Utilizamos cookies para realizar un análisis de uso y mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, entendemos que usted acepta la política de cookies
Política de cookies +
        |  Suscribirse  |   Acceder   |   Contactar

Prueba Harley-Davidson Breakout, líneas sugerentes

08 de Julio de 2013

Prueba Harley-Davidson Breakout, líneas sugerentes

Dentro del catálogo de novedades de “la compañía” para este año 2013, destaca por encima de todas, una moto muy especial; la Breakout, una dragster civilizada y de líneas sugerentes que te cautivará desde el primer momento.

 

Gubra, el concesionario oficial Harley-Davidson para toda Canarias, nos invitó a probar una de sus nuevas joyas, una moto que no pasa desapercibida –basta decir que las sesiones de fotos tuvimos que hacerlas siempre rodeados de más curiosos de los deseados- a la que además en Gubra le ha imprimido un carácter especial –vitaminada con más par y potencia- montándole un escape Vance&Hines 2-1, con su filtro de alto rendimiento y kit “EFI Super Tuner Screamin Eagle”, elementos originales disponibles en el amplio catálogo de accesorios de Harley-Davidson.

 

Prueba realizada por Canariasenmoto.com (VER MÁS)

 

La Breakout pertenece a la familia Softail y equipa un motor de 103 pulgadas cúbicas que equivalen a unos 1.690 centímetros cúbicos. El minimalista chasis, al igual que en toda la familia, esconde la suspensión trasera, los amortiguadores mejor dicho, horizontalmente debajo de los tubos del bastidor, dejando en la zaga esa imagen tan limpia y peculiar de las Softail.

 

La moto es un compendio de sabor añejo y de líneas suaves y compactas. Todos los elementos están perfectamente definidos e integrados. El asiento se conjuga perfectamente con un guardabarros trasero recortado para darle más protagonismo al sus exagerado neumático de 240 milímetros de anchura. El escape dos en uno Vance&Hines totalmente cromado tiene brillo propio, literalmente, y queda perfectamente conjuntado con un par de llantas de acabado en polvo negro brillante se mecaniza en brazos alternos y en el perfil de la llanta para dejar a la vista el aluminio que hay bajo la pintura. Un diseño de diez radios, seña diferenciadora de la Breakout, que sirve para albergar unos neumáticos de medidas nada habituales; 3,5x21 pulgadas la delantera que monta un neumático 130/60-21 y detrás una descomunal llanta de 8x18 pulgadas con una peculiar medida de 240/40-18, ¡casi nada!.

 

 

 

En la parte delantera, aparte de la espectacular llanta, destaca una gruesa horquilla, y un guardabarros igualmente recortado, a la le dan continuidad la carcasa del faro acabada en negro brillante, las líneas afiladas de la consola del depósito y su negro manillar estilo dragster refuerzan su perfil cercano al suelo. Líneas todas ellas suaves, compactas, que consiguen que sus llantas y motor sean los auténticos protagonistas de esta moto que se caracteriza por sus cuidadísimos acabados.

 

La exclusiva pintura de las llantas también se aplica al nuevo depósito de aceite en aluminio fundido, así como a las botellas de la horquilla, los discos de freno y protectores del manillar. Un motor Twin Cam 103B™ también presenta un acabado en cromo reluciente y pintura negra brillante. Un motor con ejes de balance y fijación rígida al bastidor, que cuenta con el sistema de inyección electrónica secuencial (ESPFI), válvula de descompresión automática (ACR) y un cambio Cruise Drive de 6 velocidades.

 

Otros detalles característicos de la Breakout son el sistema ABS de serie en sus frenos y un sistema de alarma electrónico instalado en fábrica. Los discos de frenos delantero y trasero son flotantes. El depósito de 18,9 litros incorpora una correa de cuero negro moldeado encima, y una cubierta cromada de perfil bajo. La parte trasera del asiento biplaza de dos piezas se puede retirar sin herramientas, para los viajes en solitario, y desmontado deja a la vista el guardabarros trasero y la discreta placa de matrícula, montada en el centro. La iluminación trasera queda confinada al exclusivo sistema combinado de Harley-Davidson; pilotos traseros, luces de freno e intermitentes integrados para otorgale otorgan un aspecto despejado al guardabarros trasero.

 

 

Una vez nos pusimos en marcha realizar esta prueba dinámica un detalle estuvo claro; ésta no sería una prueba normal, la Breakout dejaba boquiabiertos a cualquier aficionado al mundo de las dos ruedas, que además no paraba de bombardearte a pregustas como ¿Qué Harley es esa? ¿Cuánto cuesta? ¿Pesa mucho? ¿Esas llantas son de serie?...

 

En Harley-Davidson han querido regresar aa los elementos básicos de una moto, el motor y las ruedas. Dos elementos que en este modelo están especialmente enfatizados. Ese espectacular motor con una terminación de lujo y esas llantas albergando esos inusuales y descomunales neumáticos logran que tus ojos se dirijan hacia esos puntos en concreto. Como dicen en la compañía: “Queríamos ver mucha goma, para darle a la Breakout una imagen dura, fuerte, musculosa…”

 

Sobre la Breakout uno se siente el amo del mundo. El manillar es impactante y el asiento lo suficientemente bajo para cualquier talla, aunque las piernas hay que llevarlas abiertas cuando estás parado, y cuando te pones en marcha, bastante estiradas hacia adelante, al igual que los brazos. Es una postura un tanto rara, y quizá incómoda para los mas “cortitos”, pero a la que te acostumbras con relativa facilidad. No es, obviamente, una moto para hacer un viaje intercontinental, pero para el paseo de fin de semana, y para lucir palmito, no tiene parangón como “ladrona de miradas”.

 

Al igual que casi todas las Harley de la última hornada, la Breakout dispone de llave presencial que llevamos guardada en el bolsillo, por lo que para arrancar giramos la llave situada en el lateral izquierdo y pulsamos el botón de arranque… El enorme bicilíndrico cobra vida, una vida que se siente inmensa bajo tu trasero. El empuje desde abajo es impresionante, aunque deberás tener cuidado en los primeros metros porque la Breakout no es amiga de cambios bruscos de dirección, le gusta ir poco a poco, marcando muy bien los tiempos: reduzco y freno, tomo la curva a velocidad no muy alta, enderezo y acelero. Si sigues estos pasos no tendrás problemas.

 

La opción del cuentarrevoluciones, y marcha engranada, del velocímetro es muy práctica ya que te indican el régimen de giro, pudiendo comprobar que puedes acelerar en sexta (overdrive) desde 1.800 rpm sin la menor “tos” de su motor. ¡Es un tractor! Un motor que no desfallece jamás y que tras el paso de los kilómetros está mucho más fresco que tú. De su detención se encargan el conjunto de frenos, y digo conjunto, porque lo ideal y realmente aconsejable, es usarlos a la par. Si no lo haces así, seguro que te llevarás algún susto, no en vano hay que detener los trescientos veintidós kilos de la moto más tu propio peso y para eso es aconsejable utilizar los dos, por muy flotantes que sean sus discos o por muy “apoyado” que estés por el ABS. Frena con los dos y no tendrás problemas.

 

Vídeo en HD, selecciona modo 1080 píxeles, amplía la pantalla y disfruta de las mejores imágenes.

 

Las ruedas de la Breakout marcan la diferencia con el resto de las motos de su familia, pero también la marcan en cuanto a comportamiento re refiere. Es una moto muy especial, con unos neumáticos tan anchos y un lanzamiento tan pronunciado que su comportamiento en curvas es muy peculiar, aunque te puedo decir que resulta adictivo. Si no fuera porque los avisadores de las estriberas rozan demasiado pronto, todo el empuje de su poderoso motor y la cantidad de goma en contacto con el suelo, marcarían bastantes tramos de curvas que yo me sé. Y cuando digo marcar, quiero decir eso, marcar.

 

Si te apasionan las custom, pero piensas que todas son iguales y quieres salir de lo cotidiano, la Breakout deberá estar entre tus opciones de compra. Realmente teniendo en cuenta el equipamiento de serie, los detalles exclusivos de esta Harley-Davidson y la calidad de componentes y acabados, no me parece una Harley cara. ¡Te imaginas acudir el próximo verano a los Barcelona Harley Days 2014 subido en tu flamante Breakout! Pues deja de imaginártelo y pásate por Gubra.

 

Unidad de prueba cedida por Gubra, Concesionario Oficial Harley-Davidson en Canarias

 

Precio Harley-Davidson Breakout 2013.- 22.800€ (Color Vivid Black)

                                                                Precio matriculada, pero sin impuesto municipal de circulación.

 

También está disponible en los colores Big Blue Pearl y Ember Red Sunglo con 250€ de sobreprecio.

 

Equipamiento Harley-Davidson del piloto cedido para la prueba por Gubra

 

Equipo de pruebas de Canariasenmoto.com

Empresas Relacionadas
 
Te recomendamos
 
Canariasenmoto.com - El portal de la moto en Canarias - Aviso Legal - info@canariasenmoto.com - Mapa Web - Mapa Web Completo - Accesorios - RSS