Utilizamos cookies para realizar un análisis de uso y mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, entendemos que usted acepta la política de cookies
Política de cookies +
        |  Suscribirse  |   Acceder   |   Contactar

Prueba Honda CB300R, diversión asegurada para los usuarios A2

03 de Junio de 2019

Prueba Honda CB300R, diversión asegurada para los usuarios A2
Honda CB300R
Highlights técnicos: Cilindrdada 286 cc | Peso 145 kg | Potencia 31,5 CV | Asiento 799 mm | Precio 4.795 €

La pasada temporada Honda Canarias incorporaba a sus filas un nuevo jugador para seguir liderando la liga de la venta de motos en Canarias. Una sport-naked que forma parte de la familia numerosa integrada por la CB125R, CB300R, CB650R y CB1000R y que al igual que sus hermanas, ofrece todas las emociones de las dos ruedas con unas formas ligeras y un estilo personal inconfundible.

 

Tras el periodo, casi obligado, como usuario de motos 125cc, la CB300R de Honda representa el lógico trampolín para cualquier motorista joven que acaba de estrenar su carnet A2. La cilindrada es ideal para comenzar a explorar sobre dos ruedas las adictivas sensaciones que, por motor y chasis, sólo puede ofrecer una moto ligera, ágil y con un motor controlable, para cualquier nivel de conducción. Una buena moto escuela para quienes necesitan mejorar sus habilidades de conducción sobre una moto que no dará el mínimo problema y para quienes, aún teniendo experiencia, necesitan un vehículo práctico y económico.

 

Con su carácter ‘Neo Sports Café’ minimalista y desnudo, que comparte con sus camaradas de 1000, 650 y 125cc, la CB300R se presenta como  una estupenda introducción a Honda, con la elevada ingeniería, la filosofía de diseño y la alta calidad de fabricación de la marca japonesa. Una moto divertida de conducir que, gracias a su pequeña cilindrada, aportará grandes momentos de satisfacción a su propietario. ¡Algo tan simple que no todos los modelos logran!

 

La Honda CB300R viene ahora con una promo que incluye casco y mantenimiento del primer año.

 

 

Su pequeña cilindrada no implica una merma en sus componentes y acabados y siguen el estándar de las motos Honda de cilindrada ya que Honda no baja el nivel de calidad ni para sus modelos más económicos y de pequeño cubicaje.

 

El bastidor está conformado por esa nueva hornada que combina acero prensado y tubular, con un basculante construido en placa de acero con sección transversal irregular, para lograr una gran rigidez longitudinal y un buen control torsional para la rueda trasera, que sumado a la distribución de pesos muy equilibrada hace que transmita unas sensaciones muy precisas y fáciles a la hora de conducir.

 

Las suspensiones están compuestas por una horquilla invertida de 41mm, con un tacto confortable para el día a día, aunque algo justo en conducciones más sport, que por motor permite, y un mono-amortiguador que ofrece la posibilidad de ajuste de la precarga del muelle en 5 posiciones, opción muy útil para así poder regular la rigidez del muelle al peso del conductor y/o acompañante. Los frenos están firmados por Nissin y  ofrecen un buen mordiente y buen tacto al accionarlo, y que en ningún momento flaquean aunque hagas un pilotaje deportivo en carretera. Delante encontramos una pinza radial de 4 pistones, con un disco flotante de 296mm sin buje para la rueda delantera, y una pinza de un pistón con disco de 220mm para la rueda trasera. En ambos casos se incorpora ABS de 2 canales de serie que trabaja a través de un IMU (Unidad de Medición Inercial).

 

 

La motorización de la CB300R está confiada a un moderno monocilíndrico de la CB300R, con 286cc, DOHC, 4 válvulas y refrigeración líquida. Ofrece una potencia máxima de 31,5CV a 8.500rpm, con un par máximo de 27,5Nm desarrollado  7.500rpm. La caja de cambios de 6 velocidades tiene una relación de cambio con un acertado escalonado para una fuerte aceleración. Con una relación de compresión de 10,7:1 y una inyección de gasolina PGM-FI de recorrido de admisión recto y directo, la fuerte respuesta está garantizada a lo largo de todo el rango de revoluciones. El escape va suspendido por abajo y sale por el lado derecho a través de un silencioso de doble cámara.

Es decir, una diminuta joya que se ha ganado muchos fans gracias a su facilidad para subir de revoluciones y su contundente respuesta. Y aunque ese carácter alegre puede hacer subir la adrenalina cuando sube de vueltas, también es un motor que funciona bien en condiciones de conducción del mundo real, tanto por la ciudad como en autopista.

 

Para reducir los costes de mantenimiento – un factor importante para los jóvenes conductores – el motor está diseñado con el menor número de piezas móviles posible. Detalles como lo aros de pistón de baja fricción, radiador con núcleo de alta densidad y bujía de iridio ayudan a aumentar la eficiencia en el consumo de gasolina, que en ningún caso supera los 3,5 litros a los 100 kilómetros, con una autonomía de más de 300 km.

 

 

La CB300R de Honda Canarias es una moto “plug&play”. No necesita periodo de adaptación. Cualquiera con un mínimo de experiencia la sentirá como suya desde el primer momento. Gracias a su reducido peso -143 kilos- las maniobras en parado son realmente fáciles, incluso para las y los que estrenan su carnet A2. Ese peso pluma, combinado con un monocilíndrico que sube de revoluciones con gran facilidad, busca como objetivo a los jóvenes motoristas que quieren iniciar su andadura en el mundo de la moto, sin complicaciones.

 

La confianza que le otorga el sistema ABS con base IMU, los neumáticos Dunlop, en medidas 110/70R-17 y 150/60R, y el liviano chasis perimetral, insuflan la necesaria dosis de confianza a quienes buscan experiencias que no acarreen más exigencias que las necesarias. Otras  características que contribuyen a esa facilidad de conducción, y por lo tanto, en seguridad, son la pantalla de instrumentos LCD de fácil lectura y la iluminación completa de LED. Detalles que rezuman calidad y refuerzan la satisfacción del propietario.

 

 

A sus mandos, la posición de conducción es confortable, a pesar de su contenido tamaño. La distancia entre el asiento y el manillar -en su posición estándar- es ideal para personas, mujeres y hombres, de tamaño contenido.  Los primeros metros sirven para confirmar la confianza que se intuye desde que subes a su asiento, a menos de 800mm del suelo. La rueda delantera se siente aplomada sobre cualquier tipo de asfalto, con un tarado de horquilla bastante confortable.

 

El ancho manillar ofrece un gran control sobre la dirección, algo que favorece notablemente el su uso en ciudad, sorteando con gran soltura cualquier obstáculo del intenso tráfico urbano. El tacto de los mandos es suave en general. Los mandos de intermitentes y bocinas, siguen la estela invertida del resto de la gama Honda, en un reposicionamiento más lógico. El tablero de instrumentos, con base en una pantalla digital LCD, ofrece información de todos los parámetros necesarios como velocidad, rpm del motor, cuentakilómetros total, dos de parciales con consumo medio de gasolina reiniciables, nivel de gasolina y nivel de temperatura del agua del motor.

 

 

El chasis es noble y permite improvisaciones sobre la marcha, en cualquier trazada.  La óptima distribución de pesos juega un papel muy importante en el segundo escalón de la gama “Neo Sports Café”, ofreciendo a su usuario un auténtico disfrute de curva en curva, sin complicaciones y sin necesidad de tener mucha experiencia en la conducción de motocicletas. El cambio invita a jugar con el escalonado de las seis relaciones, para sacarle el máximo partido a los 31,5CV del monociclíndrico.

 

La excitación que produce el empuje de su motor crece de forma exponencial mientras aumenta el número de revoluciones. Aunque es progresivo, la curva de potencia gana soltura a medida que nos acercamos a los cinco dígitos. Hasta 6.000 rpm el tacto es suave y dócil, pero cuando superamos esta barrera, notamos que la patada se acrecienta de forma considerable, teniendo en cuenta que como máximo disponemos de 31,5 CV. El momento en el que debemos cambiar a una marcha más larga está marcada por un avisador lumínico que encontramos en la parte superior del tablero y que comienza a iluminarse sobre las 7.500 rpm.

 

 

No nos engañemos. La CB300R, sin dejar de ser una moto sencilla, hace honor a los acabados y fiabilidad mecánica de Honda. Sus prestaciones son más que dignas, pero sobre todo, son las adecuadas para los usuarios que estrenan su carnet A2. Ofrece ese comportamiento neutro que encaja a la perfección con la forma de pilotar de los conductores que quieran iniciarse en motocicletas de tipo A2. Además, su bajo consumo y su económico mantenimiento son factores que redondean un producto adecuado para quienes buscan su primera moto grande.

 

Unidad de prueba cedida por Honda Canarias, importador y distribuidor de Honda en Canarias

 

Prueba realizada por el equipo de Canariasenmoto

Empresas Relacionadas
 
Te recomendamos
 
Canariasenmoto.com - El portal de la moto en Canarias - Aviso Legal - info@canariasenmoto.com - Mapa Web - Mapa Web Completo - Accesorios - RSS