Utilizamos cookies para realizar un análisis de uso y mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, entendemos que usted acepta la política de cookies
Política de cookies +
        |  Suscribirse  |   Acceder   |   Contactar

Prueba Harley-Davidson Tri Glide Ultra, tributo al espíritu libre

28 de Septiembre de 2015

Prueba Harley-Davidson Tri Glide Ultra, tributo al espíritu libre

Fotografías: JOSDAN Photos

 

El buque insignia de la familia touring de Harley-Davidson está destinado todos aquellos ruteros que buscan conquistar kilómetros cómodamente sobre una de las míticas motos norteamericanas, sin la obligación de tener carnet de moto. En el diseño del chasis de tres ruedas se han aplicado todas las características y mejoras del Proyecto Rushmore. Y para los que vienen del mundo de las cuatro ruedas, al Tri Glide Ultra se le ha dotado de la estabilidad que le otorgan sus tres ruedas y la confianza que ofrecen los frenos delanteros y traseros combinados. Todo para que sea más fácil y los kilómetros que recorras te resulten tan cómodos como el sofá de tu casa. ¡Súbete a esta moto y sabrás de primera mano lo que significan las palabras lujo y confort!

 

El concesionario oficial de Harley-Davidson en Las Palmas, Gubra, nos ofreció la posibilidad de hacer una prueba a esta moto tan peculiar. Una “moto” dotada de unas especiales características que quisimos enfatizar haciendo algo distinto a lo habitual en nuestras pruebas de motos. Y para ello nos rodeamos un equipo multidisciplinar que aportó los recursos e ideas que se plasman en esta prueba tan especial.

 

Para que piloto y acompañante resaltaran aún más las sugerentes líneas de la Tri Glide Ultra, la boutique de Harley-Davidson Las Palmas aportó una gran variedad de equipamiento, combinando colores suaves e inspiraciones retro que contrastaban con los estampados habituales de la marca, para él y para ella. Y ella es, Estefanía Gorayeb, una modelo que dirige su propio blog de moda www.estefaniagorayeb.es y que fue la encargada de darle ese toque de revista de moda a nuestra prueba. Y el encargado de secuestrar esos momentos mágicos con el objetivo de su cámara, fue el fotógrafo José Daniel González www.facebook.com/josdanphotos uno de los mejores profesionales de Canarias, en lo que al mundo del motor se refiere.

 

Puedes ver todos los detalles del equipamiento y su original puesta en escena en este ENLACE

 


 

Comenzaremos diciendo que la Tri Glide Ultra es mucho más que una moto de tres ruedas. De hecho los tímidos huirán de ella como los gatos del agua. Es un vehículo difícil de catalogar, y puede que ese sea uno de sus mayores encantos; la originalidad. Buscando priorizar, por encima de otros aspectos, el confort, la ergonomía y la seguridad, Harley-Davidson ha recurrido a multitud de elementos de su proyecto Rushmore como los ya mencionados frenos combinados -una exigencia para poder homologarla en Europa para el carnet “B”- o el tren delantero con una horquilla más rígida, para favorecer la estabilidad en ruta.

 

La Tri Glide Ultra es una auténtica Harley-Davidson, con la salvedad de tener una rueda más. Una configuración que le otorga un peculiar comportamiento dinámico, que cautivará a unos, y al que tardarán un poco más en acostumbrarse, otros. Un vehículo que colmará, sobre todo, las expectativas de todos esos apasionados por las “harleys” que nunca han podido tener su propia Harley-Davidson al carecer de carnet de moto y que ahora tienen al alcance de su carnet de coche la más exclusiva tradición touring de la firma norteamericana.

 

La estampa de la Tri Glide Ultra es impresionante. Sus armoniosas líneas, sus perfectos acabados, el brillo de sus cromados y hasta el olor de su auténtico cuero; todo en ella es magnífico. Una imagen que va intrínsecamente asociada al paisaje de Estados Unidos, pero que no desentona, todo lo contrario, en las carreteras o avenidas de las islas. Mirándola de extremo a extremo podemos apreciar cómo se fusionan el estilo Harley-Davidson clásico y un look elegante y moderno al mismo tiempo. Un diseño limpio y bien rematado. Y tan atemporal como infinitos serán los momentos de placer a su manillar.

 

 

Subidos a su confortable asiento, y olvidándonos de lo que hay tras nuestra posición de pilotaje, nos encontramos con la habitual consola de las grandes touring de Harley-Davidson. Una moto diseñada para los amantes de los viajes largos a ritmo relajado, emulando a los pioneros de la mítica Ruta 66. Cabe destacar que la Tri Glide Ultra está íntegramente fabricada por la “compañía” y eso denota la calidad de todos sus componentes; los mismos de la Electra Glide Ultra Classic. Motor, equipamiento, carrocería delantera e incluso el panel de instrumentos, todo es igual.

 

Los primeros kilómetros son de tanteo, ya que sus más de 550 kilos te invitan a tomártelo con calma. Las primeras curvas, y sobre todo las primeras rotondas, suponen un reto para cualquiera que la conduzca por primera vez, e incuso diríamos que se adaptará más rápido quien venga del mundo de los coches, o mejor aún, del mundo de los quads. Los que estamos acostumbrados al “balanceo” de las motos tardaremos un poco más en apreciar las cualidades de la Tri Glide Ultra, pero eso sí, una vez te acostumbres, te transportará a otra dimensión.

 

Tampoco es, evidentemente, un vehículo para moverse por ciudad, aunque el no tener que apoyar los pies en el suelo cuando paras en un semáforo o disponer de marcha atrás a la hora de aparcar, supone una agradable ventaja. Circular entre coches con tu “moto” y no poderte meter por los huecos como la harías con una moto normal, o no poder utilizar los aparcamientos gratuitos reservados para motos, suponen un sacrificio que sin embargo esta espectacular Harley-Davidson te compensa en cuanto sales a carretera abierta.

 

 

Y es que la Tri Glide Ultra está concebida para otros usos, de hecho según van pasando los kilómetros, disfrutando de su excepcional habitabilidad, tanto el conductor como el acompañante descubren el exquisito placer de viajar suavemente, disfrutando del paisaje, de la brisa en el rostro y escuchando en su potente equipo de sonido esa música que te hace llegar al éxtasis de un placer que sólo puede obtenerse agarrado a un manillar.

 

Su equipo de sonido, por llamarlo de forma coloquial, es una más de las aplicaciones que te ofrece el sistema “infoocio” de la Tri Glide Ultra. Nacida de la experiencia del proyecto Rushmore de Harley-Davidson, la pantalla táctil -incluso con los guantes puestos- te ofrece una experiencia única nunca antes aplicada a un vehículo de dos ruedas, bueno, en nuestro caso, de tres. Partimos de un principio muy sencillo; si vas a vivir en el asiento de una touring de primera clase, te mereces un sonido Harman Kardon mejor que el que mucha gente tiene en el salón de su casa. Más sonido. Más puro. Y controlado por una intuitiva y amplia pantalla táctil a todo color. Mandos ubicados donde querrías que estuvieran y donde puedes alcanzarlos sin separar las manos de los puños. Activación por voz de la música, el teléfono y el GPS. Todo en uno. ¡Genial!

 

Seguimos avanzando por las carreteras aledañas a la costa del norte de Gran Canaria, acoplándonos cada vez más al peculiar rodar de esta reina de la carretera. Las turbulencias son mínimas, tanto para el piloto como para el pasajero, que disfruta desde la atalaya privilegiada de su confortable sillón con respaldo y reposabrazos, de un paisaje abrumador en el atardecer sobre la isla. La postura de conducción es perfecta para rodar durante kilómetros sin despeinarte, con esa sensación de confort que te invita ponerte como único final de tu viaje, el horizonte.

 

 

De su motor poco podemos decir que no esté ya dicho. Se trata del nuevo “103” con refrigeración mixta aire-agua. Uno de los motores más redondos que Harley-Davidson ha producido en los últimos años. Su cifra de par es asombrosa, 138 Nm a sólo 3.500 rpm, con la ventaja de que contamina menos y consume menos que los que sólo utilizaban el aire pasando entre sus aletas para refrigerarse. Un motor lleno de “sensaciones” y con una respuesta que sin ser fulgurante, sí ofrece toda contundencia deseable para un aparato de tal envergadura.

 

El bastidor de la Tri Glide Ultra también es, necesariamente, peculiar.  El chasis y las suspensiones están reforzadas, y la zona del eje de basculante cuenta con una adicional sección central de aluminio. La rueda delantera es la misma que la de la Electra Glide Ultra Classic, pero atrás encontramos llantas y neumáticos de origen automovilístico. La transmisión secundaria sigue confiándose a una correa dentada, y la frenada trasera a un doble disco con accionamiento integral desde el pedal derecho integrado y freno de estacionamiento, tras la palanca de cambio. Como hemos dicho anteriormente, dispone de una marcha atrás de accionamiento eléctrico.

 

El espíritu americano envuelve cada una de sus formas, y aunque su concepción está más bien pensada para que rodar con ella en las largas rectas del continente americano sea un placer indescriptible, la Tri Glide Ultra no le hace ascos a las retorcidas carreteras de curvas de nuestra isla. Incluso cuando te acostumbras a las reacciones de su diferencial trasero, disfrutas del placer de las derrapadas controladas con las que te obsequia su tren trasero. Eso sí, los 560 kilos en orden de marcha y su configuración la hacen muy sensible a los cambios de asfalto y al firme irregular que encontramos en algunos tramos de la isla.

 

 

Pero su vocación touring no podía estar completa sin todos esos pequeños y grandes detalles que confieren imagen de lujo al conjunto, y no menos importante, sin un amplio espacio para que la carga no sea un impedimento a la hora de emprender el viaje. Por primera vez en la historia de la moto, ni si quiera tu pareja tendrá queja del espacio disponible para “sus cosas”. Entre el baúl Tour-Pak, que puede manipularse con una sola mano, y el gran portaequipajes King Tour-Pak, que se sitúa debajo del primero, dispondrás de una capacidad de carga total de 190 litros y hasta 36 kg de peso. ¡Ya no tendrás excusa para no cambiarte de calzoncillos durante el viaje… aunque no sea necesario!

 

Las formas y volúmenes de la Tri Glide Ultra obligan a cambiar algunos conceptos para adecuarla a las caprichosas exigencias de la homologación europea, de hecho cuenta con algunas características técnicas muy particulares como por ejemplo, el doble grupo óptico delantero, dejando ciego el central convencional , con un recubrimiento cromado sin funcionalidad alguna; la frenada integral que se acciona desde el pié derecho, los grandes guardabarros traseros para cumplir con la anchura mínima; o la tercera luz de freno situada en el baúl trasero.

 

Nuestra protagonista no es una moto, eso es evidente. Pero las sensaciones que ofrece están mucho más cerca de las que te brinda un vehículo de dos ruedas que uno de cuatro, y ese era el objetivo. Cuando aprendes a trazar curvas con la Tri Glide, disfrutas de una conducción divertidísima, aunque agotadora, ya requiere un esfuerzo físico que te obligará a pasar por el gimnasio para poner en forma tu torso.

 

El target de clientes para esta original touring americana es, a parte de los “moteros de espíritu” que nunca sacaron el carnet de moto, los veteranos bikers que por un motivo u otro ya no están en condiciones de aguantar el peso de las grandes ruteras de dos ruedas y que sin embargo no se resignan a dejar de disfrutar del indescriptible placer de disfrutar de la ruta con el viento envolviendo su paso.

 

 

En definitiva, la Tri Glide Ultra es una moto muy peculiar, con una contundente presencia, cómoda, tremendamente llamativa, lujosa sin llegar a ser excesiva y que cumple con lo que de ella se espera. Su confortable asiento está a la altura de cualquier talla ya que no hay que poner los pies en el suelo y las maniobras en parado no suponen el menor esfuerzo. La habitabilidad y el confort de marcha son sus fuertes, al igual que el equipamiento electrónico.

 

Aunque las inercias se dejan notar, el contundente motor “103” te da suficiente empuje para disfrutar en las curvas jugando con el manillar para compensar la transferencia de pesos y las reacciones de su exclusivo tren trasero.  Como buena custom, a la Tri Glide Ultra le gustan las transiciones suaves, sin prisas, medidas y sin apurar, disfrutando un regusto que sólo saben apreciar los auténticos gourmet de la carretera.

 

Unidad de prueba y equipamiento cedido por Harley-Davidson Las Palmas – Gubra

 

Precio Harley-Davidson Tri Glide Ultra.- Desde 40.500€

 

Prueba realizada por el equipo de Canariasenmoto con la colaboración de Estefanía Gorayeb y Josdan Photos

 

Encuentra e Estefanía Gorayeb en su WEB   FACEBOOK   TWITTER   INSTAGRAM

 

Encuentra a José Daniel González JOSDAN Photos en su FACEBOOK   INSTAGRAM

Empresas Relacionadas
 
Te recomendamos
 
Canariasenmoto.com - El portal de la moto en Canarias - Aviso Legal - info@canariasenmoto.com - Mapa Web - Mapa Web Completo - Accesorios - RSS