Utilizamos cookies para realizar un análisis de uso y mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, entendemos que usted acepta la política de cookies
Política de cookies +
        |  Suscribirse  |   Acceder   |   Contactar

Prueba Suzuki Burgman 400 2017, de buena para todo a mejor para todo

03 de Noviembre de 2017

Prueba Suzuki Burgman 400 2017, de buena para todo a mejor para todo

Tras casi dos décadas en el mercado, la Burgman 400 se renueva por dentro y por fuera. Y aunque ha tardado más meses de lo esperado en llegar a los concesionarios de Canarias, vista la experiencia, la espera ha merecido la pena. La Burgman 400 ha sido, desde que salió al mercado en 1998, referencia en su categoría. En 2006 se sometió a una discreta renovación y ahora, en 2017, llega con un aspecto más moderno y deportivo pero manteniéndose fiel a sus principios, y con un plus que es determinante para muchos usuarios, “se sigue fabricando en Japón”.

 

Según Suzuki, y teniendo en cuenta el total de modelos de la gama, en el mundo se han vendido un total de 130.000 Burgman. Una cifra que refleja claramente la buena acogida de la scooter más popular de Suzuki en todo el mundo, y también en Canarias. En 2016 se vendieron 33 unidades de Burgman 400 y en 2017, si no fuese porque ha llegado a las exposiciones en el cuarto trimestre del año, a buen seguro que se hubiera superado esa cifra.

 

Para conocer de primera mano los cambios de la nueva Burgman hemos hecho con ella dos test, uno en Santa Cruz de Tenerife y otro en Las Palmas de Gran Canaria y alrededores de las dos capitales. Como siempre, gracias a la gentileza de la Red de Concesionarios Oficiales Suzuki Moto de Canarias que está compuesta por Suzuki Fierro (Tenerife), Pole Position (Las Palmas) y FEDEAUTO (Las Palmas).

 

Precio Burgman 400.- 7.799 euros (Precio especial de de lanzamiento 6.999 €)

 

 

Las virtudes de esta maxiscooter GT son evidentes, una moto cómoda, con gran capacidad de carga y con unas prestaciones excelentes, tanto para la ciudad como fuera de ella. Posiblemente la 400 sea la más equilibrada de la gama Burgman pero el mercado no se duerme y la competencia es feroz, por ello, Suzuki ha querido ir un paso más allá buscando más agilidad, un comportamiento dinámico más efectivo y un diseño más acorde con los tiempos.

 

Los cambios comienzan por el exterior. Modificaciones que suponen una remozada y sutil pátina que permite que los usuarios sigan reconociendo a primera vista las conocidas facciones de Burgman. Pinceladas aquí y allá que sin suponer cambios radicales sí que rejuvenecen su imagen. El frontal es más afilado, con una cúpula más rebajada, de aspecto más deportivo. Los intermitentes pasan a un lado y dejan todo el protagonismo del frontal a la nueva óptica full-led, tecnología que también se emplea en el piloto trasero.

 

Todo el carenado que envuelve a la nueva Burgman ha sido rediseñado para ofrecer un aspecto más acorde a los cánones actuales, desde el frontal al colín, con una línea más afilada y en cuña hacia delante, y un lateral más limpio, un ejemplo son las estriberas traseras escamoteables. Pero el trabajo de los ingenieros de Hamamatsu no se ha quedado en un simple ejercicio de diseño, el fabricante japonés ha revisado la ergonomía, mejorando entre otros apartados, el mullido del asiento, un cambio que supone una de las más destacables mejoras de la nueva posición de conducción, con un asiento más estrecho y a más altura (40mm), más cercana a la parte delantera y más erguida. Además dispone de un pequeño respaldo lumbar que se puede ajustar en profundidad a gusto del usuario.

 

 

El motor sigue siendo el mismo, al menos la misma base. Se ha reformado profundamente en primer lugar para superar la Euro 4, pero también para hacerlo más “utilizable”. El aribox es ahora de 5 litros de capacidad en vez de 4,2 litros, lo que ha permitido compensar la pequeña pérdida de potencia por las restricciones de la nueva normativa europea. El cambio afecta sobre todo a la parte baja del cuentavueltas, siendo ahora mucho más contundente en el primer golpe de gas, y al consumo, que se ha reducido. El sonido que emite un escape que ha abandonado la lujosa tapa cromada por un elegante negro satinado, es ahora más gutural.

 

El bastidor ha sido profundamente modificado. El actual es más ligero y estrecho pero sin que por ello se haya perdido capacidad de carga bajo el asiento. Su rigidez también permite, además de la ostensible reducción de peso (215 kg en orden de marcha), una mayor eficiencia dinámica y agilidad, con sensaciones más deportivas. El cambio más importante es el tamaño de la llanta delantera que crece hasta las 15 pulgadas (14 en la anterior versión). Detrás se sigue optando por un neumático de 13 pulgadas.

 

Las suspensiones siguen contando con una horquilla tradicional delante y una amortiguador horizontal escondido bajo el scooter con sistema de bieletas. Sus tarados y tacto son completamente diferentes a los de la anterior Burgman 400, más firmes y efectivos. El sistema de frenado recibe un nuevo ABS, más ligero y afinado, con dos discos delanteros de 260 mm y uno trasero de 210 mm. Pequeños cambios todos ellos pero que son la clave del mejor comportamiento de la nueva Burgman 400.

 

 

En el apartado puramente práctico contamos con dos guanteras delanteras, sin cerradura y con toma de 12V en la derecha para cargar dispositivos móviles, se complementan con un hueco bajo el asiento que ha perdido algo de capacidad y la luz de cortesía, aunque en sus 42 litros caben sin problemas un casco integral y un jet grande (en Pole Position han encontrado la posición ideal para dar cabida a dos integrales). El cuadro sigue siendo muy parecido al anterior, con dos esferas, una a cada lado de una pantalla informativa LCD. La información es completa y legible, incluso a pleno sol, y como es habitual en las últimas scooter de Suzuki, incorpora el indicador “ECO” que se enciende cuando tu conducción es eficiente.

 

A los mandos de la nueva Burgman 400 todo resulta familiar. El asiento está más alto, sí, pero sigue siendo uno de los más bajos de su categoría, por no decir en más bajito. Con este aumento de la distancia al suelo se ha conseguido mejorar la ergonomía, puesto que además de crecer esos 40mm se ha rediseñado la plataforma de los pies para hacerla más estrecha, con el objetivo de que los usuarios sigan llegando al suelo con la misma facilidad. De la misma forma el asiento es más cómodo, aun con un grosor menor, y el apoyo lumbar resulta tremendamente adictivo en los trayectos largos o cuando, tras 8 horas a cuestas de trabajo, regresas cómodamente a tu casa.

 

 

Quitamos el práctico freno de mano, con palanca bajo la consola central, y arrancamos con una sola pulsación sobre el botón de arranque. En parado el sonido es discreto, no así la iluminación del nuevo faro led, para cortas, largas y posición. Tremenda y efectiva. Una luz blanca que ofrece mayor seguridad a la hora de circular de noche. La calidad y el ajuste de todos sus componentes ha mejorado ostensiblemente. Y es que Suzuki  regresa con sólidos argumentos que le permitirán retomar su hueco en el mercado.

 

Nada más arrancar aprecias la mejora del rendimiento del motor a bajas vueltas, con un bronco sonido gutural que es reflejo del gran empuje a cualquier régimen. Apenas percibes vibraciones y el rendimiento en general es netamente superior a la anterior edición. La nueva llanta delantera de 15 pulgadas permite disfrutar de una conducción más ágil y dinámica que también se ve beneficiada por una postura de conducción más “al ataque”.

 

En ciudad es realmente efectivo, nada que ver con esa sensación de “moto de agua” de otros maxiscooter. El radio de giro es bárbaro y acelera desde parado con gran energía. Las suspensiones son más firmes pero no por ello ha perdido una de sus grandes virtudes, la comodidad. La progresividad de la suspensión trasera, única del segmento con este tipo de suspensión con bieletas, es ejemplar en cualquier condición de uso. El nuevo Burgman 400 es manejable y progresivo, dos cualidades fundamentales para desenvolverse con solvencia en la gran urbe.

 

 

Los neumáticos de 120/70-15, delante, y 150/70-13, detrás, pisan con gran aplomo sobre el asfalto de la ciudad, pero es cuando salimos fuera de ella cuando apreciamos en mayor medida los beneficiosos cambios introducidos por Suzuki. Carreteras que rodean la ciudad, en las que lógicamente nos es necesaria una velocidad máxima de infarto, pero en las que el Burgman 400 desarrolla todo su empuje con extraordinaria facilidad, empujando con fuerza desde muy abajo hasta más allá de los límites legales. Y todo ello con la sensación de que el motor gira a menos revoluciones que antes. No necesita subir tanto para alcanzar el mismo rendimiento.

 

Cambiando de dirección es ágil y da confianza para entrar con confianza en las curvas. Sacarle el máximo en las curvas de amplio radio no es difícil. Es tremendamente efectivo y sólido en las delicadas juntas de la calzada y nos invita a divertirnos cuando la cinta de asfalto se retuerce. Frena muy bien, sin el menor titubeo y para llegar a sacarle los colores al ABS delantero hay que emplearse a fondo. No tendrás problemas en las frenadas sobre cualquier tipo de asfalto.

 

Lo mejor de la Burgman 400 es su equilibrio. Aun no siendo la más potente del mercado, su potencia es más efectiva y aprovechable en el mundo real. Puede que sea la “400” más compacta del mercado aunque tiene las medidas adecuadas para ser realmente cómoda y con capacidad para viajar con dos pasajeros, a la vez que ofrece un comportamiento que se acerca más a modelos de menor cilindrada, conjugando las virtudes de ambos segmentos.

 

 

En definitiva una scooter cómoda y agradable tanto para el día a día como para lo que te pida el cuerpo en los días de asueto. Los cambios introducidos en la nueva Burgman 400 han sido realmente acertados, logrando que mejore su comportamiento dinámico a la vez que mantiene sus tradicionales virtudes. Sigue siendo un referente entre quienes buscan ese toque de elegancia y distinción para el día a día, sumándole ahora mayores dosis de deportividad. Con esta renovación la Burgman 400 pasa de ser “buena para todo” a “mejor para todo”.

 

La Burgman 400 está disponible en la Red de Concesionarios Oficiales Suzuki Moto de Canarias en tres colores: Metallic Mat Black No.2 (contrastan las llantas rojas), Pearl Glacier White (llantas negras) y Metallic Mat Fibroin Gray (llantas negras).

 

Y recuerda que tanto en Suzuki Fierro (Tenerife) como Pole Position (Las Palmas) y FEDEAUTO (Las Palmas) disponen de unidad de pruebas para que puedas tener tu propia toma de contacto con tu próxima maxiscooter.

 

Prueba realizada por el equipo de Canariasenmoto

Empresas Relacionadas
 
Canariasenmoto.com - El portal de la moto en Canarias - Aviso Legal - info@canariasenmoto.com - Mapa Web - Mapa Web Completo - Accesorios - RSS