Utilizamos cookies para realizar un análisis de uso y mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, entendemos que usted acepta la política de cookies
Política de cookies +
        |  Suscribirse  |   Acceder   |   Contactar

Prueba Royal Enfield Himalayan, sencillez que entusiasma

07 de Marzo de 2018

Prueba Royal Enfield Himalayan, sencillez que entusiasma

Mucho ha tardado en llegar. Era obvio que para un país con la orografía de India no había nada más cómodo y efectivo que una moto trail. Experiencia fabricando motos tienen, desde luego. Desde que en 1901 saliera de la cadena de montaje, originariamente en Inglaterra, la primera Royal Enfield, ha tenido que pasar más de un siglo para que el fabricante, ahora afincado en India, pusiera en el mercado una moto con suspensiones largas y con un motor que esconde los secretos de la eterna fiabilidad.

 

Ha sido tal la demanda de esta nueva Himalayan en su país natal que no había capacidad de producir motos para exportar fuera de su territorio natural. Han tenido que pasar dos años desde que la viéramos por primera vez en el EICMA 2016 de Milán para que Más Que Motos Tenerife, el concesionario oficial de la marca en la provincia de Santa Cruz de Tenerife pusiera a nuestra disposición una unidad de prueba.

 

La estética de esta todoterreno a la que no se le atragantas ni las pistas, ni la tierra, ni el asfalto, es un guiño a las primeras “enfield reales” que los soldados británicos utilizaban para transitar por la cordillera del Himalaya tras la segunda guerra mundial.

 

Precio Royal Enfield Himalayan.- 4.595 euros

 

 

La llegada de la Himalayan ha supuesto una revolución en una marca con varias plantas en las que se fabrican más de medio millón de motos al año, de las que sólo el 4% sale fuera de sus fronteras. Su motor no tiene nada que ver con los que desde hace más de 115 años ha fabricado Royal Enfield. Es de nuevo diseño y no comparte ni una sola pieza con los predecesores. También el bastidor es completamente nuevo, diseñado en Gran Bretaña por Harris Performance y con la peculiaridad de ser el primero de la marca en utilizar monoamortiguador central.

 

La rudeza de sus líneas no resulta desagradable, resaltando además lo práctico de sus protecciones y la simplicidad de un conjunto pensado para salir fuera del asfalto con más que digna garantía. Nada más hay que fijarse en las resistentes protecciones laterales, en el sólido cubre cárter, en la distancia libre al suelo de su “barriga”, en los prácticos fuelles de la horquilla delantera o en el resistente portabultos trasero, para darse cuenta que esta es una trail hecha a conciencia, para un uso real en situaciones poco habituales.

 

 

Si la negra es atractiva, nuestra unidad de prueba no desmerecía en absoluto. Las calidades son muy buenas y, aunque marcadas por la simpleza, supone un acierto para una moto polivalente, currante y cañera para cualquier aventura. Revisando visualmente los acabados, comprobamos que se ha hecho un buen trabajo, desde soldaduras, pintura, ajuste de tapas y hasta los cables quedan integrados y bien resguardados de la maleza que pudieran encontrar los más atrevidos por pistas y senderos.

 

La instrumentación también está a la altura de lo que se le exige a una moto del siglo XXI. Dispone de tacómetro y velocímetro analógico a la derecha, en una esfera más pequeña, e izquierda respectivamente. En la parte central del cuadro encontramos una pantalla digital que nos ofrece desde el indicador de marcha engranada hasta una brújula, pasando por nivel de combustible reloj horario y dos cuentakilómetros parciales.

 

El equipamiento de serie es muy completo. Comenzando delante por una cúpula que protege bastante bien y terminando en la parte trasera con un portabultos al que se le pueden amarrar pulpos, baúles y cualquier tipo de bolso. También podemos amarrar bultos en los tubos laterales del depósito de esta moto digna de las aventuras de la arqueóloga británica Lara Croft.

 

 

El primer síntoma del acierto del nuevo motor es la ausencia de vibraciones. Un monocilíndrico de 411cc refrigerado por aire con culata de dos válvulas con eje de equilibrado que se ha diseñado con una estructura de carrera larga (78 x 86 mm) para acentuar su respuesta a bajas vueltas. Ofrece una potencia máxima de 24,5 CV a 6.500 rpm  mientras que el par motor llega a la cifra de 32 Nm a 4.250 rpm. Dispone de una caja de cambios es de cinco relaciones y el embrague, bañado en aceite, comparte  este fluido refrigerante y lubricante con el motor. Los intervalos de mantenimiento marcados por el fabricante indio se espacian hasta los 10.000 kms.

 

Las suspensiones, fabricadas en India, también son de nuevo cuño en la Himalayan; delante una horquilla convencional con eje adelantado, para mantener mejor la trayectoria a pesar de los obstáculos del camino, con 200mm de recorrido y que no dispone de regulación, y detrás, un monoamortiguador central asistido por bieletas, con posibilidad de ajuste en precarga y un recorrido de 180mm, conforman junto al chasis de acero un bastidor rígido que asume sin problema las inercias generadas por los 182 kilos de peso. Los neumáticosPirelli MT60 mixtos ofrecen un magnífico tacto tanto dentro como fuera del asfalto y van montados en unas llantas de 21 pulgadas, delante, y 17 detrás. La capacidad de 15 litros de su depósito permite una autonomía cercana a los 450 km.

 

 

Subirse a la Himalayan es un cómo hacerlo en la acogedora grupa de tu moto de toda la vida. Fácil, tanto para bajarla del caballete central (de serie) como para llegar al suelo desde los 800mm de altura de su asiento. Al cobrar vida, el motor de la trail india ofrece una muestra de su afinado funcionamiento. Suave, sin vibraciones que hagan vibrar los espejos, y con un empuje que llega de forma suave. Justo lo que hace falta para disfrutar al máximo de la experiencia.

 

Los primeros kilómetros son de conocimiento mutuo. Te adaptas al mullido de su asiento -más confortable de lo que parece- y al tacto de los mandos. Se desenvuelve con agilidad entre las callejuelas de Los Realejos, donde está la sede de la empresa +QMTF, y con descaro al abordar las empinadas cuestas que ascienden hacia la cumbre de la ladera norte de la isla de Tenerife.

 

La Himalayan es estrecha, también en el punto crucial en el que tus piernas encajan en el depósito. Es muy sencilla de llevar. La postura ayuda bastante a ello y acertada su ergonomía permite el paso de los kilómetros sin fatiga. Sus bondades te animan según van pasando los kilómetros y comienzas a exprimir un motor que destaca, sobre todo, por su elasticidad. La caja de cambios tiene un comportamiento tan fino como el tacto del embrague; nada que reprocharle en este sentido, y el motor de 411cc empuja linealmente hasta el corte del encendido desde la apertura inicial del gas, permitiendo apurarlo gracias a una relación de cambio corta, ideal para las carreteras de Canarias.

 

 

Las suspensiones son aguantan firmes los baches, incluso por encima de la velocidad legal. Está claro que el trabajo en el chasis de Harris Performance queda patente en el comportamiento de esta trail campera que se adapta a cualquier superficie con extraordinaria facilidad. Repetimos que el comportamiento de los neumáticos Pirelli, con ese dibujo resaltado, nos ha encantado. También fuera del asfalto, donde su comportamiento  es realmente sorprendente.

 

Las llantas de radios, con 21 pulgadas delante, agilizan la conducción por tierra y, ya sea en pista o fuera de ella, la direccionalidad es excelente. Al igual que el paso por obstáculos y por estrechos senderos en los que la suave entrega de potencia, desde el primer golpe de gas, permite avanzar prácticamente al ralentí aprovechando todo el par motor. El único punto criticable es el tacto del freno trasero que necesitaría un poco más de tacto, algo fácilmente solucionable con la receta de toda la vida… Los veteranos ya me entienden. Dentro y fuera del asfalto los mejor es apoyarse en los dos frenos y confiar en la asistencia del ABS. Ne esta forma nunca tendrás probemas.

 

 

No podemos catalogar más que de acertada la llegada al mercado de una moto que puede competir de tú a tú con las trail peso medio que últimamente aparecen en el mercado y con la que compite con sus dos mejores bazas; precio y versatilidad. Y es que a la hora de salir al campo, mejor hacerlo con quien tiene experiencia demostrada.

 

Una moto tan noble como original. Con prestaciones adecuadas a un uso normal. Con un motor lo suficientemente potente como para superar cualquier obstáculo, pero también con una adecuada estabilidad para moverte cómodo y seguro en ciudad. Posee suspensiones consistentes, un depósito de combustible que te permite recorridos de aventura de largo alcance y un amplio parabrisas que te ayuda a reducir el impacto del viento en el casco. ¿Realmente necesitas más?

 

Unidad de prueba cedida por Más Que Motos Tenerife, concesionario oficial Royal Enfield

 

Prueba realizada por el equipo de Canariasenmoto

Empresas Relacionadas
 

MOTO OCASIÓN BMW k 1200 GT - 9000 €
PUBLICIDAD

Canariasenmoto.com - El portal de la moto en Canarias - Aviso Legal - info@canariasenmoto.com - Mapa Web - Mapa Web Completo - Accesorios - RSS