Utilizamos cookies para realizar un análisis de uso y mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, entendemos que usted acepta la política de cookies
Política de cookies +
        |  Suscribirse  |   Acceder   |   Contactar

Prueba Honda VFR1200X Crosstourer DCT, el viaje de tu vida

22 de Noviembre de 2018

Prueba Honda VFR1200X Crosstourer DCT, el viaje de tu vida

La gran aventura, el viaje soñado y el espíritu de trotamundos tienen algo en común, una compañera de viaje que esté a la altura de tus expectativas y que no solo te facilite la tarea, sino que además sepa conjugar los trayectos por carretera con los esporádicos paseos por lugares a los que no llega el asfalto. Así es la Crosstourer de Honda, la turística aventurera o maxitrail de mayor cilindrada de Honda. Comparte motor de cuatro cilindros en V con la VFR1200F, en nuestro caso con cambio DCT que permite cambio automático o manual, transmisión final por cardan y llantas son de radios que pueden montar neumáticos tubeless. Cuenta además con un equipamiento muy completo para viajar hasta donde llegue el asfalto… y más allá.

 

Con cualidades viajeras que podrían competir hasta con la Gold Wing, la potente y sofisticada maxitrail de Honda Canarias tiene en la suavidad de su motor V4 de 1.237cc una de las principales claves de su éxito. Su progresiva y lineal entrega de potencia, gracias a su acelerador Ride-by-Wire, es un ejemplo de exquisita adaptación de un V4 a las necesidades de una Gran Turismo. La potencia declarada es de 130 CV a sólo 7.750 rpm, con una cifra de par de 126 Nm a 6.500 rpm. Dispone del sistema HSTC que funciona como un control de tracción, el cual dispone de tres modos a elección del piloto, más otro desconectable para circular fuera del asfalto.

 

Como es exigible en toda trail que se precie, la posición de conducción es muy cómoda, con el asiento situado a 850 mm del suelo. Su chasis de aluminio ha sido diseñado para ofrecer un excelente control en cualquier situación, trabajando conjuntamente con una horquilla invertida de 43 mm de diámetro y un amortiguador trasero regulable, que permiten mover con soltura los 287 kilos declarados (versión DCT). A la hora de echar el ancla, dispones de dos discos delanteros de 310 mm de diámetro y otro trasero de 276 mm, asistidos por ABS y llantas de radios en medidas de 19 y 17 pulgadas, delante y detrás, respectivamente.

 

Precio Honda VFR1200X Crosstourer DCT.- 13.995 € (Incluido descuento de 1.000€ por campaña)

 

 

La Crosstourer mantiene el aire de familia de las “CrossOver”. Es una moto grande y alta dirigida al usuario más aventurero, con ansias de grandes rutas y viajes, experimentado y que sabe apreciar la tecnología, pero sus dimensiones y envergadura sólo imponen respeto hasta que te subes a ella. No hace falta ser un “quarterback” americano para disfrutar de esta moto, y lo decimos con conocimiento de causa. Una vez en marcha, los kilos y las dimensiones se relativizan, aflorando a cambio sus virtudes, que son muchas y que hacen de la VFR1200X Crosstourer una moto única.

 

Nuestra unidad de prueba, versión DCT (Dual Clutch Transmission) con cambio semiautomático de doble embrague, ofrece un punto más de comodidad y tecnología que el modelo estándar. El sistema DCT permite un uso manual MT con el que el piloto tiene pleno control al poder subir y bajar de marcha mediante sendos botones situados en el manillar. Para el modo automático hay dos opciones, la D y la S. La D es la más adecuada para ciudad y autopista con el objetivo de lograr una conducción más eficiente. La S es la que da una respuesta más viva, exprimiéndose más las marchas. Además, el modo S cuenta con tres submodos, buscando siempre el mayor placer en la conducción dependiendo del estado del asfalto o del resto de circunstancias. Ambos modos automáticos permiten que el piloto intervenga, tanto para subir como para bajar de marcha, mientras que el sistema actuará de manera automática nuevamente dependiendo de la velocidad, la marcha engranada, la posición del acelerador e, incluso, dependiendo de si se está circulando por una pendiente (descendiente o ascendiente).

 

 

El equipo de desarrollo se esforzó en crear una máquina que diera al motorista una sensación de desafío y aventura. Una motocicleta que estuviese preparada ante cualquier exigencia. Una compañera de viaje perfecta, mientras que, al mismo tiempo, ofreciese un diseño exclusivo y de calidad, complementado con tecnología de vanguardia. La VFR1200X combina características de turismo deportivo, tales como el potente motor V4, con características propias de las motocicletas off-road tales como suspensión de largo recorrido y posición erguida de conducción, para una manejabilidad segura y un gran agarre. Esta fusión entre dos géneros de motociclismo convierte a la Crosstourer en un conjunto único y versátil. La suspensión de largo recorrido supone una ventaja para los conductores sobre superficies de carretera irregulares que se traducen en una sensación de marcha de alta calidad y un control preciso. La posición erguida proporciona confort, control y una excelente visibilidad para el conductor.

 

Sobre la Crosstourer, lo primero que debemos destacar es su excepcional ergonomía, todo queda a mano y aunque el asiento es alto, es bastante estrecho y a pesar de no llegar al 1,70, no supone ningún problema a la hora de apoyar el pié al detener la moto. Los brazos van relajados, el manillar ancho y en su sitio, el cuadro de instrumentos, muy completo por cierto, a la vista, en una posición elevada, las estriberas a una altura que permiten una posición cómoda de las piernas sin que rocen a la menor inclinación que hagamos… El asiento es confortable, de una pieza con dos niveles. Las asas de pasajero están integradas con la parrilla.

 

 

En el lado izquierdo del manillar encontramos dos palancas, grandes y fáciles de accionar, para subir (delante) y bajar marchas (detrás), en el lado derecho encontramos, aparte de lo habitual, dos botones más, uno para cambiar de automático “D” a sport “S” y otro para cambiar de automático a manual “M”. El accionamiento en marcha es increíblemente sencillo y toda la información queda reflejada en la completa instrumentación, no falta ni un detalle. Su funcionamiento es tan simple que es más fácil utilizarlo que describirlo.

 

En los primeros metros, y sobre todo a la hora de detenernos, echamos en falta la maneta de embrague y da la impresión de que la moto se va a “calar”, pero todo está bajo control y te habitúas rápidamente. No se puede obviar el tamaño y el peso de la moto, 287 kilos en orden de marcha, pero en cuanto arrancas, la sensación de control y manejabilidad es tan grande que tienes la impresión que el peso y el tamaño se encogen, y esta sensación se produce en los primeros metros. ¡Extraordinario! Moverla en parado es harina de otro costal, y recuerda que ¡tienes que quitar el freno de mano!… Sí, la Crosstourer dispone de un práctico freno de mano para dejarla estacionada con mayor seguridad.

 

 

La Croostourer pide a gritos que la embarques rumbo a Huelva o Cádiz

El motor es contundente en toda la gama, desde muy abajo dispone de un enérgico par. Sube de vueltas de manera excitante y sin la más mínima inflexión en la curva de potencia. En la parte alta donde sale a relucir el talante sport de sus 130 CV. La transmisión final por cardan pasa desapercibida debido a su suavidad de funcionamiento, acorde con los casi imperceptibles cambios de marcha. Respecto a la autonomía, con su depósito de 21 litros podrás recorrer unos 350 kilómetros, aunque si te gusta “darle al mango” en el modo “S”, la autonomía se verá mermada considerablemente.

 

Respecto al apartado chasis, con estructura de doble viga de aluminio y basculante monobrazo del mismo material, el comportamiento solo se puede calificar de excelente, tanto en ciudad como en zonas viradas o autopista; incluso en tierra va relativamente bien. Para entrar en una curva, basta con insinuárselo y sigue la trayectoria marcada como si fuera sobre raíles. A alta velocidad, en curvas de 120km/h. la estabilidad es total y la confianza que transmite, absoluta. Las suspensiones, de largo recorrido y tirando a confortables más que a duras, funcionan correctamente y en ningún momento se echan el falta otros reglajes más firmes. El equipo de frenos, con un ABS nada intrusivo, tiene un comportamiento impecable a todos los niveles, es decir, potencia, tacto y progresividad.

 

 

La simbiosis entre moto y piloto se produce de manera automática. Tienes la impresión de que la máquina es capaz de anticiparse y replicar tu manera de conducir. Queda claro que Honda, de nuevo, ha mostrado la punta de lanza de una nueva era de motos tecnológicamente muy avanzadas de las que de declaro ferviente seguidor.

 

Honda ha sabido utilizar y poner en práctica una tecnología que funciona de verdad y que se adapta a tu estado de ánimo. Acelera como una bestia y su “inteligencia artificial” anticipa suavemente el cambio de manera asombrosa, interpretando las necesidades de cada momento… Llegará el momento en que todas las motos se fabriquen así, pero de momento si quieres sentirlo, tendrás que hacerte con una Honda con tecnología DCT.

 

Casco del piloto: Shark Explore-R

 

Prueba realizada por el equipo de Canariasenmoto.com

Empresas Relacionadas
 
Te recomendamos
 

MOTO OCASIÓN BMW R 1200 GS LC Adventure Triple black - 18990 €

Canariasenmoto.com - El portal de la moto en Canarias - Aviso Legal - info@canariasenmoto.com - Mapa Web - Mapa Web Completo - Accesorios - RSS