Utilizamos cookies para realizar un análisis de uso y mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, entendemos que usted acepta la política de cookies
Política de cookies +
        |  Suscribirse  |   Acceder   |   Contactar

Prueba Honda CBR650F, el triunfo de la lógica en una deportiva

18 de Septiembre de 2018

Prueba Honda CBR650F, el triunfo de la lógica en una deportiva

Honda tiene entre su amplio catálogo de motos un modelo que a veces pasa desapercibido entre la inmensidad de cifras, prestaciones y estéticas agresivas. Una moto que combina estética deportiva con unas prestaciones lógicas y una lograda ergonomía que la hace confortable para el día a día, sin renunciar a disfrutar de sensaciones deportivas cuando el cuerpo te lo pide.

 

Por eso, cuando Hatobito Honda Canarias nos ofreció la CBR650F para hacer un reportaje, dos luces se encendieron en mi cerebro; una en el hemisferio derecho, el pasional, y otra en el izquierdo, el racional. Y es que la CBR650F nos trae muy buenos recuerdos. Sensaciones de épocas en las que las deportivas no necesitaban ser tan radicales y eran utilizadas para todo, a diario, dándole sentido al adjetivo de polivalente.

 

Aprovechando la adaptación a la Euro4, la versión 2017 recibía algunas actualizaciones que, sin desatender la elogiada versatilidad de la versión anterior, apuntalaban su carácter deportivo…

 

Precio Honda CBR650F 2018.- 7.495 € (Promoción actual descuento incluida)

Precio Honda CBR650F 2017.- 7.295 € (Promoción actual descuento incluida)

 

 

Una moto fiable, económica y apta para todo tipo de usuarios

La estética de la CBR650F Euro4 prácticamente no varía respecto a la versión Euro3. Se mantiene casi intacta pero hay detalles que las diferencian, si prestamos atención. El basculante asimétrico, por ejemplo, ha pasado a estar pintado de color negro. Las tapas del motor son ahora de color bronce y el escape ofrece una terminación de mayor calidad. El faro delantero también es más estilizado y pasa de las bombillas incandescentes a tecnología led, al igual que el piloto trasero y los intermitentes, como es norma en toda la nueva gama del fabricante japonés.

 

El puesto de conducción es lo suficientemente amplio para que te puedas posicionar buscando acompañar los movimientos con tu cuerpo. El asiento está a sólo 810mm del suelo, lo que incrementa su accesibilidad y control en parado a pilotos, hombre y mujeres, de todas las tallas. El manillar, con los semimanillares colocados en la posición más alta de las barras de la horquilla, queda ubicado en una posición que evita cargar en exceso las muñecas. La posición de conducción es lógica, más parecida a la que adoptamos sobre un modelo naked que a las exigentes, e impúdicas a ciertas edades, que requieren algunos modelos deportivos.

 

 

Motor Euro4 de cuatro cilindros en línea con 90CV y 64Nm

Al igual que ha ocurrido en otros modelos, la necesaria adaptación a la normativa Euro4 fue aprovechada por las marcas para revisar ciertos parámetros que, en este caso, se reflejan en un aumento del músculo en bajos y medios. También ha habido un pequeño aumento de potencia, hasta los nada despreciables 90CV, pero ha sido el par motor el aspecto más beneficiado en el cambio. Las relaciones de cambio, sobre todo de la segunda a la quinta relación, se han acortado logrando con ello una mejor aceleración y, para los canarios, una mejor adaptación a las características de nuestra red viaria.

 

El motor tiene un funcionamiento exquisito. Gira redondo, a cualquier régimen, pero ahora deja patente su brío en forma de melodía sonora, emitida por el remozado escape que no sólo se queda en retoques estéticos de su cola. Es progresivo y se adecúa a las necesidades de cualquier nivel de pilotaje. No hay sorpresas ni abruptos cambios de potencia. 

 

Su compenetración con la equilibrada parte ciclo es una de sus principales cualidades, Es divertida y versátil a partes iguales. La horquilla sigue siendo convencional, pero con nuevo sistema de doble válvula en su hidráulico que mejora las sensaciones del tren delantero. Lo frenos también reciben mejoras en forma de pinzas Nissin que mejoran la potencia y la progresividad, adecuándose en mayor medida a las cualidades de la polivalente CBR650F.

 

 

Una deportiva amigable para disfrutar de la ciudad

Evidentemente su estética deportiva la convierte en un modelo compacto, aunque no minimalista. Sobre ella te sientes cómodo y la puedes mover con seguridad, a pesar de sus 211 kilos, gracias a un asiento bajo y estrecho, en la zona de las piernas. 

 

El radio de giro te permite moverla con suficiencia en espacios pequeños. El frontal cuenta con un faro con clara inspiración en los últimos modelos de la marca y una pequeña cúpula bajo la que se aloja un compacto panel de instrumentos totalmente digital; sencillo, de fácil lectura y con una completa información. Sólo se echa en falta en indicador de marcha engranada. Asiento, continuo para piloto y pasajero, cómodo. El elevado y esbelto colín trasero, del que cuelga un minimalista soporte de matrícula e intermitentes, le da un toque más dinámico al conjunto.

 

Comenzamos a rodar con la CBR650F por ciudad y comprobamos el buen trabajo hecho es las suspensiones cuando nos toca afrontar las “trincheras” que inundan nuestra calles. La horquilla con barras de 41 y el amortiguador trasero absorben, sin inmutarse, las irregularidades del asfalto. Eso sí, la horquilla es más progresiva que el amortiguador trasero.

 

 

El motor hasta las 5000rpm es muy suave y permite desenvolvernos entre el fluido tráfico con gran facilidad. El radio de giro es aceptable y facilita los cambios de trayectoria con la moto a baja velocidad. El conjunto de frenos tienen un funcionamiento muy progresivo que ayudará, sin duda, a los usuarios con menos experiencia.

 

En autopista la CBR650F se comporta de forma muy neutra, sin reacciones negativas en las curvas de alta velocidad y con gran aplomo en cualquier situación, incluso manteniendo una perfecta estabilidad en las juntas de asfalto. El motor tiene potencia más que suficiente para rodar a velocidades legales sin inmutarse.

 

Lo más destacable es el confort del conjunto a alta velocidad permitiendo abordar trayectos largos sin la menor muestra de fatiga. La colocación del conjunto asiento, estriberas y semimanillares es perfecta para que no se acumule el cansancio aunque el trayecto sea largo. Los mandos están todos a mano y el tacto es siempre preciso y fiable.

 

 

Agárrate que vienen curvas

En carreteras reviradas, que son las que principalmente vertebran la geografía de nuestras islas, el comportamiento y niveles de prestaciones de la CBR650F combinan el toque deportivo con el confort para conductor asociado a la F de su nombre. Para extraer todas las conclusiones posibles sobre este modelo recorrimos una combinación de carreteras que dejaron patente las prestaciones de un conjunto confortable, que no fatiga, y de un motor muy progresivo que, sin llegar a ser nada radical, tiene su carácter cuando se le exige con decisión, al tiempo que se agudiza el sonido de su escape

 

Sus 90CV son más que suficiente para un uso civilizado, sin necesidad de  preocuparte demasiado a la hora de abrir gas, ya que la potencia llega de forma gradual en la zona media, que es donde se suele utilizar al salir de los virajes. El tacto del gas está muy conseguido y el cambio es preciso y bien escalonado. En cuanto al consumo, hicimos una media de unos 5,5 l/100km a ritmo alegre.

 

 

La filosofía original de la Honda CBR600F ha regresado

Sus reacciones son siempre nobles, así que tu confianza sobre ella aumenta a cada kilómetro que recorres. Las suspensiones son suaves y transmiten al piloto lo que pasa bajo las ruedas, se aguantan con eficacia incluso cuando realizamos una conducción deportiva. El comportamiento de los neumáticos de 120/70x17 y 180/55x17, delante y detrás respectivamente, es exquisito en todo momento.

 

Honda ha conseguido una moto lógica, y accesible para todo tipo de usuarios con una potencia razonable que no supone ninguna complicación a la hora de pilotarla y que además tiene un equilibrio perfecto entre deportividad y usabilidad para el día a día. La CBR650F es una divertida deportiva con alto nivel de polivalencia, equilibrio y acabados y que es capaz de divertir y satisfacer a un abanico amplio de usuarios. 

 

 

La opinión de Kenny Huertas, campeón de Canarias de Supersport

“La Honda CBR650F es una moto con la que puedes disfrutar con los amigos haciendo curvas el fin de semana y también usarla a diario. Es bonita. Es muy noble y las reacciones son predecibles. Si la aprietas de verdad, la moto responde muy bien y aunque su cifra de potencia no llega al centenar de caballos, es divertida como la que más. Las suspensiones son muy buenas para el uso diario y soportan de forma airosa las exigencias en curvas. Me gusta mucho más que la versión anterior; el cuadro de instrumentos está muy bien, el motor es el de la CB650F, bastante lleno en bajos y zona media, justo la que más utilizamos en el día de día. El chasis es lo suficientemente rígido y las suspensiones son están a la altura de las prestaciones de la moto. La CBR650F lo pone todo muy fácil… independientemente de la experiencia que tengas. Una moto 100x100 recomendable.”

 

Unidad de pruebas cedida por Honda Canarias, importador y distribuidor para toda Canarias

 

Prueba realizada por el equipo de Canariasenmoto

Empresas Relacionadas
 

MOTO OCASIÓN BMW R 1200 GS LC Adventure Triple black - 19990 €
PUBLICIDAD

Canariasenmoto.com - El portal de la moto en Canarias - Aviso Legal - info@canariasenmoto.com - Mapa Web - Mapa Web Completo - Accesorios - RSS