Utilizamos cookies para realizar un análisis de uso y mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, entendemos que usted acepta la política de cookies
Política de cookies +
        |  Suscribirse  |   Acceder   |   Contactar

Prueba Ducati Scrambler 1100, una modern classic de altos vuelos

20 de Junio de 2018

Prueba Ducati Scrambler 1100, una modern classic de altos vuelos

El pasado salón de la moto de Milán EICMA nos desveló uno de los secretos mejor guardados de la fábrica de Borgo Panigale para la presente temporada. La más rebelde de la familia Scrambler atrajo la mirada y los objetivos de todos los presentes en la mayor muestra del sector de las dos ruedas de toda Europa, por su cautivador diseño, con el nuevo sistema de escape elevado y terminado en dos silenciadores, y por sus excelentes acabados.

 

Ducati ha sabido plasmar un concepto de moto que entra por los ojos, al igual que ya hizo con su hermana pequeña, la Scrambler 800, dirigida a un público más amplio. La nueva Scrambler 1100 sube un escalón y ofrece al cliente un modelo más completo en el apartado mecánico, de tecnología y de diseño. Llega además, con tres diferentes acabados; la versión estándar (la protagonista de nuestra prueba), la Special y la Sport, ambas con un equipamiento y terminaciones diferentes.

 

Precio Ducati Scrambler 1100.- 12.750 euros

Precio Ducati Scrambler 1100 Special.- 13.750 euros

(Decoración especial. Manillar cónico de diámetro variable, guardabarros de aluminio, llantas de radios en negro y barras de la horquilla con anodizado dorado).

Precio Ducati Scrambler 1100 Sport.- 14.650 euros

(Decoración especial. Suspensiones Öhlins completamente regulables. Llantas de aluminio, manillar de conicidad variable y asiento diferente).

 

 

La nueva familia Scrambler 1100 está propulsada por un motor “de aire” de 1.079cc derivado del utilizado por algunos modelos icónicos de Ducati como la Monster 1100 o Multistrada 1100, entre otros. El renovado bicilíndrico con culatas de dos válvulas está gestionado por un completo y efectivo sistema electrónico que incluye por un acelerador sin cable, lo que le permite contar con control de tracción regulable en cuatro niveles y desconectable, así como tres modos de conducción bautizados como “Active”, “Journey” y “City”. El motor revisado de la Scrambler 1100 ofrece 86CV, aunque se puede quedar en 75CV para el modo de conducción “City”.

 

El chasis tubular de acero que utilizan estas nuevas Ducati Scrambler 1100 es muy similar al del resto de modelos de la marca, pero está acompañado de un nuevo y vistoso subchasis de aluminio. También el basculante es nuevo, algo más largo para permitir más recorrido de la suspensión trasera. Las llantas de 18” y 17”, delante y detrás respectivamente, están calzadas con neumáticos Pirelli MT60 RS en medias 120/80-18” y 180/55-17”. La 1100 pasa de uno a dos discos de freno delanteros, de 320 mm firmados por Brembo y mordidos por pinzas de cuatro pistones de anclaje radial.

 

 

El sistema de escape original está elevado y terminado en dos silenciadores, aunque en nuestra unidad de pruebas pudimos disfrutar de la melodía de un doble paralelo superpuesto Termignoni que acentúa el lado gamberro de la Scrambler 1100. El faro delantero dispone de tecnología Daytime Running Light. Igualmente, la instrumentación digital es de nueva factura, y aunque solo cuenta con un cuerpo como en las Ducati Scrambler de menor cilindrada, en su caso posee un saliente en el lado izquierdo en el que están incluidos velocímetro e indicador de relación de cambio engranada, entre otros.

 

Sobre la moto, las primeras sensaciones son magníficas; tanto por su natural posición de conducción como por la profusión de elementos cincelados en materiales nobles como el aluminio o el cuero de alta calidad, en su asiento. Ducati ha sabido concentrar mucha información en un coqueto espacio como es el nuevo tablero de instrumentos en el que no falta detalle. La tecnología que incorpora tampoco pasa desapercibida y aunque su aspecto de “modern calssic” pudiera indicarte lo contrario, descubres que cuenta con armas secretas que te ayudaran a disfrutar de una conducción bajo control.

 

 

Nada más arrancar su motor, con el bronco sonido del Termignini, y acomodado en su asiento agarrando su ancho manillar te sientes como uno de los protagonistas de los cómics de Marvel. El asiento, a 810mm del suelo, nos permite disfrutar de confianza a usuarios de todas las tallas, mientras que su generoso mullido nos invita a agotar los 15l del depósito de gasolina antes de parar. Todo en la Scrambler 1100 tiene un orden lógico, desde la distribución de los mandos del manillar a la colocación de las estriberas, sobre todo para los que tenemos una talla contenida. Sólo se sale del guión el latiguillo de freno delantero, a la vista, dibujando un arco sobre el tablero de instrumentos, como guiño a las primeras Scrambler de Ducati.

 

La armonía entre piloto y la rebelde de Ducati Canarias se consigue de forma rápida. Bastan unos pocos kilómetros para acostumbrarte a su tacto, potencia y peso, unos 205 kilos. Si seleccionas el modo de conducción “City” dispones de 75CV para disfrutar con tranquilidad de la ciudad, o para adentrarte por pistas de tierra, como en nuestro caso. El generoso taco grueso de los neumáticos Pirelli y su amplio radio de giro nos invitaron a llegar hasta alguno de los idílicos escenarios de la isla con una moto nacida para salirse de las normas marcadas.

 

 

A pesar del calor reinante en los barrancos del centro de la isla y disfrutando del todo el empuje de los modos “Journey” y “Active”, este último el más eléctrico al tacto del gas, comprobamos que el calor irradiado por el motor no es un factor determinante, es más, en marcha ni lo notas. Un argumento más sólido a la hora de calificar como “modern classic de altos vuelos” ha sido la tendencia de la rueda delantera a despegarse del suelo cuando abres sin miramiento en marchas cortas. Lo pudimos comprobar en la primera sesión de fotos dinámicas, con la rueda delantera “a su aire” al acelerar saliendo de la curva gracias a su incontestable par motor.

 

La agilidad es una de sus mayores virtudes. Sus movimientos son muy intuitivos, aunque no tanto como el tacto de bicicleta de su hermana de 800cc, eso sí, es más sólida de dirección y en apuradas de frenada. Puedes exprimirla con total severidad confiando en el excelente trabajo de las suspensiones Marzocchi (horquilla invertida) y Kayaba (amortiguador trasero) que ofrecen un nivel de confort elevado, incluso en firmes totalmente irregulares. El control de tracción sólo entrará en escena sobre asfalto realmente deslizante. En tierra, directamente lo mejor es desconectarlo. Las llantas son  de aluminio, con acabado mecanizado y de inspiración "flat-track", siendo de 18" la delantera y de 17" la trasera, calzadas con neumáticos Pirelli MT60 RS que ofrecen un buen compromiso entre agarre y direccionalidad.

 

 

La Scrambler 1100 equipa un sistema de frenado Brembo con ABS Bosch 9.1 MP con asistencia en curva -doble disco delantero de 330 mm y pinzas Brembo monobloc M 4.32B de cuatro pistones y anclaje radial-; recuerdan que les dijimos que tenía mucha tecnología oculta… El acelerador electrónico permite jugar con modos de conducción y niveles de control de tracción para adecuarla a cada tipo de asfalto y trazado de tu recorrido y conseguir con ello mejorar unas sensaciones que te permitan exprimir el acelerador, arrancando una excitante sonrisa bajo el casco.

 

Las zonas reviradas (léase Juncalillo, Ayacata o Temisas) son el escenario preferido de esta auténtica “devora curvas”. Poner a prueba su sofisticado equipo de frenos o sacarle los colores al control de tracción está sólo al alcance de algunos usuarios. La mayoría de los mortales nos permitimos confiar en estas ayudas a la conducción para divertirnos dentro de los amplios márgenes de seguridad que ofrece una tecnología primordial hoy en día. Tu la conduces, divirtiéndote, y ella sabe cómo cuidar de ti.

 

 

Ducati ha acertado con la Scrambler 1100 y aunque no será una moto de masas como lo ha sido la versión de 800cc, era necesario ir un paso más allá para exprimir al máximo el concepto Scrambler. Es una moto que ofrece una gran respuesta en cualquier situación y que tiene un comportamiento similar al de una naked de media/alta cilindrada, pero eso sí, la 1100 viene empaquetada en un seductor envoltorio de potencia, equipamiento de alta calidad y vanguardista tecnología. ¡Si les gustan las motos con fuerte carácter, anímense a probarla!

 

Unidad de pruebas disponible en Ducati Canarias

 

Colores Ducati Scrambler 1100 2018

“’62 Yellow”, con bastidor negro y asiento negro.

“Shining Black”, con bastidor negro y asiento negro.

Special: “Custom Grey” con bastidor negro y llantas de radios negros.

Sport: “Viper Black” con laterales del depósito en amarillo y doble banda amarilla en el medio del depósito y guardabarros, con bastidor y llantas negras.

 

Equipamiento del piloto: Casco Shark Spartan Apics, Chaqueta Hevik Antares, Pantalones Alpinestars Denim Rogue Washed-Blue

 

Prueba realizada por el equipo de Canariasenmoto

Empresas Relacionadas
 

MOTO OCASIÓN Yamaha TDM 900 - 4250 €

Canariasenmoto.com - El portal de la moto en Canarias - Aviso Legal - info@canariasenmoto.com - Mapa Web - Mapa Web Completo - Accesorios - RSS