Utilizamos cookies para realizar un análisis de uso y mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, entendemos que usted acepta la política de cookies
Política de cookies +
        |  Suscribirse  |   Acceder   |   Contactar

Prueba Ducati Supersport, la deportiva más lógica de Borgo Panigale

05 de Julio de 2017

Prueba Ducati Supersport, la deportiva más lógica de Borgo Panigale

Hablar de una deportiva de Ducati es pensar en una moto radical, rabiosa y exigente, pero esta nueva Supersport revelará que tus conjeturas no siempre son acertadas. 113CV son suficientes para el día a día y una postura de conducción cómoda permite que sus aptitudes deportivas sean exprimidas al máximo por la mayoría de los usuarios que se sienten atraídos por la marca que enarbola la pasión latina.

 

Aunque generalizar es siempre arriesgado, a cierta edad, muchos usuarios de motos aparcan sus deportivas y se pasan a las naked, entre otras cosas, por la postura de conducción. Ducati ha querido hacer un guiño a ese nutrido grupo de usuarios que no quieren tener que someterse a una postura de conducción radical, con grandes exigencias físicas, para disfrutar de una moto deportiva, y para ello ha recurrido a esta Supersport que dejó con la boca abierta a la gran mayoría de los visitantes del pasado EICMA de Milán, donde fue presentada.

 

La nueva Supersport abre un nuevo segmento que mantiene el espíritu deportivo de Ducati, pero con mayor polivalencia y facilidad de uso.

 

Precio Ducati Supersport S.- 14.600€ (Además, durante el mes de julio tiene un descuento de 500€ por la campaña Desmo Days y puedes ahorrarte otros 1.300€ con condiciones especiales de financiación. Hay una Ducati Supersport desde 12.750€, que se puede quedar en 11.450€ con el descuento de las condiciones especiales de financiación).

 

 

Por postura de conducción, con asiento más bajo (810mm) y agradable mullido, estriberas en una posición lógica y semimanillares sobre elevados y más anchos a lo habitual en las deportivas de la marca, la Supersport podría llevar el apellido “F” que lucían las deportivas para el día a día tan de moda hace unos años, aunque si nos fijamos en los componentes sin concesiones de la Ducati, se pone de manifiesto que el diseño sigue fiel al ADN deportivo de la marca transalpina.

 

Las formas compactas y elegantes de la Supersport, elegida la moto más bonita en el Salón Internacional de Milán, definen una línea tan elegante como deportiva. En ella se pueden distinguir fácilmente los rasgos típicos de las deportivas de Ducati como el basculante monobrazo de aluminio, el depósito esculpido y el bastidor multitubular a la vista, para regocijo de su dueño y de entendidos. El doble escape superpuesto, más bello de lo que parecían indicar las primeras fotos, y las llantas de triple radio en forma de “Y” -en la versión S- completan una silueta que no tiene rival en el panorama actual.

 

Su frontal está claramente inspirado en la Panigale. La pantalla, regulable con una mano en un rango de 50 mm, es otro de los aspectos prácticos de la Supersport. La zona de unión entre el asiento y el depósito (de 16 litros) es lo suficientemente estrecha para permitir que los más bajitos (o las más bajitas, porque esta moto apunta a todos los sectores de la población) puedan sentirse cómodos y seguros al llegar al suelo con facilidad. El espacio para el pasajero es digno de tal nombre y cuenta con dos asideros escondidos bajo el asiento de serie, que está disponible quitando la tapa que refuerza el aspecto deportivo de nuestra versión “S” que para la prueba nos cedió Ducati Canarias. Y para los que se decidan a hacer turismo, hay disponibles como opción, un par de maletas semirrígidas de 22 litros de capacidad cada una.

 

 

La Supersport está propulsada por el biciíndrico Testastretta a 11º de 937 cc que equipan la Hypermotard y la MTS950, al que se le han efectuados algunas mejoras en el cárter, culata, tapa del alternador, bobinas y sistema de acelerador “Ride by Wire”. Entrega 113 CV de potencia máxima a 9.000 rpm, y un par de 9,4 kgm a 6.500 rpm. Con los retoques se ha buscado enfatizar el par motor al margen  de régimen más utilizado por el usuario medio, a partir de las 3.000 rpm está disponible el 80% de la cifra total. La unidad “S” que nos cedió Ducati Canarias incorporaba el asistente para el cambio “quick-shift”, tanto para subir como para bajar las marchas del cambio, que por cierto, tiene un acertado escalonamiento.

 

Como ya es habitual en otras mecánicas de Ducati, los intervalos de mantenimiento han crecido, para tranquilidad de los clientes. De esta manera el periodo revisiones del Testastretta de 937 cc de la Supersport es de 15.000 km ó 12 meses, requiriendo la comprobación del juego de válvulas cada 30.000 km.

 

Además de acelerador electrónico “sin cable” y de asistencias a la conducción como el ABS Bosch 9MP y un control de tracción de ocho niveles, que forman parte del paquete DSP (Ducati Safety Pack), la Supersport ofrece tres modos de respuesta de motor. Las alternativas “Sport” y “Touring” ofrecen la máxima potencia del motor, es decir; 113 CV, aunque la llegada de la caballería llega de forma más progresiva en el segundo.  El otro modo permitido es el “Urban” que limita la potencia a unos socorridos 75CV que se muestran ideales en determinadas circunstancias de poco agarre o para los que están empezando. La navegación por estos mapas de motor se ejerce de forma sencilla e intuitiva desde un pulsador situado en la piña izquierda. Estas tres alternativas de conducción, además de en el modo de entrega de potencia, influyen en la asistencia del ABS y el control de tracción.

 

 

El chasis es el último multitubular Trellis desarrollado por la marca italiana, que utiliza el motor como elemento portante. Las suspensiones de la Supersport estándar, están compuestas por una horquilla invertida Marzocchi de 43 mm de diámetro y amortiguador Sachs, ambos multirregulables. En la “S”, Öhlins toma el relevo, con una tremenda horquilla invertida de 48mm de diámetro delante y un monoamortiguador multirregulable, al igual que la horquilla, gobernado el basculante. 

 

En cuanto a los frenos, delante encontramos un doble disco de 320 mm mordido por una pinza Brembo M4.32 de cuatro pistones monobloque de anclaje radial, misma disposición que la bomba de freno Brembo, y detrás un simple disco de 245 mm y pinza de doble pistón, asistidos por un ABS Bosch regulable en tres niveles, y que forma parte integral del Ducati Safety Pack incorporado en la moto. Para calzar las elegantes llantas, neumáticos en medida estándar firmadas por Pirelli, concretamente un par de Diablo Rosso III.

 

El peso total, 210 kg con todos los llenos hechos  (184 kg en seco) y el depósito de 16 litros garantiza una autonomía de 260 km.

 

 

Esta Supersport recupera un concepto que Ducati tenía abandonado desde hace un tiempo, conseguir la polivalencia de una Monster con el aire deportivo de una Panigale. ¡Y vaya si lo ha conseguido! A los mandos de la Supersport no te sientes para nada obligado a adoptar posturas extremas. La posición es relajada y la pantalla parabrisas ajustable te ofrece una buena protección aerodinámica. La acertada ergonomía de la Supersport consigue conjugar deportividad con una buena sensación de control sobre la moto. La posición de los semimanillares evita que las muñecas se sobrecarguen en exceso y la posición de los estribos es bastante lógica para el día a día. La pantalla de LCD aporta toda la información de necesaria y además es legible de forma rápida e intuitiva, incluso permite visualizar los datos del Ducati Multimedia System.

 

Pero lejos de conformarnos con una moto cómoda para la ciudad, hay que ser conscientes de que esto es una Ducati y seguro que tiene mucho más escondido bajo en “rosso” de su carrocería. Para comprobarlo, elegimos una de nuestras rutas preferidas por el sur y centro de la isla de Gran Canaria. El tacto general de la moto ofrece un marcado toque deportivo, que se manifiesta sonoramente a través de la sorda melodía del doble escape y de forma más pragmática con un ejemplar comportamiento de la parte ciclo. Las suspensiones de primera calidad firmadas por Öhlins que tan buenas sensaciones nos han ofrecido callejeando por Las Palmas de Gran Canaria, ofrecen un comportamiento muy agradable en carretera y trabajan bien, con firmeza, sobre asfalto firme o irregular.

 

 

El chasis, sin llegar a ser pétreo como el de una Panigale, ofrece un perfecto equilibrio y comportamiento tanto en zonas lentas, rápidas o enlazadas. Imperturbable, podríamos decir. Miras, apuntas y trazas con precisión y firmeza. Una maniobra que se hace de forma intuitiva, sólo con pensarlo, ya estás trazando la curva. Puedes dejar caer el régimen del motor y notar como en segunda, tercera y hasta en cuarta, sales catapultado al girar el acelerador. La franja de utilización es muy amplia y la aceleración es una de sus mejores cualidades. Aprovechando el inestimable recurso del cambio “quick-shift up&down” puedes conseguir una salida fulgurante de cualquier curva en tu camino. Y si crees que los 113CV se te van a quedar cortos, nuestro consejo es que la pruebes antes de decidirte por una moto que “sólo tenga más caballos”.

 

Por supuesto, mayor potencia viene muy bien en determinadas situaciones, pero lo importante es la forma en la que está disponible en cada momento y en eso en el “937” de la nueva generación de modelos Ducati permite que puedas disfrutar mucho sintiéndolo acelerar entre tus piernas. La respuesta picante del bicilíndrico italiano te permite tener la “chicha” necesaria a la salida de cada curva sin necesidad de llevar las revoluciones al límite. La Supersport agradece que la lleves a medio régimen, enlazando curvas con la agilidad de un felino, y aprovechando su facilidad para cambiar de trayectoria sin perder la compostura.

 

Igual que la aceleración y agilidad son dos de sus puntos fuertes, a sus virtudes hay que sumar la capacidad para detenerse con seguridad en el último suspiro. Puedes abrir gas con energía a sabiendas que puedes reducir marchas de manera segura sin tener que utilizar el embrague y que vas a disponer de un equipo de frenos que ofrece un comportamiento exquisito en potencia, tacto y constancia -probado a conciencia en la bajada de Los Marteles- y que, además, está asistido por ese ángel de la guarda llamado ABS Bosch.

 

 

La Supersport S es una moto que no se desdibuja ante ningún reto. Se ancla a la carretera con los pegajosos Pirelli y te deja que el ritmo lo marques tú, gobernando los caballos de su motor desde una posición que no te destroza, aunque le des la vuelta a la isla de un tirón. Trasmite sensaciones, como cualquier deportiva, pero además tiene la comodidad necesaria para que las puedas disfrutar durante trayectos mucho más largos.

 

Un acertado modelo que cubre el hueco que hay entre la polivalente familia Monster y la más radical Panigale. Con estas últimas comparte potencia y parte ciclo de deportiva de raza pero su mayor cualidad está en ser más “utilizable” para el día a día sin perder su cautivadora atracción… ¡Ha llegado el momento de la Ducati Supersoport!

 

Unidad de prueba cedida por Ducati Canarias, importador de Ducati para las Islas Canarias

 

Prueba realizada por el equipo de Canariasenmoto

Empresas Relacionadas
 
Canariasenmoto.com - El portal de la moto en Canarias - Aviso Legal - info@canariasenmoto.com - Mapa Web - Mapa Web Completo - Accesorios - RSS