Utilizamos cookies para realizar un análisis de uso y mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, entendemos que usted acepta la política de cookies
Política de cookies +
        |  Suscribirse  |   Acceder   |   Contactar

Prueba Harley-Davidson Street Glide y Street Bob 2013

15 de Octubre de 2012

Prueba Harley-Davidson Street Glide y Street Bob 2013

Nuevas Harley-Davidson® Street Glide® y Street Bob® 2013, ahora más manejables e intensas.

 

Recién llegados de Milwaokee, dos modelos de la gama 2013, concretamente la atrevida Street Bob y la tuorer Street Glide, han pasado por las manos del equipo de pruebas de Canariasenmoto por gentileza de Gubra, Distribuidor Oficial Harley-Davidson en las Islas Canarias.

 

¡NO TE PIERDAS LAS ESPECTACULARES FOTOS DE LA GALERÍA DE IMÁGENES INFERIOR!

 

En 2013, Harley-Davidson presenta una Street Glide más rebajada y recortada, un modelo totalmente equipado y preparado para emprender aventuras que te lleven hasta ese lugar soñado por ti, en el viaje de tu vida.

 

La Street Bob 2013 adquiere un aspecto más robusto en 2013 con una nueva decoración del motor así como un guardabarros trasero recortado y pilotos traseros, luces de freno e intermitentes más modernos.

 

FLHX Street Glide 2013   25.850 €

Todas las máquinas que llevan el logo Harley Davidson en su depósito, pertenecen a un especial, elitista y artesanal mundo, pero la máxima expresión de estas características la alcanza la gama tourer, una gama de motos a la que pertenece, por derecho propio, la nueva Street Glide.

 

Esta moto tiene el estilo inconfundible “Grand American Touring” que le confieren el imponente depósito de combustible de estilo clásico de 22,7 litros, el ágil carenado tipo 'Bat-Wing' montado sobre la horquilla, con una pantalla ahumada de perfil más bajo con un contorno exclusivo viene a sumarse al diseño distintivo del modelo Street Glide y las maletas rígidas GTX ® moldeadas por inyección con una capacidad de 63 litros para transportar lo necesario en cualquier viaje.

 

El vivo color rojo del modelo de la prueba contrasta con la profusión de cromados del su motor Twin Cam 103 y realza el exclusivo aspecto de esta potente máquina americana.

 


La parte trasera de la moto, sin accesorios innecesarios, con tres luces montadas sobre el guardabarros, lo que le confiere una apariencia brillante y única, y una placa de matrícula montada en la parte más baja con luces LED para ofrecer mayor visibilidad y elegancia, y completan la imagen exclusiva y personalizada. La unidad de prueba llevaba montado, como extra, un respaldo para el pasajero.


Resalta en amplio y de doble altura asiento de confortable y moderno diseño que tiene una forma pensada para aliviar la presión sobre los muslos y ofrecer mayor soporte para la espalda y mayor confort para pilotos de todas las complexiones. Las estriberas son tipo plataforma y las palancas de cambio de marcha punta/talón. Tardas un poco en acostumbrarte, pero una vez hecho al ritmo de cambio suave, nunca querrás otro. El manillar es de estilo clásico y máximo confort, amplio de serie para el equilibrio perfecto.


El corazón de la Street Glide es el mítico Twin Cam 103 cuyas prestaciones y la fiabilidad son un resultado directo de los incontables kilómetros que ha recorrido desde 1909 y del orgullo de una herencia de cientodiez años dedicados a vivir sobre dos ruedas, pero que gracias al ligero diseño de los pistones, hoy la potencia llega con más elegancia que nunca. Al accionar la palanca de cambio, sientes la perfecta sincronía entre el motor y la transmisión Six-Speed Cruise Drive de seis velocidades.


Para detener esta gran touring de casi 400 kilos, Harley Davidson recurre a un equipo de frenos firmados por Brembo de doble disco y cautro pistones que ofrecen un alto rendimiento y un magnífico poder de frenada a todas las velocidades. Además equipa de serie un sistema antibloqueo ABS.  La suspensión es neumática ajustable de serie, puedes configurar tu motocicleta para soportar cargas más pesadas o más ligeras, terrenos inesperadamente irregulares o, sencillamente, adaptarla a tus preferencias.


Capítulo aparte merece el avanzado sistema audio Harman-Kardon. Un sistema de sonido de dos altavoces y 20 W por canal ofrece un sonido excepcional que resonará por autopistas y bulevares a toda potencia. Suena con fuerza, desvergonzado, e incorpora una radio AM/FM y reproductor de CD o MP3 para que te crees tu propia “Banda Sonora Street Glide”

 

 

En marcha.- Increíble manejabilidad

Nada más ponerte a los mandos de esta tourer americana piensas “verás que muerto”, pero la Street Glide es una máquina mucho más manejable de lo que a priori puede parecer. Te asombrará. Es extremadamente ágil y ligera tanto al tomar las curvas más cerradas como durante la conducción en carretera abierta. El asiento es comodísimo y la altura, para los de “la media de los 60” tiene una altura ideal.

 

La llave es de tipo presencial, como en todas las H-D de última generación. Te subes, acaricias en botón “Start” y el gran bicilíndrico cobra vida. Las vibraciones las sientes de manera casi imperceptible gracias al aislamiento del motor. Engranas primera y en empuje comienza y las vibraciones desaparecen, así de sencillo. El sonido es delicioso y el par motor caudaloso. Es un placer circular despacio, por la ciudad, siendo admirado… y eso que no hemos conectado el equipo de sonido.


A baja velocidad es un prodigio de manejabilidad y suavidad. No hace falta subir mucho de vueltas el motor. A unas 3.500rpm va de maravilla. Nos dirigimos al norte de la isla para sacar fotos y en autopista conectamos el equipo de sonido ¡qué lujo! Sólo se echa en falta una pantalla un poco más elevada para que el aire no te de de lleno en la pantalla del casco.


En curvas se comporta con mucha dignidad, para su envergadura y peso. Es difícil que rocen las estriberas (si no haces burradas, claro). El par motor ayuda a ahorrarte cambios y a la hora de detenerte los frenos son suficientemente potentes, incluso con un uso intensivo. Uno de los aspectos más destacables es la suspensión, sobresaliente. Cómoda aunque suficientemente preparada para soportar los esfuerzos a los que se ve sometida a grandes velocidades sin flanear en curvas.


En resumen, es una moto que a primera vista parece enorme, con esa cúpula, esas maletas y ese mastodóntico motor, pero es una moto que sorprende por la dulzura de su comportamiento en cualquier situación y los impecables acabados de todos sus componentes.

 

 FXDB Dyna Street Bob 2013   14.850 €

Oscurecida y refinada a la pureza esencial de la bobber para 2013. Harley Davidson ha reimaginado la motocicleta Street Bob, volviendo a sus raíces con un estilo clásico y esencial "Bob®ber" y un sinnúmero de acabados en negro: pletinas delanteras con el frontal en negro brillante, consola y tapas de transmisión en negro texturizado. Una actitud urbana agresiva, pura, que llama la atención aportando solo lo que necesitas.

 

 

Uno de los puntos más caractarísticos de este modelo es el manillar mini "ape-hanger" de acero inoxidable. El estilo procede de los modelos "bobber" más puros de la posguerra, limpio y minimalista pasando el cableado por el interior del tubo de acero. Y en el nuevo modelo 2013, aislado con gomas, con elevadores independientes y una pletina superior en negro, para pilotar con mayor comodidad, menos vibraciones y montar accesorios con mayor facilidad.

 

Otro detalle que resalta en la nueva Street Bob son sus llantas oscuras con radios de acero inoxidable combinadas con una agresiva rueda delantera de 19" para que te salgas a lo grande de lo ordinario. En cuadro de instrumentos ennegrecido y montado en el depósito de gasolina, le confiere un estilo minimalista y proporciona una gran funcionalidad. Integra el contacto, testigos LED, velocímetro electrónico con indicador de marcha engranada, reloj, odómetro y chivatos del motor.

 

El guardabarros trasero está más recortado, aligerado y desprovisto de adornos, ofrece el espacio justo para albergar unos pequeños pilotos traseros y el soporte de la matrícula. El objetivo, según H-D, es que los demás puedan ver aún más goma cuando los adelantes... Es asiento individual bobber es muy bajo, tan solo 648 mm, lo que te permite integrarte con mayor comodidad en la moto, más cerca del asfalto. Es la conexión perfecta entre máquina y carretera.

 

El motor de la Street Bob es el conocido Twin Cam 96, la conjunción perfecta entre prestaciones y la fiabilidad. La trasmisión Six-Speed Cruise Drive asegura unos cambios suaves y silenciosos.

 

La suspensión trasera es ajustable fácilmente en precarga, para adecuar la suspensión al gusto y estilo de conducción de cada piloto. Cuenta con un potente sistema de frenos antibloqueo, cuyos componentes están exquisitamente ocultos en el buje de la rueda, por lo que el diseño limpio y aerodinámico de la moto seguirá atrayendo poderosamente la atención.

 

Los mandos de la Street Bob son realmente intuitivos. Los intermitentes se desconectan solos y, en función de la velocidad y el ángulo de la motocicleta, saben cuánto tiempo deben permanecer encendidos. El sistema de seguridad de última generación instalado de serie incorpora un mando a distancia de bolsillo manos libres en el llavero que activa y desactiva automáticamente la alarma antirrobo de tu moto cuando te acercas o te alejas.

 

Además, Harley-Davidson ofrece siempre tecnología sin sacrificar el diseño o la eficacia. Los sistemas electrónicos están ocultos. Todo el conjunto de cables está cuidadosamente oculto detrás de cada una de los componentes de la moto.

 

 

En marcha.- Exclusividad y diseño ¡qué funcionan!
La Street Bob no es una moto cualquiera, tiene unas cualidades dinámicas muy especiales pero que funcionan muy bien. Está claro que no es una moto que quiera ser como las demás, ¡eso es demasiado sencillo! Conducirla es toda una experiencia… 

 

Cuando recogimos la moto en Gubra Las Palmas, y tras verme subido a ella en una postura tan poco habitual, tenía mis dudas acerca de su comportamiento. La moto es preciosa, eso nadie lo negará, pero una vez encima, la cosa se pone interesante.

 

Tras arrancar su motor y sentirlo en todo mi cuerpo, engrano con decisión la primera y pongo rumbo hacia las primeras curvas… ¡Pero si es muy cómoda! Me recuerda al comportamiento fácil y dócil de la Sporster Seventy Two. Es muy divertida e intuitiva, cosa que no se puede decir de todas las Harleys, algunas tienes sus peculiaridades.

 

Salir de los semáforos es una delicia, por el empuje y el sonido de su poderoso motor. En autopista puedes ir a velocidades legales muy cómodamente con el over-drive engranado. Las vibraciones casi desaparecen y el viento lo sientes en la cara, como toda la vida.

 

En curvas va muy bien. Sientes el asfalto muy cerca de tu trasero. El par motor es brutal y sus 77 caballos te catapultan hacia delante a la salida de las curvas incitado, además, por la melodía que al acelerar, emana de su escape. Si te animas demasiado, comenzarán las advertencias en forma de sonido al rozar las estriberas o los escapes.

 

A la hora de frenar los casi 290 kilos, conviene utilizar ambos frenos. No se siente a gusto usando uno sólo, se siente descompensada sobre todo si apuras hasta el límite confiando en su sistema ABS.

 

Resumiendo, es una moto que, en cierta medida, te transforma. Te embauca y te lleva a su terreno, llegando a cambiar tu manera de pilotar sin darte cuenta. Pero de lo que si eres consciente, es que con la Streeb Bob disfrutas en la carretera y de eso es de lo que se trata, así de sencillo.

 

  • Unidades de prueba cedidas por Gubra, Distribuidor Autorizado Harley-Davidson en Canarias.
  • Para la prueba hemos utilizado un equipamiento de la Boutique Harley-Davidson de Gubra compuesto por cahqueta, guantes y casco.

 

Textos: Fernando Jiménez
Fotos: Hacomar López
Equipo de Canariasenmoto.com

Empresas Relacionadas
 
Te recomendamos
 
Canariasenmoto.com - El portal de la moto en Canarias - Aviso Legal - info@canariasenmoto.com - Mapa Web - Mapa Web Completo - Accesorios - RSS