Utilizamos cookies para realizar un análisis de uso y mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, entendemos que usted acepta la política de cookies
Política de cookies +
        |  Suscribirse  |   Acceder   |   Contactar

Prueba Honda Crossrunner; disfruta la carretera

18 de Octubre de 2011

Prueba Honda Crossrunner; disfruta la carretera

Honda lo tenía muy claro, quería sacar al mercado una moto de gran cilindrada, manejabilidad y polivalente, y todo a base de utilizar componentes de contrastada eficacia y capaces de convertir a este novedoso modelo en una moto divertida, fácil de llevar por cualquiera, cómoda, llena de par y potencia.

 

Ver más pruebas de Canariasenmoto.com

 

Honda ha dado en el clavo con la nueva Crossrunner. Tanto en estética como en apariencia tiene ciertas similitudes con algunas off-road del mercado pero no es una trail, ni lo pretende. La Crossruner es una moto divertida, cómoda para el piloto, efectiva para el uso diario y siempre lista para salir a disfrutar de la carretera, sólo o en compañía.

 

Juan Armas Canarias, Distribuidor Autorizado Honda en la provincia de Las Palmas, nos tenía preparada una unidad de pruebas en el color, que consideramos, más elegante de la gama; una acertada combinación de grises y negros, con la que nos divertimos como niños por las carreteras de Gran Canaria. Pocas motos ofrecen un nivel tan alto de disfrute para el piloto.

 

En la Crossrunner nada está ahí por casualidad, es uno de los modelos con mñas estudio y diseño de la marca y el resultado es un trabajo muy fino en todos los componentes. El carenado cuenta con un moderno diseño multicapa que le otorga un look desenfadado, futurista y juvenil. Los radiadores laterales consiguen un tamaño más compacto y una menor distancia entre ejes. El basculante mono brazo, similar al de la Honda CB 1000 R, consigue un mayor aplomo del tren posterior.

 

También se han cuidado los pequeños detalles como los intermitentes; pequeños,  esbeltos y situados justo al lado del faro. El cuadro de instrumentos es completamente digital, así como todos los indicadores: tacómetro, velocímetro, kilometraje, temperatura motor, nivel de gasolina, hora, etc. La Crossrunner calza unos neumáticos específicos diseñados para esta moto por Pirelli. Los Scorpion Trail con medidas de 180/55-17 y 120/70-17 forman el conjunto creado para mejorar la estabilidad y el manejo en toda situación y en todo momento.

 

La posición de conducción es muy ergonómica  y se adaptada a la gran mayoría de usuarios. Incluso su asiento situado a 810 mm del suelo es adecuado para tallas “no muy altas”  debido a que en esa zona la moto es muy estrecha.  Subido encima de la moto comienza el tacto de los mandos y, como en la mayoría de las motos de la marca, están muy bien colocados, ofrecen un tacto muy suave y tienen la virtud de parecer todas hechos a medida del piloto. Destacar que el mando de la bocina y el intermitente está alternado respecto a la posición habitual y no es raro que termines haciéndolo sonar cuando quieras poner el intermitente.

 

Nos ponemos en marcha…

Todo comienza con suavidad, mucha suavidad, esta Honda acelera bien, sin estridencias, pero con la potencia suficiente. Hasta las 6.000 rpm, en motor de cuatro cilindros en “V” derivado de la VFR800, que utiliza un sistema de distribución variable accionado mediante un complejo sistema de gestión hidráulica, bajo la patente de VTEC, funciona con 8 de sus 16 válvulas y esto le confiere un par y suavidad a bajas vueltas increíble. Alrededor de las 6.500 rpm, el sistema VTEC pone a trabajar las 16 válvulas y llega la subida de adrenalina. El motor empieza a empujar sin tantos miramientos, cambia el sonido y se vuelve excitante al disfrutar plenamente del empuje de los más de 100 caballos de potencia.

 

La posición de conducción es muy buena y permite dominar la moto sin cansarte más de la cuenta y tras pasar unos kilómetros por curvas le coges el truco de verdad y descubres realmente el por qué de esta moto; su acertada combinación entre la relajada conducción de una trail con la sport de una deportiva. “Disfruta la carretera”

 

El chasis, doble viga de aluminio, es neutro, predecible y con un comportamiento intachable. Las suspensiones, aunque sencillas, delante equipa una horquilla convencional, tienen un recorrido corto orientado al asfalto, son equilibradas y cumplen airosamente con su cometido. El monoamortiguador trasero de gas dispone de bieletas en su parte inferior y reglaje de precarga en siete posiciones. Los frenos cuentan con un sistema combinado C-ABS que la marca ya tiene tan evolucionado y eficaz, que llega a pasar desapercibido por lo bien que funciona. No obstante, los frenos son en la Crossrunner, potentes, dosificables y con un tacto inmejorable.

 

La Crossrunner no es una moto ligera, pesa unos 240 kilos, pero lo parece. Se puede decir  que el reparto de pesos juega a su favor. No se siente pesada, ni en marcha ni en parado, y llegando bien al suelo, lo que no es difícil, y gracias a su manillar alto y al amplio radio de giro, las maniobras lentas en ciudad o a baja velocidad son muy fáciles. El depósito, de gran capacidad, se integra muy bien en el conjunto de la moto y dinámicamente no entorpece para nada el pilotaje de la moto.

 

En uno de los recorridos que utilizamos para probar la Crossrunner y que discurre entre San Mateo y Valsequillo, con una ingente cantidad de curvas de todo radio en las que no hay un momento para el relax, la Crossrunner se las traga con fluidez y agilidad. La manejabilidad es excelente y la posición de conducción, muy cómoda. Apurar las frenadas a la entrada de las curvas y volver a acelerar a la salida, se convierte en un placer, sobre todo si la recta es lo suficientemente larga como para que el VTEC libere todo el potencial y el aullido del escape haga que se te ericen los pelos de la nuca. Cuendo llegas al ápice de la siguiente curva, confías ciegamente en el C-ABS hasta aprovechar  el límite la adherencia de los Pirelli.  Neumáticos que por cierto,  demostraron un excelente comportamiento a lo largo de toda la prueba y sobre todo tipo de  asfaltos, impecables, rizados, quebradizos y deslizantes.

 

Subjetivamente mejoraríamos…

  • La visibilidad de los indicadores del cuadro de instrumentos.
  • La facilidad y accesibilidad para la regulación del amortiguador trasero.
  • Incluiríamos en el cuadro de instrumentos un indicador de marcha engranada.

Conclusiones:
La Crossruner es una moto realmente polivalente con la que puedes disfrutar día a día, ir a la playa, de excursión e incluso a esas salidas con los amigos a buen ritmo teniéndolo todo siempre bajo control. Es una moto que cuanto más la pruebas, más te gusta.

 

Se parece a algún modelo trail pero es una moto con un concepto superior; es muy fácil de llevar, potente, divertida, muy cómoda para piloto y acompañante y tiene un innegable atractivo en su exclusivo motor Honda V4.

 

Siempre te bajarás de ella con una sonrisa en la cara. Disfruta la carretera.


La Crossrunner está disponible en los siguientes colores: el Negro Graphite/Plata Moonstone Mate Metalizado, Rojo Blazing Candy/Plata Moonstone Mate Metalizado, y Blanco Fadeless Perlado / Plata Bullet Mate Metalizado.

 

 

Unidad de pruebas cedida por Juan Armas Canarias, Distribuidor Autorizado Honda en Las Palmas

 

Precio Honda Crossrunner C-ABS (Tarifa Octubre 2011).- 10.895 Eur.

 

Equipamiento utilizado en la prueba gentileza de Motard Class.- Ver más detalles

 

Textos: Fernando Jiménez
Fotos: Hacomar López

 

Equipo de Canariasenmoto.com

Ficha Técnica Honda Crossrunner
Tipo
Trail
Cilindrada
782
Motor
V4 a 90º, 4 tiempos, 16 válvulas, DOHC (Doble arbol de levas en culata) Refrigeración Líquida Inyección electrónica PGM-FI
Potencia
100 C.V.
Transmisión
Cadena
Cambios
6
Chasis
Diamante; Doble viga de aluminio; Pivotless
 
Te recomendamos
 

MOTO OCASIÓN BMW F 800 R - 6990 €

Canariasenmoto.com - El portal de la moto en Canarias - Aviso Legal - info@canariasenmoto.com - Mapa Web - Mapa Web Completo - Accesorios - RSS