Utilizamos cookies para realizar un análisis de uso y mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, entendemos que usted acepta la política de cookies
Política de cookies +
        |  Suscribirse  |   Acceder   |   Contactar

Prueba Kawasaki Vulcan S, custom o cruiser, tú decides

13 de Julio de 2015

Prueba Kawasaki Vulcan S, custom o cruiser, tú decides

Hace años que han desaparecido de los catálogos de las grandes marcas los modelos custom de media cilindrada y aprovechando ese hueco, Kawasaki presentó en el pasado Salón de Milán EICMA la nueva Vulcan S, un modelo custom que destaca por su personalidad y el acertado de unas líneas simples que le confieren un encanto especial.

 

Tifón Motor, el distribuidor autorizado de Kawasaki para toda Canarias, nos invitó a probar una moto por la que han apostado descaradamente. Y es que es un modelo que puede hacerse con ese hueco olvidado de mercado. Una custom de iniciación para los jóvenes ávidos de descubrir nuevas sensaciones o para las chicas que se ven intimidadas por el peso y las dimensiones de las grandes custom.

 

Pero si por algo destaca la nueva custom media de Kawasaki es por su enorme funcionalidad, una moto que a primera vista ofrece una imagen sencilla y accesible que nos servirá tanto para el día a día como para hacer rutas por carretera.  Es bajita, elegante, e incluso agresiva si la miramos por la parte delantera, y su conducción, sencilla en cualquier caso, es una mezcla entre custom y cruiser… ¿No te lo crees? Sigue leyendo…

 

 

Una acertada manera de romper con lo establecido…

Aunque intentan mantener el tradicional aspecto custom, la Vulcan S rompe con muchos de sus legendarios esquemas. En parte, porque la zona delantera nos recuerda más a una naked cruiser que a una custom, con ese aire deportivo que le confiere el peculiar faro triangular, con la luz de posición en la parte superior, pero ssi nos centramos en la línea depósito - asiento - guardabarros, nos devuelve al mundo custom.

 

El faro en forma de triángulo, el depósito en forma de lágrima -con 14 litros de capacidad- y un guardabarros trasero de generosas dimensiones con el piloto de diodos led, forman un atractivo y armonioso conjunto que nos confirma que estamos ante una nueva custom. Y su asiento ensanchado de posición extra baja, las estriberas adelantadas y elevadas -que se pueden regular-, y unas llantas de fundición de cinco radios que encajan a la perfección con el diseño conjunto, lo corroboran.

 

Pero en la Vulcan S destacan detalles inequívocos de su exclusividad, como son las placas metálicas -imitación de aluminio- en el enorme radiador, la culata con aletas pulidas y dos chapas en los laterales del bello bastidor tubular que brillan en la nueva Kawasaki, o ese escape, bajo, satinado y discreto, que discurre por el lateral derecho. Con todo ello se consigue una armoniosa y acertada combinación entre tradición y evolución en el mundo de las motos custom.

 

 

Apta para todas las tallas y públicos…

Da igual la altura que tengas, la Vulcan S es una moto con la que no tendrás problemas para llegar sobradamente al suelo. Su sillón, ancho y confortable, está situado a sólo 705 mm de distancia al asfalto, y además cuenta con varias posibilidades de regulación; se puede elegir con una opción que lo adelanta 53 mm, una segunda opción más bajita y una tercera alternativa con más mullido y confortable, muy útil para los que les gustan las custom pero son de talla XL.

 

El bastidor, compuesto por un chasis perimetral con vigas de acero de sección redonda, es uno de los signos identificativos de este modelo del fabricante japonés. El único amortiguador trasero, sencillo aunque regulable en precarga en siete posiciones, va anclado al lado derecho del bastidor y gobierna, mediante bieletas, los movimientos del sólido basculante trasero. La horquilla telescópica ofrece un recorrido de 41mm. . Las llantas de fundición de 5 montan neumáticos 120/70R18, delante y 160/60R17, detrás. Unas medidas nada excesivas y adecuadas a las prestaciones de la moto, que influyen decisivamente en el buen comportamiento de la moto. El sitema de frenos está compuesto por un simple disco delantero de 300mm, mordido por una pinza de doble pistón, y un disco trasero de 250mm y pistón simple.

 

Un práctico detalle de la Vulcan S, que amplía así su adaptación a cualquier persona, son las estriberas regulables que permiten adelantar o retrasar 25 mm modificando de posición el soporte de las mismas. El manillar también  se puede retrasar 44 mm: Y si a todo lo anterior unimos las varias opciones de asiento, la Vulcan S se convierte en una de las motos con mayor adaptabilidad del mercado.

 

 

Suave carácter para un bicilíndrico con mucha experiencia…

El motor de la Vulcan S está derivado del de la popular saga ER-6/Versys 650., debidamente modificado. Por ejemplo, el cigüeñal tiene ahora mayor masa, los conductos de alimentación son más largos, buscando un carácter más tranquilo aunque sin perder empuje. El bicilíndrico en paralelo de 4T, refrigerado por agua y alimentado por inyección electrónica, ofrece 61 CV a 7.500 rpm, aunque puede estirarse hasta las 9.500 rpm, donde comienza la zona roja.

 

Una de los logros más interesantes de la Vulcan S es su contenido peso, para tratarse de una custom, y se conforma con unos 225kg que son movidos gracias al empuje de los 61CV con suficiente soltura. Un motor en el que ha buscado una elasticidad ejemplar y una buena aceleración para salir airosos de cualquier situación.

 

 

¡La caída de la prenda es magnífica, señor!

Así es como te sientes sobre la Vulcan S, como cuando vas a probarte un traje al “tajo británico”, y el dependiente te dice esa frase al mirándote de soslayo frente al espejo en el que te ves, magnífico. Una posición de conducción muy bien resuelta. Natural, confortable y acogedora. El manillar, no es excesivamente ancho como en otras custom, y el asiento, confortable, y estrecho donde debe serlo, hacen que la postura sea la ideal.

 

Los mandos, funcionales y en su sitio. El cuadro de instrumentos cuenta con retro iluminación, además de un tacómetro analógico y una pantalla LCD en color azul, que muestra la velocidad, el nivel de combustible, los kilómetros recorridos y el nivel ECO para que puedas ver por ti mismo si tu conducción es eficiente, el cuanto al consumo se refiere. Aunque no estaba disponible en nuestra unidad de prueba, podemos contar como opcional de fábrica con un indicador de marcha que agradecerán, sobre todo, los conductores más noveles.

 

El escape lateral no impide que los movimientos del pié derecho queden hipotecados y la facilidad con la que llegas al suelo aseguran un buen control de la moto en las maniobras en parado. El caballete lateral se libera fácilmente y las rodillas, en nuestro caso, encajan perfectamente bajo el depósito… ¡Estamos listos para ponernos en marcha!

 

 

CCMA; Custom de cilindrada media ágil…

Sin ninguna brusquedad, el bicilíndrico en paralelo japonés cobra vida. Afinado y redondo. Empujando suavemente desde abajo. Trabajando en tándem con una caja de cambios de seis relaciones de agradable tacto. Te invita a pasear dulcemente por la ciudad. El tacto de todos los mandos es suave y preciso. La conduces con los brazos algo flexionados, en una posición muy cómoda y lejana al extremismo de otras custom. Destaca por su manejabilidad y, a pesar de los 225 kg declarados en orden de marcha, su rodar es muy agradable y no hechas en falta más potencia ni mayor empuje. El tarado de las suspensiones en ciudad es correcto y pasan desapercibidas, todo un halago para cualquier suspensión. Los frenos también son eficaces aunque, al comienzo de la prueba, el tacto del delantero era algo “esponjoso”.

 

Los kilómetros van pasando y nos adaptamos mejor a una moto que pone todo de su parte para que tu conducción sea relajada. Tiene buenos medios, bastante carácter y un generoso par motor que le permite desenvolverse bien tanto por las calles de la ciudad como en carretera abierta, con un consumo que nunca superó los 4,5 litros a los 100km. A medida que avivamos el ritmo, aprecias la sensación de control sobre la rueda delantera que no encontramos en otras motos de este tipo. Es más, la Vulcan S permite un pilotaje más próximo al de las cruiser de lo que a priori pudiera parecer. Permite inclinar más, levantar la moto más rápido a la salida de las curvas, meterla de forma más agresiva y apurar más la frenada de un sistema que fue ganando con el paso de los kilómetros.

 

 

El motor también adolece de ese carácter bonachón de la mayoría de las custom y ofrece a cambio un comportamiento acorde al especial estilo de esta “cruiser”; alegre y brillante a la vez que permite estirarlo sin flaquear hasta el inicio de la zona roja. Y el que va encima, también se anima en carretera abierta gracias al carácter casi deportivo y a la hora de trazar por tramos revirados comienza el raspado de las estriberas por el asfalto, aunque con muchos más grados de inclinación que lo habitual en las motos de este estilo.

 

La sensación al conducirla, con el motor girando entre 6.000 y 7.500 rpm, es más la de una cruiser o naked que la de una custom, aunque esos sí, con una postura de conducción más cómoda y cercana al suelo. Y podría ser mejor si el muelle del amortiguador trasero fuese algo más progresivo -y mira que lo regulamos-. Entre curvas, de esas que abundan en las carreteras de Canarias, el comportamiento es sorprendente. Nada parecido a lo que esperas de una custom. Y es que la Vulcan S ofrece una faceta poco habitual en motos de su especie: Una aceleración más que considerable, empuje y una enorme agilidad en carreteras de curvas rápidas y enlazadas. Y todo ello lo hace de forme intuitiva, al alcance de cualquier nivel de conducción.

 

 

En definitiva, la moto ideal para todos aquellos, y aquellas, que estén buscando su primera custom. Aunque si la compran, no tendrán tan fácil decidirse algún día por una sustituta con mejores cualidades dinámicas que la Vulcan S. Una de las opciones de Kawasaki que se puede conducir con el A2 -en la versión de 35KW- y que será la compañera ideal para todas aquellas personas que tienen difícil encontrar una moto adecuada a su estatura.

 

Con su elástico y brillante motor de ocho válvulas y una parte ciclo realmente divertida que transmite sensaciones superiores a lo que se esperan de una moto de este tipo, la Kawasaki Vulcan S es una de las custom más fáciles y cómodas de pilotar que hemos probado, además de ser una custom que ofrece algo diferente… ¿Y a quién no le gusta distinguirse de los demás?

 

Y además ofrece una completísima gama de accesorios originales, que van desde las maletas laterales a una gran pantalla frontal o la parrilla trasera portabultos, entre otros. Estos dos últimos componentes son desmontables y dispone de un cierre con llave -otra genialidad de los ingenieros de Kawasaki-, la misma que sirve para extraer las maletas laterales.

 

Unidad de prueba cedida por Tifón Motor, Concesionario Oficial Kawasaki para toda Canarias

 

Precio Kawasaki Vulcan S: 6.399€ (Incluye gastos de Matriculación)

Precio Kawasaki Vulcan S ABS: 6.799€ (Incluye gastos de Matriculación)

 

Prueba realizada por el equipo de Canariasenmoto

Empresas Relacionadas
 
Te recomendamos
 

PUBLICIDAD
MOTO OCASIÓN Suzuki Bandit 650 ABS - 2750 €

Canariasenmoto.com - El portal de la moto en Canarias - Aviso Legal - info@canariasenmoto.com - Mapa Web - Mapa Web Completo - Accesorios - RSS