Utilizamos cookies para realizar un análisis de uso y mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, entendemos que usted acepta la política de cookies
Política de cookies +
        |  Suscribirse  |   Acceder   |   Contactar

Prueba Honda CB1100RS, placer reservado a paladares exquisitos

01 de Abril de 2018

Prueba Honda CB1100RS, placer reservado a paladares exquisitos

Si Honda tuviera un espacio dedicado a los productos gourmet, la CB1100RS ocuparía un lugar de honor

 

El menú que nos plantea Honda Canarias para su CB1100RS comienza con un primer plato que es uno de los orgullos de la firma japonesa, su suave y poderoso motor DOHC de cuatro cilindros en línea, refrigerado por aire y aceite y rematado con un par de escapes cromados que relucen con elegancia bajo el sol de Canarias. Este corazón de acero está aderezado con líneas revitalizadas en sus formas y detalles tecnológicos de relevancia en su diseño, como la iluminación led, pinzas de freno de anclaje radial o suspensiones Showa de altísima calidad. Y para rematar el ágape, dejando ese regusto que tanto aprecian los amantes a las delicatesen, un ligero toque café racer y un conjunto depósito-asiento que evoca artesanía y que perfilan, junto a su redondo faro, una silueta atemporal.

 

La CB1100, en sus dos terminaciones “RS” y “EX”, no va a ser una superventas. Ese nunca ha sido su objetivo. Llega al mercado con la sana intención de seducir a los amantes de la esencia clásica con un modelo tan atemporal como rebelde. Un homenaje a modelos icónicos de la marca que emocionaron a nuestros padres o abuelos pero que llega envuelto en prestaciones y rendimiento propios de las motos modernas de altas prestaciones.

 

Precio Honda CB1100RS.- 12.495 €

 

 

Honda nos sorprendía el pasado año con el desdoblamiento en dos modelos su popular CB1100. Por un lado la terminación “EX” que desprende un aroma más clásico, con sus llantas de radios y sus neumáticos de 18 pulgadas en medidas más estrechas, y por otro, el acabado “RS”, que es el que nos ocupa en este artículo.

 

Evocando la legendaria CB750Four, un modelo que todavía perdura en nuestros días por las carreteras de Canarias, Honda recuperó un modelo que siempre ha contado con un importante número de adeptos para los que una Honda CB con motor 4L refrigerado por aire es una joya digna de ocupar el mejor espacio en sus garajes.

 

La nueva Honda CB1100RS adopta un estilo minimalista y artesanal y un carácter deportivo. Desnuda y musculosa, la CB1100RS ofrece el look de una moto de competición de los 70, con más de un guiño a las café racer. El depósito de gasolina curvilíneo – fabricado sin cordones de soldadura en los bordes - evoca la manufactura manual, mientras que un único faro redondo y los dos relojes de instrumentos circulares realzan una silueta intemporal. Todas las luces son de LED, añaden un vigoroso toque de modernidad.

 

 

El chasis de la “RS” dispone de medidas algo más radicales que el de la “EX”. Se basa en un clásico bastidor de acero tubular de doble cuna que sujeta el motor con cuatro anclajes rígidos y dos de goma. Los ángulos de avance y lanzamiento procuran una dirección más rápida y una manejabilidad con respuesta más intuitiva. La altura del asiento es de 795mm y el peso en orden de marcha de 252kg.

 

Para ofrecer carácter, la CB1100RS está equipada con una horquilla delantera Showa Dual Bending Valve (SDBV), de dos piezas y 43mm de diámetro, que utiliza dos válvulas para regulación tanto en compresión como en extensión, y lograr con ello un excelente comportamiento en marcha y gran precisión en las trazadas. Detrás encontramos dos amortiguadores Showa con depósito separado que actúan sobre un basculante de aluminio, con cubre-cadenas, también de aluminio.

 

El apartado de frenos está tutelado por dos pinzas delanteras Tokico, de cuatro pistones y anclaje radial, que actúan sobre discos flotantes de 310mm con sistema ABS, la pinza trasera de un solo pistón actúa sobre un disco de 256mm. La CB1100RS también equipa llantas de aluminio de 17 pulgadas– acabadas en negro – que montan neumáticos, delantero y trasero, con medidas de moto deportiva de 120/70 ZR17 y 180/55 ZR17 y que logran una posición de conducción más baja y compacta que sitúa el peso del piloto en posición más adelantada.

 

 

Propulsada por un gran corazón que late con fuerza

Una de las legendarias joyas de Honda, el motor de cuatro cilindros DOHC, con refrigeración mixta aire/aceite e inyección electrónica PGM-F1, es capaz de entregar de forma suave y progresiva cerca de 90 CV a 7.500rpm, con un par motor máximo de 91Nm a 5.500rpm, gracias a un conducto de admisión revisado y a un sistema de escape 4-2-2 corto y ligero, terminando en un par de silenciosos cromados. El movimiento del doble árbol de levas se logra mediante cadena central mientras que su eje de equilibrado secundario asegura la suavidad de funcionamiento. Además incorpora un embrague anti-rebote asistido facilita el accionamiento de la maneta y evita pérdidas de tracción de la rueda trasera en reducciones.

 

La arquitectura de este propulsor rezuma gusto por el trabajo bien hecho, con todo a la vista, presumiendo de aletas de refrigeración y de un depósito que lo corona, que parece cincelado a mano, alargan el carácter y el atractivo de una naked neo retro con la que los ingenieros de Honda querían mantener un aspecto imponente de clásica motocicleta de carreras de los años 70’s. Algo que viene enfatizado por su comportamiento dinámico y a un potente motor capaz de transportarte con su estética a los orígenes de las café racer, aunque las sensaciones en marcha se acerquen más bien a las de una naked moderna.

 

Así es este “capricho consentido” de Honda, estilo inconfundible de CB, con una zaga recortada y dejando intencionadamente a la vista los paneles laterales fabricados en aluminio prensado con un acabado de estrías finas y una carrocería minimalista pintada en un lujurioso rojo Prominence Candy, mientras que el asiento se alarga hacia atrás con un estrecho perfil deportivo y el guardabarros trasero en cromo negro tiene una sección transversal más redondeada. Más aluminio de calidad para los soportes de los reposapiés del conductor y el pasajero. El faro delantero redondo –una unidad de LED con luz de posición espiral– corona el frontal de la CB1100RS y va anclado mediante soportes de aluminio, mientras que el piloto trasero de LED se ha minimizado para una aportar una imagen limpia.

 

 

Estética que apasiona, parte ciclo tremendamente ágil y avances tecnológicos del siglo XXI

Subidos en ella, los relojes circulares del velocímetro y el cuentarrevoluciones, con un acabado en negro satinado con una banda cromada, cobran protagonismo como signo inequívoco de la calidad y el cariño que Honda ha puesto en uno de sus modelos más mimados. Una máquina perfecta para moverse por la ciudad con elegancia, y para hacer curvas por carreteras reviradas el fin de semana. La primera sorpresa llega al arrancar un motor que cobra vida de manera suave y casi imperceptible…

 

Su funcionamiento es exquisito y sube de vueltas con alegría pero sin hacer otra cosa que girar suavemente, cada vez más rápido. Parece un motor eléctrico, sin vibraciones de ningún tipo y emitiendo un discreto y característico sonido por su doble escape lateral. ¡Delicioso! Presumiendo de moto, afrontamos la circulación por la ciudad con soltura y seguridad. Los considerables 252 kilos de peso en orden de marcha se mueven de un lado a otro con suma facilidad.

 

El ángulo de giro, algo importante a la hora de  pasar entre coches, es muy amplio y el equipo de frenos ofrece al piloto un tacto excelente y potencia más que de sobra para detenerte con seguridad ante cualquier imprevisto. El embrague de accionamiento hidráulico ofrece un excelente tacto a la hora de manejar una caja de cambios de seis relaciones, para extraer lo mejor del tetra. El asiento bajo permite a los menos altos, por así decirlo, que lleguen bien al suelo para las maniobras en parado. Todo en esta Honda funciona con una finura que esperamos en una moto que, ya nos gustaría tener el privilegio de usar a diario.

 

 

Pero es cuando recorremos las carreteras de curvas enlazadas típicas de la orografía canaria cuando disfrutamos al máximo explotando las bondades de una moto como la CB1100RS. Es equilibrada en los tramos de curvas enlazadas y los cambios de dirección se realizan con gran facilidad sin perder aplomo en las grandes inclinadas. El ritmo con el que te permite circular con seguridad esta nueva CB1100RS asombrará a más de uno. Las reacciones de su chasis, que las hay, son previsibles y te permiten evocar las sensaciones de aquellas legendarias CB750Four, con la seguridad que ofrece la tecnología y los componentes del nuevo siglo.

 

Puedes aprovechar el inmenso par de su poderoso motor y ahorrar tiempo sin tener que cambiar, porque siempre tendrás en el mando del gas una importante contundencia a la hora de salir de las curvas, gracias en buena parte al sistema de inyección PGM-FI, totalmente disimulado en su silueta, responsable de esa fuerza y linealidad de respuesta.

 

Las suspensiones, Showa que muestran su alta calidad con tonalidades amarillas y doradas, tienen un tarado muy equilibrado que te permiten “no sufrir” en carreteras de mal asfalto ni “flotar” en las que puedes apurar a fondo su caballería. El asiento es cómodo, aunque no tanto como presagia la altura de su mullido. Vibraciones ¿qué es eso?, en esta CB1100RS no existen. Es un placer salir de las curvas en tercera, o incluso en cuarta, aprovechando todo su empuje. Su motor entrega la caballería de manera dulce y dosificable lo que al final también se trasmite en las cifras de consumo contenidas, unos 5,5 litros cada 100 kilómetros en nuestra prueba.

 

 

Motos como la Honda CB1100RS renacen para dar respuesta a las demandas de usuarios con gustos afines a los cánones de belleza más clásicos pero que conservan un carácter rebelde y un estilo atemporal y elegante. Usuarios que están de vueltas de todo y hastiados del ritmo de cambios y renovaciones de modelos. Una moto exclusiva, buena en todo lo que se le pide, que aún suena a metal cuando se enfría, y con unos acabados y terminaciones excelentes que no defraudará a quienes busquen una nostálgica y elegante mirada al pasado sin renunciar a la tecnología y equipamiento más actuales.

 

La CB1100RS ha sido creada para disfrutar del placer de conducirla, combinado para ello aplomo, comodidad y rendimiento en cualquier situación y que establece un nuevo estándar para una conducción más refinada y relajada, ya sea disfrutándola en solitario o en compañía.

 

Una combinación perfecta para paladares exquisitos que se sentirán embriagados por los matices de los rasgos icónicos y la personalidad, aderezados con un control sobresaliente y una confianza y seguridad al más alto nivel de hoy en día. Si les gusta el menú, la CB1100RS les espera en Honda Canarias y en su red de agentes oficiales.

 

Moto de prueba cedida por Honda Canarias, Distribuidor Autorizado Honda en las Islas Canarias

 

Prueba realizada por el equipo de Canariasenmoto

Empresas Relacionadas
 

MOTO OCASIÓN KTM 1050 Adventure R - 9494 €
PUBLICIDAD

Canariasenmoto.com - El portal de la moto en Canarias - Aviso Legal - info@canariasenmoto.com - Mapa Web - Mapa Web Completo - Accesorios - RSS