Utilizamos cookies para realizar un análisis de uso y mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, entendemos que usted acepta la política de cookies
Política de cookies +
        |  Suscribirse  |   Acceder   |   Contactar

Prueba Harley-Davidson Softail Slim y Fat Boy Special

21 de Mayo de 2012

Prueba Harley-Davidson Softail Slim y Fat Boy Special

Llega el verano, y con él, el calor y el bochorno, pero no por ello vamos a renunciar a disfrutar de la moto, el mayor placer que se puede conseguir “con la ropa puesta” como decía Kevin34, y en esta prueba nos vamos a ocupar de dos motos muy especiales que se sienten muy cómodas rodando a ritmo tranquilo, disfrutando de la brisa y del puro placer de ir en moto.

 

Ver otras pruebas de Canariasenmoto.com

 

Gubra, Concesionario Oficial Harley-Davidson en Canarias, nos propuso probar dos modelos de la gama Softail 2012. Se puede decir que las Softail son las Harley-Davidson más auténticas que podemos encontrar, sobre todo por cómo son capaces de apartar de la vista el par de amortiguadores traseros, que quedan escondidos bajo el motor, imprimiendo a las Softail una estampa vintage propia de las “hardtail” de los años 70, y que ninguna otra marca ha conseguido con ninguna de sus motocicletas.

 

AHORA, SI CAMBIAS TU MOTO POR UNA HARLEY-DAVIDSON TE LLEVAS UN CHEQUE REGALO

 

Ambos modelos giran en torno al mismo motor, el Twin Cam 103B de 1.688 cc. Un bicilíndrico en V a 45º se ancla al chasis de manera rígida, pero dispone de un eje de equilibrado  y montan una caja de cambios de seis velocidades «Cruise Drive», con sexta muy larga para viajar a bajo régimen de revoluciones. Además, ambas comparten detalles característicos de la gama Softail como los amortiguadores traseros ocultos y panel de instrumentos montado sobre el gran depósito custom…

 

 

Harley-Davidson Softail Slim, una Softail diferente

 

La Slim es una Softail diferente, y no solo pos su estética minimalista, fina y estilizada, sino por las particulares características del modelo. Una Softail que carece prácticamente de cromados salvo las excepciones de los escapes, espejos, barras superiores de la horquilla y el aro exterior del faro.  Los cilindros y las llantas están terminados en color negro mate y las culatas y el bloque motor son de aluminio pulido.

 

Esta Slim es la más delgada de la familia Softail, y aunque carece de complementos supérfluos, mantiene el diseño y la fuerza de la familia a la que pertenece. Su ancho manillar es muy genuino, tipo Hollywood, muy retro. El asiento bajo, muy bajo, y confortable se une al depósito con un llamativo recubrimiento de cuero en la zona del chasis. La combinación del faro con el aro cromado y el mismo acabado en la parte superior de la horquilla le confieren a esta zona una acertada y original mezcla.

 

La consola central tipo “Ojo de gato” sobre el depósito es sencilla pero ofrece una completa y variada información que puedes manejar desde un pulsador en la piña del manillar izquierdo. Harley ha conseguido combinar la tecnología con su estética y las novedades quedan perfectamente integradas en el diseño, como también sucede con el ABS. El sistema antibloqueo que la moto incorpora de serie pasa totalmente desapercibido.

 

La parte trasera es un prodigio de limpieza, sólo rota por la obligada matrícula. Monta un neumático de sólo 140mm de ancho y 16 pulgadas de diámetros sobre el que se envuelve el guardabarros. Los intermitentes son a la vez luz de freno y de posición. Los amortiguadores, como ya hemos visto van ocultos y resaltan aún más la limpieza de líneas de esta Slim 2012.

 

Como venimos diciendo, la Slim es la más “ligera” de las Softail y esta impresión se confirma, sobre todo gracias al empuje de su impresionante propulsor, el motor grande de la marca, un V-Twin de 1,690 cc con eje de equilibrio antivibraciones capaz de producir 132 Nm de par máximo a 3,250 rpm más que suficientes para mover los 318 kilogramos de peso en orden de marcha de la “ligera” Slim

 

La posición de conducción es cómoda aunque para los que tenemos los brazos cortos, el manillar queda un poco alejado rompiendo la postura natural, terminas acostumbrándote y relajándote al compás de las pulsaciones del motor. El asiento está a sólo 650mm del suelo, bajo, muy bajo y las grandes plataformas para los pies están bastante adelantadas.

 

En marcha, sus 321 kg con el depósito lleno pasan desapercibidos, dado que la moto es neutra y se maneja con bastante facilidad. Las llantas de 16 pulgadas de diámetro en ambos ejes, aparte de estéticamente, aportan ventajas en el apartado dinámico de esta Harley-Davidson. La suspensión delantera es firme aunque con cierta tendencia a abrirse en curvas ante cambios inesperados. Lo mejor es marcarte la trazada y seguirla al pie de la letra, evitando hacer correcciones en mitad de la curva. En general ofrece un buen tacto, lo habitual del segmento. Los frenos funcionan correctamente, sobre todo si los usas al mismo tiempo, con la ventaja de tener un aliado oculto, el sistema ABS de serie que actúa de manera muy poco intrusiva.

 

En cuanto a su motor, desde muy abajo, tienes una entrega constante de par y potencia, pero no hace falta que busques más arriba, todo está abajo. Vibra poco a pesar de su cilindrada y el sonido se su escape pasa desapercibido. En este punto se echa en falta algo más de “mala leche” pero las normas cada vez son más restrictivas. Tiene 5 marchas normales más un auténtico “over-dive”, con testigo en la consola central. Puedes ir cambiando de marchas desde muy abajo, sobre las 2.000 vueltas ya puedes engranar la siguiente. La palanca tiene un funcionamiento correcto salvo a la hora de detenernos y buscar el punto muerto, hay que cogerle el truco.

 

En definitiva, la Slim es una Softail de pasarela que te enamora por su estética y te conquista en cuanto ruteas un par de horas con ella a ritmo tranquilo, sintiendo el aire en la cara y las pulsaciones de su propulsor entre tus piernas. Los ortodoxos de la marca norteamericana están de enhorabuena porque Harley-Davidson siempre sabe recuperar la tradición perdida.

 

Precio HARLEY DAVIDSON SOFTAIL SLIM: 21.200€ (Tarifa Gubra Mayo 2012)

Incluye matriculación (No incluye Impuesto Municipal de Circulación)

 

 

Harley-Davidson Softail Fat Boy Special, paseando sobre un mito

 

¿Quién no conoce la Fat Boy? Uno de los modelos más clásicos y mimados de la marca de Milwaukee, que además se hizo famoso tras su paso por el celuloide en la película Terminator II y que le llevó a convertirse en una moto mítica.

 

Su aspecto es contundente y atractivo. Harley supo cómo “modernizar” la custom clásica americana dotándola de detalles que pusieron al día su imagen que en la actualidad es reconocible por todos los amantes de las custom gracias a sus llantas lenticulares y al envolvente guardabarros trasero que obliga a montar el porta-matrícula en una posición obligada legalmente pero poco acertada estéticamente.

 

En la parte delantera destaca el faro cromado, que es el más grande que encontraron en el almacén. El escape, de dos tubos casi independientes, pero conectados entre sí justo antes de los silenciadores, recibe el nombre de "Shotgun" y emite un sonido bastante discreto, mucho menor de lo que esperas en esta moto, eso sí, seguirás percibiendo las “cadenciosas pulsaciones” de un motor capaz de girar cómodo desde muy pocas revoluciones.

 

Subido sobre la Fat Boy te sientes una especie de héroe americano a lomos de una moto sugerente con una posición de conducción muy “autentica”. Con los brazos abiertos y algo elevados, la cabeza alta, mirando al frente y las piernas llegando hasta las estriberas adelantadas, tu postura llega a ser desafiante y “sinvergüenza”. Desde luego no es una moto para los que deseen pasar desapercibidos. Sobre el ancho depósito encuentras el cuadro de mandos presidido por un gran reloj que además ofrece información de la velocidad de circulación, así como de los kilómetros recorridos, total o parcial, y de la hora actual, todo accionado desde un botón en el manillar izquierdo.

 

El motor es bastante discreto, pero en cuanto metes primera y sueltas el embrague, descubres el inmenso caudal de par que tienes a tu disposición desde muy bajas vueltas y que permite la salida fulgurante de la masa de 320 kg de la Fat Boy. Emplea una caja de cambios de 6 velocidades que se puede accionar de forma precisa con doble palanca. El pedal de freno está colocado en una posición bastante “intuitiva” y por lo tanto se puede dosificar con suavidad su intervención en la frenada, una frenada que está asegurada gracias al par de discos de 292mm (delante y detrás) gobernados por el sistema ABS.

 

Para disfrutar de la Fat Boy es necesario poner la mente en modo “relax” y evitar las prisas. Es una moto a la que no le gustan las improvisaciones por lo que deberás anticipar las maniobras con tiempo suficiente. El motor es puro empuje, me recuerda al gran Indurain subiendo el Tourmalet como un martillo pilón que arrasaba a todos los que encontraba a su paso, incluido el escalador Pantani… Las pistonadas de su motor son capaces de sacudir la tierra bajo su rueda.

 

La agilidad no es uno de sus puntos fuertes pero tampoco la necesita. Es una moto para disfrutarla, viéndola incluso, creada para satisfacerte en esos largos paseos por carreteras secundarias a ritmo tranquilo y, porque no decirlo, para sentirte admirado por la belleza de sus líneas.

 

Precio HARLEY DAVIDSON FAT BOY SPECIAL: 22.850€ (Tarifa Gubra Mayo 2012)

Incluye matriculación (No incluye Impuesto Municipal de Circulación)

 

Motos de pruebas cedidas por GUBRA, Concesionario Oficial Harley-Davidson en Canarias

 

En la prueba hemos usado el casco Scorpion EXO100 Padova gentileza de Motard Class: VER DETALLES

 

Textos: Fernando Jiménez
Fotos: Hacomar López

Equipo de Canariasenmoto.com

Empresas Relacionadas
 
Te recomendamos
 

MOTO OCASIÓN BMW F 800 S Reconvertion - 2990 €
PUBLICIDAD

Canariasenmoto.com - El portal de la moto en Canarias - Aviso Legal - info@canariasenmoto.com - Mapa Web - Mapa Web Completo - Accesorios - RSS