Utilizamos cookies para realizar un análisis de uso y mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, entendemos que usted acepta la política de cookies
Política de cookies +
        |  Suscribirse  |   Acceder   |   Contactar

Prueba Honda PCX125, económica, tecnológica y muy rentable

16 de Febrero de 2017

Prueba Honda PCX125, económica, tecnológica y muy rentable

Las Scooters ciento veinticinco son las reinas indiscutibles en las calles de las ciudades de Canarias. En 2016 fueron 128 las personas que se decantaron por el popular modelo de Honda para ponerle dos ruedas a su movilidad y desplazarse de manera rápida, sostenible y con total libertad de horarios. Y aunque evidentemente tantos usuarios no pueden estar equivocados, decidimos someter a una prueba real a uno de los líderes de ventas de Honda Canarias.

 

Precio Honda PCX125.- 2.990€    Además como promoción en Honda Canarias te llevas de regalo:

  • 1 Casco Jet LS2
  • 1 Chaqueta Alpinstars
  • 1 Par de guantes Alpinstars
  • 1 Baúl de 20 litros
  • 1 Antirrobo para disco de freno

 

La ciudad es un entorno exigente y el campo de batalla donde los fabricantes ponen a punto su tecnología. Si bien es cierto que del 75% de cuota de mercado se ha pasado a algo más de un 60%, las Scooters 125 siguen suponiendo una parte muy jugosa del pastel. Un segmento muy competitivo para el que Honda Canarias tiene 5 propuestas (SH125, Forza125, Vision125, SHMode125 y PCX125) que siguen siendo la columna vertebral de su volumen de ventas. (Honda vendió en Canarias 1.034 motos en 2016).

 

 

Honda PCX125, alta relación calidad-precio y una enorme carga tecnológica.

La Honda PCX es un modelo de scooter ciudadana difícil de ubicar. No es una rueda alta, tampoco baja. No es una GT aunque tampoco se puede considerar una scooter básica de acceso. Las principales armas de esta scooter que se lanzó al mercado hace un lustro radican en un componente tecnológico muy superior al de sus rivales y en un exquisito comportamiento, estabilidad en marcha y comodidad.

 

La PCX125 es una scooter única, con gran personalidad. No tiene fondo plano porque precisamente ahí, se aloja el depósito de gasolina. Su asiento es muy bajito y cómodo (sólo 760mm) y las llantas, algo más estrechas de lo habitual -100 mm de sección en el eje trasero y 90 mm en el eje delantero-, son de 14 pulgadas. Su corta distancia entre ejes, sólo 1.315mm, y tu tamaño compacto favorecen su agilidad en el tráfico urbano.

 

 

Sostenibilidad es una de las palabras mágicas cuando hablamos de transporte urbano. Y se trate de una cuestión recurrible o no, lo cierto es que el consumo y las emisiones son uno de los factores más preocupantes de la sociedad actual. Para ello la Honda PCX125 cuenta con uno de los mejores argumentos del mercado, su motor eSP –enhanced Smart Power–, un monocilíndrico refrigerado por agua capar de entregar casi 12CV con un consumo de combustible comprobado de sólo 2,3 l/100 km, manteniendo una tasa de emisiones sólo 52 gramos de CO2 por kilómetro. Además, unos neumáticos de baja resistencia a la rodadura y una correa de baja fricción para el variador contribuyen al bajo consumo.

 

Los secretos de esta eficiencia energética están escondidos en un motor cuyas partes móviles tienen una muy baja fricción, el pistón emplea un diseño ligero y los árboles de levas se han diseñado con el objetivo de ofrecer la menor resistencia mecánica. La bomba de agua se integra en la culata, consiguiendo al mismo tiempo un diseño muy compacto. El sistema Idling Stop de desconexión automática del motor en paradas, reduce el consumo enormemente en ciudad, donde las paradas representan el 20% del tiempo. El sistema obviamente no da problemas, cinco años en el mercado son aval de fiabilidad suficiente. La fiabilidad se consigue gracias a una batería de mayor capacidad y a que carece de motor de arranque, labor de la que se encarga, por inducción, el alternador colocado en la punta del cigüeñal.

 

 

La silueta de la Honda PCX125 resulta inconfundible. Su futurista aspecto se ve además, reforzado por una mirada “full-led” poco habitual en este tipo de scooters. No es una moto de aspecto espartano; cada uno de sus detalles está cuidado al máximo. Desde el doble faro delantero a la óptica trasera, también de tecnología led, su elegante y afilado diseño, resaltan su modernidad. El manillar cromado “al aire” es otro de sus sellos inconfundibles. Ergonómicamente es un vehículo muy cómodo y a pesar de su tamaño contenido da cabida a usuarios de tallas muy diferentes, sin que se resientan en absoluto. El cuadro de instrumentos es elegante, sencillo y legible.

 

La configuración de la parte ciclo es bastante tradicional, aunque eso sí, perfectamente equilibrada y armonizada para que la conducción sea un verdadero placer, independientemente del nivel de usuario. Horquilla convencional delantera y doble amortiguador en la parte trasera componen la suspensión. En cuanto a frenos, de disco con pinza de triple pistón -uno de ellos para activar el CBS- delante y tambor en el tren trasero. La frenada combinada (CBS) es muy efectiva de cara a la seguridad y la combinación disco/tambor es más que suficiente para el peso y prestaciones de la Honda PCX125.

 

 

¿Es la Honda PCX125 la scooter más rentable del mercado actual?

Para comprobar de primera mano si la PCX125 es tan polivalente y económica como anuncia la firma japonesa contamos con una probadora externa a nuestro equipo de pruebas habitual; María Hernández, una joven de Las Palmas de Gran Canaria que decidió sustituir su coche (Toyota Corolla) por una PCX125 hace un par de años y que está encantada con el cambio. “La Honda me permite levantarme casi media hora más tarde y con lo que me ahorro entre parking y gasolina, en menos de dos años amorticé la PCX125”, afirmaba. “Yo vivo en Escaleritas y hay una hora bruja en la que La Cornisa se pone imposible. Con el coche tenía que salir media hora antes de casa para llegar a tiempo a mi trabajo. Ahora duermo un poco más y me ahorro el parking que antes tenía alquilado cerca del trabajo, porque si no es imposible aparcar”, confesaba María, que trabaja de pasante en un despacho de abogados de Franchy Roca y que en su casa, guarda la moto en el garaje, detrás del coche.

 

 

“Con la scooter me muevo con enorme facilidad. Tengo aparcamiento gratis para la moto al lado del despacho, me pongo en primera fila en cada semáforo hasta llegar al trabajo y en muchas zonas evito el atasco circulando por el carril guagua. Prácticamente todos los días voy a los juzgados y, antes tenía que meter el coche en el parking. Ahora cojo mi PCX, meto la carpeta y la tablet bajo el asiento y aparco delante, en el espacio para motos. No gano mucho tiempo en este trayecto, pero sí ahorro bastante como para pagar la PCX”, afirmaba con una sonrisa en la cara. “La Honda ha cambiado bastante mis hábitos diarios. Me he olvidado del estrés de la hora punta y me permito ir en cualquier momento a cualquier zona de la ciudad, sabiendo que voy a poder aparcar, casi en la puerta”, reconocía.

 

Es verdad que María ha tenido experiencias anteriores en el mundo de la moto, pero hemos de recordar que con tener una antigüedad de 3 años en el carnet B de coche se puede conducir una PCX125 que se comporta casi como una bicicleta, ganando calidad de vida y ahorrando un dinero importante mes a mes. Para explicar con más detalle esa “rentabilidad” de la que hacemos gala en el titular de la prueba, hemos elaborado un esquema que resume el “plan de amortización” de todos aquellos que deciden dejar el coche aparcado en casa y ponerle dos ruedas a su movilidad diaria, en la jungla urbana.

 

 

Con María hemos coincidido en la eficacia del sistema “star/stop” y en el ejemplar funcionamiento de su motor, todo suavidad y discreción. Bajo su asiento cabe un casco integral y alguna cosa más como los guantes, un socorrido traje de agua o un bolso pequeño. Nos ha gustado mucho el sistema de bisagra del asiento con dos posiciones, una de ellas full-open. Además del hueco bajo el asiento, en la guantera izquierda disponemos de un pequeño espacio para un candado, una cartera o para cargar el móvil -dispone de una toma de 12V-.

 

A sus mandos, la PCX sigue siendo una scooter pequeña, aunque su habitabilidad sorprende. Te encuentras integrado dentro de la moto y no sobre ella como en otros modelos de scooter minimalistas. El asiento, grande, cómodo y con un buen mullido, resulta muy confortable, y su altura, facilita las maniobras en parado. Junto a la cerradura de contacto encontramos un doble interruptor para abrir el depósito de gasolina y el asiento. Detalles de calidad, al igual que la tapa antivandálica de la cerradura o los reposapiés del acompañante, cromados, finos y elegantes.

 

 

La experiencia PCX comienza nada más pulsar el botón de arranque, que cobre vida de manera casi mágica, gracias a que carece de motor de arranque. Desde el comienzo, el feeling con los mandos es bueno. Al primer golpe de gas la 125 más “chic” de Honda se ponen en marcha sin el menor sobresalto. Todo fluye de manera suave y controlable. La agilidad es una de sus mejores cualidades, cortita y con neumáticos estrechos puedes desenvolverte entre el tráfico diario con sorprendente soltura. Moverla en parado es una delicia, hasta cuando aparcas en pendiente. La frenada es controlable y el CBS imprescindible. En este tipo de motos, de ruedas pequeñas y escasa sección, la superficie en contacto con el asfalto es muy pequeña por lo que todas las ayudas a la conducción son realmente necesarias y un sistema ABS no le vendría mal. (La normativa Euro4 permite a los fabricantes elegir entre ABS o frenada combinada para los modelos de hasta 125cc).

 

En los semáforos, no será el más rápido en las salidas, aunque tampoco el más lento gracias al buen rendimiento de los casi 12CV de su motor, pero lo que si serás es el más discreto y ecológico gracias al Idling Stop. Realmente funciona de maravilla en cuanto se calienta el motor. Dispones de un chivato en el tablero de instrumentos parpadea cuando está activado -puedes desactivarlo de forma manual- y no se activará si detecta baja carga de la batería. Las suspensiones encajan con la filosofía urbana de esta sccoter. La horquilla lee mejor el asfalto mientras que el par de amortiguadores traseros te hacen llegar esa información “en diferido”. A pesar de haberla exigido al máximo, llevándola por encima de los 100km/h donde se podía o afrontando pendientes con la máxima carga, no conseguimos que el consumo superase los 2,3 litros/100km, uno de los mejores consumos de la categoría.

 

 

Aparte de la rentabilidad demostrada que hemos acreditado gracias a la colaboración de María Hernández, nadie puede discutir que la PCX125 es una moto nacida para la ciudad. Moverte con ella deja de ser un suplicio y se convierte en un eficiente placer. La Honda PCX no es barata, y por menos dinero se puede tener una scooter de prestaciones similares, pero lo que no pueden igualar es su carga tecnológica, la fiabilidad mecánica, e incluso, el valor de reventa. Honda juega la baza de calidad una vez más, con soluciones de primer nivel que hasta ahora sólo habíamos visto en motos de un mayor coste, así que se puede decir sin miedo a equivocarse que en cuanto a relación calidad precio es prácticamente imbatible.

 

Y tú, ¿vas a seguir perdiendo tiempo y dinero o vas a ganar calidad de vida?

Pásate ya por Honda Canarias, aprovecha la promoción y súbete a tu PCX

 

Unidad de prueba cedida por Hatobito Honda Canarias, importador y distribuidor de Honda en Canarias

 

Prueba realizada por el equipo de Canariasenmoto, con la colaboración de María Hernández

Empresas Relacionadas
 
Te recomendamos
 
Canariasenmoto.com - El portal de la moto en Canarias - Aviso Legal - info@canariasenmoto.com - Mapa Web - Mapa Web Completo - Accesorios - RSS