Utilizamos cookies para realizar un análisis de uso y mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, entendemos que usted acepta la política de cookies
Política de cookies +
        |  Suscribirse  |   Acceder   |   Contactar

Prueba Honda CB650F, el órgano más divertido del mundo

19 de Enero de 2015

Prueba Honda CB650F, el órgano más divertido del mundo

Tubos de metal por los que circula el aire, modulados por distintas longitudes, formas e incuso, materiales. Ese es el principio de funcionamiento de un órgano musical, un instrumento de viento al que en algunos detalles y aspectos nos recuerda esta CB650F que destaca, de entrada, por el armonioso diseño de sus colectores de escape.

 

Hasta aquí, bueno, no tanto ya que el sonido que emite su escape también puede considerarse una melodía, llegan las semejanzas con este pesado instrumento musical. La CB650F, que para la prueba nos prestó Juan Armas, el distribuidor autorizado Honda en la provincia de Las Palmas, es agresiva, moderna y elegante. Una moto que viene a llenar el hueco dejado por la mítica “Hornet” que tanto a divertido a los jóvenes, y no tan jóvenes, canarios en las retorcidas carreteras de nuestra orografía.

 

Un papel nada fácil para el que los ingenieros de Honda han tenido que esforzarse. Y es que los tiempos han cambiado y si lo que se quiere es alcanzar una razonable cifra de ventas, no tiene mucho sentido hacer motos que no puedan limitarse para el carnet A2 o que el coste final sea inasequible para las maltrechas economías de la mayoría de los canarios. Bajo nuestro punto de vista, lo han conseguido. La nueva CB650F de Honda es una moto asequible (menos de 7.000€ con ABS), muy válida y divertida, a la que auguramos un gran futuro en el mercado.

 

Con los colores de guerra de la marca, nuestra unidad de pruebas es quizá la decoración más atractiva de toda la gama y la que más resalta las agresivas líneas de la nueva `roadster´ media de Honda que conserva el popular aire de la familia `CB´ de la marca japonesa, una gama de motos que desde los años 70 inundan las carreteras de las islas.

 

Estéticamente la CB650F no pasa desapercibida y roba las miradas de todos los aficionados a las dos ruedas que te encuentras en tu camino. Sus líneas futuristas nos recuerdan a la CB1000R, con la que comparte algunos conceptos. El estilizado colín y las agresivas formas de su carrocería contrastan con un depósito de combustible de corte clásico. El acertado e innovador recorrido del escape, y su silenciador corto, son unos de los símbolos distintivos de un modelo en el que otros detalles como el piloto trasero y las luces de posición del faro delantero tipo led, o las llantas doradas en la versión tricolor tipo HRC, le confieren el punto de exclusividad a una moto que sin embargo no deja de ser sencilla y económica.

 

Para su motorización, en Honda han dispuesto de un cuatro cilindros en línea transversal DOHC de 649 cc totalmente nuevo que declara una potencia máxima de 87 CV a 11.000 rpm, aunque diseñado teniendo en cuenta que muchos de sus potenciales clientes estarán limitados por el carnet A2 y que por lo tanto, también se comercializará en versión con 35 kW. Buscando un rendimiento ideal en el margen de revoluciones en el que generalmente se moverá su motor, se ha optimizado la respuesta de bajo a medio régimen, especialmente por debajo de 4.000 rpm. Los pistones cuentan con faldas asimétricas y los cilindros incorporan orificios inferiores para equilibrar la presión entre sus cuatro unidades.

 

Visto desde fuera, el nuevo motor de la CB650F llama la atención por los pocos manguitos y conductos que se pueden apreciar, y es que se ha buscado precisamente este cambio estético utilizando conductos internos de agua desde la culata hacia los cilindros. El resultado es un motor más limpio y elegante. A ello también contribuye la colocación del filtro de aceite en la parte trasera (ya podían tomar nota otros fabricantes). El consumo anunciado por el fabricante, y que nosotros también pudimos corroborar, es de menos de 5 l/100km lo que garantiza una autonomía de unos 350 kilómetros.

 

Para buscar un mejor reparto de pesos, el motor de ha volcado 30º hacia adelante en el chasis de doble viga de acero (recordemos que hay que mantener los costes) muy bien rematado que se complementa con un bello basculante realizado en fundición de aluminio, asimétrico, para dejar hueco a la salida inferior del escape por el lado derecho. La distancia entre ejes es de 1.450mm y el peso en orden de marcha es de 208 kg para nuestra versión, con ABS.

 

Para la suspensión trasera se confía en un monoamortiguador, sin sistema de bieletas, regulable en siete posiciones de precarga, aunque para ello deberemos utilizar alguna herramienta. En la parte delantera encontramos una horquilla convencional –con barras de 41 mm–, que no dispone de ningún ajuste. Para el sistema de frenado, con ABS de dos canales de serie en todas las unidades comercializadas por Juan Armas, contamos con dos discos de freno lobulados de 320mm `mordidos´ por pinzas de doble pistón, delante, y un simple disco de 240mm con pinza de un solo pistón, en la parte trasera.

 

Envolviendo las preciosas llantas doradas de seis palos encontramos generosos neumáticos de 17 pulgadas en medidas de 120/70-17 delante y 180/55-17 detrás. Unas medidas estándar que significan reducción de costes de mantenimiento y agarre más que de sobra para una moto de gama media.

 

Desde la posición de conducción apreciamos que esta nueva CB650F sigue siendo una Honda de las de toda la vida. Con todo a mano y con unos componentes muy bien rematados. El cuadro de instrumentos, está compuesto por dos pantallas de LCD. En el lado izquierdo encontramos un generoso cuentarrevoluciones exterior que envuelve a un velocímetro, también digital. La pantalla de la derecha muestra valores del nivel de gasolina, reloj horario y odómetro. Lástima que no hayan incorporado un botón en el manillar izquierdo para modificar en marcha y sin quitar la mano del manillar, los parámetros que deseamos ver. Respecto a los mandos, esta Honda sigue la última tendencia de la marca de colocar el interruptor de los intermitentes por debajo del claxon.

 

Todo en esta nueva Honda está diseñado para ser eficiente. El motor, desde que cobra vida, desvela sus más genuinas cualidades; finura, suavidad y progresividad. Los primeros kilómetros son de lo más sencillo. Sin periodo alguno de adaptación. La CB650F se conduce de forma fácil y fluida. No encontrarás en ella ninguna brusquedad, ni aún sometiéndola a nuestra “Prueba del 10”, que consiste en abrir el gas a fondo, en primera a 10kmh, en segunda a 20 kmh, en tercera a 30 kmh, en cuarta a 40 kmh, en quinta a 50 kmh y en sexta a 60 kmh. Una prueba que no todas las tetracilíndricas superan con tan buena nota como esta Honda, a pesar de estar muy poco rodada.

 

La posición de conducción es cómoda una vez que estás en marcha, aunque en parado no nos ha acabado de convencer el plano mullido de su asiento que te obliga a abrir en exceso las piernas y da la sensación de que la distancia al suelo sea más alta de lo que realmente es. Y quizás sea éste el único “pero” que hemos podido ponerle a una moto que tiene siempre un comportamiento natural y preciso. No en vano cuenta con una parte ciclo muy bien equilibrada que ayuda a hacerlo todo más fácil y a que te centres en lo que realmente interesa; disfrutar de la moto.

 

Si la vas a utilizar en la ciudad, no tendrás más problemas con ella que el de verte como diana de las miradas ajenas. La CB650F con colores HRC gusta una barbaridad. Es una buena moto para el día a día. Polivalente. Fácil de conducir en ciudad. Ágil y todo lo ligera que puede ser una sencilla “cuatrociclindrosenlínea”. También es compacta y su volumen no te impedirá adelantar entre los coches parados en los semáforos. Las sensaciones que nos dejó su motor a bajas vueltas, la franja más utilizada en ciudad, han sido muy buenas porque no es un motor que necesite aullar para entregar una buena cifra de par, aunque tampoco es un bicilíndrico.

 

Pero a poco que tu sangre se eleve sobre la temperatura del agua del Atlántico, dejarás atrás la ciudad y cogerás el primer desvío para probarla en ese tramo que tan bien conoces y que tantos momentos de gloria te ha dado. Porque la nueva Honda invita a hacerlo. Entra muy bien en curva una vez que le marcas la trayectoria, a menos que tu se lo ordenes, la sigue sin el menor aspaviento, independientemente del ángulo de inclinación o del empuje del motor. A la hora de “echar el ancla” no te encontrarás vendido en ninguna situación. Siempre encontrarás potencia y dosificación con un solo dedo, y el plus de seguridad que le otorga el sistema ABS. Tampoco le hace ascos a los `curvones´ de alta velocidad de la autopista. Su pisada es siempre estable, noble y predecible y no encontrarás reacciones de esas que tienden a abrirse en curva o caerse en medio de la trazada. Realmente encontrarás siempre un comportamiento fiel a las órdenes de su amo…

 

Los kilómetros se suceden sin cansancio gracias a una racional geometría en el triángulo compuesto por la posición del manillar, estriberas y sillón. Las suspensiones tienen un funcionamiento correcto y si tu nivel de pilotaje está en la media de los usuarios de moto, no echarás en falta los a veces engorrosos ajustes. Aún yendo a ritmo alegre, la CB no se descoloca. Las ruedas copian las rugosidades del asfalto y las transmiten con fidelidad para que puedas “sentir la moto”. Los 87 “hondacaballos” cunden mucho y no hay que subir mucho más de 6.000 rpm para disfrutar a raudales de una potencia progresiva y dosificable que te permitirá hacerte tus pinitos a ritmo alegre, aunque siempre dentro de una conducción responsable. Si bien no tiene la patada de un bicilíndrico, y por lo tanto tendrás que jugar más con su preciso cambio, no dará la sensación de desfallecer al exigirle “gas a fondo” a la salida de las curvas lentas. Baja un hierro y sigue disfrutando del aullido del órgano más divertido del mundo.

 

Esta nueva `roadster´ de Honda va destinada a un público joven o a aquellas personas que quieren una moto económica y de calidad con potencia suficiente para divertirse en cualquier situación. Sus acabados siguen estando a la altura de una firma como Honda y en conjunto es una moto que cumplirá con las expectativas que te propongas. Es una moto divertida, con prestaciones más que notables tanto de motor como de parte ciclo y sirve para convertir tu día a día en una experiencia más alegre y para descargar tu adrenalina en cualquier carretera de curvas. Sus 87 caballos son fáciles de gobernar y el comportamiento de su parte ciclo es intuitivo y responde fielmente a las órdenes de su amo… ¿No me extrañaría que el siguiente en caer en las fauces del órgano más divertido del mundo fueses tú?

 

Y recuerda que puedes personalizar tu CB650F con un amplio catálogo de accesorios originales Honda que comienzan con un práctico, a la par que antiestético, baúl trasero de 35 litros, bolsa para el asiento, multitud de piezas en símil de carbono, protectores para el cárter, puños térmicos, caballete para facilitar el mantenimiento e incluso una práctica alarma.

 

Moto de prueba cedida por Juan Armas Canarias, Distribuidor Autorizado Honda

 

PVP Honda CB650F ABS: 6.999 € (Tarifa de enero de 2015)

 

Equipamiento para el piloto cedido por Motard Class: VER DETALLES

 

Prueba realizada por el equipo de Canariasenmoto.com

 
Te recomendamos
 
Canariasenmoto.com - El portal de la moto en Canarias - Aviso Legal - info@canariasenmoto.com - Mapa Web - Mapa Web Completo - Accesorios - RSS