Utilizamos cookies para realizar un análisis de uso y mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, entendemos que usted acepta la política de cookies
Política de cookies +
        |  Suscribirse  |   Acceder   |   Contactar

Prueba Street Triple Rx, detalles sutiles para paladares selectos

19 de Marzo de 2015

Prueba Street Triple Rx, detalles sutiles para paladares selectos

Triumph se siente orgullosa de uno de sus modelos más populares; la Street Triple, y por ello ha querido ir un paso más allá y le ha dado una vuelta de tuerca más a su streetfighter con una nueva versión más radical y equipada con componentes de primera fila. Porque cada día son más los clientes que apuestan por motos más exclusivas y sofisticadas, por productos únicos que, gracias a su calidad y peculiaridades, se salen de lo habitual y ofrecen experiencias sorprendentes.

 

Y no es que la firma británica descuide ni “el envoltorio” ni ninguno de los aspectos esenciales de una moto como la Street Triple; lo que han pretendido con esta nueva edición especial de la popular naked, es ofrecer un producto más exclusivo y refinado para un tipo de cliente ávido descubrir motos fuera de lo común, con detalles sutiles para sus selectos paladares.

 

Para que conociéramos de cerca todos los detalles de la flamante Street Triple Rx, Triumph Canarias, el distribuidor autorizado de la marca para toda Canarias, confió a nuestro equipo de pruebas esta “edición especial” de una moto que siempre que ha pasado por nuestras manos, nos ha dejado más de una sonrisa grabada en nuestro rostro.

 

A modo de presentación, os adelantamos que la Street Triple Rx de Triumph destaca por una serie de elementos exclusivos que la hacen más atractiva desde el primer momento que te roba la mirada. Inspirada en la superdeportiva Triumph Daytona 675R, laureada en el TT de la Isla de Man y en las 200 Millas de Daytona, hereda de ella el subchasis, pintado en un cautivador color rojo que combinan perfectamente con el Diablo Red de sus llantas y con los novedosos grafismos. Estéticamente la nueva Rx aún depara más sorpresas; la cúpula, la quilla, la tapa del colín, e incluso los grafismos son todos de nueva factura, lo que unido a la carrocería más afilada y al acabado mate de su motor, consiguen hacer de ella una moto diferente, una Street Triple original… El sueño de muchos adeptos a la streetfighter británica.

 

Partiendo de la base de un motor líder en su categoría y con unas prestaciones más que suficientes para la mayoría de los usuarios -recordemos que el conocido motor tricilíndrico de 12 válvulas de 675 cc desarrolla 106 CV y 68 Nm de par-, a la nueva Street Triple Rx se le ha añadido una suspensión delantera ajustable de gama alta, firmada por Kayaba, y un equipo de frenos delanteros Nissin de cuatro pistones con anclaje radial y que además incorpora el sistema ABS de serie. No menos importante es la incorporación del cambio Quickshifter -semi-automático- de serie inspirado y testado en competición. Todo esto anuncia que estamos ante una Street Triple bastante diferente… ¡Vamos a ver si es verdad!

 

A los mandos de la Rx todo nos resulta familiar. La posición es cómoda y te sientes bastante integrado en la ergonomía de la moto. El manillar es ancho, plano y con una posición baja. La posición un poco retrasada de las estriberas permiten que el cuerpo cargue un poco sobre el tren delantero obteniendo una posición de conducción bastante sport. Los espejos ofrecen una buena visión de lo que ocurre tras de ti y el radio de giro, a pesar del diámetro de las barras de la imponente horquilla delantera, es aceptable. El panel de instrumentos digital con pantalla LCD incluye un cronómetro de vueltas, luces de cambio de marchas programables -demasiado histéricas-, nivel de combustible, reloj e indicador de marcha engranada, un tacómetro de gran tamaño y un velocímetro digital. La presión de ambos neumáticos es otro parámetro que puede aparecer en el tablero si llevamos instalado el sistema opcional TPMS.

 

Comenzamos nuestro recorrido con la Rx por ciudad. Se siente ligera, ágil y muy sencilla de conducir, y para los que no somos muy altos se agradece la altura del sillón no muy elevada que, ayudada por lo estrecho de la zona central, te permite llegar con suficiente soltura al suelo. Para desenvolverte con agilidad entre el tráfico de la ciudad es necesario tener una buenas respuesta del motor en cualquier circunstancia y este es uno de los puntos fuertes del tricilíndrico británico; un motor muy bien resuelto que ofrece una considerable cifra de par y un contundente empuje desde bajas revoluciones que contribuyen a que la moto responda de forma inmediata a las órdenes del mando del gas.

 

Pero lo que de verdad pretendíamos era comprobar con esta prueba, era si la versión más radical de la gama Street Triple, equipada con componentes de primera fila, supondría un cambio sustancial en sus cualidades dinámicas. Para ello recurrimos un planificado recorrido por las carreteras de la isla que “más nos gustan” donde poder comprobar esas prestaciones de competición en una motocicleta para el día a día. La moto es ligera, ahí no notamos mucha diferencia con sus hermanas Street Triple, pero su comportamiento es diferente. Las suspensiones Kayaba de gama alta copian  mejor la carretera y hacen más fáciles los cambios de dirección. La horquilla invertida KYB de 41mm y el amortiguador trasero, influyen directamente en una mejora sustancial en los momentos de aceleración y frenada, al ser capaces de absorber de manera más eficaz las trasmisiones de peso que se dan en esas situaciones. ¡Cómo mejora una moto con unas suspensiones de calidad! Y no es cuestión de ser exquisito -o sí-, la diferencia de precio, está más que amortizada sólo por la mejora dinámica que aportan.

 

Empiezan las curvas y aquí es donde sale a relucir las virtudes de este modelo. Si la Street Triple “de serie” tenía bastante facilidad para entrar en curva, ahora esa virtud se aprecia más claramente, apenas tienes que hacer esfuerzo, la Rx cae de forma natural a la curva y se mantiene inamovible durante la trazada. Se aprecia claramente el trabajo realizado en las geometrías del ligero y sólido chasis de aluminio de la Rx. A la salida de la curva, el empuje de los 106 CV del tricilíndrico, proporcionan unas sensaciones excitantes empujando con contundencia a partir de 4.500 rpm. La excelente suavidad del cambio habitual en la gama Street Triple, pasa a otro nivel con la incorporación del sofisticado cambio semi-automático Quickshifter. Una eficaz mejora en la forma de cambiar de marcha, sin tener que tocar el embrague cuando subes cambios, que apreciarás sobre todo a partir de 8.000 rpm y al que seguro que sacarás más rendimiento a medida que tu idilio con la Rx vaya ganando confianza. Y es que hay que cambiar el chip para dejar de tocar el embrague; somos animales de costumbres.

 

Pero el apartado que más ha mejorado en la Street Triple Rx ha sido en el de los frenos. Y no es que la frenada fuera deficiente, los frenos cumplían con su cometido de forma eficaz, pero echábamos en falta un poco más de tacto y potencia para no tener que ejercer tanta fuerza sobre la maneta. Pues bien, los ingenieros de Hinckley optaron por montar unas pinzas de cuatro pistones con anclaje radial que han resuelto de una vez todos los aspectos negativos de la versión de serie. La mejora se aprecia desde el primer momento que los utilizas, un tacto impecable que permiten dosificar milimétricamente y una contundente potencia que permiten frenar en cualquier circunstancia con un solo dedo, con la confianza añadida de el sistema ABS que equipa de serie, y que puede desconectarse si es necesario. La combinación de suspensiones “gama alta” con este nuevo sistema de frenos y el cambio Quickshifter, catapultan a la Street Triple Rx a un nivel nunca visto en la naked más popular de Triumph, y la colocan a la altura de naked con más empaque, a priori, pero sobre todo, mucho más caras.

 

Street Triple Rx, una moto sofisticada que hará las delicias de cualquier motorista, desde el que acaba de estrenar su permiso A sin limitaciones, a los más veteranos y experimentados, que buscan una moto asequible, original, con estilo, y con la agilidad y prestaciones de una moto deportiva. 

Sin perder ni un ápice de su estilo streetfighter, la nueva Rx de Triumph ha conseguido un funcionamiento más refinado y unas cualidades dinámicas que la convierten en líder de su categoría. Todo ello envuelto en una apariencia deportiva, moderna y elegante que proclama a los cuatro vientos que ésta, es una Street Triple diferente, un producto con matices de calidad para paladares exquisitos. Pero dime: ¿A quién no le gusta un buen jamón pata negra?

 

Unidad de pruebas cedida por Triumph Canarias (Gubra), distribuidor autorizado Triumph

 

La nueva Street Triple Rx está ya disponible con un precio de 9.695€ (Matriculada)

 

Incluye 4 años de Garantía sin límite de kilometraje -2 años de garantía de Fábrica + 2 años de extensión.

 

Casco del piloto, Shark Speed-R Réplica Sykes: VER MÁS DETALLES

 

Prueba realizada por el equipo de Canariasenmoto.com

Empresas Relacionadas
 
Te recomendamos
 

PUBLICIDAD
MOTO OCASIÓN Suzuki SV 650 ABS - 4990 €

Canariasenmoto.com - El portal de la moto en Canarias - Aviso Legal - info@canariasenmoto.com - Mapa Web - Mapa Web Completo - Accesorios - RSS