Utilizamos cookies para realizar un análisis de uso y mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, entendemos que usted acepta la política de cookies
Política de cookies +
        |  Suscribirse  |   Acceder   |   Contactar

Prueba Honda Crosstourer DCT 1200; Intercontinental

16 de Marzo de 2014

Prueba Honda Crosstourer DCT 1200; Intercontinental

“Para tener un inglés tan básico, ¡qué bien me entienden todos! No he tenido en más mínimo problema para hacerme comprender en todo el camino desde que partí hace 15 días desde Cádiz a lomos de mi nueva Crosstourer 1200DCT. He disfrutado atravesado media Europa y ahora estoy recorriendo una retorcida carretera costera de Laponia a punto de llegar al mítico Cabo Norte…” Pit, Pit, Pit, Pit, Pit… ¡Maldito sea este cruel despertador que me ha arrancado de los brazos de Morfeo! Justo cuando estaba en lo mejor del sueño, a punto de alcanzar montado sobre una Honda CrossTourer ese icónico lugar que todo mortal debería contemplar con sus ojos al menos una vez en la vida. Me desperezo y me froto los ojos, y ¡aún tengo la cara helada del viento de Laponia! Pero la realidad es que sólo fue un sueño…

 

Seguro que lo que a mí me pasó, le hubiera sucedido a cualquiera que hubiera podido disfrutar durante varios días de una moto tan especial como la Honda Crosstourer 1200 DCT “Full Equipe” que Juan Armas Canarias, el distribuidor autorizado Honda en la provincia de Las Palmas, puso a disposición del equipo de Canariasenmoto.com para realizar esta prueba que ahora os vamos a detallar…

 

Obviamente, la CrossTourer es grande y alta, una moto dirigida al usuario de moto aventurero, con ansias de grandes rutas y viajes, experimentado y que sabe apreciar la tecnología, pero sus dimensiones y envergadura sólo imponen respeto hasta que te subes a ella. No hace falta ser un “quarterback” para disfrutar de esta moto, y lo decimos con conocimiento de causa. Una vez en marcha, los kilos y las dimensiones se relativizan y afloran sus virtudes, que son muchas y que hacen de la VFR1200 CrossTourer una moto única.

 

La Crosstourer mantiene el aire de familia de las “CrossOver” de la marca. Utiliza el compacto motor de la VFR1200F de cuatro cilindros en “V”, debidamente adaptado, que rinde 130 CV y que va montado sobre un chasis tipo trail aunque su orientación sea eminentemente asfáltica. Además, la versión que hemos probado cuenta con un cambio automático-secuencial DCT (Dual Clutch Transmission) que no tiene ni maneta de embrague ni palanca de cambios.

 

 

El equipo de desarrollo se esforzó en crear una máquina que diera al motorista una sensación de desafío y aventura. Una motocicleta que estuviese preparada para cualquier evento, una compañera de viaje perfecta, mientras que, al mismo tiempo, ofreciese un diseño exclusivo y de primera calidad complementado con tecnología punta. La Crosstourer combina características de turismo deportivo, tales como el potente motor V4, con características propias de las motocicletas off-road tales como suspensión de largo recorrido y posición erguida de conducción, para una manejabilidad segura y un gran agarre. Esta fusión entre dos géneros de motociclismo convierte a la Crosstourer en un conjunto único y versátil. La suspensión de largo recorrido supone  una ventaja para los conductores sobre superficies de carretera irregulares. Las resistentes suspensiones de largo recorrido también contribuyen a una sensación de marcha de alta calidad y un control preciso. La posición erguida proporciona confort, control y una excelente visibilidad para el conductor.

 

Principales características:

  • Motor V4 de gran cilindrada. El motor V4 de 1.237 cm3, instalado por primera vez en una motocicleta Honda adventure sports touring, ha sido optimizado para un mayor empuje en bajo y medio régimen de rpm, desarrollando una potencia suave que proporciona un tacto relajado a la Crossturer en largos recorridos.
  • Transmisión de Doble Embrague. La avanzada Transmisión Honda de Doble Embrague asegura unos cambios de marcha aún más suaves en cualquiera de sus tres modos de funcionamiento, haciendo de la Crosstourer una motocicleta extraordinariamente versátil. Usando dos embragues controlados electrónicamente, el sistema ofrece la elección de cambio de marchas manual y dos modos totalmente automáticos, uno para uso general (modo D) y otro para conducción deportiva (modo S). La Transmisión de Doble Embrague de la Crosstourer también incorpora un nuevo software con funciones adicionales.
  • Chasis versátil. Elegido por su excelente equilibrio entre peso y rigidez, el bastidor de aluminio de la Crosstourer monta sistemas de suspensión delantero y trasero de largo recorrido, para proporcionar una experiencia sobre dos ruedas adictiva y una marcha confortable, incluso sobre carreteras bacheadas.

 

 

Sobre la Crosstourer, lo primero que debemos destacar es su excepcional ergonomía, todo queda a mano y aunque el asiento es alto, es bastante estrecho y a pesar de mis escasos 168 cms. no supone ningún problema a la hora de apoyar el pié al detener la moto. Los brazos van relajados, el manillar ancho y en su sitio, el cuadro de instrumentos, muy completo por cierto, a la vista, en una posición elevada, las estriberas a una altura que permiten una posición cómoda de las piernas sin que rocen a la menor inclinación que hagamos… El asiento es confortable, de una pieza con dos niveles. Las asas de pasajero están integradas con la parrilla.

 

En el lado izquierdo del manillar encontramos dos palancas, grandes y fáciles de accionar, para subir (delante) y bajar marchas (detrás), en el lado derecho encontramos, aparte de lo habitual, dos botones más, uno para cambiar de automático “D” a sport “S” y otro para cambiar de automático a manual “M”.  El accionamiento en marcha es increíblemente sencillo y toda la información queda reflejada en la completa instrumentación, no falta ni un detalle. Su funcionamiento es tan sencillo que es más fácil utilizarlo que explicarlo.

 

En los primero metros, y sobre todo a la hora de detenernos, echamos en falta la maneta de embrague y da la impresión de que la moto se va a “calar”, pero todo está bajo control y te habitúas rápidamente. No se puede obviar el tamaño y el peso de la moto, 285 kilos en orden de marcha pero en cuanto arrancas, la sensación de control y manejabilidad es tan grande que tienes la impresión que el peso y el tamaño se encogen, y esta sensación se produce en los primeros metros; extraordinario. Moverla en parado es harina de otro costal, y recuerda que ¡tienes que quitar el freno de mano!… Sí, la Crosstourer dispone de un práctico freno de mano para dejarla estacionada con mayor seguridad.

 

Lo más destacable y novedoso de esta moto es su cambio automático secuencial “DCT” con tres modos de funcionamiento; el automático “D” que es el más apropiado para circular de una manera relajada, pues los cambios de marcha se efectúan con el motor bajo de vueltas, el sport “S”, que permite estirar las marchas antes de que cambien automáticamente y que es un gustazo por su elasticidad y suavidad, y el manual “M” en el que tú eres el que gestionas mediante los pulsadores los cambios de marchas. El motor es contundente en toda la gama, desde muy abajo dispone de un enérgico par motor, sube de vueltas de manera excitante y sin la más mínima inflexión en la curva de potencia que te lleva hasta una parte alta donde sale a relucir el talante sport de sus 130 CV. La transmisión final por cardan pasa desapercibida debido a su suavidad de funcionamiento acorde con los casi imperceptibles cambios de marcha. Respecto a la autonomía, con su depósito de 21 litros podrás recorrer unos 350 kilómetros, aunque si te gusta “darle al mango” en el modo “S”esta autonomía se verá mermada considerablemente.

 

 

La Crosstourer aúna tecnología sin complicaciones que ofrece sensaciones sin límite

Personalmente, en autopista elegiría obviamente el modo “D”, en carreteras de curvas con buen asfalto el modo “S” ayudado por pulsaciones concretas para quitar marchas (siempre es posible hacerlo independientemente del modo que utilices) con antelación y para tener “la patada” preparada a la salida de la curva, y en carreteras con mal asfalto, el modo “M” que te permite llevar el motor más recogido y gobernado a tu gusto personal.  Por poner un ejemplo, en el tramo que va de Tejeda pueblo hasta Ayacata, el modo Sport ayudado por unos pocos toques en el pulsador de bajar marchas, el rendimiento de esta Crosstourer es impresionante. Acelera como una bestia y su “inteligencia artificial” anticipa suavemente el cambio de manera asombrosa, interpretando las necesidades de cada momento… Llegará el momento en que todas las motos se fabrique así, pero de momento si quieres sentirlo, tendrás que hacerte con una Crosstourer.

 

Respecto al apartado chasis, con estructura de doble viga de aluminio, el comportamiento solo se puede calificar de excelente, tanto en ciudad como en zonas viradas o autopista, incluso en tierra va relativamente bien. Para entrar en una curva, basta con insinuárselo y sigue la trayectoria marcada como si fuera sobre raíles. A alta velocidad, en curvas de 120km/h. la estabilidad es total y la confianza que transmite, absoluta. Las suspensiones, de largo recorrido y tirando a confortables más que a duras, funcionan correctamente y en ningún momento se echan el falta otros reglajes. El equipo de frenos, con C-ABS de serie, o sea, ABS con el complemento de la frenada combinada, habitual de la marca, tiene un comportamiento impecable a todos los niveles, es decir, potencia, tacto y progresividad.

 

La simbiosis entre moto y piloto se produce de manera automática, tienes la impresión de que la máquina es capaz de anticiparse y emular tu manera de conducir. Queda claro que Honda, de nuevo, ha mostrado la punta de lanza de una nueva era de motos tecnológicamente muy avanzadas de las que de declaro ferviente seguidor. Honda ha sabido utilizar y poner en práctica una tecnología que funciona de verdad y que se adapta a tu estado de ánimo.

 

 

Nuestra unidad de prueba tenía instalados todos los extras originales de Honda para la CrossTourer:

  • Juego maletas laterales aspecto aluminio especialmente diseñadas para este modelo con capacidad de 35 litros en la maleta derecha y 39 litros en la maleta izquierda. En la maleta izquierda se puede guardar la mayoría de cascos integrales.
  • Top box expandible de 32 a 39 L de aspecto aluminio con sistema de extracción fácil y rápido.
  • Cúpula sobre elevada
  • Toma de corriente 12 V
  • Calentadores de puños extra delgados con unidad de control integrada en el puño para un máximo confort del piloto y un diseño integrado y con opción de 3 niveles ajustables de temperatura.
  • Embellecedor frontal tubular de aluminio anodizado. Diseñado para enfatizar el aspecto robusto de la motocicleta y que también se usa como soporte de los faros antiniebla delanteros
  • Faros antiniebla delanteros.

 

En definitiva, la CrossTourer cumple e incluso supera las expectativas que su nombre sugiere: la compañera ideal para cualquier viaje, desde un pequeño paseo a la playa, hasta ese viaje con el que soñamos todos los amantes de las motos y de la aventura. Dispone de un equipamiento de primer nivel, con pantalla ajustable, un asiento cómodo para los dos ocupantes, además de toda una serie de equipamiento opcional pensado para viajar cómodamente y a gusto a cualquier lugar del mundo. El DCT es un extra que convence y que te permite centrarte más en lo que importa, disfrutar del viaje. Y además, para ciudad es un invento genial.

 

“Estoy deseando que llegue de nuevo la hora de volver a la cama para comprobar si, en brazos de Morfeo, puedo llegar por fin a Cabo Norte, aunque solamente sea, de momento, en sueños…”

 

Moto de prueba cedida por Juan Armas Canarias, Distribuidor Autorizado Honda

 

PVP Honda CrossTourer 1200 DCT: 15.760 € (Tarifa marzo de 2014 – No incluye los extras)

 

Prueba realizada por el equipo de Canariasenmoto.com

 
Te recomendamos
 

MOTO OCASIÓN BMW R 1200 GS Expirience - 17000 €

Canariasenmoto.com - El portal de la moto en Canarias - Aviso Legal - info@canariasenmoto.com - Mapa Web - Mapa Web Completo - Accesorios - RSS