Utilizamos cookies para realizar un análisis de uso y mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, entendemos que usted acepta la política de cookies
Política de cookies +
        |  Suscribirse  |   Acceder   |   Contactar

Prueba Kawasaki J300, la diversión es verde

20 de Enero de 2014

Prueba Kawasaki J300, la diversión es verde

El objetivo que se ha marcado Kawasaki con esta nueva J300 es pura y estrictamente comercial, y la decisión de confiar en Kymco para comercializarlo bajo su marca, realizando obviamente los cambios pertinentes, suponen una apuesta por lo seguro en la primera incursión del gigante japonés en el mundo de las scooter de cilindrada media.

 

Tifón Motor, el distribuidor autorizado Kawasaki para toda Canarias, puso a nuestra disposición una unidad de la nueva J300 con la que hemos podido navegar, perdón, disfrutar durante la semana más lluviosa en las islas desde hace muchos años.

 

Pero hablar de Kymco como suministrador no es ningún descrédito para la firma de Akashi; los productos fabricados por el gigante coreano tienen una bien ganada reputación, de hecho Kymco también produce motores para las scooter de BMW y hasta para su nuevo i3 de cuatro ruedas.

 

Sobre la base de la Super Dink 300, Kawasaki ha rediseñado varios apartados aderezándolos con esa “salsa verde” que tanto divierte a los clientes de la marca, gracias a que en sus productos encuentran; calidad, practicidad, fiabilidad, diseño, ergonomía, comodidad, personalización y un cuidado especial en los acabados. Kawasaki ha dotado a la J300 de todo lo necesario para que su nueva scooter sea la más divertida del mercado… “Diversión verde”.

 

 

La imagen de la J300 es moderna y deportiva. De líneas muy marcadas aunque sin llegar a ser estridentes. En el frontal destaca en doble faro y la cúpula baja en la que la que el toque deportivo sobresale sobre el funcional. El asiento es bajo y muy confortable, y las hendiduras laterales en la parte baja del escudo ayudan a plantar con seguridad ambos pies en el suelo, aun midiendo menos de 1,70 metros. El escape incorpora una parrilla de angulosas líneas que resaltan es carácter deportivo de esta nueva “Ninja” de la gama Kawasaki.

 

Las modificaciones llevadas a cabo sobre el modelo original continúan en los apartados de suspensiones y frenos. Comenzando por este último, la J300 incorpora latiguillos de acero inextensibles y discos lobulados en ambos ejes, de 260 mm delante y de 240 detrás, a priori suficientes para detener los 191 kg (+ piloto) de esta nueva Kawa, aunque si queremos más seguridad, podemos invertir 400 € en la confianza que ofrece el sistema de frenado ABS Bosch de última generación (NdR: Un gasto en seguridad nunca te pesará). Y en cuanto a las suspensiones, Kawa ha confiado en una horquilla de 37 mm convencional, delante, mientras que atrás se confía en dos amortiguadores tradicionales con ajuste de precarga del muelle en 5 posiciones.

 

Lo que no ha modificado Kawasaki ha sido el motor. Un monociclóndrico SOHC 4T de 299cc dotado de inyección electrónica (con un cuerpo de mariposa Keihin de 34 mm y una CPU de 16 bits) y refrigeración líquida que es capaz de entregar más de 28 caballos y que es uno de los más modernos y eficaces del mercado. Su electrónica tiene en cuenta la temperatura del refrigerante y de la admisión de aire, la posición del acelerador, la presión de admisión de aire, la velocidad del vehículo y el ángulo del cigüeñal, para dosificar automáticamente la cantidad ideal de combustible requerida para un suministro de potencia muy estable independientemente de las condiciones, sin necesidad de hacer ajustes, siempre con un arranque exento de problemas y una respuesta rápida ideal para la conducción deportiva.

 

 

Subidos a la J300 lo primero que sorprende es lo confortable que es. Te sientes cómodo, con espacio y todo al alcance. Las manetas ajustables son un detalle de la calidad y funcionalidad de Kawa. Las terminaciones del manillar son un signo distintivo de la Scooter “verde”. El asiento, más confortable de lo esperado, tiene unos acabados y costuras de lujo. La instrumentación es bastante completa; incorpora un velocímetro y un tacómetro analógicos que flanquean un panel LCD multifunción, que incluye odómetro, cuentakilómetros parcial doble, indicador de modo de servicio, reloj, indicador de combustible, indicador de temperatura del refrigerante y testigo warning del motor. a luz de fondo azul del panel LCD contribuyen a brindar un aspecto deportivo a los instrumentos y los aros plateados agregan un toque de dinamismo y calidad.

 

Bajo el asiento, se ubica un hueco que ha perdido volumen respecto al original porque se ha priorizado el tener un asiento bajo y confortable. No obstante cabe un casco integral y además hay hueco para un traje de agua o un pequeño bolso. El baúl se ilumina con una práctica luz de led. Delante de nuestra posición encontramos una pequeña guantera con un ingenioso sistema de cierre y con toma de 12V para cargar pequeños dispositivos electrónicos. También dispone de un práctico gancho para colgar bolsas o mochilas… como las del cole, por ejemplo. Al depósito de 13 litros se accede abriendo la tapa que hay en la parte baja del escudo.

 

Comenzamos a rodar y las sensaciones son prometedoras. El motor empuja bien desde abajo y su funcionamiento es bastante fino. Serpenteando entre los coches descubres que las geometrías son más agresivas de lo habitual en este tipo de vehículo, aunque sin llegar a ser nerviosas, lo que unido a unas suspensiones firmes y a unos neumáticos adecuados (la rueda delantera es de 14 pulgadas y trasera de 13, en medidas 120/80-14 M/C 58S y 150/70-13 M/C 64S), le confieren un comportamiento muy divertido. Antes de lo que te imaginas estarás trazando las curvas de manera más alegre que en otras scooter de la competencia.

 

La manejabilidad es uno de los fuertes de la nueva J300. Tanto en ciudad como en carretera, la “kawascooter” pisa firme y sólo reacciona muy suavemente en los cambios de asfalto que se toman a alta velocidad, algo normal en las scooter de rueda pequeña que sin embargo no desmerece una precisión de dirección excelente, y una estabilidad destacable. En cuanto al motor, su empuje está a la altura de los mejores del mercado, sobre todo en medios donde la aceleración en recuperaciones es excelente. El motor de la J300 puede presumir de carácter deportivo y aunque no pudimos exprimirlo al máximo por culpa de las malas condiciones del asfalto, si que podemos decir que hay que vigilar el gas si no queremos que la parte trasera comience a emprender su propio camino sobre el firme mojado. Un signo inequívoco de la facilidad con la que fluye la potencia en esta pequeña “Ninja”. 

 

 

El carácter deportivo acompaña en cualquier situación a la J300; se conduce con extrema facilidad obedeciendo de manera rápida y fiel cualquier orden. Las suspensiones tienen un tarado ideal para el usos diario y los frenos no desfallecen aunque bajes a tumba abierta por cualquier carretera de las islas. La potencia es magnífica, si bien se echa en falta que las cuatro posiciones regulables de las manetas partan de un mínimo para manos grandes, y así poder dosificar mejor la potencia de frenado. 

 

En cuanto a la utilización, muchas veces nos surgen la dudas sobre la capacidad de una scooter de esta cilindrada para sustituir nuestra moto… Son conceptos diferentes y lo ideal es compartirlas, pero para personas que por cualquier motivo, edad, salud, etc., ya no se sienten con fuerzas o confianza para llevar una moto, estas scooter se han convertido en un vehículo capaz y práctico para el día a día. Y en cuanto a prestaciones, podemos decir que, por ejemplo, subiendo desde los túneles de San José a la circunvalación de Las Palmas de G.C. con dos personas la J300 alcanza perfectamente los 100 km/h. Y en autovía, puede superar hasta en 30 km/h la velocidad máxima permitida. Si ese es el uso que le vas a dar, vete pensando en la cúpula sobre elevada que se ofrece como extra. Ah, y en cuanto al consumo, en ningún momento ha superado los 4 litros/100km.

 

Tifón Motor dispone ya de la nueva J300 en tres colores, plata mate, negro brillante (el utilizado en la prueba) y, por 150 euros más, negro mate con detalles en verde habituales de la marca. Kawasaki ofece para su nueva scooter 4 años de garantía y revisiones con un espaciado de 5.000 km. Con todo ello, los incondicionales de la marca, que necesiten un vehículo con su estilo para la movilidad cotidiana, están de enhorabuena porque ha llegado la “Kawascooter”

 

La Kawasaki J300 es un producto diseñado al estilo del cliente más exigente para este tipo de vehículos, el europeo. Una scooter que fiel al estilo de la marca, rezuma carácter deportivo. Sus cualidades dinámicas son excelentes y la facilidad de conducción está garantizada. Es muy ágil en ciudad y capaz en carretera. Su confortabilidad está a la altura de los mejores, con excepción de la protección de su escasa cúpula deportiva, y su ergonomía y habitabilidad, le posicionan en lo alto de la oferta en el segmento intermedio del scooter. Las especificaciones y características de diseño propias de Kawasaki han creado un producto totalmente nuevo y cargado de personalidad.

 

Precio Kawasaki J300.- 4.299 € (Tarifa enero de 2014. No incluye matriculación + 160 €)

 

Prueba realizada en la Isla de Gran Canaria por el equipo de Canariasenmoto.com

Empresas Relacionadas
 
Te recomendamos
 

MOTO OCASIÓN Ducati Multistrada 1200 S - 12500 €

Canariasenmoto.com - El portal de la moto en Canarias - Aviso Legal - info@canariasenmoto.com - Mapa Web - Mapa Web Completo - Accesorios - RSS