superarlos 120 km/h, con indicador de rpm acariciando las 9.000. Una cifra meritoria si tenemos en cuenta que además tiene una buena aceleración, y que supone uno de los récords del segmento. En estas condiciones es de agradecer la protección que ofrece el parabrisas. Condiciones que son justo las contrarias a las que nos encontramos con viento de frente y en subida, una situación en la que la Cruisym 125 sale airosa, rondando los 95 km/h de marcador.

 

 

En carreteras de curvas, es donde una scooter 125 “se la juega” -como decía el anuncio de una colonia-. Y  Canarias, con la red viaria que tenemos, sembrada de ese tipo de recorridos, es un buen lugar para testar las capacidades dinámicas de un scooter que se defiende bastante bien, con una agilidad destacable y un motor que no se muere cuando tienes que cortar para trazar la curva, apurando la inclinación hasta que el roce de partes metálicas de las que hay por ahí abajo te sacan de tu ensueño…

 

Si tuviéramos que calificar la parte ciclo con un solo adjetivo,” equilibrada” sería sin duda el más acertado. Bastidor, suspensiones, frenos y neumáticos forma un equilibrado conjunto que ofrecen confort y versatilidad sin restarle un ápice de esa chispa de deportividad que los más jóvenes buscan en un vehículo que van a utilizar a diario. Horquilla y amortiguador tienen un tarado acertado que aúna firmeza y confort. Las probamos tanto en ciudad, sobre los baches más conocidos de la urbe, y en carretera, recorriendo los tramos de curvas de abrasivo asfalto ante el cual mucos scooter sucumben y la Cruisym salió airosa del test.

 

 

Nos ha gustado mucho la combinación de diámetros de las llantas. El comportamiento en curvas es muy intuitivo y la firmeza de las suspensiones y la seguridad que te otorga el eficaz sistema ABS, te hacen animarte hasta que, como te advertimos, escuchamos roces metálicos por los bajos de la Cruisym. La frenada, utilizando a tu gusto el freno delantero o el trasero, e incluso ambos, sin que un CBS te imponga su tarado, es una ventaja a la hora de ir rápido de verdad. La estabilidad nunca se ve comprometida por desfallecimiento de las suspensiones, incluso a velocidades próximas al límite de la legalidad.

 

Con casi 200 kilos de peso y unas dimensiones que no sucumben al minimalismo, la Cruisym de SYM te permite moverte con soltura por ciudad, carreteras de circunvalación o los tramos de curvas que escoges a diario para ir al trabajo por el camino que aunque no sea el más corto, siempre es el más divertido. Y si hablamos de economía de uso, el consumo, incluso con el gas a fondo en gran parte de los recorridos que hicimos, nunca llegó a superar los 3 litros a los 100 kilómetros, consumo que le permite una autonomía cercana a los 300km sin repostar, lo que significa para la mayoría de los usuarios que la usen a diario, ponerle 10 euros de gasolina a la semana.

 

 

Con la llegada al mercado de la nueva Cruisym 125 entra un nuevo aspirante el título en la liga primera división. Una scooter que no suspende en ningún apartado y que ofrece un comportamiento a medio camino entre una deportiva y una GT. Su estilo moderno y sus cuidados detalles seguro que van a seducir a los posibles clientes de una alternativa real a los modelos top de la categoría.

 

Un scooter con acabados y equipamiento equiparable a los mejores del mercado, que cuesta poco más de 4.000 euros y que tiene 5 años de garantía, no puede dejar de ser una opción a tener en cuenta si buscas una GT con comportamiento deportivo.

 

Pásate por Danara Motor y Fierro Motor y descubre el porqué del éxito de ventas de la Cruisym 125 a nivel nacional

 

Prueba realizada por el equipo de Canariasenmoto

Empresas Relacionadas
 
Te recomendamos
 

MOTO OCASIÓN BMW R 850 R - 3990 €

Canariasenmoto.com - El portal de la moto en Canarias - Aviso Legal - info@canariasenmoto.com - Mapa Web - Mapa Web Completo - Accesorios - RSS