Utilizamos cookies para realizar un análisis de uso y mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, entendemos que usted acepta la política de cookies
Política de cookies +
        |  Suscribirse  |   Acceder   |   Contactar

Prueba Suzuki GSX-S 750 A2, prestaciones racing sin limitaciones

08 de Julio de 2019

Prueba Suzuki GSX-S 750 A2, prestaciones racing sin limitaciones
Suzuki GSX-S 750 A2
Highlights técnicos: Cilindrdada 750 cc | Peso 213 kg | Potencia 47,5 CV | Asiento 820 mm | Precio 8.749 €

Anunciada en abril su llegada a los concesionarios oficiales Suzuki de toda Canarias, estábamos deseando probar la naked más grande de la gama de Hamamatsu para los poseedores del permiso de conducción A2, la nueva GSX-S750 A2, una moto de 47CV, es decir, la unidad diseñada específicamente para esta potencia, no es una versión A2 con sus 95CV que se puede limitar a 47CV, un detalle que podría parecer menor pero que no lo es en absoluto.

 

FEDEAUTO nos cedía recientemente una unidad de prueba en el icónico color azul Suzuki, toda una declaración de intenciones con los “colores de guerra” que lucen las motos de Rins y Mir en el Mundial de MotoGP. 

 

La categoría de las naked media-alta cilindrada es una de las más animadas del mercado canario, de hecho son la primera preferencia de la mayoría de aquellos usuarios que estrenan el permiso A2. Usuarios que en mayor proporción se decantan por modelos “grandes” cuyo chasis y parte ciclo esté sobredimensionado para la potencia que permite la categoría. Y visto que las líderes de venta se apellidan 900, 821, o 650, Suzuki no quería seguir dejando escapar esta jugosa parte del pastel.

 

La promoción de lanzamiento (8.749 euros) incluye Matriculación y Seguro del primer año

 

 

Las armas de la Suzuki GSX-S 750 A2 son evidentes; un ADN de moto deportiva que seguro que será uno de sus principales atractivos. Unas siglas “GSX” que son sinónimo de eficiencia, deportividad y pasión por la conducción. La nueva Suzuki GSX-S750 puede presumir de un motor totalmente renovado y específico para la cifra de 47CV, con mejoras en la admisión, inyectores y escape, y acoplado a la trasmisión mediante una caja de cambios de seis relaciones y embrague refrigerado y asistido para reducir la fatiga al tener que ejercer menor presión en la maneta de embrague. La electrónica es otro de los puntos fuertes de la Suzuki GSX-S750, además del obligado ABS, viene equipada con un control de tracción que permite tres niveles de asistencia o que incluso podremos desconectar, y otros sistemas novedosos como arranque con una sola pulsación y asistencia a bajas vueltas.

 

La Suzuki es una moto de líneas clásicas, en lo que al mundo de las naked se refiere, y que como auténtica “made in japan” rezuma calidad por los cuatro costados. No es excesivamente grande y los componentes están a la altura de lo que se espera de ella. Sus formas deportivas se inspiran, claramente, en su hermana mayor la GSX-S1000, sobre todo en las contundentes líneas de la zona delantera, presidida por una afilada óptica que esconde el cuadro de instrumentos. Tras el manillar, el voluminoso depósito de 16 litros esculpe sus formas para dar cabida a las rodillas de un piloto que va sentado sobre un asiento estrecho y que deja paso a una trasera más estilizada que sigue los patrones de la familia GSX.

 

 

Entre sus grandes innovaciones destacan un motor de cuatro cilindros en línea de origen GSX-R con un sistema de escape tipo “4-2-1” que aporta un gran rendimiento a la moto. Asimismo, la Suzuki GSX-S750 sorprende desde el primer momento por su alta capacidad de aceleración, por su suavidad y precisión, y por la ausencia de vibraciones o ruidos. Todo ello sumado a un comportamiento deportivo que combina a la perfección con una posición natural y cómoda para el pilotaje.

 

Para el chasis se sigue contando con una doble viga de acero, al que ahora se acopla un nuevo basculante de aluminio más robusto y con un nuevo diseño, que transmite mejor los 47,5CV al asfalto. En las suspensiones, delante contamos con una horquilla invertida Kayaba de 41mm, completamente regulable, y detrás, un amortiguador ajustable en precarga y extensión, accionado mediante un sistema de bieletas progresivas.

 

La frenada está garantizada por un par de discos lobulados de 310mm en el eje delantero, mordidos por unas contundentes pinzas radiales de 4 pistones, firmadas por Nissin. Detrás, es suficiente con pinza Nissin de un solo pistón para morder el disco, también lobulado. En ambos casos el sistema ABS es dotación de serie. Los neumáticos, en medida estándar -120/70ZR17M/C (58W) y 180/55ZR17M/C (73W)- van montados en sendas llantas de aleación de aluminio de 10 palos.

 

 

A los mandos, sobre un sillín a 820mm del suelo, y nos sentimos como en casa, salvo porque el manillar es más estrecho y cerrado de lo que esperábamos, en una clara concesión al diseño más agresivo que tanto gusta a los más jóvenes. La postura está ligeramente inclinada hacia adelante y las estriberas, elevadas y retrasadas, contribuyen a una posición de conducción con un marcado toque deportivo, para tu dosis diaria de pasión por la conducción. El tablero de instrumentos digital, heredado de su hermana mayor, nos ofrece una información completa y sobre todo controlable de forma sencilla y segura desde la piña izquierda.

 

El motor arranca mediante una sola pulsación sobre el botón (aunque hasta que te acostumbras, sigues pulsando hasta que el tetracilíndrico cobra vida). El "Suzuki Easy Start System" es una de las nuevas aportaciones que incorporan los nuevos modelos de Hamamatsu. Al igual que el asistente de bajas revoluciones; un sistema que te ayuda a auto regular el bajo régimen, desde el ralentí, para que el motor no se cale y gire con asombrosa suavidad en las maniobras a baja velocidad tan habituales en los trayectos urbanos. Una auténtica gozada que llega al mundo de las motos de la mano de Suzuki.

 

Tras habituarnos a estas nuevas tecnologías, tremendamente prácticas, comenzamos a disfrutar de una conducción muy fluida. A pesar de sus 213 kilos, la soltura con la que se desenvuelve entre el tráfico urbano, no lastran sus cualidades dinámicas y basta salir de la ciudad para dejarse embriagar por su excitante sonido al elevar el régimen de su motor. Ninguna vibración y un contundente empuje desde medio régimen, recordando el sello característico de este tipo de motores a los que les gusta girar a pleno pulmón.

 

 

De manera inmediata, al rodar por esos tramos de curvas que tanto nos gustan, comienzan a resaltar las principales cualidades del tetra de Suzuki; un motor redondo, suave y con mucha prisa para subir de vueltas, con el escape aullando en la salida de las curvas. Motores diseñados para mayor potencia pero que hasta la zona media ofrecen un empuje mucho más sólido que cualquier “bi”. La caja de cambios, como es habitual en Suzuki, precisa y de corto recorrido. El embrague sí que es mejor de lo que conocíamos en la anterior GSR750. Cuesta menos accionarlo, con menor recorrido, más preciso e inalterable a la fatiga. 

 

El control de tracción es una herramienta muy eficaz, sobre todo para los que empiezan; objetivo de esta A2. Si la adaptas al terreno o a tu forma de conducción. Si lo pones al máximo de asistencia en terrenos con mal asfalto, se deja notar con demasiada antelación. Disponemos de tres niveles de asistencia, más la posibilidad de desconectarlo. En el modo “1” hay poca intervención y el sistema permitirá cierto deslizamiento de la rueda trasera en fuertes aceleraciones. En el “2” ese deslizamiento será muy limitado, al estilo de un modo estándar válido para cualquier terreno. Y el “3” es el más recomendable para asfaltos con poco agarre; húmedos, mojados o con gravilla, pero para nuestro gusto, encorseta demasiado el movimiento de la zaga.

 

La GSX-S750 resulta divertida y eficaz para los que buscan sacar el máximo partido a los 47,5CV que les permite su permiso de conducción. Es una moto contenida en peso, dimensiones y potencia, que te regala enormes satisfacciones en tramos de curvas enlazadas donde salen a relucir tus cualidades como piloto. Acelera muy bien cuando la dejas respirar al régimen adecuado y es precisa en su dirección. Su acertado equilibrio es una de sus mejores cualidades.

 

 

Seguro que muchos de los posibles clientes pensarán que la potencia limitada puede ser un hándicap para una moto de la talla de la GSX-S750, pero les podemos asegurar que la diversión en curvas está garantizada, sobre todo en las islas, donde el empuje en la gama baja/media del cuentarrevoluciones es crucial. En la mayoría de los casos, el usuario no apreciará grandes diferencias con el modelo Full-power y el hecho de llevar  neumáticos Bridgestone, el chasis de una GSX-R750, suspensiones y unos frenos diseñados para frenar 113CV y un extraordinario control de tracción, suponen una garantía y confianza adicional para disfrutar de un pilotaje adictivo.

 

Las suspensiones, que puedes regular a tu gusto, ofrecen un comportamiento sólido y eficaz al ritmo que los mortales podemos marcar en carreteras abiertas al tráfico. Pero podemos decir que en las curvas de gran apoyo se muestran consistentes y que en los cambios rápidos de dirección regulan en equilibrio que te permite levantar y caer al lado contrario con solvente agilidad. 

 

Los frenos son igualmente seguros para confiarles la detención de nuestra moto en cualquier situación, con el seguro del ABS aportando su dosis de tranquilidad. Los discos de 310mm ni se inmutan con las fuertes apuradas. Potencia controlable y dosificable en cada momento, que te permite poner la moto justo en el lugar que quieres a la hora de gestionar la curva. Los neumáticos de gran sección pisan de forma firme.

 

 

La opinión del experto: Israel Flores, asesor de producto de Suzuki FEDEAUTO

Las siglas GSX lo dicen todo. Es una moto conel ADN deportivo de Hamamatsu. Una moto sólida y fiable que introduce toda la nueva tecnología de la marca que representa FEDEAUTO, como el “Control de Tracción” o el “Easy Start”. No estamos ante una moto con el motor “capado”. Desde las 1.000rpm el empuje es considerable y lo mejor de todo; es un cuatro cilindros que ni vibra ni ofrece laguna alguna en su funcionamiento. La parte ciclo no es A2, es un chasis pensado para aguantar casi en triple de potencia y eso se nota al trazar las curvas. Es una moto que de verdad aguanta todo lo que le exijas. Predecible y sólida a la hora de bordar la trazada que le marcas.

 

El motor deriva de uno de los más aplaudidos de la saga GSX-R, lo que es mucho decir. Empuja desde abajo y permite rodar a ritmos verdaderamente rápidos, con la seguridad de unos neumáticos anchos, un control de tracción que te salva en asfaltos sucios o demasiado rizados y un ABS que sin ser demasiado intrusivo, permite una conducción racing. Las suspensiones y frenos confirman una parte ciclo de alto rendimiento, a la que puedes sacar todo el partido gracias a su ancho manillar y a una postura de conducción sport.

 

En definitiva, una naked muy bien equipada y que ofrece prestaciones, rendimiento y nobleza para disfrutar de una conducción sin limitaciones. Una moto con ese toque de emoción que tanto nos gusta a los enamorados de las dos ruedas y con el que salimos de la rutina diaria, aunque sólo sea en los recorridos de casa al trabajo. ¿Se animan a probarla?

 

Unidades de prueba disponible en la red de Concesionarios Oficiales Suzuki de Canarias

 

Prueba realizada por el equipo de Canariasenmoto

Empresas Relacionadas

Galería de fotos23 fotos

 
Te recomendamos
 

MOTO OCASIÓN Honda MSX - 2200 €

Canariasenmoto.com - El portal de la moto en Canarias - Aviso Legal - info@canariasenmoto.com - Mapa Web - Mapa Web Completo - Accesorios - RSS