Utilizamos cookies para realizar un análisis de uso y mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, entendemos que usted acepta la política de cookies
Política de cookies +
        |  Suscribirse  |   Acceder   |   Contactar

Prueba Husqvarna Vitpilen 701, flechazo a tus emociones

02 de Octubre de 2018

Prueba Husqvarna Vitpilen 701, flechazo a tus emociones

El fabricante sueco, que en este último periodo está tutelado por los austriacos de KTM y que está representado en Canarias por CMR Moto Center, nos presenta su última creación, la Flecha Blanca 701 (traducción de Vitpilen). Una moto que es un ejemplo de simplicidad y guiño al mundo de las “café racer”, cuya filosofía diverge, en la mayoría de los casos, de la racionalidad. Motos que no siempre son las más rápidas, ni las más eficientes, ni las más equipadas; pero son motos que estimulan las emociones y que hacen erizarse el vello de nuestra piel.

 

Anticipada como prototipo en el EICMA de 2014, a finales del año pasado salía definitivamente de la cadena de montaje para llegar en 2018 a la red de distribuidores de Husqvarna. Se trata de una moto compacta, bajita y con un manillar que, a pesar de su engañosa posición, resulta cómodo para utilizar sin que se resientan tus brazos o tu espalda.

 

Husqvarna siempre ha apostado por la difícil tarea de traer al mercado productos frescos, que difieran de la homogeneidad que existe en el mercado. Motos que cada día se parecen más entre sí y a las que a veces sólo las distingue el logo del fabricante. Pero aún quedan valientes llenos de entusiasmo que ponen a disposición de los clientes, propuestas trasgresoras con esta Vitpilen 701.

 

Precio Husqvarna Vitpilen 701.- 10.215 €*

CMR Moto Center ofrece actualmente un campaña de 400€ de descuento que se suma a la de Husqvarna, de 600€, por lo que el precio se queda en 9.215€, y si la financias a 36 meses, no te cobrarán intereses. Además, si tienes más de 2 años de carnet, el seguro del primer año, es gratuito.

 

 

La Vitpilen 701 es una de las propuestas más radicales del fabricante sueco. Una moto que seducirá a todos aquellos amantes del dinamismo, la agilidad y las motos “peso pluma”. Utiliza como base el motor monocilíndrico 690 de KTM y el concepto de chasis de la Vitpilen 401, pero con una vuelta de tuerca más, ofreciéndonos una imagen más diferenciada y si cabe un comportamiento algo más extremo. Con una conducción al gusto de los clásicos, priorizando el “ritmo” por encima de las prestaciones puras.

 

La parte ciclo se estructura en torno a un chasis multitubular de acero sobre el que van fijadas suspensiones firmadas por WP, con lo que la Husqvarna Vitpilen 701 se asegura un excelente comportamiento. En el apartado de los frenos esta Vitpilen 701 también apuesta fuerte, pues cuenta con  dos discos (320 mm delante y 240 mm detrás) con pinza de cuatro pistones delante y una pinza simple detrás, firmadas por Brembo, lo que la convierte en una gran frenadora.

 

El motor, es el conocido monocilíndrico de 693cc que impulsa a la KTM 690 Duke. Un propulsor con el que la marca austriaca dejó boquiabierto al mercado de la moto, pues logró un conjunto de altas prestaciones y un funcionamiento mucho más suave de lo que se espera de un motor de un solo cilindro. Se trata de una excelente plataforma para esta Husky, que además cuenta con embrague anti-rebote y cambio semiautomático.

 

 

Las ayudas a la conducción tienen un papel protagonista en la Vitpilen 701. Cuenta con iluminación led, acelerador electrónico sin cable “Ride by Wire”, control de tracción desconectable, embrague antirrebote, sistema de frenos ABS desconectable y un cuadro de mandos digital, que se concentra en una única esfera, como guiño al pasado. La llave de contacto está situada sobre la tija, como en las motos de hace algunas décadas.

 

La Vitpilen 701 es una acogedora para pilotos, de ambos sexos, de cualquier talla. Su asiento es bajito pero lo que más sorprende es su peso pluma; sólo 157 kilos que se mueven con soltura, incluso en parado. Los manillares son más cómodos de lo que parece a simple vista. Tu cuerpo queda ligeramente inclinado hacia delante sobre el largo depósito, pero la postura, lejos de ser radical, resulta confortable tanto en ciudad como en carretera.

 

El monocilíndrico cobra vida de forma discreta, mucho más de lo que se espera de un puchero de tan alta cilindrada. El trabajo hecho por el fabricante austriaco en este sentido es formidable. Sólo el escape Akrapovic deja entrever los 75CV que esconde el corazón de la flecha blanca. Los primeros kilómetros dejan patente la calidad de los componentes de la Husky y el acertado equilibrio entre su rigidez y su peso.

 

 

El embrague hidráulico ofrece un buen tacto, aunque la palanca, algo corta para nuestro gusto, penaliza el esfuerzo que hay que hacer con la mano izquierda, aunque sólo lo notarás si tienes que maniobrar, en pleno atasco, entre el denso tráfico de la ciudad, porque una vez introducida la primera, puedes olvidarte de tocar la maneta. Las suspensiones firmadas por WP, con horquilla invertida de 43 mm y fácil ajuste de compresión y rebote desde los ‘clics’ de cada botella, y monoamortiguador con bieletas detrás,  tienen un comportamiento correcto, cobrando mayor firmeza, a medida que aumentamos el ritmo.

 

El motor está demasiado agitado hasta que superamos las 2.500 rpm, pero una vez superamos esa barrera, sorprende la limpieza del empuje de un propulsor de un solo cilindro que ofrece hasta 75CV. Tiene buena patada y gira con una suavidad impropia de un motor mono. Hasta que -sobre las 9.000 rpm- la aguja del cuentarrevoluciones no se acerca a la línea roja, con testigo luminoso, no apreciamos vibraciones. El tacto del acelerador electrónico conecta tus pensamientos con la rueda trasera sin retardo alguno.  Es muy eficiente en aceleraciones, con un cambio que invita a usarlo de manera inmisericorde, no hay que olvidar que dispone de cambio de marchas semiautomático quick-shifter up&down que no requiere uso del embrague, y un sonido de escape que llega a emocionar. Sólo motor y carretera, la esencia del motociclismo.

 

 

Da igual las curvas que encuentres en tu camino… ¡Cuántas más, mejor! Las suspensiones también llevan a un segundo plano el estado del asfalto, aunque cuando éste ofrece un estado digno de su nombre, puedes sacar todo el rendimiento a una moto a la que le gusta la conducción a la antigua usanza; anticipando la entrada a las curvas, intentando que no decaigan las revoluciones del puchero e intentando mantener la moto en la trazada ideal para abrir sin miramientos en cuanto atisbemos la ocasión, confiando en el control de tracción y en un motor que pide guerra a gritos.

 

La relación peso/potencia (75CV para 157kg) es de las más logradas de la categoría, lo que la convierte en un parque de atracciones con ruedas; diversión al máximo. Los cambios de dirección, las aceleraciones fulgurantes o la imperiosa necesidad de llevar el motor girando siempre alegre son estímulos despiertan tus instintos más primitivos sobre una moto que busca salirse de lo común despertando el interés de quienes buscan exclusividad.

 

 

Los 75CV de la Vitpilen 701 dan para mucho, tanto que en zonas de curvas y a poco que te esmeres en mantener “el ritmo”, podrás poner a en apuros a modelos con mayor caballería. Sacar todo el partido a la excelente motricidad del motor es una tarea bastante sencilla que permite catapultarte hasta la siguiente curva. Aunque su estampa de café racer pueda engañarte pensando que estamos ante una moto radical, la verdad es que es muy fácil de conducir, menos cansada de lo que esperas y adictiva en cuanto disfrutas de su paso por curva, con la banda sonora de su Akrapovic acompañándote en tu camino.

 

La diversión tiene un precio. El de esta Vitpilen 701 no es el más asequible del mercado, ni siquiera con los 1.000 euros de la campaña de descuento, pero lo que ofrece a cambio de esos 9.215 euros, es auténtico. Componentes de primera calidad, acabados en los que da gusto recrearse mientras tomas un café en el camino, y sensaciones de las que no todas las motos pueden presumir. Por ese precio no hay mucho “juguetes” tan divertidos en el mercado actual. Juguetes cuya adquisición no tiene justificación en el cerebro, sino en la piel… ¡Tú decides!

 

Unidad de prueba cedida por CMR Moto Center, concesionario oficial Husqvarna en Canarias

 

Prueba realizada por el equipo de Canariasenmoto

Empresas Relacionadas
 

MOTO OCASIÓN Victory Hammer 8 Ball - 7997 €
PUBLICIDAD

Canariasenmoto.com - El portal de la moto en Canarias - Aviso Legal - info@canariasenmoto.com - Mapa Web - Mapa Web Completo - Accesorios - RSS